Padres

Una mamá del montón Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

Mi primera bandeja de sushi después de ser madre



Puede parecer una absurdez, pero aquel momento en el hospital marcó un antes y un después en mi concepto de la maternidad y en mi manera de sentir y de vivir. Fue un click en mi cabeza que me hizo darme cuenta de que nada volvería a ser como antes.

Llevo unos días en los que en mis redes sociales veo muchos partos, muchos bebés llegando al mundo y quieras o no, eso te hace revivir sensaciones y recuperar recuerdos  que habían quedado un poco en el olvido.

Lo primero que comí después de dar a luz fue una bandeja de sushi. El bocadillo de jamón es sin duda un clásico y después de tantas horas sin probar bocado me hubiese comido cualquier cosa, pero yo lo que de verdad quería era atiborrarme de sushi. Que el jamón me gusta, si, y el lomo, el salchichón y los embutidos en general,  pero tampoco los eche demasiado en falta durante mi embarazo.

Pero el sushi… ¡ay, el sushi!. Me encanta, soy fan total y aunque tampoco es que lo coma muy habitualmente, cuando lo hago lo disfruto tantísimo. Makis, niguiris, sashimi, temaki… lo que sea y de lo que sea. Se me hace la boca agua solo de pensarlo.

Así que cuando Sergio apareció con aquella bandeja de sushi en el hospital no podía creérmelo ¡qué ganas de hincarle el diente!. Abría la bandeja, puse un poco de salsa de soja en un pequeño bowl, partí los palillos y me dispuse a comer y disfrutar de aquel manjar.

Al segundo vocado Olivia comenzó a hacer ruiditos quejicosos, quizá tenía sueño o hambre… llevaba apenas unas horas siendo madre ¡no tenía ni idea!. Así que quise cogerla para calmarla, pero Sergio me dijo que siguiese comiendo, que ya se ocupaba él.

Y si, seguí comiendo, mirando hacia ellos, pendiente de ella, de ellos. Con preocupación, comiendo de manera automática, disfrutando más bien poco de aquel delicioso sushi que en otras circunstancias hubiese saboreado tranquilamente. Deseando terminar de comer para probar si lo que tenía era hambre o pensando en cogerla porque en mis brazos se tranquilizaría.

Ese fue el punto de inflexión, ya no había un yo, yo y yo, había un ella, y en casos excepcionales un yo, un nosotros. Siempre pendiente de que ella esté bien, que no le pase nada, que no llore, de que sea feliz.

No sé si recuerdo la última vez que comí tranquila, el día de mi cumpleaños creo que aguantó toda la comida dormida, pero aparte de contadas ocasiones, y aún siendo ella muy apañada, tengo la sensación de que cuando como no saboreo, no me relajo. Ella come, yo estoy pendiente de ella y entre tanto yo intento probar de aquí y de allá siempre bajo el factor de “su necesidad”. La mayoría de veces sé que es sólo cosa mía, ella está tranquila, sentada, comiendo, pero yo no puedo evitar estar más pendiente de lo que ella hace, que de lo que yo estoy comiendo. Mi gen maternal me impide relajarme y centrarme en mi comida.

Y no me quejo, no es una queja, es una apreciación. Cosas y circunstancias en las que nunca pensé y que son tan reales como la vida misma.

Porque desde que soy madre tengo la sensación de que el tiempo va a otro ritmo, lento pero rápido, corriendo a todas partes, pasando muchas cosas por alto y disfrutando muchísimo de otras.

Es una especie de cámara rápida dentro de una cámara lenta, ¿conocéis la sensación?

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Curva larga de la glucosa

Había oído soltar sapos y culebras sobre esta prueba. Nauseas, vómitos, malestares, eran algunas de las perlitas que había escuchado relacionar con la curva larga de la glucosa. Hace un par de semanas ...

Recomendamos

Relacionado

maternidad reflexiones

Mi antes y mi después de ser madre

Ser madre es un punto de inflexión irremediablemente, ya que una vez que te conviertes en madre, quieras o no, tu vida cambia. No voy a decir que para bien o para mal, esto último espero que solo se piense en momentos de desesperación, simplemente tu vida pasa a ser diferente, por poderosas razones. Y es que tener un hijo no es pecata minuta, no solo por las responsabilidades que supone, sino por ...

Ser madre.

Ser madre. Ser madre es todo un acontecimiento, un suceso caoticamente hermoso, cuando vez a esa pequeña peraonita llena de inocensia es cuando mejor descubres el sentimiento lleno de amor puro y sincero, ese sentimiento que te llevaras hasta la eternidad, sabes que estas ammando a alguien fuera de ti, pero es tu vida y defenderas a como de lugar, por que ser madre es todo un privilegio, es aquel ...

MATERNIDAD VIDA bajamaternidad ...

SER MADRE TRABAJADORA, SER MUJER

He tenido la suerte de encontrarme en una situación privilegiada y haber podido disfrutar de mi hija 24 horas al día durante su primer año de vida. No he tenido que acogerme a bajas de maternidad de duración ofensivamente ridícula, ni luchar con empresas que ponen impedimentos a sus trabajadoras a la hora de conciliar. Estoy agradecida a mis circunstancias por haber podido disfrutarla tanto y tan ...

general amamantar biberón ...

Antes de ser madre

Llevo dos días metida en una polémica de Facebook a cuenta de la lactancia materna. Vaya por delante, como ya dije en otro post, que me importa muy poco lo que cada madre decida que es lo mejor para su hijo. No juzgo a la madre que decide dar el biberón, pero tampoco me gusta que me juzguen a mí. La polémica surgió a raíz de una foto, en la que una bailarina portaba a su bebé en un fular, posando ...

general abuelas familia extensa ...

PERSPECTIVAS SOBRE LA MATERNIDAD. RECORDANDO EL HOSPITAL

Este tema me trae recuerdos.... Recuerdos que plasmé en un post: Cuando todo se va de madre... ¡Prohibido visitas!! Así que ya os podéis hacer una idea de que durante el parto y el postparto tuve que complacer y aguantar ese tipo de visitas que volveré a prohibir, aunque esta vez de manera tajante, si tengo otro hijo. Pero no hemos venido a hablar de mí ni de cómo me agobia tener a gente rodeando ...

Uncategorized

Cómo ser madre ha mejorado mi calidad de vida

Hoy, la mini cumple un año. Un año ya! Madre mía, ¡cómo pasa el tiempo! He leido mucho y sigo leyendo articulos y libros sobre cómo la maternidad empeora la calidad de vida. La que más “escándalo” ha hecho es Samanta Villar con su libro “Madres hay más que una” (si te interesa leer su libro, lo puedes comprar aquí). Por Internet, puedes ver entrevistas y testimonios dónde d ...

Diferencias y semejanzas

Soy de las que opina que no hay una verdad absoluta, y que en el tema de la maternidad hay tantas formas de criar y educar como madres e hijos hay. Yo me he leído varios libros con formas de ver la crianza de los hijos muy diferentes, de Carlos González me he leído: Bésame mucho Un regalo para toda la vida Mi niño no me comeReconozco que los tres libros los he leído en distintos momentos en los q ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

LA SOLEDAD DE SER MADRE

Para mi ser madre es algo maravilloso, es una experiencia indescriptible. Es amor en estado puro, permanente e incondicional. Desde mi punto de vista no ha habido pérdida de calidad de vida ni nada que se le parezca, yo ya sabía donde me metía. Cierto es que ha habido cambios, pero la vida es eso al fin y al cabo. Un cambio permanente de circunstancias, situaciones, crecimiento y enriquecimiento, ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

¿De verdad quiero ser madre?

Dar el paso hacia una posible maternidad (o paternidad) puede ser muy fácil o no serlo tanto. Es una decisión muy importante, no hay nada comparable, es un acto de profundo amor pero también una gran responsabilidad. Encontrar el momento perfecto es complicado, por no decir imposible. Siempre puede haber algún factor que haga que echemos el freno, que queramos esperar a “x” o a “y” para encontrar ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Primera parte

Tenía pendiente publicar esta entrada hace ya días, pero la verdad es que entre que me cuesta ponerme delante del ordenador y que no me quiero dejar nada… ¡pues aquí estoy! Casi tres semanas después… En fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Voy a copiar a algunas compañeras blogueras y voy a explicar mi parto en dos partes, para no hacerme pesada (y para no dejarme detalle). Allá v ...