Padres

Educar para el futuro Idea guardada 9 veces
La valoración media de 16 personas es: Muy buena

5 reflexiones sobre los límites

Los límites y los niños es un tema que preocupa a muchos padres: Que si cómo poner límites a los niños, que si qué pasa si no pongo los suficientes límites o si pongo demasiados…..¿dónde está el límite de los límites?

Llevo un tiempo reflexionando sobre esto. En muchas conversaciones o lecturas me encuentro con el tema de los límites y los niños. Muchas personas buscan en internet Cómo poner límites a un niño, lo que significa que es algo que preocupa y que muchas personas buscan la clave de los límites. Yo misma considero que es un tema muy importante y en mi e-book Herramientas para educar desde el respeto mutuo” (que por cierto, si lo quieres puedes adquirirlo haciendo click aquí) uno de los ejes centrales es lograr el equilibrio en los límites consiguiendo la amabilidad y la firmeza al mismo tiempo.

Me da la sensación que existe la creencia general  de que a los niños hay que ponerles límites sólo porque son niños e incluso que hay que ponerles más límites que a los adultos…. ¿Por qué? Es como si se hablara de poner límites a los niños para “limitar” sus movimientos, sus pensamientos, sus iniciativas…para que no hagan todo lo que desean. ¿Qué de malo hay en eso? ¿A ti te gustaría hacer todo lo que deseas? Seguro que te vienen a la mente el tema de las obligaciones pero ¿te imaginas que todo lo que hicieras lo hicieras por deseo y no por obligación? Éste es otro tema pero sólo decir que si estamos tan atados a nuestras obligaciones es porque no hemos aprendido a dar rienda suelta a nuestro potencial y a nuestra pasión (si te interesa este tipo de pensamiento te recomiendo que visites la página web www.pensamientopositivo.org)



Los límites son necesarios se trate de quién se trate, adultos o niños, porque son necesarios establecerlos para garantizar el respeto a las personas y las situaciones. Tanto un niño como un adulto pueden traspasar nuestros límites con alguna conducta y tanto a uno como al otro tendremos que transmitirles nuestra disconformidad.

Así que se me han ocurrido algunas preguntas para intentar ver el tema de los límites desde otra perspectiva:

¿Para qué sirven los límites?

Los límites sirven para respetarnos a nosotros mismos, para respetar nuestras necesidades y decisiones y de esa manera pedir a los demás que nos respeten…. Cuando decimos no a algo que no queremos hacer estamos respetando nuestros límites, también cuando pedimos a otra persona que nos trate con respeto si percibimos que no nos ha hablado bien.

Todos tenemos límites que necesitamos expresar para garantizar el respeto por nosotros mismos. Cuando no los expresamos nuestro autoconcepto puede verse dañado porque nuestra mente percibe que no nos damos la suficiente importancia. Si nos consideramos suficientemente importantes decimos NO, o no aceptamos ciertas situaciones que traspasan nuestros límites.

Y nuestros límites no varían según quién tengamos delante (por supuesto puedes ser más comprensivo con una persona que no tiene conciencia de lo que hace pero eso no significa que tengas que ceder y permitir que el límite se transgreda).

¿Quién pone los límites a quién?

Los límites tienen que ver más con uno mismo que con los otros. Cada uno necesita tener sus propios límites y pedir a los demás de manera asertiva que los respeten. Bajo mi punto de vista los límites no se le ponen  a otra persona si no que se ponen sobre uno mismo y las situaciones que no está dispuesto a permitir.

Es nuestra responsabilidad conocer, establecer y marcar nuestros propios límites. No todos tenemos los mismos límites, cada persona le da más importancia a unos aspectos que a otros.

A veces nos parece que son otras personas quienes no respetan nuestros límites una y otra vez pero en realidad quién no está marcando el límite somos nosotros mismos al ceder o al no decir que no. Si respetamos nuestros propios límites ponemos freno a dicha situación. Pero los límites traspasados por nosotros mismos son los que más daño hacen. No nos enfadamos escandalosamente con nosotros mismos (aunque a veces en silencio nos castigamos y juzgamos) y lo que solemos hacer es proyectar en los demás esa ira. ¿Cuántas veces no respetas tus momentos de descanso o las horas de sueño? ¿Y las horas de la comida? ¿O cuando estás haciendo algo importante para ti y te interrumpen y no pides que esperen un poco a que termines?

Entonces… ¿cómo enseñar a los niños a cumplir los límites?

Siendo tú el ejemplo. Esta estrategia nunca falla. Los niños hacen lo que ven, asumen que la conducta de las personas más importantes de su vida es correcta y es el mejor modo de funcionar en la vida.

Por un lado, si tú respetas tus límites y los expresas los niños y todos los demás los respetaran, y aprenderán cómo poner ellos sus propios límites.

Por otro lado,  si tú respetas los límites de los demás los niños estarán copiando un modelo de qué hacer cuando alguien te dice que no. Y algo aún más importante: Si tu respetas los limites de tus hijos cuando te dicen que no a algo que traspasa sus límites (por ejemplo cuando no quieren comer más, no quieren besos, o recibir bromas…) en lugar de obligarles o ignorar su negativa, ellos aprenderán que los límites hay que respetarlos porque lo habrán vivido en sus propias experiencias. Y ya de paso aprenderán a respetarse a sí mismos y ser firmes con sus límites en un futuro, ya que no interpretarán que sus límites no son importantes y que no pasa nada si alguien los transgrede.

Y por último, si expresas tus límites con firmeza y amabilidad, es decir, con asertividad, tus hijos aprenderán a expresar sus límites de esa misma manera, y la asertividad es una habilidad social muy importante para tener buenas relaciones interpersonales.

¿Y qué pasa con las cosas que no podemos permitir que hagan los niños porque son peligrosas?

Efectivamente es de sentido común que no podemos permitir cosas como: correr con un cuchillo en la mano, saltar desde una altura demasiado alta, beber de una botella de detergente, tirar piedras a la calle desde un balcón…Cuando los niños son muy pequeños hay cosas que no son capaces de comprender y que necesitan de nuestra intervención para que no se lastimen o lastimen a otros.

Podríamos incluir en el pack de los límites necesarios a este tipo de situaciones…. pero también podemos interpretarlas cómo parte de nuestra función protectora cómo padres y que dura hasta que los niños maduran, empiezan a valerse por sí mismos y empiezan a comprender las situaciones.  Los humanos somos la especie que depende de los cuidados de su progenitor durante más tiempo y protegerle de este tipo de situaciones es nuestro deber, cómo es nuestro deber proporcionarle alimento y cuidados. Del mismo modo que para un bebé es imposible caminar, también lo es para un niño de 2 años comprender que la botella amarilla que pone lejía no es para beber. Así que en estas situaciones más que un límite lo que se requiere es nuestra supervisión y prevención para que el niño no tenga al alcance cosas que sean peligrosas y que si las coge, podamos intervenir.

Se me ocurre otro tipo de situaciones tras ver un vídeo en el que un niño pintaba en la pared y su padre le reñía…. ¿Esta situación requiere un límite? Pues dependerá de las normas de cada familia. Pintar una pared no es peligroso para nadie pero si los propietarios de esa pared no desean que se pinte en ella se necesitará explicar ese límite con asertividad. Según la edad del niño su cerebro no estará suficientemente maduro cómo para comprender lo que implica dibujar en una pared, ellos, simplemente están dando rienda suelta a su capacidad artística.

¿Cómo descubrirán los niños cuáles son sus límites?

…Si cada persona necesita conocer sus propios límites y con el ejemplo los niños aprenderán a expresar los suyos y a respetar los de los demás… ¿cómo descubrirán los niños cuáles son sus límites?

Los conocen desde que nacen y las primeras expresiones de límites las hacen desde recién nacidos cuando identifican que su estómago está lleno y sueltan el pecho o el biberón.  Cuando empiezan a caminar y se tambalean, se caen y se vuelven a levantar, están experimentando con los límites de su equilibrio y poco a poco también se van superando a sí mismos. El problema viene cuando al negar esos límites transmitimos el mensaje que no son importantes y eso provoca que tarde o temprano acabemos desconectándonos. El inicio de los límites está en nuestro cuerpo, si prestamos atención a él y no nos desconectamos, ese conocimiento de nuestros límites físicos se irá trasladando a los límites “psicológicos” puesto que las emociones son señales físicas que nos indican si estamos a gusto o no con ciertas cosas… Así que:

Simplemente confía en ellos, confía en que cuando dicen que tienen calor en pleno invierno es que tienen calor, que cuando no tienen más hambre es que no tienen más hambre…

Éstas han sido cinco reflexiones que espero te ayuden a poner los límites en su lugar. Si este artículo te ha resultado útil ¿te gustaría compartirlo?  Puedes hacerlo en los botoncitos de más abajo.
 



¿Y tú qué opinas sobre los límites? ¡Me encanta leer tus comentarios!

¡Muchas gracias!

La entrada 5 reflexiones sobre los límites aparece primero en Educar para el futuro.

Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

¡Hoy están insoportables!

Todo comenzó en la cola para pedir comida preparada del Ikea. Los niños no paraban de tocar las galletas y los paquetes de patatas fritas que estaban tan bien expuestos a lo largo de toda la cola. Fue ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

crianza natural guardería y colegio planes en familia ...

Niños sin límites, padres sin autoridad

Lamentablemente todos conocemos casos de niños sin límites. Niños sin límites que al llegar al cole ejercen un poderoso efecto negativo sobre los demás. Niños con caracteres fuertes o sencillamente mal educados. Y cuando digo mal educados lo digo con todo el sentido de mala educación. El exceso de permisividad y la falta de autoridad de algunos padres da lugar a niños sin límites que navegan por e ...

familia mamarecomienda redfacilisimo

Límites Sanos

¡Hola, hola! espero tengan una excelente semana, llena de actividades muy productivas. Para una convivencia sana, los niños necesitan de límites y normas sanas, logrando así la mejor insercion en el mundo. La gran pregunta, ¿cómo lograr límites sanos en nuestros hijos? sin morir en el intento... Lo primero que tenemos que entender es que debemos ir de acuerdo a la edad de nuestros hijos; un niño ...

psicología infantil uncategorized

LOS LÍMITES… ¿HACEN FALTA?

mamabuhomallorca: Hola familia, Entrobun segundo porque me gusta mucho este enfoque. Buhito ahora tiene 4 años y seguimos aprendiendo cada día. Hablamos de los limites de cada uno. Incluyendo todos los miembros de la familia. Las perras no pueden entrar en la cocina. Y Buhito solo puede ver una peli se dibus al día. Sin duda creo que los limites deben existir. Al igual que las normas. Cada familia ...

general

¿CÓMO PONER LÍMITES A LOS NIÑOS?

No existe una ?Universidad para padres?, y lamentablemente tampoco nos dan, junto con nuestro hijo recién nacido, un ?Manual para padres?. Cuando nace un niño, nace una madre y un padre, y juntos van creciendo, aprendiendo y superándose.Visto de fuera esto parece aterrador. ¡Menos mal que siendo bebes no éramos conscientes de la inexperiencia e inseguridades de nuestros padres! Pero la buena notic ...

Crianza Disciplina Positiva Educacion ...

La importancia de los límites en la crianza positiva

Una de las dudas más frecuentes tanto en padres como en educadores, es  ¿cómo marcar límites a los niños?.  Y es que de una generación a otra hemos pasado del autoritarismo total: “lo haces porque te lo digo yo y punto” a un exceso de permisividad,  tal vez debido a confundir el afecto y la atención con el “dejar hacer” continuo. Por eso hoy quiero hablarte de la crianza positiva y ofr ...

general consejos educación ...

Poner Límites a Nuestros Hijos

Los niños necesitan, para que puedan crecer respetando a otras personas, saber distinguir entre lo que deben y no deben hacer, así como saber lo que está bien y lo que está mal. Al ponerles límites a los niños les estamos enseñando a cumplir unas normas, un orden y un respeto siempre desde el afecto y la coherencia. A los niños lo que más les gusta es estar jugando todo el día, pero en ocasiones ...

Psicología desarrollo educación ...

Límites en los niños ¿Sí o No?

Una de las cosas que me encuentro en consulta muchas veces son situaciones donde los padres no saben cómo, cuándo y por qué decir no a sus hijos cuando no hacen determinadas conductas o no conseguimos lo que nos proponemos con ellos. Y es que muchas veces como padres nos inunda el sentimiento de culpabilidad y no sabemos si nos estamos pasando con una cosa o con otra o si estaré cortándole la libe ...

Crianza límites

Los límites y los niños

Hace ya tiempo que me di cuenta de que uno de los grandes “problemas” en mi casa con los niños eran los límites. Bajo mi forma de verlo, no establecer límites a los niños no significa que vaya a servir para que no haya conflictos. Que eduquemos a nuestros peques dentro de unos límites no implica que tengamos que ser autoritarios con ellos, pero sí es necesario hacerlo, es más, que conozcan los lím ...

escuela para padres educación escuelaparapadres ...

Escuela para padres: Límites en niños con TDA

El Trastorno por Déficit de Atención (TDA) es un trastorno neurobiológico y con rasgos conductuales, que se caracteriza por la presencia de tres síntomas: Déficit de atención, Impulsividad  e Hiperactividad motora y/o vocal. (Este último no se presenta en todos los casos). ¡OJO! se considera trastorno cuando estos comportamientos son frecuentes e intensos e interfieren en la vida cotidiana de los ...