Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 25 veces
La valoración media de 54 personas es: Muy buena

Paternidad, maternidad y divorcios

_MG_1194


Andaba yo el sábado por la mañana en el parque con Maramoto, aprovechando los rayos de sol que hacen más llevadero el frío, cuando de repente apareció por allí una mamá con una niña de la edad de nuestra pequeña saltamontes con la que suelo coincidir a menudo. Y mientras las dos peques ponían a prueba sus límites y se jugaban la cabeza subiendo de la forma más inverosimil posible a los columpios, ambos (mamá de niña y un servidor) entablamos una conversación marujil (el marujismo es trendign topic en casa, ya sabéis) que acabó desviándose hacia el tópico (“Qué duro es esto de la m(p)aternidad”, “si me lo dicen, no me lo creo”, “no puedo con la vida”, “llevamos meses sin dormir”…), antes de sacar el tema de los divorcios. Ella, me comentó, tenía cerca a bastantes parejas conocidas que se habían separado al poco de ser padres. La última, me dijo, cuando el peque apenas tenía nueve meses. Aunque este divorcio, para ser sinceros, no debería contar en las estadísticas. Según me dijo, su amigo se apañaba tan poco (y mal) con el bebé que desde que se había divorciado, cuando quedaba con el resto de su pandilla a tomar unas cervezas, se llevaba con él a sus padres para que cuidasen del niño. Muchos meses me parece a mí que aguantó su mujer.

Bromas al margen, que no es un tema para hacerlas (aunque cuando se lo conté a la mamá jefa, se le escapó una carcajada de incredulidad), el tema de los divorcios se vino conmigo a casa y nos acompañó durante la comida. Sólo tengo un par de amigos con hijos y de momento siguen felizmente emparejados, pero lo cierto es que todos hemos escuchado historias, cada vez más habituales, de parejas que se separan durante los primeros años de vida de sus hijos. Estudiar las causas de este fenómeno me parece complejo: puede que Zygmunt Bauman estuviese en lo cierto y la familia haya acabado convertida en una relación pura en la que cada socio puede abandonar a los otros a la primera dificultad; puede que también estuviese en lo cierto cuando afirmaba que “la vida líquida es una sucesión de nuevos comienzos con breves e indoloros finales”; puede que la sociedad líquida, que nos ha empujado a una maternidad/paternidad en soledad y falta de apoyos, también haya puesto su granito de arena; o puede que, como diría mi abuela, con toda su carga filosófica y la sabiduría que le otorga la edad, los jóvenes de hoy en día no aguantemos nada. Puede ser.

Lo cierto es que el nacimiento de un hijo, con toda la felicidad y la ilusión que trae consigo, también supone un terremoto para la pareja. Decía Antonio Scurati en El Padre Infiel, libro que os recomendé la semana pasada, que la pareja muere un instante después de nacer la familia. No sé si el cambio es tan drástico, pero es evidente que la pareja da paso a otra cosa.  Supongo que el cambio se da en parte porque también cambiamos los progenitores. Muchas madres, sobre todo, que toman consciencia de su maternidad, de su fortaleza, de su poder, de sus ganas por cambiar las cosas, el statu quo, lo establecido. Resulta fascinante ver esa transformación. Diría que es una de las cosas más preciadas que me ha brindado la paternidad. Ver ese cambio en Diana, verla convertirse en algo aún más grande y maravilloso de lo que ya era antes de ser madre. También cambiamos los padres, por supuesto. Menos, porque la biología no nos acompaña, pero afortunadamente cada vez en mayor número. Y, por tanto y de forma inevitable, cambia la pareja. Y creo que en este punto, si una de las dos partes no sufre la metamorfosis, crecen los conflictos. Ahí están los hombres que se sienten desplazados, celosos de unos hijos que les han robado el tiempo que antes era para ellos.

Luego está la crianza, fuente permanente de discusiones cuando ambos progenitores no creen en los mismos métodos y reman cada uno en una dirección diferente. E irreconciliable. En esto también soy un afortunado por tener cerca a la mamá jefa. Y luego están las noches sin dormir, las rabietas y el agotamiento extremo que todo lo enfangan, convirtiendo cada nimiedad en un foco de conflicto en potencia. Siempre digo que apenas recuerdo discusiones con Diana antes de ser padres. Tampoco es que ahora sean muy fuertes, pero lo cierto es que han aumentado de forma extraordinaria en frecuencia. Y en un 99% de los casos por tonterías que antes hubiésemos solucionado de forma muy rápida y sencilla. Ahora, después de dos años sin dormir y de días que se suceden entre lloros y gritos, las malas contestaciones, las malas caras y los malos entendidos han colonizado un espacio que antes no tenían. Imagino que es inevitable.

Ya lo tenía más o menos claro antes de ser padre, pero 27 meses de experiencia en esto de la paternidad me han reafirmado en una idea: Es increiblemente importante que una pareja que decide dar el paso esté muy unida y consolidada, que tenga unos cimientos fuertes para soportar al terremoto que viene tras el parto. De lo contrario, llegan los divorcios. Es el único consejo que le daría a un amigo si me consultase porque se está planteando ser padre. Le diría que tenga en cuenta que la falta de tiempo, el cansancio que todo lo impregna, el estrés diario, el no llegar a nada y el silencio que se adueña de la casa cuando el bebé duerme y no quedan fuerzas ni para hablar van a ser una prueba de fuego para la pareja que mide la resistencia de esos cimientos, la capacidad de remar juntos y en la misma dirección para alcanzar la orilla cuando la barca queda a merced de un mar embravecido.

Y le diré también que no hay nada en este mundo que te pueda hacer sentir más orgulloso que todo el esfuerzo realizado mano a mano con tu pareja para alcanzar esa orilla. Que pese a todo, es maravillosa la muerte de la pareja si lo que nace después es una familia. Que aunque muchos días me siga preguntando dónde me he metido, lo volvería a repetir una y mil veces. Que es precioso cambiar, hacerlo junto a la mujer que quieres y ser consciente de ello. Y que las malas contestaciones, las malas caras y los malos entendidos, que los habrá (por supuesto que los habrá), no dejan de ser, como recita Elvira Sastre en ‘Ahora’ de Diego Ojeda, una invitación al “polvo de reconciliación de todas esas discusiones que en el fondo solo son excusas para encontrar nuevas formas de quererse”.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

padres separados hijos divorcio ...

Cómo ser buenos padres a pesar de la separación

Cada es mayor el número de padres que tienen que criar sólos a sus hijos, después de un divorcio. La separación es un proceso muy doloroso para los adultos, pero también en consecuencia para sus hijos. El divorcio tiene dos caras: por un lado, haber finalizado con una relación difícil con el daño que supone y, por otro, el dolor de la pérdida de todos los recuerdos felices y el apoyo de la otra pa ...

Hoy leemos humor lecturas ...

El sexo después de ser padres

¡Ay, cómo cambia la vida con la mater/paternidad! Seguro que todos me entendéis si os digo que, tras la aventura de ser padres por primera vez, nada vuelve a ser como era: la casa está más sucia y desordenada, la ropa acostumbra a llevar un hilillo de leche por la zona del hombro, las ojeras aparecen en nuestra vida y se mantienen años… ¿Y el sexo? ¿Qué pasa con el sexo? ¡Nadie nos cuenta cómo va ...

parto bebé niños ...

¿Cómo afecta la llegada del bebé a la vida de pareja?

Ha llegado a nuestra redacción, el último Informe Chicco sobre La Infancia y la Maternidad en España y la verdad es que son muchas, y bastante significativas, las conclusiones que se extraen de él. Como sé que son temas que os interesan, voy a intentar ofreceros a menudo, contenidos que puedan generar debate interesante en el blog. Las encuestas se basan en las percepciones de las mujeres que han ...

general entre papis

La aventura de ser padres

Este es nuestro primer post, no teníamos muy claro si hablar de nosotros, nuestros hijos, del por qué de este blog… Así que simplemente os diremos que tener un hijo es la aventura más apasionante que pueda vivir una persona, pero la más difícil también.  La que te da tantas satisfacciones y felicidad que no entiendes cómo pudiste vivir sin ello hasta ahora, pero la que a la vez te da disgust ...

ACTUALIDAD familia pareja ...

Vida de pareja en vacaciones

CÓMO SOBREVIVIR  Y RELANZAR LA PAREJA A propósito de que las vacaciones están a la vuelta de la esquina, un tema que quería tocar hace tiempo es el de la vida de pareja durante las vacaciones. Las vacaciones son el momento ideal para esquivar la rutina y al cansancio. Adiós estrés y bienvenido el relax y el placer! Si la relación está estancada servirá para relanzarla y si va bien, para que vaya a ...

estres en niños estres de padres y los niños estres

El estrés de los padres afecta a los niños

Imagen Las actividades diarias que implican tener que manejar cierto horario, orden, etc, nos lleva a un extremo de estrés, sumado a los problemas que manejamos en la oficina, en el supermercado o en cualquier lugar que nos encontremos, es una agravante mas para sentirnos fatigados y de mal humor, ¿pero será que sabemos manejar estas circunstancias y estrés en el lugar que lo origino, o lo llevamo ...

mujer familia hijos ...

Cómo tratar a los hijos de mi pareja

¿Tu pareja tiene un hijo y no sabes cómo tratarlo? Lee este articulo y verás como aprenderás a sobrellevar esta situación de manera positiva. Al iniciar una relación todo es nuevo y al comienzo algunas situaciones pueden resultar incómodas, como por ejemplo conocer a la familia de tu pareja. Pero cuando además de los padres o los hermanos te encuentras con que tiene hijos es en ese momento donde v ...

general desarrollo personal educación ...

10 consejos para la vida en pareja, tras la llegada del primer hijo.

Como todos hemos escuchado alguna vez “la llegada de los hijos, lo cambia todo“. El pequeño ser que acaba de nacer se convierte en la prioridad de la familia, sobre todo para los progenitores y, en especial para las mamis. Todo es nuevo, surgen muchas dudas y preocupaciones, el cansancio se acumula y muchas veces no tenemos tiempo ni para una ducha. Esto hace que nuestra vida "dé ...