Padres

Educar para el futuro Idea guardada 11 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

A los niños hay que educarlos.

A los niños hay que educarlos….¿Que sensaciones o pensamientos surgen en ti al leer o escuchar esta frase? A mi me rechina…

La palabra educar me gusta mucho y no es que crea que no haya que enseñar a los niños, es que la frase entera no me cuadra…., el “hay que” me transmite obligación, y la frase entera me suena a falta de confianza en la capacidad de los niños, a que si nosotros no intervenimos y les “educamos” ellos no van a ser capaces de convertirse en personas adaptadas a la sociedad y a que no van a saber hacer nada. Desde mi punto de vista (y seguro que hay miles) creo que lo que más perjudica en el desarrollo de los niños es la falta de confianza depositada en ellos ante su capacidad innata de desarrollarse y de adaptarse.



Voy a intentar explicarme por partes…..

¿Qué es educar?

La palabra educar proviene del latin y se encuentran varias palabras de origen:

1. ducere: Guiar. 

2. ex-ducere: Sacar de dentro. 

Es decir que si lo extrapolamos a la educación de los niños, podríamos decir que “educar” significa: Guiar (en el camino del desarrollo) y sacar de dentro (lo mejor de cada niño, lo que ya tienen dentro).

El sentido que actualmente le damos a esta palabra es el de “transmitir conocimientos, normas y valores” con los que llenar al niño de lo que hay afuera (en la sociedad que le haya tocado vivir).

La presión por educar…

A veces estamos muy preocupad@s por todo lo que tenemos que enseñar a los niños, por que pensamos que lo más importante para su desarrollo es que nosotros les expliquemos todas las normas sociales y les corrijamos en todo lo que no es adecuado, y nos olvidamos de confiar en su desarrollo.

Nos pasamos el día corrigiendo sus comportamientos no adecuados (que no lo son ahora o que creemos que si no los cambian no lo serán en un futuro) y al final nos desgastamos nosotros y muchas veces nos frustramos porque ese comportamiento no desaparece. Y viéndolo desde el punto de vista del niño y de la niña, seguramente se sientan abrumados con tanta corrección y lleguen a pensar que no hacen nada bien (a mi me ha pasado esto incluso de adulta, y he acabado bastante harta de que me corrijan cada 2×3 sin esperar a que, simplemente, coja práctica y aprenda el funcionamiento de las cosas).

La convivencia así se hace complicada, y si creemos que a los niños no les afecta, es porque ellos tienen mucha capacidad de hacer “borrón y cuenta nueva” y vivir momento a momento, sin atascarse en el pasado ni preocuparse por el futuro, algo que por desgracia al final lo van perdiendo por tanta corrección.

Estoy muy de acuerdo en que hay cosas que es necesario que expliquemos a los niños, que les transmitamos, que les enseñemos a “hacer” o “cómo gestionar”, pero hay muchas otras cosas que van a aprender por imitación o simplemente por maduración. Por ejemplo, todos los niños dejarán de tener tanta actividad física a medida que vayan creciendo porque ya no lo necesitaran, o serán capaces de sentarse en el sofá “del derecho” y no “cabeza abajo” aunque nunca les corrijamos.

Hay comportamientos propios de la edad que aunque no hagamos nada, desaparecerán, y hay comportamientos que aprenderán tan sólo imitándonos.

Así que podemos quitarnos un poquito de presión de encima, de aligerar la convivencia, sabiendo que no hace falta corregir todo lo que hacen los niños en nombre del “a los niños hay que educarlos” y que, simplemente, necesitamos confiar en que crecerán y madurarán.

Por otro lado, sabiendo que muchas otras cosas las van a aprender por imitación, podemos también relajarnos y confiar en que lo acabarán haciendo igual que nosotros (tema a parte es la auto reflexión que hagamos sobre el ejemplo que damos a nuestros hijos y si queremos cambiar algo o no).

¿Cómo educar acompañando, sacando afuera…?

La disciplina positiva para mi es una teoría educativa que reúne las herramientas que nos ayudan a educar sacando lo mejor que lleva el niño dentro: haciendo preguntas, utilizando la empatía, motivando y animando en los peores momentos, escuchando, respetando las necesidades del niño, tratando a los niños al mismo nivel, permitiendo que tomen sus propias decisiones, sin sobre-protegerles, estableciendo y explicando limites que le sirvan de guía, etc.

Pero hay algo que nos dificulta mucho el trabajo de educar acompañando, y es la creencia de que debemos “impartir la lección, corregir o explicar” justo en el momento en que el niño se ha equivocado con su conducta. Esas prisas por enseñar en el instante, el creer que una vez pasado ese momento ya no se puede enseñar nada es lo que nos dificulta la labor.

Imagina que te has equivocado en algo grave y te has puesto muy nerviosa porque sabes que lo has hecho mal, o que estás muy enfadada y has dado una mala contestación a alguien…. ¿Qué ocurriría si en ese mismo momento te intentan explicar que lo has hecho mal, que así no se hace, o que no tendrías que haber respondido de esa manera, o que el modo correcto de responder es este otro?…. Seguramente no vas a estar del todo receptiva para aceptar las explicaciones que te ofrezcan, aunque te lo estén intentando explicar de buenas maneras (en tu interior todavía estarán tus emociones ocupando tu atención y necesitarás gestionar esa emoción primero y volver a la calma). No hace falta decir que si te reprochan o te hablan de malas maneras aún menos receptiva estarás y lo más seguro es que tus emociones se incrementen.

Con los niños pasa lo mismo, los niños no se comportan mal porque quieran si no porque van en busca de satisfacer alguna necesidad y chocan con las necesidades de la sociedad. Si a un niño que está enfadado le intentamos explicar los motivos de por qué está mal hacer lo que ha hecho, no va a escuchar atentamente nuestro mensaje, por muy bien que le expliquemos. Primero necesitará calmarse, y cuando esté preparado podremos hablarle y enseñarle cómo hacerlo mejor la próxima vez.

Sinceramente creo que podemos enseñar mucho más fuera del momento de conflicto que en el mismo momento, y que disponemos de muchos recursos que nos ayudan a eso: Cuentos, juegos, sacar temas de conversación y hacer preguntas a los niños sobre su opinión, plantear a los niños casos hipotético y preguntarles que harían ellos en esa situación…. Otro día podemos hablar de ellos.

No quiero despedirme sin antes dejarte esta ponencia cortita del maestro Carlos Gónzalez. Nos ofrece una visión de la educación desde el ser, sacando lo mejor del niño, mirando al niño más allá de las creencias y juicios que su comportamiento pueda suscitar en nosotros. Te animo a que la veas cuando puedas.

Educando desde el Ser, ponencia de Carlos González en el “Primer Congreso Niños del Tercer Milenio from arcoirisdan on Vimeo.

¿Qué te ha parecido? ¿Qué opinas del tema del que hoy me he animado a hablar? ¡Estoy deseando conocer tu punto de vista!

¡Nos vemos las semana que viene!

La entrada A los niños hay que educarlos. aparece primero en Educar para el futuro.

Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te presento: El Pack Maternity

Si me sigues en el blog, habrás visto que desde hace mucho tiempo puedo escribir personalmente. Debo confesar que tengo mucho trabajo últimamente y que priorizo el tiempo con la familia y el trabajo a ...

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

Recomendamos

Relacionado

Disciplina Positiva blog disciplina positiva crianza ...

Técnicas para educar con Disciplina positiva

¿A veces no desearías tener un botón off para detener el comportamiento de tu hijo con un clic antes de que las cosas comiencen a perder el control? ¡Confieso que a veces deseo que  mis hijos tengan baterías extraíbles! Pero no, olvidémonos del botón off y de las baterías extraíbles… Volvamos a la realidad, nos tenemos que conformar con una simple y necesaria pausa: un pequeño momento para n ...

Disciplina Positiva principios disciplina positiva

Disciplina Positiva: Educar con amabilidad y firmeza

La Disciplina Positiva tiene como principio ser amable y firme a la vez con los niños. En muchas ocasiones, los padres suelen malinterpretar este principio ya que tienden a confundir ser amables con ser permisivos o cometen el error de creer que si muestran enfado están siendo firmes. Son tantas las creencias erróneas sobre como impartir la Disciplina Positiva y este principio, que hemos querido a ...

bebés experiencias educación ...

Educar no es fácil

Hace unos días leí un articulo el cual me hizo pensar mucho, Aquí lo podéis leer. Según este articulo, firmado por Pedro García Aguado, coach de “Hermano Mayor” , el principal problema de la tiranía de los hijos somos nosotros mismos, los padres, que no hemos sabido ganar el respeto de nuestros hijos y no sabemos manejar […]

Cursos curso Disciplina positiva ...

Disciplina positiva en la Escuela Bitácoras

¡Hola! sé que sois muchos los papis/mamis que tal y como a nosotros nos ha ocurrido, os planteais dar un cambio en vuestra manera de educar a vuestros hijos, y por eso, quería contaros que ya he finalizado el curso de “Disciplina positiva” de Bei M. Muñoz, a través de la Escuela Bitácoras y me ha parecido 100% recomendable para todos aquellos que tengais estas inquietudes. Sin duda, se ...

Escuela de familia coaching Coaching familiar y educativo ...

‘¿Educar o enseñar?’, manual para padres y madres

En la particular ‘escuela de familia’ de TUMINIYO, hoy proponemos la lectura de una guía muy útil, un libro editado por SoldeSol llamado a ser nuestro manual de cabecera, por fin un manual para padres. María José y Sara Cobos se han unido para escribir un libro de coaching familiar. Un libro educativo que lleva por título ¿Educar o enseñar? En un principio puede parecer que estos dos t ...

niños disciplina educacion ...

Educar para ser adultos

Seguramente uno de los temas más manidos y sobre los que existen más teorías distintas es la educación infantil. Me refiero a la que deberíamos dar los padres a los hijos y que algunos padres pretenden delegar en los profesores, abuelos, gobiernos, televisión, etc.. Lo cierto es que no me atrevería a proponer cuál es la educación ideal. No sé si para ti es correcto que tu hijo vea la tele contigo ...

Ayuda para padres Noticias Aprendizaje ...

Disciplina positiva: que es y como implementarla

Qué es la disciplina positiva y en qué consiste La disciplina positiva es una metodología basada en el psiquiatra infantil Adler que junto con Dreikurs idearon unos principios para educar. Este modelo educativo intenta entender cómo se comportan los niños y de qué forma tenemos que responder ante diferentes actitudes para guiarles en su aprendizaje de forma positiva y afectiva. Está basada en la c ...

libros para padres Libros y manuales Editorial Salvat ...

Educar con criterio, criterios para educar

“Educar con criterio, criterios para educar” es el nuevo libro del prestigioso psicólogo Javier Urra publicado por Salvat (Grupo Anaya). Una guía para padres y educadores, eminentemente práctica y preventiva, donde se analizan temas tan actuales y diversos como el cyberbullying o la educación emocional. “Educar con criterio, criterios para educar”, una guía imprescindible L ...

Libros infantiles Libros y manuales Educación emocional ...

Libros para educar emociones

Los libros para educar emociones son aquellos libros que vamos a poder utilizar para explicar a nuestros hijos, alumnos o pacientes, las diferentes sensaciones o sentimientos que todos en algún momento u otro experimentamos. Libros para educar emociones, una herramienta imprescindible y de valor incalculable Cuando hablo de libros para educar emociones me refiero a aquellos libros que nos van a ...

general talleres de disciplina positiva educar sin castigar ...

Taller educar sin gritar ejercicio 2

Para este segundo ejercicio del taller cambiando gritos por besos he tenido que darle muchas vueltas para poneros un ejemplo. Tengo que decir que hace bastante tiempo que ya no grito. No, no grito. No es que siempre hable entre susurros y de vez en cuando no se me vaya un poco el tono, pero no, no les grito, ya no soy gritona. Puntualmente si me pasa que mi tono se convierte en ese tono brusco car ...