Padres

Criar Jugar Amar Idea guardada 17 veces
La valoración media de 28 personas es: Muy buena

El nacimiento de Júlia

mi parto natural y respetado


Perdonad por haber estado varias semanas sin escribir pero ha sido por una buena causa, el pasado 15 de marzo nació nuestra segunda hija Júlia! En estas primeras semanas nos hemos estado adaptando todos a la nueva situación en casa. Los primeros días han sido un poco caóticos, para que nos vamos a engañar! Entre establecer la lactancia, cosa que de fácil no tiene nada, intentar que el hermano mayor note lo menos posible que mami ya no puede estar las 24h por él,... en fin, es una nueva etapa para todos. Menos mal que por lo menos durante el primer mes hemos tenido a papá en casa que ha hecho que todo sea mucho más fácil en estos primeros momentos.

Este segundo embarazo ha sido muy diferente al primero. Aunque durante el primer trimestre tuve las típicas náuseas, desde el principio me he sentido con mucha energía. Esta vez no hemos tenido los problemas de retraso de crecimiento como los tuvimos con Marc. La verdad es que ha sido un embarazo bonito y bastante tranquilo.


De este segundo embarazo me quedo con la esta anécdota graciosa (graciosa ahora, porque en su día fue más bien angustiosa): Alrededor de las 30 semanas empecé a sentir pequeñas contracciones que se fueron intensificando a medida que fueron pasando las semanas. Durante una revisión en la semana 35 me empezaron a dar contracciones bastante dolorosas, la ginecóloga me miró y recuerdo que me dijo literalmente "te estás poniendo de parto, éste puede empezar en cuestión de horas o días porque ya tienes el cuello del útero bastante borrado". Imaginaros mi cara y la de mi marido... aun no teníamos ni la canastilla hecha! Pues efectivamente fue una cuestión de horas, en concreto unas 6928 horas! ya que mi princesa no nació hasta las 41 + 2. No os imagináis que 6 semanas más interminables pasamos pensando que en cualquier momento tendríamos que salir corriendo.


En la semana 40 me comentaron que si no daba a luz, en la semana 41 me inducirían el parto. Ésto si que me angustió muchísimo, ya que esta vez quería que fuera un parto natural, sin oxitocinas, ni anestésias. Ya tenía redactado mi plan de parto y me había estado preparando para cuando llegara el momento. Probé todos los trucos habidos y por haber que hay en internet para provocar el parto de forma natural y no funcionó ninguno, ni el te de canela, ni los baños de hierva luisa, ni comer piña o chocolate, ni tener relaciones, ni caminar, subir y bajar escaleras o caminar como un ganso cuclillas (cosa nada fácil de hacer con la panza)... probé de todo y nada, pasaban los días y las contracciones que tenía no cogían ritmo. Al final, desistí de mis intentos, y decidí disfrutar de lo que quedara de embarazo sin pensar en como acabaría siendo el parto. Así que una tarde jugando con el niño nos pusimos a bailar y con el cachondeito decidimos
Unas horas más tarde, sobre las 20h. y a pesar que me había autoprohibido volver a pensar en ello, de nuevo me volvió la angustia al recordar que ya estaba de 41+1 semanas y que al día siguiente tenía hora con el gine y seguramente me programarían el parto. Entonces recordé que en un grupo de Facebook muchas mamis me recomendaron hablar con el bebé y explicarle como me sentía. Aunque a mi me parecía una tontería no perdía por probarlo, así que me encerré en la habitación, me senté en la cama y mientras me acariciaba la barriga e intentaba "conectarme" con Júlia, le dije que en casa todos teníamos muchas ganas de verla, que necesitaba tenerla en brazos, que estaba preparada para dar a luz y que no tuviera miedo por que yo la ayudaría a salir. En ese momento me sentí un poco ridícula aunque a la vez me pareció algo precioso. 3 horas más tarde, a las 23.45h, rompí aguas y empecé a tener contracciones, éstas ya comenzaron siendo muy intensas y con intervalos de 4 minutos. Como la cosa parecía que iba a ir rapidita decidimos no esperar demasiado en casa. Sobre la 1.30 llegamos al hospital, donde me motorizaron, y me dijeron que ya estaba de 3cm, estaba empezando el trabajo de parto. Todo fue muy rápido, mi marido entregó nuestro plan de parto, del que se respetó prácticamente todo, luego me llevaron a una sala especial para partos naturales que contaba con bañera, cintas, pelota, silla para dar a luz sentada, música, etc.
parto en el agua, dilatar en la bañera


La verdad es que poder dilatar en el agua fue genial, pues aunque las contracciones te duelen igual, parece que te relajas más entre una y otra. A medida que iba avanzando el parto las contracciones se volvieron muy muy muuuuuuy intensas (estoy segura que fue el dichoso te de canela), dolían tanto que empecé a pedir la epidural por miedo a no tener fuerzas durante la fase expulsiva por el agotamiento que me producía el mismo dolor. Menos mal que en la sala tenia dos ángeles conmigo, mi marido y la comadrona, ellos me animaron a seguir sin la anestesia ya que confiaban en mi. Sobre las 4 de la madrugada ya no podía más, el dolor era inaguantable, y pedía la epidural a gritos y entre lagrimas, lágrimas porque en el fondo no la quería, porque mi deseo era un parto natural. Como he dicho antes, menos mal que tenía una buena comadrona que supo que hacer en ese momento. Me dijo que iría a avisar a la anestesista, pero me di cuenta que iba entreteniendo para así ir haciendo tiempo. Siempre pensaré que cuando habló con ella le explicó cual era realmente mi voluntad en el parto, ya que cuando entro por la sala iba con una pasimonia fuera de lo normal o por lo menos a mi me lo parecía ya que me daba la sensación que iban a como cámara lenta. Recuerdo que le dije gritando como una energúmena "¡¡¡¡pinchame y rápido!!!!" y ella me respondió "bueno... rápido rápido no puede ser, primero me tengo que lavar, luego preparar el material..." Después de unos minutos interminables, me dijo que tenía la anestesia preparada, querían esperar a la siguiente contracción para justo luego pincharme, y en ese momento me empezaron las ganas de empujar y ya no había tiempo de ponerla. A las 4.37 y después de tan solo 4 o 5 pujos nacía Júlia. Fue un momento precioso ya que pude sacármela yo misma, cuantas veces he oído aquello de "cuando le ves la cara a tu hijx se te olvida todo el dolor" y que cierto que es en ese momento solo hay sitio para el amor. Todo había pasado, mi niña ya estaba aquí. Mi marido fue quien cortó el cordón cuando éste dejó de latir. Nunca olvidaré el olor dulce que hacía Júlia. Estaba cansada, agotadísima, pero sobretodo muy muy feliz de haber podido traer al mundo a Júlia con un parto natural, y todo gracias a la comadrona que me asistió que supo como ayudarme en esos momentos en que me daba por vencida, gracias Conchi! y sobretodo gracias a mi marido, que estuvo allí dandome apoyo, ayudandome a aliviar el dolor con masajes, y prestandome su mano mientras empujaba (creo que casi se la rompo...) sin él no lo hubiera conseguido, gracias cariño.

Nunca sabré si fue el bailoteo que nos dimos esa tarde, el hablarle, o la propia naturaleza lo que desencadenó el parto, pero éste ocurrió en el mejor momento.


Cómo decía al principio, estas primeras semanas han sido durillas y es que la llegada de un bebé supone muchos cambios para todos. Marc con solo 21 meses se ha convertido en el hermano mayor. En estas semanas me ha enseñado lo nobles que son los niños por naturaleza, pues viendo que me paso gran parte del día atendiendo a su hermana, en lugar de coger celos como mucha gente cree y me pregunta, me ayuda y la cuida con gestos preciosos como ofrecerle su chupete cada vez que la oye llorar o sin ir más lejos hoy mismo él estaba en plena pataleta mientras yo le daba el pecho a Júlia, cuando la he dejado un momento para atenderle la niña se ha puesto a llorar, en ese momento Marc ha dejado de llorar me ha señalado a su hermana y me ha dicho "Tata" y se ha puesto a jugar con sus juguetes. Hoy he alucinado, cuando ha preferido que atendiera a su hermana antes que a él. Este tipo de momentos son los que me llenan, los que me demuestran que lo estamos haciendo bien y que todo el esfuerzo y la paciencia vale la pena.
la llegada de un hermano

Recuerda que este blog se alimenta de vuestros comentarios ¡Déjame el tuyo!

Si te ha gustado el post también lo puedes compartir en tus redes!


Fuente: este post proviene de Criar Jugar Amar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Las presentaciones en Montessori

En la pedagogía Montessori cuando se muestra por primera vez un material al niño, el adulto le hace una presentación de como se debe utilizar éste. Si tuviera que definir la esencia de las presentaci ...

Las buenas y las malas madres

Hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre la rivalidad que existe entre las madres. Cuando empecé mi camino en la maternidad, hace ya un par de años, me di cuenta que existe una rivalidad y una co ...

Nuestra habitación Montessori

Muy buenas! Perdonad por no poder escribir cada semana, pero es que con los dos peques se me hace muy difícil sacar tiempo para todo... Hoy os enseño la habitación Montessori que hemos preparado para ...

Etiquetas: NOSOTROS

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general otros

Me parto con mi parto

Voy a contar mi parto por si puede servir a alguna embarazada para hacerse una idea, aunque cada parto es diferente. Rompí aguas a las 7.40 de la mañana, había pasado muy mala noche con los ardores y sentí como que se me salía el pis, fui al baño y vi un flujo trasparente y viscoso con alguna traza verde en mis braguitas, acto seguido tuve mi primera contracción, un dolor fuerte como de regla, a l ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...

bebés inducción parto

EL PARTO ( 1º parte)

Era la semana 38; nos tocaba revisión en la consulta de alto riesgo, el cachorrito había cogido poco peso en las ultimas revisiones y ya habían amenazado tener que provocarnos el parto si esto seguía igual. Ingenua de mi estas semanas comí por dos ( algo más le llegara pensaba yo....) y solo conseguí coger yo unos kilitos extra y que ella en esta revisión siguiera pesando prácticamente lo mismo 2 ...

general baby bebé ...

Historia de un nacimiento prematuro

Hoy os traigo un post muy personal. Cuando empezamos con este blog, os resumí un poco la historia de como surgió este blog, de como nuestra pequeña llegó a nuestras vidas. Podéis recordarlo aquí. Pues bien, hace algo mas de un añito que Ariadna nació, y además de forma muy inesperada, y hoy os queremos contar como fue nuestra experiencia y como pasamos casi dos meses en el hospital hasta que pudim ...

embarazo parto parto ...

Parto Seco

Es aquel que ocurre cuando hay pérdida de líquido amniótico y no se han presentado contracciones. Aunque el líquido nunca se pierde totalmente (excepto algunos casos), normalmente queda lo suficiente para proteger al bebé y también el cuerpo de la madre lo va segregando. Desde hace generaciones, es temido por muchas mujeres embarazadas por conocerse como un parto doloroso y complicado, sin embargo ...

Mis Anécdotas

El nacimiento

Y Llego la hora de comenzar con el trabajo de parto, aunque hace unas semanas atrás no habría pensado que me vería en esa situación con contracciones, en un hospital lejos de mi ciudad, y con una doctora amargada por pasar la noche atendiendo partos uno detrás de otro. Unas semanas atrás, yo quería que me aplicaran una cesárea, había comprado los tres tipos de suturas, las soluciones, la hidrocort ...

Parto

Mi historia de parto (2do hijo – 41 semanas)

Mi parto fue hace justamente 3 meses, así que algunos detalles puede que se me pasen, pero te voy a contar justo cómo fue, sobre todo por todas aquellas mamás que me preguntaron si me volvió a dar Síndrome de HELLP en mi segundo embarazo. Si te perdiste un poco la historia, puedes ver los siguientes links: ¿Qué es el síndrome de HELLP? ¿Quién soy y por qué hice el blog? ¿Me puedo embarazar después ...

dos partos muy distintos

Cada parto un mundo

Hola chicas!!!! Os quería contar mis experiencias en los dos partos q he tenido cada uno muy distinto Mi hijo mayor Salvador, su nombre lo elegimos de una forma peculiar decidimos q si era una niña lo decidiría yo y si era un niño mi marido, claro q esta apuesta la hice estando convencida de q seria una niña. Empezare la historia desde el principio, en el 2006 empezamos a buscar el embarazo pero ...

general madre parto ...

Mi parto express

MI PARTO EXPRESS Cuando estamos embarazadas siempre llega la grandiosa pregunta ¿cómo será mi parto? y no viene sola, la acompañan sus amigas ¿me va a doler? ¿Será noche o día? ¿Llegaré a tiempo? y muchas más. Pues yo al igual que todas las mamis me las hice y entre más pasa el tiempo más miedo e incertidumbre tenemos y aun cuando ya se lo que es dar a luz, hoy a mi segundo bebé sigo preguntándom ...