Padres

Superpapis de Corazón Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

El primer saludo de mi bebé

Cuando me puse de parto de mi duendecillo estaba tan concentrada en la labor de empujar, que no era consciente de todas las cosas que iban sucediendo a mi alrededor. Creo que mi cerebro elaboró una especie de túnel a través del cual sólo me llegaban dos voces: la de Superpapi diciéndome que lo estaba haciendo bien, y la de la matrona gritándome: ¡Cágate, cágate!

Sí, lo habéis leído bien, me decía que me hiciera popó allí en medio, como si nada, porque según ella, los empujones al parir consisten en hacer la misma fuerza que cuando hacemos nuestras necesidades.

Fue al cabo de unos días cuando empezaron a aparecer y organizarse en mi mente las imágenes que había presenciado. Eran retazos a modo de fotogramas de lo que había vivido durante aquellas horas en la sala de nacimientos (me gusta llamarla así).

Recordé al grupo de jóvenes pediatras que esperaban la llegada de mi duendecillo para poder examinarlo (el pequeñajo fue prematuro y debían asegurarse de que no necesitaba incubadora). Rememoré también el ajetreo de las matronas, corriendo de una sala a otra, ya que esa noche nos pusimos varias mamás de parto al mismo tiempo (según algunas creencias, parece ser que la luna llena de agosto tuvo algo que ver en eso).

Pero por encima de todo eso, recuerdo cómo cogieron a mi bebé y me lo colocaron sobre la barriga, unido todavía a mí mediante el cordón umbilical, aunque sólo fue durante unos segundos.

Una vez terminó todo, mientras la matrona preparaba nuestro traslado a la habitación y Superpapi había salido afuera a informar a nuestras familias de cómo había ido todo, nos quedamos solos el peque y yo, cada uno en su propia cama.

En ese espacio de silencio miré a mi izquierda y vi el diminuto bultito plateado que era mi bebé (estaba enrollado con la manta térmica), inmóvil, y le llamé: ¡Bebé… bebé…! ¿estás ahí? Y puede parecer una tontería, o una locura, pero mi duendecillo levantó el brazo, golpeando la manta, como respondiendo a mi llamada, como si hubiera reconocido mi voz y estuviera hablando con su cuerpo: Estoy aquí, mami.

Por unos instantes me embargó la emoción.



Seguro que muchas Supermamis tienen algún recuerdo similar.

Fuente: este post proviene de Superpapis de Corazón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El colecho, ¿sí o no?

Desde antes de tener al peque ya estábamos dándole vueltas al tema: ¿lo metemos en nuestra cama o lo dejamos en el moisés directamente? No sabíamos qué hacer. Yo iba a darle pecho, pero también quería ...

Febrero, ¡qué mes!

Hola, amig@s. Estrenamos mes nuevo, el mes de FEBRERO.Me encanta este mes, porque a pesar del FRÍO (¿cómo van esas nieves?????)... Febrero nos trae muchas sorpresas: tenemos el CARNAVAL, tenemos SAN V ...

Queridos Reyes Magos...

Queridos Reyes Magos, Aunque ya proliferan por las redes sociales montones de cartas para vosotros, yo también quiero escribir la mía, con algunas peticiones para vosotros. En primer lugar, quiero re ...

FELIZ NAVIDAD

Algunos lo llaman Festival de Navidad... Otros Festival de Invierno... El hecho es que en todos los coles celebramos una fiesta para dar la bienvenida a las vacaciones más esperadas por los peques. Ya ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Abril Colaboradores

Mi primer amigo – Peluches Bebé

¿Quién no ha tenido de pequeño un muñeco o peluche inseparable? Ese muñeco que recuerdas desde la infancia, con el que has hablado y discutido, con el que has reído y llorado, con el que has viajado y con el que has compartido tantas noches… Tu primer amigo. En mi caso siendo hija única me hacía muchísima compañía, era mi compañero de juegos, tenía su nombre y le gustaban las mismas cosas qu ...

embarazos y partos parto

Mi primer parto: Indira

El parto de mi niña fue el más largo de los 4. Nació con 3 días de retraso. Días antes, bueno para qué os voy a mentir, semanas antes tenía a todo el mundo en alerta jajaja. Al ser la primera con cada cosa que sentía y que no estaba segura ya pensaba que me iba a poner de parto jajaja, ains...ahora me río pero a mi marido (por entonces novio) lo tenía en vilo. "Cari, ay cari, que tengo contra ...

general

7 verdades que me dijo mi matrona…

La matrona juega un papel muy importante en la vida de la mujer embarazada y durante el postparto. Por suerte tuve el suficiente apoyo emocional y formativo en cuanto a cuidados del bebé, evolución de embarazo, parto y riesgos que se pueden presentar. Las matronas siempre están cerca de la mujer durante el periodo de gestación y los meses posteriores sirviéndonos de apoyo para consultar dudas y se ...

featured recomendaciones

LO MAS USADO EN EL PRIMER AÑO DE MI BEBÉ

Cuando mi niña está punto de cumplir 19 meses, se me ocurrió actualizar un post que hice con las cosas que mas había usado en el primer mes de mi bebé. Pues ahora les voy ampliar esta lista hasta los 18 meses. Espero sea de ayuda y les guste. (Please translate this publication in your language). Cosas que he usado en estos 18 meses: 1. Silla Ergonomica Ingenuity: Cuando compre esta silla, mi niña ...

Sin categoría ovodonación

Mi primer tratamiento de ovodonación

Terminamos la serie de Laura Puerta con este último post sobre su historia de ovodonación con final feliz. Si tu también te encuentras en esta situación, y has llegado aquí, te recomendamos que leas los dos posts anteriores: Primera parte: Quiero ser Madre Segunda Parte: Me someto a una FIV El camino hacia la ovodonación (y Parte III) A finales de noviembre volví a revisión y estaba todo ok, pero ...

bebés maternidad mi bebé ...

El primer mes de mi tercer bebé

Mi pequeñín, mi bebote, mi Polvoroncillo, mi bollicao, y mil nombres más que le digo a diario, mi tercer sol de mi vida, hoy cumple un mes. Un mes desde ese parto intenso y salvaje que de nuevo me hizo sentirme poderosa. Un mes desde el día que nos conocimos, nos vimos por primera vez y nos enamoramos a primera vista. Si dejamos a un lado el tema puerperio -y sus consecuencias, maldigo a quien lo ...

salud infantil aceite esencial de ravintsara aceites esenciales ...

¡Mi bebé tiene congestión!

El otro día mi cuñada Teresa me preguntó: “¿Qué le puedo dar a mi hijo que está con mocos kilométricos, tiene mucha congestión y no quiero darle nada químico?” Me puse a pensar ¡y para Paquito (que así se llama mi sobrino y ¡ por cierto está lindísimo!), me vino a la cabeza el aceite esencial de Ravintsara quimiotipado en cineol. Su nombre científico es Cinnamomum camphora, se extrae d ...

Hoy probamos Hoy reflexionamos embarazo ...

Hospital de El Escorial, mi embarazo y parto

El otro día tuve que ir al hospital de El Escorial para ver a la matrona. Es una revisión normal que al menos se hace en la Comunidad de Madrid en varias ocasiones durante el embarazo. Ella es la que se encarga de tomarte la tensión, pesarte y darte información sobre el embarazo, recomendaciones médicas e incluso escuchar el latido de tu peque con un Doppler. La cosa es que cuando la matrona nos c ...

colaboraciones recuerdos del bebé regalos para bebes

El álbum recuerdo del nacimiento de mi bebé

Cuando miro a mis hijos no puedo evitar echar la vista atrás e intentar recordar mi vida antes de ser madre, mi vida sin ellos. Me cuesta trabajo. Ser madre ha supuesto semejante punto de inflexión en mi vida que ha diluido todo lo anterior. Lo que me parece increíble es mirar a mis hijos mayores y pensar que una vez fueron bebés. Y es que la etapa bebé es tan efímera que cuando te das cuenta han ...

Maternidad como aliviar entuertos contracciones dolorosas ...

Entuertos tras el Segundo Parto

Antes de ser madre jamás de los jamases había escuchado la palabra entuerto. Fue tras mi primer parto, cuando ya estaba tan tranquila en la habitación del hospital, cuando mi madre me advirtió que después de las contracciones del parto (que casi no sentí), del trabajo del parto, y de que me cosieran hasta el alma, llegaban los entuertos. Me puse a temblar, porque con la episotomía ya estaba bastan ...