Padres

Blog de NeuroMamá Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

¿Primero tú, o primero tus hijos?

¿Ponerte a ti primero te hace una mala madre?

Esto es lo que se preguntaba una amiga mía en su Facebook hace unas semanas atrás: ¿Primero tú, o primero tus hijos? Es una pregunta válida pues, como mujeres y más aún, como madres - siempre nos enseñan y educan para poner a nuestros hijos primero. Ellos son y deben ser nuestra prioridad siempre, sin importar nuestras circunstancias. Y si en algún momento no lo hacemos, si no los ponemos a ellos antes que a nosotras, seremos juzgadas y catalogadas como malas madres.

Y es que no son solo las historias de amor maternal con las que hemos crecido, esas que ensalzan el amor de una madre hacia su hijo, si no también están los programas de TV donde la buena es una madre abnegada y la mala de la novela no tiene hijos, o si los tiene simplemente los ignora peor que a un trapo; si no, son también los avisos comerciales que subliman y hacen hincapié en el amor y sacrificio de las madres y por supuesto, están nuestros familiares y amig@s que de alguna u otra manera nos señalan y recuerdan que la norma correcta, el deber ser es poner a nuestros hijos primero, siempre.
Happy Woman jumping into the ocean


Por todo esto, para muchas de nosotras, ponernos primero es sumamente difícil y viene con mucha culpa. Pero, como bien señala mi amiga (toda una revolucionaria de la maternidad, dicho sea de paso) es necesario e incluso, saludable ponernos a nosotras primero. ¿Por qué? Por simple lógica: yo tengo que estar bien, para que la gente que depende de mí (léase, mis hijos, y en mi caso particular, marido y hogar) estén bien.

Primero, debo estar bien yo, saludable yo, contenta yo, tranquila y satisfecha con mi vida yo, para poder estar bien con ellos y con el mundo en general. Esto no es ser egoísta, para nada esto es – en mi opinión – ser conscientes de nuestra propia importancia.

Ponernos a nosotras primero, no nos hace malas madres, no nos hace egoístas. Nos hace personas conscientes de nuestro valor. Por supuesto, todo en su real dimensión. Si mi hijo o hija tiene alguna emergencia o está pasando por un momento difícil, naturalmente mi dedicación y atención irá prioritariamente hacia él o ella. Pero, como pauta de comportamiento diario yo debo estar primero.

Nosotras como personas, como individuos, necesitamos nuestros espacios propios y éstos deben ser significativos y respetados. Si nosotras no nos damos importancia y no nos preocupamos por nuestras cosas ¿quién lo va a hacer? Necesitamos ser nuestra prioridad. ¿Cómo pretendemos enseñarles a nuestras hijas a que se amen y respeten, si nosotras no lo hacemos con nosotras mismas? La única manera de enseñar respeto, transmitir felicidad y educar en amor y comprensión es viviendo esa felicidad, sintiéndonos amadas, importantes y haciéndonos respetar.

Primero yo, pues ¿no? O ¿Uds. qué opinan?

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hay días malos

Definitivamente hay días en que los astros se alinean, nuestro ángel de la guarda se toma vacaciones o, nos levantamos del lado incorrecto de la cama, pero son días definitivamente malos. Esta semana ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

abierta

¿Terapeutas con o sin hijos?

Hace algún tiempo, alguien me agredió en el blog con la siguiente perla: "Menos mal que, desde Cristo y San Agustín, siempre hay un hombre iluminado y sin hijos para indicarnos a las madres el camino del amor!" Lo de llamarme "iluminado" y demás, dicha persona sabrá desde qué fantasías y mala uva se le ocurrió. Pero mencionar que no tengo hijos como si ello fuera incompatible ...

sabías qué? animales derechos de los animales ...

12 consejos para que tus hijos sean vegetarianos o coman menos carne

Hace unos días, una madre vegetariana me preguntaba cómo podía hacer para que sus hijos fuesen también vegetarianos como ella. Eso me hizo pensar en el hecho que existen muchas familias con un sólo miembro vegetariano, bien sea el padre, madre, o alguno de los hijos. Esto puede presentar dificultades, malos entendidos, y que el simple hecho de sentarse a la mesa se convierta en una batalla diaria. ...

celebracion con tus hijos primera comunion celebrar primera comunion

6 tips para organizar la comunión de tus hijos

Cuándo queremos agasajar a nuestros hijos siempre buscamos que todo se vea lindo, perfecto y que los chicos se diviertan. En este artículo te daremos algunos consejos para hacer de la fiesta de comunión un éxito: 1 - La ropa y el peinado. Si bien queremos que nuestros hijos se vean impecables, debemos pensar primero en la comodidad de ellos. Sobre todo en las nenas que llevan vestido. No exageremo ...

general bebé crianza ...

Fin de semana ¿con hijos o sin hijos?

En este post he querido describir cómo es un fin de semana con hijos y uno sin hijos. Le he pedido a mi amiga Lidia que nos cuente su finde y describiré cómo ha sido el mío como madre. ¿Tu con cuál te identificas? Un fin de semana sin hijos Hace un tiempo que teníamos Cindy y yo pendiente escribir un post para comparar nuestros fines de semana, y es que el hecho de tener hijos y de no tenerlos te ...

Desarrollo personal bienestar emocional en los niños mis emociones

El amor de tu vida: Carta a mis hijos

Hola mis niños, Hoy es San Valentín, el día del amor. Quizás no recordéis el día de hoy cuando leáis esta carta (quién sabe… ¡quizás ni la leáis porque os parezca demasiado cursi!) pero quiero contaros algo importante. ¿Qué es el amor? ¿Dónde está? ¿Cómo lo encontramos?  Nos cuentan muchas cosas acerca del amor: en las películas, en los anuncios, en los libros, en las canciones, en los centr ...

general recursos aprendizaje ...

La cocina con tus hijos: una asignatura estimulante

La cocina con tus hijos dentro, ¿suena como una pesadilla? Mi primer post en Sentada en mi columpio te convencerá de lo contrario. ¡Verás! El otoño ya ha dejado su huella y el invierno está a la vuelta de la esquina, las tardes son largas e interminables, el frío envuelve las calles de nuestras ciudades y lo único que nos apetece es quedarnos en casa y disfrutar de la familia?pero tus hijos siempr ...

A Debate

Familias smartphone

FOTOS: Campaña ‘Phone Wall’ del Centro de Investigación Psicológica de Shenyang. Últimamente me ha salido una vena antropológica que es especialmente sensible en bares y cafeterías, como si allí y no en otro lugar pudiese estudiar científicamente los rasgos y características de la socidad occiental, la española en concreto, en el siglo XXI. Entre cafés, tartas, helados, cookies, cupcak ...

general

No juguemos con nuestros hijos?

Ser madre es algo maravilloso, fantástico, indescriptible en la vida de una mujer. Es un momento inolvidable que marca nuestra existencia para siempre. Pero esa felicidad lleva intrínseca la creación de un ser inocente e indefenso que dependerá durante mucho tiempo de nosotras. Y no sólo dependen a nivel práctico, vestirles, bañarlos, alimentarlos. Dependen también, y sobretodo, a nivel emocional ...

Familia confianza

¿Confías en tus hijos?

Hoy te quiero preguntar ¿Confías en tus hijos? Parece una pregunta cualquiera y es probable que de primeras respondas que si… pero si realmente nos ponemos a pensar, es probable que la respuesta sea que no. No confiamos en nuestros hijos. Y no confiar en ellos, les provoca muchas inseguridades en su día a día. Y a la larga, en su vida. Cuando constantemente les decimos ten cuidado que tiras ...

castigo control nido ...

'Niño malo' o cuando siempre se culpa a los demás 

¿Nunca les ha pasado que cuando tú hijo(a) rompe algo, pierde algo o hace alguna travesura, por tratar de deslindar responsabilidades le echa la culpa a alguien más? Pues a nosotros si nos ha pasado y nos está pasando. No es que mi hija rompa cosas a cada rato o las pierda o nos haga travesuras a cada rato, pero algunas veces, incluso cuando regresa del nido con algún quiñe, golpe o magulladura, a ...