Padres

Nunca jamás y yo Idea guardada 1 veces
La valoración media de 4 personas es: Excelente

Carta abierta a las personas que infravaloran el trabajo de los maestros

A la atención de aquellas personas que no dejan de criticar a los maestros de corazón:

Posiblemente, lo que vaya a decir en este post os de exactamente igual y no le deis la mayor importancia. Desgraciadamente, en muchas ocasiones os he escuchado decir que los maestros no hacen absolutamente nada, que su sueldo es excesivamente elevado y que sus vacaciones son muchas para el trabajo que hacen. Me gustaría preguntaros una cosa: ¿acaso sabéis con seguridad cuánto ganan los maestros? ¿sabéis qué es lo que hacen ellos en sus vacaciones? ¿y sabéis lo que hacen ellos en las aulas?

Dejadme que os aclare algo: yo cuando hablo de maestros me refiero a profesionales de la enseñanza apasionados, auténticos, que disfrutan de lo que hacen, que motivan a los estudiantes y que dan lo mejor de sí mismos en los centros educativos. Seguramente, me diréis: “Mel, pero es que no son todos así”. Y en eso os tengo que dar la razón. Pero esos no son maestros. Y hoy toca defender con capa y espada a los que sí que lo son. A los que se esfuerzan al máximo, a los que luchan incansables, a los que apoyan a los estudiantes y a sus familias. A los que no giran la cabeza y quieren realmente una educación mejor.

¿Os dais cuenta el daño que podéis hacer a los maestros de corazón cuándo decís que no hacen nada? Seguramente, a vosotros os gusta que os reconozcan el trabajo que hacéis, que se os valore. ¿Os imagináis que eso no ocurriera nunca y que únicamente escucharais malas palabras? Creo que ni siquiera lo habéis pensado. Creo que ni siquiera os habéis puesto en el lugar de la persona que cada día está con estudiantes con diferentes necesidades, talentos y capacidades entre sí y que intenta dar una educación y atención personalizada a todos ellos. Creo que no sois conscientes de que la función del maestro va más allá de transmitir conocimientos.

Un maestro apoya, guía, confía, motiva e inspira a sus alumnos. Les propone cada día desafíos para que fomenten el pensamiento crítico, la capacidad de análisis, la creatividad y la toma de decisiones. Un maestro favorece la educación en valores, la cooperación en el aula, la educación emocional y la resolución de conflictos entre compañeros. Un maestro es el que hace que los estudiantes entren y salgan con una gran sonrisa en la cara y crea el deseo de que quieran volver al día siguiente. ¿Acaso habéis pensado en eso?

“Mel, es que casi siempre te centras en los maestros de educación primaria”. ¿Creéis que en educación secundaria no hay profesores auténticos que creen en sus alumnos e intentan alejarlos de la sumisión educativa? Los docentes de corazón de secundaria no han estudiado la carrera de magisterio. Se formaron en los estudios que más les apasionaban y después decidieron dedicarse a la enseñanza cursando (posiblemente) un master de formación del profesorado. ¿Creéis que todos los profesores de esta etapa siguen al pie de la letra los libros de texto, mandan deberes y recitan la lección sin más?

Hace un tiempo tuve la suerte de acudir durante tres días a un periodo breve de observación de una clase de historia dada por una profesora apasionada, motivadora y estimuladora del aprendizaje. En su clase se trabajaba por proyectos, los estudiantes se movían de lado a lado para consultar libros y para hablar con sus compañeros del trabajo, investigaban, preguntaban las dudas, se ayudaban los unos a los otros y todos eran protagonistas de su aprendizaje. Pude ver caras de ilusión, de emoción y de satisfacción. Pude hablar con los estudiantes y todos ellos estaban encantados. Se daba un aprendizaje activo y real.

Seguramente, no conocíais todo lo que os estoy contando. Pero aun así no dudáis en ningún momento en criticarles de forma ofensiva, en acusarles del fracaso y abandono escolar. No dudáis en ningún momento en decir lo incompetentes que son, lo poco que hacen en el día a día y en meter a todos los profesores y maestros en el mismo saco de “docentes que han llegado a las aulas porque no sabían qué más hacer”. No estoy diciendo que no los haya (que desgraciadamente sí que los hay) pero ni mucho menos todos lo son.

¿Acaso os olvidáis de los maestros y profesores que no dejan de formarse? ¿Acaso os olvidáis de los educadores infantiles que fomentan la creatividad, la imaginación y la identidad personal de los más pequeños? ¿Acaso os olvidáis de esos docentes que han ayudado, apoyado y calmado muchísimas veces a las familias de los estudiantes? ¿Acaso sabéis cómo se sienten ellos al esforzarse al máximo y no tener ni siquiera el reconocimiento de toda la sociedad? ¿Y os acordáis de los maestros y profesores que quieren renovar la manera de enseñar y no les dejan por no estar de acuerdo con el tradicionalismo?

Podemos hablar de profesores y maestros concretos que decidieron serlo sin querer. Podemos hablar de personas que están dentro de las aulas sin merecerlo. Podemos hablar de docentes desmotivados y desilusionados que transmiten una actitud negativa a los alumnos. ¡Sí, estoy de acuerdo en eso! Pero no comparto la idea de generalizar la profesión ni la labor docente. No comparto la idea de que todos los educadores, maestros y profesores no hacen nada. No comparto la idea que tiene la sociedad al pensar que ellos mismos pueden hacer el trabajo de un profesional de la educación auténtico.

Todos hemos tenido malas experiencias con maestros y profesores (yo misma me incluyo). La gran mayoría hemos tenido en nuestra etapa de estudiante un docente que se sentaba en la silla y únicamente impartía la lección sin más. Muchos hemos leído en los periódicos noticias de maestros que nos han hecho llevarnos las manos en la cabeza y preguntarnos cómo es posible que esa gente esté dentro de un centro educativo.

Pero, ¿y qué hay de las noticias de maestros que enseñan a los estudiantes lengua de signos para que se puedan comunicar con un compañero sordo? ¿Qué hay de esas noticias de profesores que se disfrazan de un personaje ficticio para hacer reír a los estudiantes? ¿Qué hay de los profesores universitarios que cogen en brazos a los bebés de sus alumnos para que ellos puedan estar concentrados? Esas noticias quedan casi en el olvido.

Creedme, soy consciente de que hay profesores y maestros sin ilusión en las aulas (y en muchas ocasiones intento escribir críticas sobre ello), pero, ¿por qué os cuesta reconocer tanto que también hay profesionales de la educación auténticos, emocionados, motivados y que inspiran a los alumnos? ¿Por qué os cuesta creer que hay docentes que se siguen formando, que luchan y que están al pie del cañón pase lo que pase? Si tenéis la capacidad de hablar de la mala praxis de algunos maestros, hablad también de los buenos y de lo mucho que aportan a las familias y a los estudiantes. ¿O ellos no merecen vuestra absurda atención?

Mis no queridas personas que infravaloran el trabajo de educadores, de maestros y de profesores de corazón: ojalá algún día de estos os aventuréis a entrar en una clase de educación infantil, de educación primaria o de educación secundaria. Ojalá algún día veáis con vuestros ojos lo que hace un docente apasionado dentro de aula. Ojalá algún día os comierais vuestras palabras para decir algo bueno de profesionales que únicamente quieren luchar por una educación de calidad y que lo hacen a contracorriente en muchas ocasiones. Me aventuro a daros un pequeño consejo para terminar: si tenéis un poco de tiempo libre (ese que os paséis criticando a maestros sin descanso) aprended lo que significa la palabra empatía y hacedme el favor de ponerla en práctica lo más pronto posible.

Reciban ustedes un cordial saludo de una persona que cree en los maestros de corazón

.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Educación Pedagogía educación a debate ...

Educación a debate: ¿hay maestros sin ilusión en las aulas?

Aunque me gustaría pensar que en todos los centros educativos sólo hay maestros de corazón, la cruda realidad es otra muy diferente. Ya sabéis que apoyo a los docentes, pero a los docentes auténticos, los que lo son por vocación y sienten pasión y amor por lo que hacen. Desgraciadamente, no todos son así. No todos disfrutan de su día a día, no todos ven la enseñanza como algo motivador, innovador ...

Educación Pedagogía maestros ...

Educación a debate:¿por qué en España no se valora a los maestros?

Por supuesto, los maestros no hacen absolutamente nada y tienen un montón de vacaciones. Una frase cliché en la que cree desesperadamente buena parte de la sociedad. “¿Qué ser maestro requiere un gran esfuerzo todos los días? Venga ya, no me fastidies…” “¡No sé de qué os quejáis si tenéis una cantidad de vacaciones increíbles!” “¿Estar con niños en una clase? ¡Y ...

Educación Pedagogía motivación docente ...

Motivación docente: ayudemos a los maestros a recuperar su ilusión

Muchos de nosotros creemos que la motivación docente es un punto muy importante en la enseñanza actual. Es obvio que un maestro o profesor motivado va a tener una actitud más positiva con los estudiantes que otro que no lo está. Lo que no todas las personas saben es que cada uno puede aportar su granito de arena (y debemos) para favorecer a que esa motivación sea real, auténtica y activa. ¿Cómo se ...

guarderías y colegios

Refelxiones Personales. Los Maestros.

Los maestros, todas esas personas que tienen claro que, además de enseñar materias enseñan valores, a los que no les importa tanto el diez en los expedientes como el que sus alumnos aprendan a convivir en sociedad, todos aquellos para los cuales la palabra maestro no equivale a un sueldo fijo, o la estabilidad de ser funcionario, o para los que la nota no les daba para más...sino que ser maestro e ...

Educación Pedagogía maestros sin vocación

Maestros sin vocación que siguen trabajando en las aulas como si nada

Los que me leéis habitualmente, estáis acostumbrados a que defienda “con capa y espada” a los profesores y a los maestros. Y eso es lo que hago en la mayor parte de los posts. Pero yo defiendo a esos docentes que tienen vocación, que sacan lo mejor de sí mismos, y que enseñan desde el […] La entrada Maestros sin vocación que siguen trabajando en las aulas como si nada se publicó ...

Para maestros Para padres familias y docentes ...

Cuando los maestros de corazón aguantan ofensas y acusaciones

¿Cuántas ofensas y acusaciones sin razón tienen que aguantar los maestros de corazón? Tengo bastantes amigos que se dedican a la docencia (en diferentes etapas) y no han sido pocos los que alguna vez en su carrera han tenido que escuchar malas palabras hacia su persona y trabajo. Posiblemente, si tú también te dedicas a la enseñanza habrás sentido algún rechazo por parte de compañeros, directores ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Cuando los sentimientos y emociones de los maestros no valen mucho

En muchas ocasiones, hemos hablado de lo importante que es enseñar a los estudiantes herramientas para que expresen y sepan gestionar sus propias emociones. Nos hemos centrado en que reconozcan sus sentimientos y también los de los demás. Pero también es importante que los maestros (y los que pronto lo van a saber) sean formados en inteligencia emocional y adquieran herramientas para aprender a ge ...

Educación Pedagogía cambio educativo ...

Los maestros no pueden impulsar el cambio educativo solos

Los que me leéis habitualmente sabréis que tengo bastantes amigos y conocidos que afortunadamente son maestros de corazón. Gracias a ellos y a todo lo que me cuentan cada día puedo escribir muchos de mis artículos y reflexiones educativas. La entrada de hoy vuelve a tocar los pensamientos de uno de los maestros más auténtico y apasionado que conozco. Hace unos días tuve una conversación bastante p ...

Para maestros maestros respeto a los maestros

8 respuestas que daría a quien critica a los maestros de corazón

Llevo demasiado tiempo escuchando ofensas, críticas y desprecios dirigidos a los maestros. Seguramente, esas personas que siempre están hablando mal de ellos no tengan ni idea de lo que realmente hace un profesor en sus aulas. Posiblemente no conozcan todo lo que se esfuerzan los maestros de corazón y lo mucho que apoyan a estudiantes y familias.  Quizás, lo hagan por puro desconocimiento o quizás ...

Pedagogía centros educativos educación ...

Maestros que emocionan e inspiran: imposible olvidarles

Es reconocido por todos que la educación y los valores no pasan su mejor momento. Es reconocido por todos que hoy por hoy, el gobierno trata a los maestros como si su labor profesional no fuera importante en la sociedad. Es reconocido por todos que el derecho a una educación digna, pública y de calidad se está aplicando cada vez menos en este país desarrollado al que llaman España. Y es reconocido ...