Padres

La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Autonomía y madurez de los hijos. Tomar decisiones a los 9 años.

La autonomía y madurez de los hijos evoluciona en ellos a medida que crecen. Para algunos llegará antes, para otros después, no hay una regla exacta aplicable a todos los niños del mundo. Y por supuesto depende mucho de las circunstancias personales, familiares, el momento, el entorno y, como no, el propio niño. (Matizo que utilizo “niño/hijo” como genérico por ahorrarme tener que escribir en reiteradas ocasiones “hijo-hija, niño-niña”). Mi hijo mayor cumplió 9 años este pasado verano y está en esa etapa de su vida en la que para unas cosas es un niño, pero para otras cosas es mayor. Complicado, para él como hijo, y para mi como madre. Toca dialogar aún mucho más para que esa lucha niño-mayor nos traiga los menos quebraderos de cabeza posible. Normalmente, mientras nuestros hijos son pequeños, somos los padres quienes asumimos la toma de decisiones en lo que respecta a ellos. Es cierto que muchos tomamos en consideración la opinión de nuestros hijos, les preguntamos, les escuchamos. Yo lo hago porque me facilita mucho tomar una decisión no se si acertada, pero al menos aproximada a las necesidades y deseos de mis hijos. Pero la decisión en sí, como adultos maduros que somos, suele recaer en nosotros. Para mi es especialmente práctico plantear a mis hijos todas las cuestiones que me ayudan a tomar una decisión con respecto a ellos. Me gusta saber qué quieren, qué piensan, incluso qué solución aportan ellos, puesto que quizás me propongan algo que a mi jamás se me ocurriría. Un ejemplo. El pasado curso mi hijo acudía a bastantes actividades extra escolares, todas deseadas y elegidas por él. Cuando las eligió tuvimos problemas con casar los horarios, y dos de sus favoritas, Robotix y piano (enseñanza oficial en conservatorio), se pisaban. Dado que el conservatorio es una enseñanza oficial y que él llevaba ya varios años preparándose para ello, obviamente tenía preferencia. Así que en principio tenía que renunciar a Robotix. El problema era que ésta comenzaba media hora antes de que acabara la clase de piano. A mi no me importaba que se incorporara tarde a la clase de Robotix, pero desde el centro de actividades, por respeto al resto de compañeros y al desarrollo de la actividad -totalmente razonable-, no lo permitían. Cuando se lo expliqué, le hice ver que no había otra solución. No podría asistir a Robotix. Y él se apenó mucho porque realmente es una actividad que le encanta. Mi sorpresa fue cuando, en la siguiente clase de piano, le dijo al profesor que no podría ir a Robotix porque empezaba antes de que acabara la clase de piano y no podía llegar a tiempo. Pero que se le había ocurrido que, ya que la clase de piano dura una hora y eran tres compañeros, que en lugar de intercalarse de uno en uno, podría dedicarle a él los primeros veinte minutos de clase y así llegaría a tiempo a Robotix. Confieso que en ese momento pensé que madre mía, cómo se había atrevido a proponerle eso al profesor. Mi sorpresa fue que su profesor, conocedor de su pasión por Robotix, le dijo que le parecía una buena solución y que si a sus compañeros no les importaba, por él no habría problema Y así fue como a lo largo del curso mi hijo pudo dar su clase de piano y acudir al taller de Robotix. Gestionó él solo el conflicto aportando la mejor de las soluciones, que no es que no se me hubiera ocurrido, es que yo no me atrevía a proponerla a su profesor, no fuera considerada un abuso por mi parte. Este año tenemos el mismo problema, aunque más complicado. El horario es totalmente incompatible de todas las maneras posibles. Tiene que renunciar, bien a asistir al taller de Robotix, bien a dar clase de piano con su profesor. Yo he intentado en la medida de mis posibilidades que los horarios encajen y hasta había pedido cambio de horarios de lenguaje musical. Pero ayer me llamó su profesor de piano para darme su horario y, al decirme que si cambio su horario tendría que cambiar de profesor, ahí hablamos de palabras mayores. Cambiar de profesor puede ser pecata minuta para otros. Para nosotros es un gran problema. Mi hijo no es un alumno fácil, en el sentido de que su alta capacidad intelectual condiciona su respuesta en clase. Puede ser el mejor alumno, y a la vez el peor. Muchos profesores no entienden su comportamiento, es algo que además trabajamos muchísimo en casa y en cooperación con el colegio. Por eso, dar con un profesor que es sensible con respecto a ello y que busca la mejor manera de ayudar y sacar rendimiento al máximo a las capacidades de mi hijo, es una lotería. Como también es una tortura, y muy cansado para mi, tener que dar explicaciones y justificar una y otra vez ante profesores nuevos lo mismo, cada vez que inicia una actividad o le cambian el profesor. Solo pensarlo me da dolor de cabeza. Así que ayer, tras intentar hacer por mi cuenta lo máximo posible, le expuse la situación. Tiene que elegir. No puedo hacerlo yo por él. Podría, pero sería injusto porque las consecuencias recaen sobre él, no sobre mi. Por mucho que crea que hago lo mejor para él, no quiere decir que realmente sea lo mejor. Con 9 años creo que tiene la capacidad suficiente para tomar este tipo de decisiones, que afectan directamente a su día a día y a su vida, al menos en sus expectativas con respecto a las actividades que le gustan. Si no toma la decisión, al menos debe ser conocedor de la realidad, de lo que pasa y por qué las cosas serán como vayan a ser. Quiero que sea consciente de por qué priorizamos una actividad sobre otra, por qué debe que elegir y por qué la solución perfecta a veces no se puede dar. Conste que a mi tampoco me […]

La entrada se publicó primero en La aventura de mi embarazo.

Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Hijos Segunda Infancia los hijos crecen ...

La pre madurez a los 9 años

Siento estar viviendo con mi hijo algo que podría ser madurez a los 9 años. Pero como se que a esa edad no se madura todavía, y que de hecho aún le queda mucho por vivir para ello, creo que es más acertado llamarlo pre madurez. La verdad es que, con todo lo que he leído sobre maternidad y crianza en los primeros años, confieso que no he hecho lo mismo con respecto a la infancia tardía. Mal hecho p ...

ad maternidad

Decisiones importantes que tomar

Hola a todos!!! Como bien os prometí, sigo fiel a mi intención de actualizar el blog constantemente, siempre que los dos bichillos que tengo en casa me lo permitan. También os comuniqué que iba a tratar de diversos temas , además de las recetas que tanto os gustan, y espero que os guste la idea tanto como a mí. Como ya muchos sabéis tengo dos pequeños terremotos en casa, un niño de 5 años y un be ...

general

La delgada línea entre la infancia y la madurez

Mi hijo se hace mayor. Cada día está más alto, lee con mayor fluidez y parece cada día más una persona adulta a tamaño reducido. Pero en ese rápido ascenso desde los balbuceos y tímidos gateos a la palabra correctamente pronunciada y los pasos firmes, a veces observo pequeños pero significativos frenazos. Mientras que, por la mañana, es un gran muchachuelo entrando en el colegio y empujándome con ...

Para Mamás desde el Embarazo

Hitos de la Madurez en la crianza de los hijos

Carolina nos comenta: Las mamis que hemos dado lactancia materna exclusiva hemos vivido de manera crítica las pico-crisis de crecimiento de nuestros bebés. Han sido días donde la duda nos ha embargado y no nos sentimos capaces de satisfacer todas las necesidades de nuestr@ hij@, han sido días de alta demanda donde bañarse o atender cualquiera de nuestras necesidades básicas ha resultado ser una la ...

psicología en pdf

Cómo fomentar la autonomía y responsabilidad en nuestros hijos e hijas

Blog de Ayuda Psicológica en Línea Cuando se habla de autonomía infantil muchos padres creen que es un tema que debe tratarse más adelante, cuando el niño esté por dejar atrás la adolescencia o incluso en la adultez, sin embrago lo mejor es fomentar la independencia de los hijos desde una edad muy temprana. Importancia de la autonomía Infantil La autonomía se cultiva principalmente a través de ...

featured soy madre

Bendita autonomía: ser, hacer y decir

Las madres queremos y necesitamos hijos que resuelvan las circunstancias de la vida cotidiana en la medida de sus posibilidades. Que disfruten de autonomía de acuerdo a su edad y a los rasgos propios de su personalidad. Veamos, no se trata de que Camilo se prepare el almuerzo a los cinco años, aunque... no sería mala idea para el hijo de una madre que concibe la cocina como territorio hostil. El f ...

Autoestima Desarrollo Desarrollo emocional ...

Los complejos infantiles en el niño de 6 a 9 años.

“Mami, me llaman cuatro ojos en el cole” o “mis amigos me llaman ballena” este tipo de mensajes son el inicio de los complejos infantiles. A través de lo que los demás dicen de él o ella, los niños van conformando una imagen de sí mismos, en estos casos negativa y distorsionada, generando un gran malestar emocional que afectará a su modo de pensar y de comportarse en las di ...

Cosas para peques juegos educativos juguetes ...

Juguetes y libros para los 3 años

Después de recopilar regalos para un recién nacido, un niño de un año y de dos, reúno ahora ideas de regalos para niños y niñas de 3 años o de un rango entre 2 y 4, porque depende siempre de su grado de madurez y del interés que le despierten en ese momento los diferentes tipos de juego. Coincide en que casi todas las propuestas son de madera. Y no me olvido, por supuesto, de los libros, más abajo ...

aprendizaje inteligencia emocional ocio y juegos ...

Por qué el juego es tan importante para el desarrollo de cualquier niño

Decía un conocido ensayista francés al que le encantaban los niños: ''nunca subestimes el juego de un niño, porque, ése juego para él, es una actividad muy seria''. ¡No puedo estar más de acuerdo con esta frase! Y seguro que la gran mayoría de vosotros, papás y mamás, coincidís conmigo. Y es que los peques necesitan invertir parte de su tiempo en actividades lúdicas y creativas en ...