Padres

Asi piensa una mamá Idea guardada 2 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

Cómo superar el miedo a tragar en niños mayores

Hace algunos días ya que os contaba que Terremoto mayor había dejado de comer. Así, sin más, sin razón aparente, sin haberse atragantado, sin que nadie se haya atragantado en su presencia. Nada de nada. ¿Por qué le pasó? Aun estamos intentando averiguarlo. Se nos ocurre que puede ser un problema en la relación con su hermana, ahora que tienen los mismos horarios y pasan todo el día juntas, porque se pelean todo el día. Puede ser porque este año tanto su padre como yo hemos retomado actividades con amigos o el deporte, y eso resta tiempo para estar con ellas, y quizá no lo esté llevando bien, quizá tenga algún problema que no sepa expresar y llama la atención de esta manera para que nos acerquemos a ella. No lo sé, seguiremos explorando los motivos. Pero vengo a contar una buena noticia, un progreso! Pero empecemos por el principio:

Sugerencias que recibimos cuando dejó de comer:

No darle importancia, dejarla estar y ofrecerle comida o dejarla comer lo que quiera. No funcionaba. Si no le pedías que comiera, ayunaba feliz de la vida. Había perdido el apetito, y las ganas.

Tratarla con flores de bach. Han ayudado mucho, aunque tardaron un poco en notarse los síntomas. Han bajado muchos de sus miedos que se habían intensificado (a los perros y a los bichos por ejemplo) y además la ha relajado frente al miedo que tenía con la comida. Vamos a seguir con ello. Pero no fue lo que inició el cambio, aunque sin duda ayudó.

Llevarla al psicólogo. No nos ayudó en este tema. La psicóloga infantil a la que fuimos estaba recomendada por conocidos, nos hizo un diagnóstico de como es Terremoto mayor y nos contó cómo creía ella que podíamos ayudar a la pequeña para que fuera siendo más autónoma y expresara sus emociones. Pero respecto de la comida no dió ideas. De hecho, su diagnóstico iba más por dejarla más independiente en vez de darle más apego, apoyarla. Y justo este año pasado la habíamos dejado más independiente y…empezó a mostrar más necesidad de atención. Así que no sacamos mucho beneficio de las sesiones.

Todo lo que no nos funcionó: distraerla, acompañarla en la masticada para que no acumule saliva, enseñarle vídeos infantiles del sistema digestivo para que entienda que uno no se atraganta porque sí, ofrecerle purés o sopas.

Obligarla a comer no era una opción, así que no sé si funciona o no porque creemos que no hay que obligar a un niño a comer.
Gracias al post también recibimos muchas ideas, en particular agradezco a Rosa, una lectora que compartió conmigo su experiencia y que me dio ideas e información que estamos aplicando. También agradezco a Paz por el precioso cuento que escribió para ayudar a mi hija a sentirse segura. Y a tantas otras personas que me escribieron preocupándose, ofreciéndome ideas. Y a Carolina, que me dejó en el post anterior un comentario con su experiencia personal que me alivia mucho. Gracias!

Resulta que pequeña terremoto está poco a poco volviendo a comer. La solución, o el punto de quiebre, llegó de la forma más inesperada! Una vez al año voy a una sesión de terapia energética, o Reiki. En la sesión pregunté a la persona que las realiza si se le ocurría algo para este problema que tenía terremoto mayor. Y me dijo, “yo la ayudo, tráela” Uno puede creer o no en las energías pero yo no dudé ni un instante en llevarla y quiero contaros cómo resulto la sesión.

Ella llegó sabiendo que iba a un lugar donde usaban energía mágica para perder relajarse. Ya sé, podría haberle explicado más realmente lo que era, pero a ella la magia le encanta, y era la forma que fuera más tranquila. Se sento conmigo en la camilla. El terapeuta le contó que la iba a ayudar a vencer su miedo a tragar. Al principio no sé relajó, pero después, aluciné. Casi se queda dormida! Ella en sitios desconocidos siempre me da la mano cuando tiene miedo. Bien, pues durante la sesión fue soltándola, y se relajó en la camilla un buen rato sin darme la mano. Su cara cambió. Fue impresionante. Salió de la consulta con dos piedras que consideró sus tesoros, y con ganas de irse al super a comprar comida. yo no podía creerlo. Era tarde pero por supuesto nos fuimos al super.

Compramos, nos fuimos a casa, y esa noche…se comió un nugget. Comió lo que pidió. Casi me caían las lágrimas de verla. Hicimos caso al terapeuta, y la felicitamos pero sin exagerar, y en ningún momento la forzamos o le insistimos en que comiera más de lo que quiso. Desde ese día ha tenido altos y bajos, pero hay algo que cambió radicalmente: dejó de hacer bola con la comida. Come poco, pero come. Come pollo, huevo duro, spaguetti, queso y galletas saladas; y se toma los zumos de fruta del tirón. Come galletas, magdalenas y chocolate. Es poco, pero a mi me parece muchísimo! Su energía ha cambiado, ha vuelto la niña de siempre, movida, energética, incansable.

niña come sandia
Fuente:pixabay

Me gustaría verla comerse las cosas como la niña de la foto, pero aun no llegamos a ello. Aun no es la niña de antes que comía por los codos y todo el día. Pero tiene hambre, tiene ganas de comer. Despacio, a raciones pequeñas, cuando le apetece independiente de si es o no hora de comer. Su cabeza a veces la traiciona, y se pone el parche antes de la herida y cuando tiene el plato delante te avisa que no se lo va a comer todo. No cantamos victoria, porque hay días que vuelve a no querer comer y casi ayuna durante el día, pero creemos que vamos mejorando. Ella misma se alegra cuando un día se come el plato de pasta rápido y eso la motiva a estar tranquila y comer bien la siguiente comida.

¿Qué hemos aprendido con esta experiencia? (estamos aprendiendo más bien)

Que la calma es la mejor herramienta para superar las cosas. Enfadarse, obligar, coaccionar, no sirve. Nosotros hemos dejado muchos días, cuando ha empezado a comer de nuevo, que comiera madgalenas y chocolate. Y daba igual si después no quería el pollo. La idea es que recuperara las ganas de comer. El hambre, la energía. Después con los días hemos ido ofreciendo primero las cosas sanas, pero los primeros días…¡qué más da! Después de tantos días sin comer, lo que importaba era recuperar el hábito. Almenos, así lo pensamos nosotros.

Que no se puede mantener la calma todos los días. Como ya conté en el post anterior, yo me enfadé con ella el dia que llenó la boca de saliva con unas croquetas, cuando no le quedaba croqueta en la boca, y el dia que ví que a escondidas escupía la comida. Y su padre y su abuela algún día le han perdido la paciencia. Es una situación que desespera, agota, y no siempre se puede estar calmado. No hay que quedarse con el día que pierdes la paciencia, solo intentar mantener la calma la mayoría de los días, y si puedes todos, mejor aun. Creo que es importante que el niño sienta comprensión, porque la situación también lo supera a él (almenos a terremoto mayor) y ayuda mucho para que quiera vencer el miedo e intentar comer.

Un tip que me dieron después del post anterior era no alargar las horas de comidas. Y la verdad es que lo hemos ido implementando. Hay días que ella tarda una hora en comer, pero porque se distrae. Pero como no se agobia y va comiendo, la dejamos. Sus raciones son tan pequeñas que igual es para nosotros importante que se termine el plato. Pero si la vemos agobiada, plato fuera y ya merendará o cenará. Sin reñirla, sin decirle nada. Se le pregunta si quiere más y sino, pues nada. Eso nos ha aliviado mucho, porque sino sentarse a la mesa era un suplicio para todos, porque podíamos estar dos horas para 1/4 de plato.

Para mi, el mindfulness o cualquier tipo de relajación también ayuda. Terremoto mayor se sentía superada y nerviosa en muchas ocasiones. Ese día podíamos retirarle el plato, pero intentaba hacer con ella algún ejercicio de mindfulness o relajarla. Porque sino ya seguía con la misma predisposición a no comer para la siguiente comida. Rosa también me lo daba como tip en su experiencia. Gracias de nuevo!

Mejor no hablar del problema con otras personas delante de ella. Los niños saben cuando se habla de ellos, tienen un oído muy fino y se preocupan el doble cuando escuchan la preocupación que expresamos al hablar con terceros. Hay que sacar hierro al asunto, almenos exteriormente (sin olvidar que es importantísimo que coma, pero que ella no lo perciba) En general, intentar no darle demasiada importancia de forma evidente, porque eso la estresa más.
Y bueno, esto es lo lo que hemos aprendido por el momento. Una que se preocupa por intentar que las niñas coman sano cuando empiezan la alimentación complementaria y…una crece con intolerancia a muchos alimentos que le provocan rechazo a la comida. Y la mayor, que devoraba cualquier cosa de bebé, crece y empieza a reducir las comidas, empieza con problemas para comer esto o aquello…y llegamos a esta situación. ¿Habrá una fórmula mágica para que los niños crezcan comiendo variado? Probablemente no. De tooooodo lo que he leído podría decir que hay buenas prácticas que ayudan, como

Ofrecer alimentos sanos y variados desde pequeños

Comer todos juntos en la mesa

Que el menú sea el mismo para toda la familia

Que no coman con la tele

y un consejo que me dio mi pediatra: si no se le ofrecen dulces o patatas fritas hasta los 5 años, después no son un hábito.
El último punto a nosotros nos ha funcionado. La mayor come en cumpleaños, pero ni piensa en ellos en el día a día, y la pequeña no come tampoco. El primero lo cumplimos…y no ha funcionado del todo. Y los otros dos la verdad es que en casa no los cumplimos, nos vamos a tener que aplicar! Y lo de la tele, la verdad yo no lo encontraba tanto problema pero es verdad, cuando ven la tele no están realmente comiendo, no sé dan cuenta de qué comen ni nada! Eso vamos a cambiarlo aprovechando nuestro cruzada por la “reducción de pantallas

¡Feliz semana!



Archivado en: Lactancia y alimentación, Maternidad y Crianza, Pequeñas terremoto
Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El reloj de la fertilidad

Siempre quise ser madre joven. No sé por qué, de dónde o cómo surgió esta idea. No recuerdo desde cuándo quiero ser madre y es que creo que de todas las cosas he tenido que decidir, la única que siemp ...

Recomendamos

Relacionado

Libros recomendados

The Gruffalo: uno de los mejores libros para niños

Como profesora, pasan por mis manos todo tipo de libros, muchos libros; que leo, con los que tengo que trabajar y para los que muchas veces preparo preguntas de comprensión lectora y guías didácticas. Como lectora insaciable, amante de la literatura, y mami que intenta transmitir a sus hijos esa pasión, os presentaré mis libros preferidos, los especiales, aquellos que son un imprescindible en las ...

general desarrollo personal cambio ...

Cómo superar el miedo a los cambios y afrontar nuevos retos

Tras el gran éxito del artículo del reto “24h sin quejarte“, he decidido completar la información en esta línea, ir un paso más allá y dar las pautas para ponernos en acción, erradicar lo que nos provoca la queja y así no tener que quejarnos para llevar la vida que deseamos. ¿Cómo cambiar aquello que no nos gusta? ¿Cómo romper con lo viejo para adentrarse en un nuevo proyecto? Si quere ...

Blog Familia Juegos y actividades en casa ...

App para niños mayores

Ya, el título hace gracia. ¿Como que “app para niños mayores”? Pues si, esto nace de mi hijo mayor, que ha decidido que “¡ya es suficiente! esas aplicaciones que tenemos descargadas en la tablet son muy de bebés y yo quiero otras más de…no se… de batallas, de crear, de hacer el tonto…de niños mayores.” Que me alegro no sabes cuanto porque tener 8 años ya p ...

Galletitas panda

Hola muy buenas y dulces tardes a todos!! Regresamos con una receta que nos gusta mucho. Es de esas galletas de mantequilla que podrías comer a todas horas, en cualquier momento. Que gusta a niños y a mayores. Los pandas siempre han tenido un significado muy especial en mi vida. La primera vez que expuse un trabajo en público en el colegio (y no se me olvida), fue sobre estos animales de origen ch ...

general educación educación emocional para niños ...

Cómo enseñar a los niños a aceptar sus emociones: Miedo, Ira y Asco.

Todas las emociones, son necesarias (en su justa medida). Hace 10 días fui a ver el último film de pixar, del que ya os había hablado, Inside Out. A raíz de su estreno, se publicaron diversos reportajes que hablaban del papel que ocupa la tristeza en nuestras vidas. Con mi artículo de hoy, pretendo ir un poco más allá, y hablar no solo de esta emoción, sino de las otras protagonistas de la películ ...

¿Cómo superar el Estrés Navideño?

Cuando llega la época de las fiestas Decembrinas surgen los recuerdos, la nostalgia, la alegría, el gozo y los propósitos de cambio para el nuevo año, siendo el tiempo más esperado por todos y llevándonos a incrementar las expectativas para celebrar estas fiestas con entusiasmo para que nada se pase por alto. Cuando esas expectativas no se cumplen es cuando se produce estrés. El estrés puede surg ...

El cole de mayores

Este año Alicia empezó el colegio de mayores. La verdad que tanto tiempo preparándome para cuando llegara el momento, y todo lo que me informé para elegir el mejor colegio . Estoy muy contenta porque detrás de cada visita a los colegios, hablando con los directores, viendo los centros una se hace una idea aproximada de lo que puede ofrecer a los niños. Yo me quedé muy satisfecha de la elección. Cu ...

general actividades educativas educación emocional para niños ...

Hermano mayor: Ayúdale a superar el Síndrome del príncipe destronado.

Uno de los temas más solicitados por los papis y mamis suscritos a Maestra de Corazón, fue el de los celos entre hermanos, más concretamente de aquel que nace por parte del hermano mayor, con la llegada del pequeño. Así que hoy, todos aquellos que queríais saber cómo manejar esta situación, estáis de suerte, ya que trataremos este asunto con un poco más de profundidad y, como siempre, daremos paut ...

Cosas para peques Maternidad con humor dibujos animados ...

¿Qué tiene Peppa Pig que tanto gusta (a niños y mayores)?

Todos los niños pasan por la fase de Peppa Pig. La cerdita rosada mal esbozada se ha convertido en unos de los dibujos más vistos por todos los pequeños y en un fenómeno mundial que sólo se descubre hasta que se tiene hijos. Y además, sigue estando entre las series de animación más vistas desde hace años, sobre todo para los niños de infantil. Después de estudiar a fondo cientos de capítulos (a mi ...

EVENTOS OCIO

Vamos a perder el miedo

Si hay algo que me gusta, es el teatro. Cuando estaba en el cole siempre participaba en la obra de fin de curso. Y fue ahí donde perdí mi miedo escénico y supe valorar a las personas. Por eso siempre que puedo me voy al teatro, a soñar despierta que soy uno de ellos, qeu me pongo delante de cientos de personas y les abro mi alma. Esta vez además es por una buena causa. Un grupo de trabajo de Jesú ...