Padres

La Vera Donna Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

Mi puerperio y las visitas

Después de mi parto tan largo y complicado, recibí muchas visitas durante mi estadía en el hospital, me sentía tan agotada, y ni siquiera tenia conmigo a mi bebé, que pensé que recibir visitas en ese momento no era lo mas apropiado, me habían puesto una sonda y tenia tantos dolorosos puntos productos de una episiotomía y un terrible desgarro por el forceps realizado. No me permitían levantar, tenia la tensión arterial por los cielos, y mi esposo, que estuvo conmigo las 24 horas que estuvimos de parto, tampoco había podido pegar ojo, incluso tuvo que irse con el bebé a neonatos para hacer piel con piel, darle el biberón, y estar allí cada tres horas durante el primer día hasta que le dieron el alta y pudo estar a nuestro lado.

© JorgeAlejandro - Fotolia.com

Así que una vez di a luz les pedí a mis amigos que por favor no fuesen a visitarnos, pero algunos se presentaron sin anunciarse y con otros hicimos una excepción, en muchos casos las visitas duraron demasiado tiempo, muchos fueron con sus propios hijos, algunas duraron todo el dia, incluso unas mas molestas repitieron durante los días que estuve ingresada con el mismo patrón. 

Una situación asi atenta con el libre establecimiento de la lactancia materna, la intensificación del vinculo madre-hijo, estresa a la madre, altera al bebé, amén de que no faltan los que quieren coger al bebé, se adueñan de él, y "como no llora" no te lo dan aunque lo pidas, lo que puede ocasionar que el bebé sufra bajas de glucosa por no comer a tiempo. Todo esto nos pasó con nuestro bebé, cuando al fin logré recuperar a mi hijo, tras un "no seas posesiva", "estas loca con ese bebé", "déjamelo a mi que no lo he cogido", "dormir también alimenta" y mi esposo con un "anda cógelo que no es un cerebro" le ofrecía el bebé a todo el que llegaba, algunos eran sus compis de trabajo a los que ni siquiera conocía.Y claro después de todo esto ya el pobre niño estaba muy débil para mamar, tenia un hambre atroz y no lograba engancharse, habían pasado muchas horas desde la última vez que había mamado, al menos esa fue en calma aprovechando que mi esposo se había llevado a todas las visitas para ir a comer.

Algunas cosas que aprendí con mi experiencia y recomiendo ampliamente para evitar que te pase algo así las puedes leer aquí.

Como me había olido el percal, le escribí a una amiga que quería venir a visitarnos, porque ella es pro lactancia y necesitaba desesperadamente alguien que me apoyara. Mis otras amigas y conocidas que se habían presentado eran pro biberón a ultranza, muchas no pudieron amamantar, y defendían lo que conocían, lo que les había funcionado o lo que se les hizo mas cómodo. Pero yo estaba segura de lo que quería y de lo que consideraba mejor para el bebé, no ia a desmayar en mi propósito.  Durante la mañana había una enfermera maravillosa, que sacaba a todos de la habitación se sentaba conmigo a explicarme como poner al bebé, me daba tips y recomendaciones y sobre todo, transmitía paz, confianza, con ella me sentía segura y relajada y confiada en que lo iba a hacer bien. Pero por la tarde el panorama cambió, las enfermeras eran mas jóvenes, mas estresadas, los niños de  toda la planta lloraban y estaban muy liadas, la crisis de hambre de mi bebé ocurrió justo cuando estaban realizando el cambio de guardia, y no había nadie que pudiese venir ante mi pedido de "por favor que alguien venga que no logro que mi bebé se enganche al pecho y tiene mucha hambre".
Al fin llegó mi amiga, pero las otras estaban aún allí con sus maridos e hijos, algunas se iban y luego se regresaban, los hijos de algunos correteaban por la habitación, era un circo, todos opinaban, todos sugerían biberón, me pusieron nerviosa, no lográbamos enganchar al bebé, me senté en una silla, me pasaron a un sillón, luego a un sofá, luego insistieron en que me tumbara de lado para darle el pecho acostada, con una sonda puesta, sin ropa interior pero si un empapador lleno de sangre, mi intimidad quedó relegada al rincón mas olvidado de la tierra, todos en la habitación ya me habían visto todo, entre el desespero por que mi hijo comiera, la vergüenza, el pudor, el cansancio y el "lárguense todos ya", comencé a llorar, y mi esposo estalló también y comenzó a gritarme que le diera un biberón al bebé.   Entendí rápidamente que los dos estábamos muy cansados, que en ese momento él no lo entendería, asi que le pedí por favor con serenidad, que sacara a todos de la habitación, que me quedaría solo con dos de mis amigas, una pro lactancia y otra que no pudo amamantar pero que me respetaba, y llamamos a las enfermeras, ya era el nuevo turno y pudo venir una.
Después de esa noche pude amamantar a mi bebé, con complicaciones, mi hijo tuvo un enganche dificil hasta varios meses después del parto, solo mamaba bien del pecho izquierdo, del derecho no había forma.
El dia que me dieron el alta también recibí visitas, mas cortas, mas agradables y las enfermeras insistieron en que debía comer antes de irme aunque ya tuviese el alta, lo que fue maravilloso, porque pude darle de comer a mi bebé en un entorno ya probado, parece una tontería pero al inicio si eres primeriza, es muy importante.
Una vez en casa, los mismos que hacían acampada en el hospital, insistieron en ir todos los días a casa, llegaban con sus ropas olorosas a tabaco, aunque les explicaba que está contraindicado coger a los bebés en estas condiciones, siempre alegaban que no habían fumado, pero su olor los delataba. Como llegaban alterados del trabajo, le transmitían su inquietud a mi bebé, era llegar ellos y que el pobre comenzará a llorar como loco. Si mi madre lo tenía en brazos, ellos insistían en quitárselo, y obviamente, el bebé lloraba, si el bebé estaba mamando, esperaban ansiosos a que terminara, o a que se quedara dormido para meterlo en su carrito, porque "tenia que dormir allí", un día me cansé y les dije que dejaran a mi niño en paz, que mi hijo no me molestaba, y si no se habían dado cuenta cada vez que hacían eso, el niño se despertaba, lloraba y a nosotros nos daban las 11 o mas de la noche tratando de calmar a un bebé que se ponía muy nervioso. Imagina el mismo panorama todas las noches.  Evidentemente llegó el ofrecimiento de que ella era una experta en hacer dormir a los bebés, y aunque mi hijo llorara un buen rato no me lo regresaba porque ella tenia que hacerlo dormir porque sí.  Decidí pedirle a mi madre que por favor no les abriera la puerta por las tardes, pero mi esposo los recibía con los brazos abiertos por las noches, los consideraba casi de su familia y les tenia un alta estima. Aunque le explicara lo que estaba pasando, no era capaz de entenderlo. El no estaba durante el dia y no tenia la información completa, y aunque se la diera yo, siempre pensaba que exageraba o que juzgaba a la gente porque si. 
Afortunadamente, el resto de mis amigos lo entendió, alguna se disgustó porque no la invitaba "a tomar un café" y todas las semanas me pedía lo mismo, hubo vecinos a los que les pedí y fui enfática con mi marido, de que les expresara nuestro agradecimiento por querer venir a conocer a nuestro bebé, pero que en ese momento yo no estaba para recibir visitas. Hubo quien se molestó y me dijo que ya no tenia gracia conocerle, que había dejado de ser novedad.  Pero mis amigos, los de siempre, empatizaron conmigo, y esperaron a estar bien de salud, esperaron a que se fueran mis padres, y dejaron en mis manos que les invitara a conocer al bebé. Me enviaban mensajes y preguntaban si podían llamar, fueron las visitas ideales, los mas corteses y educados y sobretodo, entendieron mi situación. Cuando vinieron, traían sus postres, tentempiés, se servían y se hacían su propio café, y dejaban puesto el lavavajillas, ellos me atendieron a mi, yo no tuve que atenderles.
A quien no ha estado en una situación así, puede parecerle exagerado, pero ciertas visitas pueden hacer de tu puerperio y vida en pareja un infierno. Durante el puerperio, tu relación con las visitas dependerá de como hayas quedado después del parto, como estés de ánimo, si estas medicada por alguna situación física o tienes depresión post parto, si has dormido o no, si comes bien, si tu bebé está comiendo adecuadamente, si puedes lograr dormir cuando tu bebé lo hace, si tienes ayuda en casa, de como es tu relación con tu bebé, con tu pareja y tu carácter para dejar las cosas claras, aunque esto ultimo, parece tener mas relación  con las hormonas y la oxitocina, o explotas y mandas a todo el que moleste de paseo, o estas envuelta en una nube de amor y no eres capaz de reaccionar a tiempo.
Tu puerperio es una etapa muy importante, en ella te estabilizas, tu cuerpo vuelve a sus valores normales, algunos necesitaran un poco de ayuda, y tu vuelves a aterrizar en este mundo. Trata de estar tranquila, que nada interfiera en la paz de tu mente, de tu vida, de tu hogar y tu familia. ¡Que nadie te moleste!

Fuente: este post proviene de La Vera Donna, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Vuelta al cole, vuelta al blog

@laveradonna Después de un año tratando de reorganizar mi vida, he decidido volver a escribir en el blog, entre varias razones, como que comienzo a tener un poco mas de tiempo, me encanta plasmar aq ...

Juega con tu hijo cuando esté aburrido

Cotilleando por Instagram, conseguí un video de una madre que se había disfrazado para improvisar un cuento con su niña de 4 años, y su bebé de 1, porque la peque le había dicho que estaba aburrida. L ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

embarazo episiotomía equipo ...

Sexo en el postparto

Cuando tienes un bebé todo en la pareja cambia, todo. Ya no se duerme de la misma forma, las comidas tienen mas pausas, las conversaciones se interrumpen, y así podría seguir, pero creo que todo ya lo sabéis, todo esto se supera y hoy en día pienso que es mas fácil si cuentas con una pareja comprometida, ese que no solo hace el rol de padre cuidando al bebé y ayudándote en aquellas actividades que ...

general

Depresión Postparto: testimonio

No sé si calificaría lo que yo viví como depresión postparto. Pero lo cierto es que no fué agradable durante algún tiempo. Aunque por fortuna duró poco. Cuando me subieron a planta de la cesárea, y me trajeron a mi hija, recuerdo que la miré a la cara y sólo sentí ganas de llorar sin parar. Nadie, ni yo misma, lo vimos raro puesto que es algo "normal" en estos casos. Estás emocionada por ...

dar a luz parto visitas

Las visitas cuando das a luz

Poco antes de grabar el programa de Primerizos, me entrevisté con varias mamás que habían pasado bien por la depresión post parto, bien por lo que se conoce como la tristeza o el agotamiento postparto (éste último, lo sufren más de la mitad de las mujeres que dan a luz) y la verdad es que me sorprendió como, a pesar de las circunstancias personales y genuinas, había algo en común, un tema que exac ...

general bebe desgarros ...

EJERCICIOS POSTPARTO CON TU BEBE

Todas las que hemos sido madres queremos estar en forma lo más pronto posible después del parto. Pero, ¿cómo organizarnos? Los gimnasios no suelen estar pensados para madres con bebés y para poder ir, debemos dejar al bebé con alguien que lo cuide. En esta ocasión vamos a mostrarte cómo puedes combinarlo todo, hacer ejercicios y jugar con tu bebé. Hacer ejercicio con el bebé es la mejor opción pa ...

general cuidados en el postparto postparto ...

La recuperación postparto: mitos, milagros y realidades

El postparto es una de las épocas más delicadas por las que puede atravesar la mujer. Después de nueve meses de gestación, mejores o peores -para algunas mujeres el embarazo es el estado ideal y para otras es una cadena de males soportados- y un parto vaginal (el trabajo de parto es el mayor esfuerzo que el cuerpo humano realiza-soporta) o cesarea -cirugía abdominal mayor, no es cosa banal-, llega ...

Maternidad

Loca pero funcional: mi postparto

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada Cuando ya has parido sientes que has hecho la parte más difícil. Pero luego viene el postparto y tu vida acaba patas arriba. Estoy en la habitación con Papá Pingu y Pingüinito. Llegan visitas: mi suegro y mi cuñada. Están muy contentos, les explicamos todo. Yo estoy en una nube, aunque me piden que descanse, que debo estar agotada, no ...

general bajar de peso ejercicio ...

TIPS POSTPARTO PARA RECUPERAR LA FIGURA

Seguramente ahora que has dado a luz te ves gorda, y con algo de flacidez, eso es normal, la mayoría de las madres suelen quedarse con algún kilo de más y los músculos de su cuerpo no presentan la tonicidad que tenían antes del embarazo. Pero aunque te veas asi, no debes agobiarte o apresurarte en realizar ejercicio o dieta de adelgazamiento. Perder esos kilos de más es mucho más fácil de lo qu ...

general familia otros ...

Consejos de belleza para el embarazo y postparto

En más de una ocasión hemos hablado sobre la importancia de cuidarnos y de sentirnos bien para poder cuidar de los nuestros. Hoy sigo recordándooslo, y muy especialmente a las que vais a ser mamás próximamamente  o lo habéis sido hace poco.  Esta entrada de hoy va dirigida a vosotras, con consejos de belleza para el embarazo y postparto. La especialista en belleza Myriam Yébenes, en su libro " ...

bebe Depresión depresión postparto ...

Depresión postparto... Que paso?

Hola chicas y chicos tenemos nuevo post (si, por fin) jaja pero es que creanme a veces me cuesta, por que estoy de aquí para allá, Baby Summer a veces no deja hacer nada, pero así es la vida de mamá, a veces aquí, a veces allá, pero intentaré sacar nuevos post mas seguido. Bueno, lo intentare... Bien vamos al tema, por que esto no te lo dicen, raras veces te cuentan como la pasas... Pues estas súp ...