Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
La valoración media de 4 personas es: Muy buena

Quiero escribir una canción: A la mamá jefa

IV0A0235

No está atravesando una buena racha la mamá jefa en este final de año. Lo dejó por escrito hace hoy justo una semana en un post tan duro como necesario, tan estremecedor como realista. Había muchas tripas en aquel artículo que era el desahogo emocional y el grito desgarrador de quien se siente incomprendida, juzgada, minusvalorada, sola. No está siendo su maternidad (nuestra maternidad) un camino fácil. Imagino que como ninguna. No ayuda el entorno (una familia y unos amigos -algunos, porque hay ángeles de la guarda con nombre propio (Pi, Paula, Ana)- ausentes). “La soledad duele más cuando es acompañada”; Tampoco las circunstancias (otra parte de la familia lejos, la falta de sueño, la ausencia de tiempo). Y tampoco ayudo yo a veces, que me hundo con ella cuando la veo venirse abajo, que me siento superado por esta realidad de estrés y agotamiento que nos toca vivir. Será que no asimilo ver a una mujer sonriente e indestructible como Diana así. Será que me parece tremendamente injusta la falta de empatía que muestra su entorno con ella. Será que me enfurece pensar que ésta no es sino otra muestra más de machismo, de una exigencia para con las mujeres que no existe con los hombres. Será.
Ha sido un mes difícil este diciembre. Lo está siendo. 2015 se nos ha hecho demasiado largo, como si nos faltasen las fuerzas para coronar la cima, esa pancarta con el día 31 que ya vemos entre la bruma pero que parece que jamás vayamos a cruzar, como en una de aquellas pesadillas en que quieres correr para escapar de un peligro pero las piernas no obedecen, no responden. Y corres angustiado, exhausto, vaya si corres, pero no te mueves un ápice. Así está siendo el diciembre de Diana. Nuestro diciembre.
No parece que vayan a mejorar las cosas en 2016. Ni el entorno, ni las circunstancias. En estos últimos días, sin embargo, después de un diciembre inusualmente cálido que nosotros hemos sentido terriblemente frío, parece que al menos en casa ha prendido una lumbre que nos está haciendo entrar en calor, recuperar pulsaciones, sentirnos vivos. Ayer, mientras estábamos sentados en el ordenador, codo con codo, sonó en Spotify un tema del poeta y cantautor canario Diego Ojeda. Se me erizo el bello al escuchar la letra. Pedí a Diana que la volviese a poner. Una vez. Dos veces. Tres veces. Y mientras la escuchaba, mientras miraba a los ojos de Diana, caí en la cuenta de que nos tenemos a nosotros, algo tan obvio que a menudo pasamos por alto, y que tenemos que cuidarnos porque jamás vamos a tener nada tan grande ni tan bello; que dormir abrazados es maravillosamente sanador; que habíamos dejado de saborear los besos (aquellos con los que “llenamos de besos eternos los bares mas tristes que hay en Madrid”)  las caricias, los instantes. Que también esto pasará. Con un final u otro, pero pasará. Y que entonces, sea cual sea el final, entre el entorno y las circunstancias aún estaremos nosotros. Los tres. Vivos. Juntos. Donde sea y como sea, pero que sea juntos.
Y en ese instante de repentina lucidez, como Diego Ojeda, quise escribir una canción, nuestra canción, para decirle a Diana que la quiero. Que estoy y siempre estaré a su lado para ser su almohada, su pañuelo, su gas de la risa. Que es una mujer y una madre maravillosa, un ejemplo de superación ante las adversidades. Que me siento el hombre más afortunado del mundo por estar a su lado. Que “hace de mí la mejor versión de un tipo que sólo quería ser feliz y ahora lo es”. Que nuestra canción seguira sonando toda la noche, “quizás la vida entera”.
Te escribo esto mientras duermes a mi lado, 
y hasta oírte respirar suena a milagro. 
Ya te estoy extrañando y es extraño, 
porque los tópicos en ocasiones son certeros. 
Te llevo bailando en la punta de los dedos, 
te llevo conmigo en los abrazos
que siento como una segunda piel que mejora la primera. 
Te llevo y me llevas por París, 
polizón en tus venas.
Extrañarte, entonces, es otra forma de tenerte, 
saber que te pienso y que me piensas, 
que somos mas verdad que la lluvia o las mareas,
 que por tu causa llevo meses cazando atardeceres que mostrarte, 
pero siempre son mas bellos los que tú me cuentas.
Que haces de mí la mejor versión de un tipo
que solo quería ser feliz y ahora lo es, 
en los encuentros y en las esperas. 
Que pasaré días y días acariciando
las marcas de tus uñas en mis brazos, 
sonriendo con la misma curva que tus caderas. 
Que nunca he podido estar tan cerca
y quiero acercarme más
para besarte desde dentro. 
Besarte toda. 
Besarte entera.
Que te quiero
y eso hace que las distancias se acorten
y los tiempos corran para poder decirnos cuanto antes lo que ya sabemos, 
que la fiesta sigue, 
y nuestra canción sonara toda la noche, 
quizás la vida entera.


Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

general para debatir bebé en brazos ...

Frases de manual (#3): “Tu acostúmbrala a ir en brazos, que luego ya verás…”

Retomo hoy una sección del blog que dejé abandonada hace unas semanas, la de las frases del manual de crianza de cualquier abuela (y no necesariamente abuela) que se tercie. Esas expresiones que todos los papás y mamás en prácticas del mundo hemos escuchado alguna vez en los primeros meses de vida de nuestros bebés. Utilizando terminología de las revistas de moda, diríamos que son las must have de ...

Andanzas

Vivir para comprender: mi absoluta admiración por la mamá jefa

Uno, por más que intente empatizar, nunca puede llegar a saber lo que vive o siente cada día otra persona hasta que no se mete en su pellejo, hasta que la vida no lo pone en una situación similar, frente a los mismos retos, incertidumbres y miedos. Es algo que sabemos todos, queramos o no reconocerlo. Lo vemos cada día con la situación de los refugiados, de los padres con hijos aquejados por enfer ...

Andanzas

El día en que deje de quererte

Con Diana, la mamá jefa, me pasa un cosa. Leo historias, escucho canciones, oigo recitar poemas… e inevitablemente todas esas historias, todas esas letras, me recuerdan a ella. Me refiero a las bonitas, a aquellas que contadas con sensibilidad o crudeza (eso es lo de menos), son capaces de meterse dentro de ti y de navegar por tu interior hasta rozarte el alma con la yema de los dedos. Me pa ...

general andanzas

Le hablaremos de ti

Todos los muñecos y peluches que le regalan a Mara son aparentemente iguales. Algunos le hacen más gracia, otros menos, pero tampoco se muestra especialmente apegada a ninguno de ellos. Luego suceden cosas que no deberían suceder y un peluche normal, como todos los demás, adquiere de repente un valor simbólico y sentimental que lo hace diferente al resto, aunque a sus seis meses de vida nuestra pe ...

general para debatir bebé ...

Frases de manual (#1): “Te está utilizando como chupete”

Hoy me animo a inaugurar una nueva sección en el blog en la que, con un toque de humor e ironía, abordaré frases de manual que suelen escuchar las mamás (y los papás también) durante la crianza de sus hijos. Expresiones que se han convertido ya en clásicos dentro de los múltiples y bienintencionados consejos que reciben todos los padres en prácticas durante los primeros meses (y años) de vida de s ...

general andanzas momentos ...

Pero a tu lado: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por ...

general andanzas bebé ...

Mara la Exploradora

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...

general andanzas bebés ...

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos ...

bebés embarazo sexo bebe ...

Una pareja tiene 13 niños y aún busca su primera hija

Hola a todos y todas, mi nombre es Esther y seguro que algunas me conocéis por escribir normalmente en el canal de decoración. Hace poco más de tres años me entere de que estaba embarazada y hoy unos añitos después (y varias noches sin dormir) vuelvo a estar embarazada. Así que espero poder pasarme un par de veces a la semana por aquí para hablar de los temas que todos buscamos a diario, lo que no ...