Padres

La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 6 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

Mis hijos se duermen solos, ¡todo llega!

Como dice la canción a dúo de Natalia La Quinta Estación y Jaime Melocos...

"Nunca pensé que llegaría, nunca creí en este momento..."
Pero ha llegado. Seis años después de comenzar nuestra andadura como padres, de rendirnos a los pequeños pies de nuestro bebé, de renunciar a prejuicios y falsas creencias cometiendo ese gran pecado que es meter al niño en la cama, seis años de colecho por partida doble... Seis años después, por fin recuperamos el espacio total de nuestra cama. Seis años después, por fin Iván duerme solo.
Bueno, no se duerme solo. Se duerme en su cama y sin nosotros, que para el caso es casi lo mismo. Eso sí, junto a su hermana, Iván es un niño muy sensible que necesita mucho contacto físico. Su hermana es más independiente pero siente total adoración por su hermano, y como son Zape y Zipi, donde duerme el uno, duerme la otra. Y si es pegados, enmarañados, revueltos y enroscados uno encima del otro, mejor.
A lo largo de estos 6 años son muchas las noches que intentamos que Iván durmiera solo. Por todos los medios. Ha sido misión imposible. Lo que nos había funcionado hasta ahora es que que se quedara dormido con nosotros en el sofá y luego trasladarlo. Yo no me complico en esto del sueño, lo que quiero es descansar y que él descanse, no me vale imponer rutinas a la fuerza, a base de llantos y gritos, de miedos.
No nos funcionó en su momento acostarlo en su cama y acompañarlo hasta que se durmiera. Era más fácil que nos quedáramos dormidos su padre o yo antes de que se durmiera él, y en caso de que se durmiera él primero, activaba el radar que lo despertaba a nuestro mínimo movimiento.
Hasta hace unos meses nos rendimos ante la evidencia de que Iván necesitaba dormir acompañado para tener un sueño tranquilo y feliz, él y nosotros. Esto nos ha llevado a colechar hasta entonces en nuestra cama y, a medida que los niños iban creciendo -porque la evidencia también dice que si el hermano mayor duerme en la cama de papá y mamá, la hermana pequeña no va a ser menos, y viceversa- y ocupando más espacio, el descanso por parte de sus sacrificados padres era poco viable. Vamos, que papá acabó durmiendo en el sofá o en la cama de Iván mientras yo dormía entre dos enanos que me clavaban cabezas, codos, culos y rodillas en cada rincón de mi cuerpo.
Antía es harina de otro costal. Con ella he colechado por el simple hecho de que es lo que quería, tenerla cerca, sentirla, antenderla cuando me requería sin necesidad de levantarme de la cama. Pero es una niña que no ha demandado tanto contacto como su hermano, de haber querido yo podría dormir sola desde muy pequeña, y cuando pasó a la cama hace unos meses siguió durmiendo, como si no hubiera cambiado nada.
Siempre he tenido muy presente la necesidad de respetar los ritmos de mis hijos. Tenía claro que cuando estuvieran preparados para dormir solos, lo harían, y no sería de golpe sino progresivamente. El primer paso fue estrenar la habitación de Antía. El segundo, esperar a que se fuera el frío -para ahorrar en calefacción, básicamente- y el tercero, proponerles dormir juntos. Y así lo han hecho todo el verano, eso sí, durmiéndose primero en el sofá y trasladándolos cuando estuvieran en fase de sueño profundo, para evitar que se despierten.
En verano no hay prisas ni rutinas que valgan. No he querido forzar la situación sin justificación. Pero llega septiembre, empieza el curso y toca madrugar para ir al colegio. El cuento cambia.
Y de repente me encuentro con dos niños que cuando les digo "a la cama", se van a la cama. Vale, no es tan idílico, los primeros días tardaron una hora en dejar de hacer el indio y dormirse, pero aquí una se ha hecho íntima amiga de Job y, activando mi modo Zen, decidí tener paciencia y pensar que, tras un verano de juerga y trasnoches, no se iban a ir a las 9 de la noche a la cama el primer día.
Así fue. Poco a poco, día a día, es menos el tiempo que pasan haciendo el indio antes de dormirse. Los acompaño a la cama, besito de buenas noches, me sobornan con sonrisas y porfavores para que les cuente otro cuento, les deseo felices sueños y hasta mañana.


Hace unos días le decía a papá... "nunca creíste que llegaría este momento, ¿verdad?", me preguntó qué momento... "pues este, el de dejar a los niños en la cama sin esperar a que se duerman, que se duerman solos y que sean las 10 de la noche y estemos solos en el salón, viendo la tele, como cuando no éramos padres". Si es que todavía no me lo creo, aunque tampoco lo disfruto mucho, caigo roque en cerocoma, pero al menos no cabeceo suplicando que se duerman ya.
Estamos en ese punto de establecer la rutina, dicen que se tardan 21 días en que el cuerpo interiorice las nuevas costumbres, cada vez vamos mejorando tiempos y va siendo todo más fácil.
Es verdad. Todo llega, tarde o temprano. Seis años pueden parecer una eternidad, pero en realidad se me han pasado volando. Y sí, lo confieso, sigo echando ser testigo de los sueños de mis hijos, sentir su calor, ser sus caras lo primero que veo al despertarme, besarlos cuando sus rostros desprenden esa inmensa paz y ternura mientras duermen. Pero agradezco cada centímetro de mi cama que vuelvo a disfrutar, poder estirarme a placer en lugar de dormir con medio cuerpo fuera de la cama. A lo que no acabo de re-acostumbrarme es a los ronquidos de papá, que tras tanto tiempo castigado en el sofá, ha vuelto a la cama.
Eso sí, el que está feliz cual perdiz de haber recuperado su lugar favorito para dormir es Munki. Y es que el colecho en mi casa comenzó mucho antes de que llegaran nuestros hijos.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general #unidasdecorazón bañarsesolos ...

Enséñale a tus hijos a bañarse solos en 3 etapas

Mi hijo mayor tiene 9 años y se baña solo desde antes de los 6. Mi hija menor va a cumplir 5 y, poco a poco, le estamos enseñando. La clave, en mi experiencia, es prepararlos de a pocos. La forma como mi esposo y yo lo hicimos fue muy paulatina. Podríamos dividirlo en tres etapas, pero la transición de una a otra dependerá de cada niño o niña. Primera etapa: Conociendo mi cuerpo (0 ? 2 años aprox ...

celulitus facial clínica emergencia ...

Internada por primera vez

Luego del año nuevo pasamos una situación bastante complicada, tan complicada que mi hija termino internada tres noches, entrando el martes 2 de enero a emergencias con el rostro hinchado. Hasta el día anterior no teníamos idea de lo que estaba sucediendo, habíamos hablado con el pediatra porque habíamos detectado una pequeña hinchazón, pero por lo visto nada complicado, solo tuvimos que aplicar u ...

general amantar colecho ...

¿Qué es el colecho?

Muchas mamis habrán leído en varios blog,paginas de facebook de otras mamás hablar del colecho, y se habrán preguntado que es el colecho?,he leído varios artículos en Internet y rescate lo mas importante ,pues bueno aquí explicaremos un poco sobre lo que es sus beneficios,desventajas y recomendaciones. El colecho o cama familiar es una práctica en la que los bebés o niños pequeños duermen con uno ...

Dormir y Colecho Pequeñas terremoto cama familiar ...

Mi desamor con el colecho

Soy una fan del colecho. Defensora que es una maravillosa manera de dormir en familia. Hace ya mucho que contaba que en mi cama somos 4. Como familia fuimos descubriendo el colecho por necesidad, no fue una elección hecha previamente. Mi hija mayor dormía mal, muy mal. Nosotros intentábamos que durmiera en su cuna, pero conseguirlo era de milagro. Algo así como la ilustración de Super single mami: ...

general dormir y colecho maternidad y crianza ...

Contras del colecho: las caídas

Muchas veces he defendido, desde mi punto de vista y comodidad, el colecho, declarando por ejemplo que en mi cama somos 4. Me encanta que las niñas duerman con nosotros, y que se duerman abrazadas a mi (aunque a la mayor la pasamos después a su cama que está junto a la nuestra) Me encanta no tener que ir hasta otra habitación las 20 veces que la mayor sueña, se revuelve, se queja. Ahora la oigo de ...

general dormir y colecho maternidad y crianza ...

Colechando sin pañal…o como dormir sin mojarte

Cuando llega el momento de sacar el pañal a los pequeños de la casa (mi experiencia por partida doble te la contaba aquí) uno de los grandes “hitos” es sacar el pañal de noche. Hay quien dice que una vez se saca, se saca de día y de noche todo junto (así me dijeron en la guardería con la primera y no hice ni caso), pero generalmente el pañal de noche por lo que he escuchado por ahí, es ...

general cama decoración

Pasar a Leoncito a su habitación 1. Buscando cama

Cada día que pasa veo más cercano el momento de pasar a Leoncito a su habitación, no porque quiera, sino porque parece que él lo está pidiendo... Antes se quedaba dormido cuando nos íbamos a dormir los tres y se levantaba genial, pero lleva unas semanas que al levantarse está de mal humor, como si no le llegaran. Así que empezamos a acostarlo más pronto, se despertaba mejor, pero por la noche grit ...

Guarderia Colegio Educación ...

Mini Thor entra en la escuela infantil

Ya se está terminando el curso, y quizá en la mente solo tenemos las vacaciones, pero Sil viene a contarnos cómo fue la adaptación a la escuela infantil de Mini Thor, por qué estuvo a punto de arrepentirse, y cómo superaron el proceso. Adaptación a la escuela infantil El día 5 de septiembre estaba marcado en mi calendario desde hacía meses. Y no precisamente por una fecha conmemorativa especial, t ...

castigo control nido ...

'Niño malo' o cuando siempre se culpa a los demás 

¿Nunca les ha pasado que cuando tú hijo(a) rompe algo, pierde algo o hace alguna travesura, por tratar de deslindar responsabilidades le echa la culpa a alguien más? Pues a nosotros si nos ha pasado y nos está pasando. No es que mi hija rompa cosas a cada rato o las pierda o nos haga travesuras a cada rato, pero algunas veces, incluso cuando regresa del nido con algún quiñe, golpe o magulladura, a ...

Libros libros para padres

Cómo resolver las situaciones cotidianas con nuestros hijos: de los 6 a los 12 años

Tras su primer libro “Queremos Hijos Felices”, que os presentamos y reseñamos aquí, la psicóloga infantil Silvia Álava presenta “QUEREMOS QUE CREZCAN FELICES. De la infancia a la adolescencia” • Este libro ofrece a los padres una guía de consejos para sus hijos de estas edades. • El manual aborda temas de especial relevancia para entender mejor a los niños y los cambios psicológicos que ocurren en ...