Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 2 veces
La valoración media de 10 personas es: Muy buena

Sobre rabietas y estados físicos y mentales

rabietas
Foto de Maramoto realizada por Enrique, del blog Papá llega tarde.

Estamos atravesando un último mes y medio complicado. No es que los 30 meses de antes hayan sido más fáciles, que la mamá jefa me dice que tengo tendencia a dulcificar el pasado, pero lo cierto es que las últimas semanas están siendo una locura con las rabietas, especialmente para Diana, que tras el fin de la escuela infantil es la que pasa más horas con una pequeña saltamontes en permanente estado de combustión y con la mecha muy corta y muy rápida, siempre lista para explotar, como los petardos gordos y sonoros de ‘la terreta’ de su papá en prácticas. El caloret faller y esas cosas. Ya sabéis.

Como he comentado por aquí en repetidas ocasiones, Maramoto siempre ha tenido mucho carácter y ha sido muy tenaz, como dice su tía Pipi, pero en las últimas semanas lo ha llevado al extremo y la pobre vive en una sucesión de enfados que la llevan a pasarse gran parte del día (por no decir tres cuartas partes del mismo) llorando, con rabietas sucesivas, largas y prolongadas (hemos llegado a contabilizar alguna de tres horas) en las que lo pasa muy mal, porque está sufriendo, pero nos sentimos incapaces de ayudarla, porque muchas veces no existe un motivo claro y tampoco atiende a razones, como por otra parte es normal.

A veces, al comentarlo a modo de desahogo (¡¿Quién nos mandará desahogarnos?!), llegan los comentarios típicos: que si hay que ponerle límites, que si es por caprichos, que si no podemos permitirlo… Los básicos de la temporada, vaya. Pero nosotros, aunque a veces mentalmente nos cueste, sabemos que sí, que podemos permitirlo, porque nuestra hija está aprendiendo a gestionar sus emociones. Y las rabietas son un paso básico. Y sabemos también que no son por una cuestión de límites, porque en casa los tenemos y a veces nos cuestan rabietas. Las menos, la verdad. La mayoría son por cosas aparentemente inocuas como un mal despertar de la siesta, una camiseta que se pone mal o una tortita que se le ha roto. Cualquier pequeño detalle puede hacer saltar la chispa.

Es más, nosotros tenemos otras explicaciones a esta racha de RABIETAS (así, en mayúsculas) y que nos parecen mucho más comprensibles: en los últimos meses Mara ha tenido muchos cambios en su vida (nuevo piso, entrada en la guarde, espera un hermanito, ha dejado la teta, está dejando el pañal…) y puede que ahora, después de madurarlos, esté dando rienda suelta a todos los sentimientos que le han generado tantas novedades consecutivas. Eso, y que tenemos la sensación de que en la escuela infantil se reprimía (o la reprimían) bastante, nos parece un cóctel bastante explosivo para una niña –no lo olvidemos- de solo dos años y medio. Cómo no entenderla.

El estado físico y mental marca la diferencia

Sea como sea, lo cierto es que las rabietas están ahí, repitiéndose en un bucle incesante, y al final somos nosotros, que somos los adultos, los que deberíamos tener las herramientas para afrontarlas, algo que no resulta del todo fácil, ya que ni nos han preparado para ello ni, por desgracia, hemos crecido la inmensa mayoría en un mundo que respetase las rabietas. Más bien todo lo contrario.  Se reprimían con cachetes, regalos, amenazas, sobornos o gritos, así que tenemos una tarea nada sencilla: dar la vuelta a la tortilla sin ejemplos a los que agarrarnos.

Y bueno, hay días en los que te sientes el mejor chef del mundo y piensas que no sólo le vas a dar la vuelta a la tortilla, sino que hasta te vas a atrever a cambiar los ingredientes. Pero luego hay otros en los que te sientes completamente superado y ves que se te quema la tortilla sin poder hacer nada por evitarlo. Y es que nadie nos ha preparado mentalmente para escuchar a una niña gritar y llorar durante horas y sin descanso; para soportar el desgaste mental que eso supone; para imaginar a diario que tus vecinos se estarán preguntando que qué le harán los padres a esa niña del tercero que siempre les sonríe por la escalera para que se pase las horas llorando y chillando.

Unos y otros días, los del gran chef y los del mediocre cocinero de uno de esos bares que visita (o visitaba, que ahora no vemos la tele) Chicote, vienen determinados en muchas ocasiones por nuestro estado mental y físico. Cómo nos han enseñado que hay que reprimir las rabietas y cada día luchamos por llevar la contraria a ese precepto, si un día estamos físicamente agotados (porque hemos dormido poco y mal) o mentalmente agotados (porque hemos tenido un mal día en el trabajo o lo que sea), tendemos a sacar a la luz el yo heredado, el que no nos gusta, el que no queremos ser, y perdemos los nervios más de la cuenta y decimos frases que no queremos decir, porque nos retrotraen a un pasado muy lejano. Y luego nos sentimos mal. Y encima arrastramos con la culpa.

Si por el contrario, en el mejor de los casos, estamos física y mentalmente descansados, somos capaces de afrontar mucho mejor las rabietas, de acompañar a nuestra hija, de intentar comprenderla y de ponernos en su lugar. Y nos acercamos más al modelo que nos gustaría poder ser, aunque ese modelo no siempre esté al alcance de nuestra mano. Esos días, curiosamente, las rabietas duran lo mismo, pero cuando conseguimos salir de ellas lo hacemos más relajados y escapamos del bucle de negatividad con mucha más facilidad. Y eso también lo notan nuestros hijos. Lástima que la vida no sea más sencilla y no siempre podamos estar al nivel que nos exigimos. Aunque quizás entonces perderíamos un poco de esa naturalidad que nos da el ser padres absolutamente imperfectos.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzasrabietas

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general educación salud-enfermedad ...

Cómo gestionar las Rabietas

Las rabietas de los niños parece que tocan al adulto más allá de un simple fastidio. Todos hemos sido pequeños y hemos tenido nuestras rabietas.  ¿A qué se debían? Pues parece que nuestro pasado se actualiza cuando estamos ante ese niño o niña que grita, llora, pierde el control. “Los niños son auténticos y espontáneos por tanto sienten sus emociones intensamente. Cuando las expresan es para ...

consejos crianza controlar las rabietas ...

Aprende cómo controlar las rabietas de tus hijos con estos sencillos consejos

La crianza puede ser un asunto problemático si tienes un hijo de carácter fuerte. Por eso, debes aprender cómo controlar las rabietas de tus hijos con estos sencillos consejos. Es frecuente ver como los niños entran en etapas de rebeldía y normalmente las personas tienden a asociar estas rabietas con problemas durante la crianza anterior a estos problemas. En muchos casos eso es cierto, pero por l ...

Infográficos comportamiento Consejos ...

15 Consejos para gestionar las rabietas Infográfico

Las rabietas son uno de los temas que más de cabeza traen a los padres. Seguro que como padre, te habrás enfrentado a más de una, y como profe como profe ese momento rabieta de uno de tus alumnos mientras debes encargarte de los otros 27 es ¡inolvidable! Esta semana he preparado un infográfico con 15 claves fundamentales, desde mi punto de vista, para gestionar lo mejor posible las rabietas. Espe ...

consejos rabietas trucos para que no sean agresivos rabietas y niños ...

Cómo gestionar una rabieta: vídeo para padres

Una de las circunstancias más típicas que se dan durante los primeros años de vida de vuestros hijos son las rabietas. Hoy vamos a hablar de cómo gestionarlas. Es decir, saber cuando 'dejar fluir' ese torrente de emociones intensas,espontáneas e impulsivas, propias de su edad, y cuando decir Hasta aquí. En el segundo caso, además, tendremos que saber qué mecanismos son eficaces, y cuáles h ...

cómo actuar frente a las rabietas infantiles rabietas infantiles pataletas ...

Cómo gestionar las rabietas infantiles

Consejos para tener una actitud de autoridad ante las rabietas de tus hijos evitando perder la calma y gestionando la situación con inteligencia emocional. Cómo actuar ante las rabietas Las rabietas de los niños, a veces, desbordan a los padres. Sin duda, la paciencia también se agota ya que además, el cansancio de la conciliación es un factor que influye en el propio ánimo. Para gestionar las rab ...

general andanzas bebés de alta demanda ...

Entre gritos y rabietas de una bebé

Como escribí en la carta de cumpleaños que le dediqué a nuestra pequeña saltamontes, “no ha sido un año fácil”. El primer año de vida de un bebé siempre es complicado para unos padres (sean estos primerizos o no), pero la cosa se dificulta un poco más cuando ese bebé cumple todas y cada una de las características que definen a un BAD (Bebé de Alta Demanda). Esas características inicial ...

general cuidado del bebé

RABIETAS: EL ENEMIGO DE LOS 3 AÑOS

Es muy fácil dar consejos a los demás cuando las cosas te pillan de oídas, pero hasta que no lo vives en primera persona, no puedes llegar a saber hasta qué punto puede llegar a desquiciar a un adulto el que su hijo esté pasando por una época de rabietas. Esto es lo que ha pasado con mi hija mediana que hace poco cumplió 3 años. Primero, he de decir que mi hija mayor nunca había tenido una rabieta ...

Disciplina Positiva

Las rabietas de los padres

Hace ya un tiempo dedicamos un post para hablar sobre las rabietas de los niños.  Hoy vamos a hablar de nuestras rabietas, las rabietas de los padres. Los padres también tenemos rabietas. Pero no las mismas que tienen los niños que al fin y al cabo, no son más que explosiones emocionales que no pueden controlar porque su desarrollo no lo permite, porque están creciendo, porque tienen que aprender ...

general educación emocional para niños educación infantil ...

Las rabietas de los 2 años. Cómo superar la “primera adolescencia” de tu hijo

Las rabietas de los 2 años. Cómo superar la “primera adolescencia” de tu hijo.

Antes de comenzar, debo recordar que a pesar de que el título de este post haga referencia a los 2 años, cada niño se desarrolla a su propio ritmo, en algunos casos las características de esta etapa comienzan antes de esta edad y en otros acontecen más adelante :). Los dos años en la vida de un niño es considerada por los expertos como la etapa de la ‘independencia’ o la ‘primera ...