Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 8 veces
La valoración media de 34 personas es: Excelente

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

papamara


Querida Maramoto:

Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegue el momento de leerlas ya habrás vivido lo suficiente como para saber que la vida te regala instantes que es recomendable guardar bajo llave y por escrito, que luego la memoria es traicionera.

Desde que empecé a trabajar fuera de casa me di cuenta de que para ti los fines de semana adquirían un nuevo significado. Tú, que hasta entonces habías visto como normal que tu papá estuviese siempre a tu alcance, veías de repente cómo desaparecía de casa durante unas horas. Dice la mamá que me llamabas constantemente, como si a base de repetir "papá" pudieses hacerme aparecer. Y sé yo, que lo viví en persona, que me recibías con un auténtica fiesta al regreso de la jornada y que los días en que te despertabas antes de tiempo, sabiendo como sabías por mis actos que me iba a ir, no te separabas de mí ni un instante y llorabas desconsolada cuando cerraba la puerta tras decirte adiós por décima vez y darte el décimo beso de despedida. No te imaginas la pesadumbre que me acompañaba en el ascensor mientras escuchaba tu llanto camino del garaje…

Los fines de semana eran otra cosa. Percibías que no me iba a ir y parecías pretender recuperar en 48 horas todo el tiempo perdido durante el resto de la semana. "Papá, papá, papá", gritabas mientras me cogías de la mano para bajarme de la cama. "Papá, papá, papá", decías para que me sentase contigo a desayunar en esa mesa infantil de Ikea que te compramos y que se convirtió en una especie de mesa de comedor en la que cenábamos todos a ras de suelo. "Papá, papá, papá", me insistías para que te acompañase al salón a leer esos cuentos que ya me sabía de memoria. "Papá, papá, papá", repetías una y otra vez para mantenerme siempre a tu lado, como si esa fuese la pócima mágica que impidiese que nos volviésemos a tener que separar cuando llegase el lunes.

Tengo que decirte que mi alma bailaba de felicidad y de orgullo por ese ansia tuya de no separarte de mí. Y tengo que decirte que pocas veces he alcanzado tal grado de plenitud como cuando, en uno de esos días en que no querías separarte de mí, fuimos a pasar la tarde a la piscina y, antes de salir a tostarnos al sol de julio, decidimos entrar a la piscina cubierta para que me enseñases todo lo que habías aprendido junto a la mamá jefa en las clases de matronatación.

Una vez allí no querías separarte de mí y repetías una y otra vez "papá, papá, papá", como si quisieses enseñarme en primera persona todo lo que habías aprendido en los últimos meses, pero también querías tener a la mamá bien cerca, a la vista. Y querías que yo te llevase por el agua. Y me cogías de la mano para cambiar de piscina. Y nos abrazabas una y otra vez. Y nos besabas de una forma tan espontánea que nos derretíamos un poco más en ese agua a la temperatura del cocido madrileño. Y te veía tan radiante chapoteando en el agua, tan contenta, tan feliz. Y nos abrazábamos los tres (mamá, papá y tú), disfrutando y riéndonos a carcajadas. Me hubiese gustado tener un botón de pause para congelar el instante. Y otro botón para hacer saltar el flash y capturarlo en formato fotografía. Porque si la felicidad, ese concepto tan relativo, existe, debe de ser algo muy parecido a ese momento que vivimos los tres en una piscina atestada de gente en la que por unos minutos fuimos capaces de evadirnos y sentimos maravillosamente solos. Especiales. Únicos. Los tres.

Podría haber sido una de las fotografías de nuestra vida, pero nadie nos apuntó con la cámara en ese momento, así que espero que ahora entiendas por qué quería guardar ese instante bajo llave y por escrito. Este post será esa fotografía que nadie nos hizo. Gracias por regalarnos momentos así. Gracias por esos días en que no te separabas de mí.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: generalandanzas

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Andanzas paternidad

‘Playa y montaña': Carta para el futuro

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma ...

Andanzas

Dos años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...

Andanzas

Te tero: Carta para el futuro

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa, pequeña? Durante las últimas semanas le he dicho a la mamá jefa que tengo la sensación de que me he vuelto un poco Paco Umbral y que parece que sólo me paso por el blog para hablar de mi libro (revista, sorteo…). Y la verdad es que no me gusta, te voy a ser sincero, porque si este espacio tenía alguna característica destacada ésa era su carácter personal,  ...

Andanzas

Sobre el miedo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy te voy hablar sobre el miedo, un sentimiento al que quizás aún no hayas puesto nombre (“Susto, papá, susto”, me dices), pero que ya has empezado a experimentar. Miedo a la oscuridad; miedo a ir a sola a una habitación de la casa distinta a la que están papá y mamá (“Papá, mano”, me reclamas); miedo a los ruidos ensordecedores cuya procedencia no logras ...

general andanzas

El día del padre imperfecto: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Ahora todavía no eres consciente, pero pronto empezarás a saber que nuestro calendario está plagado de Días Internacionales de, de Días Europeos de y de Días sin más en los que, nadie sabe muy bien el porqué, se celebra algo. Por regla general, comprobarás que los Días Internacionales y Europeos sirven para reivindicar y recordar cosas (enfermedades, acontecimientos, movimientos ...

general andanzas

¡Feliz primer cumpleaños!: Carta para el futuro

Querida pequeña saltamontes, Hoy es 8 de octubre, así que hoy hace exactamente un año de tu llegada al mundo. 365 días que han volado a un ritmo vertiginoso. 52 semanas llenas de momentos y recuerdos que se me agolpan en la mente como un tótum revolútum al que por momentos me parece imposible poner orden. Alguna vez he escrito por aquí que ese día cambió para siempre nuestras vidas. Y no exagero. ...

general andanzas momentos ...

Pero a tu lado: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por ...

general andanzas momentos ...

La primera vez que me llamaste “papá”: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Esto que te voy a contar hoy sucedió hace ya algún tiempo. Digamos que a inicios/mediados de octubre, porque recuerdo que íbamos paseando por la calle en manga corta junto a la mamá jefa, consecuencia de un verano inesperado que nos regalaba el otoño. Desde que pasó tenía claro que quería dejártelo por escrito. Aunque sólo sea para retener en palabras (por si la memoria algún día ...

Andanzas

Quiero escribir una canción: A la mamá jefa

No está atravesando una buena racha la mamá jefa en este final de año. Lo dejó por escrito hace hoy justo una semana en un post tan duro como necesario, tan estremecedor como realista. Había muchas tripas en aquel artículo que era el desahogo emocional y el grito desgarrador de quien se siente incomprendida, juzgada, minusvalorada, sola. No está siendo su maternidad (nuestra maternidad) un camino ...

Andanzas

Tres años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se ...