Padres

¿¿¡¡Una Lechona..!!??* Idea guardada 2 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

El adiós al chupete… (Round #2)

Retomo hoy el hilo de un post reciente, el del chupete, al que prometí dar continuación, así que aquí estamos de vuelta con el tema del sueño. No sé si segundas partes nunca fueron buenas, como en el cine (aunque ahí está El padrino II para demostrar lo contrario…), pero está claro que a veces son necesarias, aunque solamente sea para poder contar aquello de… -“Luke… ¡Yo soy tu padre…!”-, y dejarnos a todos lóquimers, quedándote más a gusto que un arbusto.

Empecé a escribirlo a la semana de publicar el anterior, pero como aquí somos como somos, en lugar de sacarlo a su debido tiempo… pues lo suelto mes y medio después. Ya me vais conociendo; me mola hacerme de rogar.

Tenía el hilo muy cogido, de lo poco que escribí anteriormente, pero el tiempo ha ido pasando, y ha ido ocurriendo un poco de todo, así que correré un tupido velo e intentaré resumir más o menos lo que hemos ido notando en casa respecto a cómo hemos ido llevando todos el tema del adiós al chupete.

Lo primero, es una reflexión personal: sigo teniendo mis reservas a la decisión que tomamos, de si realmente hicimos bien o no. Ahora bien, una vez tomada, apoyo total a tirar para adelante. Siempre se puede recular… De hecho, es lo lógico si realmente percibes que no se ha tomado una decisión correcta. Pero al igual que las monedas siempre tienen dos caras, con las decisiones pasa lo mismo, que una vez tomada una, careces de la información de qué hubiera pasado si no hubieras tomado esa decisión (a corto, medio o largo plazo), y hubieras optado por lo contrario. Es un arma de doble filo, por tanto. A toro pasado, siempre se ven las cosas de otra manera… (y no descubro Roma con esta frase).

Bueno… Apuntado esto, he de decir que el cambio principal que venimos notando, en general, es un cambio de rutinas de sueño, principalmente. La rutina de irse a la cama, ha cambiado por completo. Y en cierto sentido, he de decir que me gusta más. Aunque es bastante más coñazo. Más que de rutina de irse a la cama, debería decir, rutina de acostarse, o dormirse. Y no puedo evitar la sensación de pensar que parte de ese cambio, chupete culpable o no, viene dado también por el hecho, como decía en el último post, de que la peque está creciendo a toda máquina.

He aquí algunos resultados de todo este proceso:

# Ahora, lo normal es que participemos los dos, tanto Churri como yo, en el proceso de acostar a la Lechona, todos, o casi todos los días. Primero empieza uno de los dos, está un rato con ella aguantando los últimos zascandileos de actividad frenética repentina previa al coma profundo… Y acto seguido, el otro le da el relevo, y termina de darle la puntilla, aguantando hasta que la peque cae rendida por KO absoluto. (Tampoco es algo exagerado; hablamos de entre 5 o 10 minutos, si se da bien, o más tirando a 20 si se da reguleramente… Por ahí anda la cosa).

Aquí, entran ya todas las técnicas a nuestra disposición, para lograr el objetivo: cuentos, canciones, juegos, apagar luces, montar fiestas con muñecos, tirar de dinosaurios y demás artilugios musicales, arrumacos y caricias y besos varios… Y esta es una de las grandes diferencias: el chupete, como bien sabéis, es como un Kill Paff, que lo enchufas, y te olvidas. Pero ahora no; ahora, hay que currárselo un poco más. Si está cansada, cae pronto… Pero si no, la cosa puede llevar más tiempo y paciencia. Pero oye… Que caer, cae. Y decía que me gustaba más, porque me gusta esta rutina; me acerca un poco más a ella. Es más coñazo… pero tiene su puntillo. Y he de decir que se me da mejor a mí que a Churri. (He desarrollado toda una batería de técnicas jedi para dejarla frita… En el caso de Churri, es mi pobre la que se queda friter antes que la niña, si se descuida…) Mi morena… que es así.

# He redescubierto y rescatado del ostracismo a un poderoso aliado, regalo de una amiga: ¡el osito Tummy Sleep!

Este curioso invento nos lo regalaron con la mejor de las intenciones, hace más de un año, y terminó siendo desde el primer día, un bulto recogepolvo más, en una esquina de la cuna. Porque nunca hubo necesidad real de usarlo para lo que está realmente concebido. Pero es ahora cuando estamos aprovechando TODO SU POTENCIAL, y sacándole verdadero partido. (Aunque directamente hemos sacado el aparatejo de las tripas del oso, y lo tenemos suelto, colgando de los barrotes de la cuna). ¡¡Rockanrrollin’!!

Entre las melodías que trae, (capaces de sobar por aburrimiento a un bakala hiperactivo hasta las cejas de anfetas), los ruidos blancos, sonidos ambientales varios y la opción de grabarte (cantando tus propias versiones redux de Los Pitufos del Padre Abraham a una revolución y media, o simplemente hablándole cositas…), el invento se nos ha mostrado como la mar de útil, en este punto. Principalmente, porque se activa él solito cuando suena algún ruidito cerca (cuando la peque se menea y espabila un poco); y muchas veces basta simplemente un mínimo de musiquilla para que la nena se vuelva a quedar frita ella sola, sin tener que levantarnos.

Saca el cantante que llevas dentro con el oso Tummy Sleep.


Eso sí… O lo amas, o lo odias. Si eres de oreja sensible como yo, es posible que aparte de dormir a la peque, el run run te despierte a ti, y te entren ganas de tirarlo por la ventana, o destrozarlo a martillazos. Pero no dejemos que llegue la sangre al río… Que se apaga y punto. (Y he de decir que yo, hasta le he pillado la gracia a la musiquilla… ¡Jate tú!)

# Al hilo de esto último, los momentos de despertarse por la noche de la Lechona, no han cambiado. Se sigue despertando varias veces; entre una y… varias. Dependiendo de la noche y las circunstancias. (Seguimos descubriendo factores de riesgo: muy abrigada, poco abrigada, que haya cenado más o menos, que estuviera más o menos cansada, que si con el saco normal, que si con el saco con piernas…)

Lo que ha cambiado, es la respuesta: de nuevo, antes, volvías, le ponías el chupete (que se le habría caído), y fuera; en un segundo, estabas de vuelta en la cama. Ahora la cosa es más compleja: como no hay interruptor Kill Paff, la cosa puede tardar un poco más. Y de nuevo, creo que tengo más mano que Churri… Eso, o que la peque le tiene cogida la medida a ella, y cuando va ella, se espabila más y corremos el peligro de empezar a montar una fiesta, que acabe, tras un rato de llantos, con los tres colechando en amor, compañía y fatigas, en la cama… (Lo que se traduce en, al final, las dos roncando, la nena en todo el medio, y yo, arrinconado, con los ojos como platos y destrozado de los nervios).

Como curiosidad: ahora se menea y despierta como una hora, hora y media después de dormirse. Siempre o casi siempre. Ni idea de por qué. Pero, un traguito de agua, un susurro, una caricia… y a seguir sobando.

*Briconsejo NÚMERO UNO: no te pires de la habitación de la niña sin dejar a mano su vasito de agua BIEEEEEEEEN LLENO. Debe haber dromedarios sedientos en Mauritania que beban menos que esta niña a lo largo de la noche.

# Otra cosa: es muy gracioso ver como la Lechoncilla ha evolucionado. Sigue sin tenerle mucho aprecio (por decir algo) a que la arropes o la pongas el saco, porque es un espíritu libre que gusta de moverse y recorrer cada centímetro cuadrado de la cuna, en todas las posturas posibles, pero ha empezado a desarrollar claramente el gusto por jugar con lo que pueda dentro de la cuna. Estos últimos días andamos con las fiestas de muñecos, por ejemplo. (Es decir, quiere en la cuna todo peluche o similar que pilles, y se monta una escena como la de E.T. camuflado en el armario de Elliot; y los arropa, y los menea, y les cuenta cosas… ¡Un espectáculo!)

# Que, en general, es más duro. El chupete, no podemos negarlo… es muy cómodo. Y el no tenerlo a mano, hace que todo sea más pesado. A veces reconozco que hemos estado a punto de sucumbir (al menos yo).  Al empezar con esto, nuestra Lechona estuvo pidiendo el TUH-TUH durante muchos días… O haciendo el gesto. Más de lo que esperábamos. Pero se terminó olvidando… Aparentemente. Y curiosamente, tras semanas sin hacer mucho caso, estas dos últimas noches de repente se descuelga con que quiere el chupete. WTF…?? Así que… NO SE LE OLVIDA TAN RÁPIDAMENTE.

# Que… se puede hacer. Que, por lo mismo, los chupetes son algo muy útil, pero no imprescindibles. ¿Que lo ha echado de menos? Sí. ¿Qué nos facilita la vida a todos? Sí. ¿Qué es útil? Sí. ¿Que de esta le va a quedar un trauma? Pues no. No lo creo. Todo es cuestión de buscar recursos y metros de paciencia.

Está claro que… quitarle el chupete a nuestros críos, algún día habrá que quitárselos. Ahora bien… Lo lógico es dejar hacer a cada familia, a cada caso; que nadie mejor que vosotros sabe cómo es vuestro bebé, cuál es la necesidad que hay en casa, y cuándo llega el mejor momento para hacerlo.

Aunque en el fondo… NO TENGAMOS NI IDEA.

Fuente: este post proviene de ¿¿¡¡Una Lechona..!!??*, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

DIY decoración maya

Hoy os vengo a hablar de una de las actividades anuales estrella del cole de mi pequeña Lechona: la Noche Mágica. Y como complemento, el pastel que os presento es la parte de lo que ha sido mi pequeña ...

Mr. Dodot

Y he aquí el desarrollo completo de la historia.Por fin han llegado mis flamantes pañales. Y estoy emocionado. Porque la paternidad también es esto: el regocijo que hasta te produce, en un momento dad ...

#YoSoyDe

Quizás seas de comer croquetas de la abuela, de esas recién hechas con las sobras del cocido, o igual eres más de algo modernillo y urbanita, rollo sushi.A lo mejor eres de esos a los que todavía le e ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general reflexiones (...en voz alta) cabreos ...

Adiós, chupete, adiós…

Demasiado tiempo iba haciendo ya que no me ponía a teclear.La verdad es que, en cuestiones blogueras, lamentablemente no es que haya empezado el año, digámoslo, a todo tren… Y no solamente en cantidad: muchas cosas en la cabeza, pero no terminan de cuajar en la pantalla, y lo poco que saco, no es ni lo que pretendía, ni como lo pretendía: si me descuido, enero se me escurre entre los dedos h ...

general el rincón de las ideas

LLEGÓ EL HADA DE LOS CHUPETES: ADIÓS CHUPETE

Bueno, llegó el temido momento de dejar el chupete. Según con quién hables te dicen un momento u otro para quitarle el chupete a los niños, hay quien dice que al año, a los dos, los tres. Hay quien dice que no pasa nada si llevan chupete más mayores. Yo pienso que el chupete lo tendrían que dejar cuando estuvieran preparados, pero no alargarlo mucho (no más de los tres años, aunque mejor dos), por ...

General

CÓMO QUITAR EL CHUPETE EL DÍA DE REYES…MI EXPERIENCIA

Cuando los niños son pequeños el chupete es el mejor invento para tenerlos calmados. A los padres nos saca de cientos de situaciones desesperantes y a los pequeños quitarles la ansiedad que les genera la vida que se mueve a su alrededor.Pero esos pequeños se van haciendo mayores y para muchos de ellos el chupete sigue siendo un compañero indispensable en su vida diaria. Pasan los días, los meses y ...

general mi experiencia con...

QUITAR CHUPETE Y BIBERÓN: MI EXPERIENCIA

Mi sobrina mayor sufría una verdadera adicción a los chupetes. Tenía que tener unos 5 o 10, los contaba constantemente, y si se perdía alguno lloraba y solo se consolaba si le comprábamos otro. Cuando empezó el cole con 3 años seguía llevando chupete, la profesora le regañaba y su madre consiguió que, cuando se acercaban al cole los guardase en la mochila para que sus compañeros no le dijeran que ...

niños chupete arbol de los chupetes ...

¡Adiós al chupete! con el 'Árbol de los chupetes'

Este fin de semana navegando por la red descubrí 'El árbol de los chupetes'. Al principio suena raro, pero leyendo sobre este gran árbol entendí porque se le llama así. Todo empezó en Estocolmo hace 30 años, cuando los empleados de la limpieza del parque de Skansen decidieron colgar en un árbol los chupetes que se encontraban perdidos. El árbol de los Chupetes de Estocolmo ya cuenta ...

general bebés y mamás salud ...

Cómo hemos abandonado el chupete sin prisas ni lloros

Después de caer en la cuenta de que el chupete lleva abandonado en unas estantería desde hace dos o tres semanas, puedo decir sin miedo que hemos conseguido dejarlo. O más bien debería decir que el chupete nos ha dejado a nosotros, porque casi ni nos hemos enterado. Es curioso, pero este tema me daba miedo, creía que iba a ser una gestión mucho más complicada, con lloros y malas noches de por medi ...

bebés chupete niños

¿Hasta cuándo el chupete?

Se dice que lo recomendable es ir retirando el chupete al bebé de manera paulatina, sin que haya un cambio brusco. Hacia los 3-4 años de edad el niño deberá aprender a vivir sin este compañero infatigable que le ha acompañado casi, casi, desde el inicio de su aventura vital. ¿Cómo hacer que se vaya olvidando de él lentamente? Una manera que muchas padres ponen en práctica, es que llegue el día e ...

bebés chupetes varios

MASTER CLASS - Escoger el chupete adecuado -

Me meto en una conocida página de chupetes, para comprar un chupete molón a cachorrito con una bonito mensaje para el día del padre, me pide que seleccione color, diseño, talla ( si , si talla...) y tipo de tetina ( acabáramos que hay tipos de tetina!!) y me sale un desplegable para que lo seleccione.No tengo ni pajolera idea. Me voy al cajón de los regalos aún por estrenar, donde tengo en su enva ...

el chupete y la lactancia ventajas y desventajas del chupete los bebés lactantes y el uso del chupete ...

El chupete durante la lactancia

El uso del chupete tiene sus ventajas, les calma, les ayuda a conciliar el sueño, los tranquiliza cuando tienen hambre, pero también tiene sus desventajas como por ejemplo que su uso prolongado puede perjudicar su futura dentadura y también puede generar mucha dependencia con lo que luego será más difícil quitárselo. De todas maneras la decisión de ofrecerle el chupete al niño siempre es de los ...

Crianza Desarrollo del bebé crianza ...

Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas

Dejar o quitar el chupete es uno de las etapas clave en el bebé, que puede resultar no ser todo lo fácil que esperabas por el apego que le pueda tener. Por eso, tras valorar si el chupete interfiere más que ayuda, es importante encontrar el momento y la manera de dejarlo lo menos traumática posible. Reconozco que todo esto me ha pillado de nuevas por el simple motivo de que mis hijos mayores no ha ...