Padres

La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Si eres madre, te preocuparás...

Desde que te conviertes en madre, desde el mismo instante en que sabes que crece una vida en tu interior, desde ese mismo momento comienzas a preocuparte por ese ser que pondrá tu vida patas arriba.


Y entonces te preocuparás por que todo vaya bien. Te preocupará ese tirón, esa molestia, ese dolorcillo, ese color raro en tu flujo. Te preocupará la primera ecografía, saber si hay latido, cuánto mide, si se está formando correctamente. Te preocupará la segunda ecografía, a pesar de que te digan que todo va bien, te preocupará porque no sabes cómo irá mañana. Te preocupará no sentir sus movimientos, te preocuparán esas contracciones antes de tiempo, te preocupará si tienes diabetes, tensión alta, infección de orina. Te preocupará cualquier cosa que haga peligrar mínimamente el bienestar y la salud del bebé.
Te preocupará el parto, la lactancia, te preocupará saber si lo harás bien, si podrás con ello. Entonces te lo ponen en brazos, y cuando parece que lo peor ya ha pasado, que ahora lo tienes contigo, bajo tu total control, lo que hasta entonces te preocupaba ya no lo hace pero amiga, las preocupaciones no cesan, simplemente son diferentes.
Te preocupará cada llanto, cada gesto, cada ruidito que no entiendas. Te preocupará esa tos, los mocos, las décimas de fiebre, si se alimenta bien, si su peso es correcto, si se está desarrollando correctamente. Te preocupará si es pronto o tarde para que le salga su primer diente, si es pronto o tarde para caminar, si es pronto o tarde para hablar. Te preocupará dejarlo en la guardería porque no te queda más remedio, te preocupará incorporarte a trabajar porque ya no lo cuidarás el 100% de tu tiempo.
Entonces tu bebé camina, chapurrea con su lengua de trapo y está feliz. Pero tú te seguirás preocupando aunque no quieras. Porque ese trocito de carne es lo más importante de tu vida. Y te preocupará cada vez que coja un virus, te preocupará cuando no coma lo que tú esperas, cuando como más de lo que crees, cuando intenta llevarse cualquier objeto a su boca o meter los dedos en un enchufe. Te preocuparás cuando quiera tirarse solo del tobogán, o trepar a lo más alto. Te preocuparás cuando le pegue a un niño en la guardería, en el parque, y te preocuparás cuando sea tu hij@ al que pegan.
Te preocuparás por saber cuál es el mejor calzado, la mejor silla de seguridad para el coche, el mejor colegio, la mejor actividad extraescolar, la mejor bicicleta, el jueguete más entretenido.
Te preocuparás por que crezca sano y feliz. Te preocuparás por darle la mejor educación y el mejor ejemplo. Te preocuparás por hacerlo lo mejor posible y te preocuparás por creer que no lo estás haciendo todo lo bien que esperabas.
Te preocuparás, te preocuparás... ¿Alguna vez no te preocuparás?.


Me queda mucho en este largo camino de la maternidad. Como quien dice aún estoy empezando, y eso que llevo ya seis años en esto y he repetido experiencia... Pero, con todo lo que me queda por delante, aún me siento novata.
Pero si algo tengo meridianamente claro es que se que nunca dejaré de preocuparme. Una madre nunca deja de preocuparse por sus hij@s. Porque cada etapa que cierras cierra las preocupaciones surgidas en ella, pero cada nueva etapa en la vida de nuestros hij@s viene acompañadas de nuevas preocupaciones, ni mayores ni menores, simplemente diferentes. Y tanto nuestros hij@s como nosotros seremos diferentes, pues nadie es igual a lo largo de toda su vida. Los años, las experiencias, las circunstancias nos curten, nos hacen afianzar ideas, cambiar otras.
Te preocuparás cuando tu hij@ empiece el cole. Te preocuparás cuando flojee en los estudios. Te preocuparás cuando se disguste con algún amigo. Te preocuparás cuando quiera decidir por sí mismo y no estés de acuerdo con él. Te preocuparás cuando veas que tu hij@ crece irremediablemente, que cada vez depende menos de ti, te preocupará pensar que ya no te necesite tanto.
Te preocuparás cuando ese niño se convierta en un adolescente. Te preocuparás cuando quiera salir solo con sus amigos. Te preocuparás cuando esté fuera de casa y no sepas a ciencia cierta lo que esté haciendo. Te preocuparás cuando salga por la noche y no sepas a qué hora volverá. Te preocuparán es@s amig@s que no te gustan nada. Te preocuparás con es@ primer@ novi@ que se eche. Te preocuparás si la ropa le huele a tabaco o si viene con un chupetón, o un moratón.
Te preocuparás cuando se plantee su futuro, si decide ir a la universidad, estudiar una formación profesional, dejar los estudios, trabajar o no hacer nada. Te preocuparás por su futuro y su bienestar, sea cual sea su elección. 
Y tu hij@ será adulto, habrá encauzado su futuro pero tú te seguirás preocupando. Te preocupará si termina los estudios, si se va a trabajar fuera, si no puede trabajar en lo que tanto deseaba, si no encuentra trabajo. Te preocupará si le va bien con su pareja, si es la persona adecuada para él. Te preocuparás cuando sufra un fracaso amoroso. Te preocupará que no siente la cabeza. Te preocuparás si se quiere independizar pronto, te preocuparás si con 30 años aún vive contigo.
Te preocuparás cuando su jefe lo putee, te preocuparás si no llega a fin de mes con su sueldo, te preocuparás si lo despiden, te preocuparás si no encuentra trabajo. Te preocuparás cuando decida hacer su vida con otra persona, te preocupará saber si ha elegido a la persona ideal para él. Te preocuparás cuando te haga abuela, te preocuparás si no te hace abuela. Te preocuparás si se separa de su pareja. Te preocuparás si enferma, tenga la edad que tenga.
Desde luego, nunca dejarás de preocuparte. Pero no te preocupes. Porque, afortunadamente, los hij@s no solo dan preocupaciones... Nos dan alegría, nos dan esperanza, nos da felicidad, nos dan el amor más puro y sincero.
Y eso compensa cualquier preocupación y convierte la maternidad en la mejor experiencia de nuestra vida.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general maternidad

¿Y si muero, quién cuidará de mis hijos?

Sé que este tema pone un poco los pelos de punta, por lo menos a mí. Pero creo que no es un tema que haya que dejar de lado. Cuando eres madre tu mentalidad cambia. No quieres dejar solos a tus hijos por nada de este mundo y lo que antes no te preocupaba ahora sí. Antes de ser madre, la muerte la ves como "más de pasada", pero una vez que lo eres, desde el mismo momento que sabes que est ...

hijos madre sobre protectora mamas e hijos ...

Descubre en este test si eres una madre sobre protectora!

Ser madre no es tarea fácil. Es una aprendizaje diario y cuando creemos que ya sabemos todo, nuestros hijos crecen y con ellos cambian los cuidados y preocupaciones. Descubre en este test si eres una madre sobre protectora. A veces pensamos que el reprimir nuestros hijos y hacerlos crecer en una burbuja es lo mas correcto ya que no los exponemos a los obstáculos de la vida. Es importante saber enc ...

bebés maternidad alimentación infantil ...

La primera papilla

Hace 10 días que Gala ha empezado a comer alimentos sólidos. Como es un bebé que se ha alimentado desde que nació con leche materna, no es hasta los 6 meses que la OMS recomienda introducir la comida. Hemos seguido las indicaciones de su pediatra y en primer lugar ha empezado a comer fruta una vez al día, coincidiendo con la merienda. Le suelo preparar dos tipos de compotas. Siempre llevan media ...

amor bebés educación ...

ERES LA MEJOR MADRE

Eres la mejor madre. Sí, lo eres. Y yo también lo soy, y que nadie se atreva a decir lo contrario. La mejor madre para tu(s) hijo(s) eres tú, y nadie más que tú. Eres la mejor madre, imagen de Pixabay Se habla mucho sobre corrientes de crianza, de educación, se dice que esta es mejor que la otra constantemente, nos creemos con la verdad absoluta y con el derecho de opinar y juzgar sobre todo... ¿ ...

andré stern crianza tips para padres ...

Los peligros de ser una madre o padre presente pero ausente

Todos sabemos que un niño/a necesita pasar el mayor tiempo posible con su madre, con su padre. ¿Pero qué ocurre si sus padres están ahí pero en realidad no están, sino que permanecen ocupados física o emocionalmente? Conocer el otro día personalmente a André Stern (te hablé de él aquí), hablar con él y escucharle, me provocó muchos cuestionamientos internos sobre nuestra actitud hacia los niños/a ...

general

La 'Evolución' cuando eres madre

Llevo en mi sangre genes de lirón, por parte de padre, el dormir es sagrado, somos familia de siestas y de levantarnos tarde. Por parte de madre, se levantan al sonido del gallo, no me parezco en nada a ellos. Cuando comencé en este mundo de la maternidad, sabía que sin duda lo que más me iba a costar era eso, el no dormir, o el no poder dormir cuando desease. Minimonster no nos generó grandes pro ...

general artículos

¿ ERES UNA MADRE ZEN O UNA MADRE ESTRESADA?

Ahora que veo todos los días a un montón de mamás cuando dejo a mi peque en el cole, me pregunto cómo pueden ir siempre tan monas y relajadas, yo las llamo "madres zen". No es que antes no las viera o no fueran monas, no. Antes yo salía de casa a las 10?11 después de desayunar tranquilamente, recoger la casa, levantar a la peque, darle el desayuno, arreglarme y arreglarla a ella. Todo e ...

niños reflexiones

Reflexiones durante mi embarazo

Hace ya algunos meses que comencé a escribir este blog. En un principio la finalidad con la que comencé a escribir fue para ayudar, aconsejar, orientar e informar a tod@s aquell@os padres que se podían sentir solos, con fala de información, con necesidades poco cubiertas sobre como afrontar la maternidad etc.... Desde que comencé el blog hasta el día de hoy he tenido demasiados cambios en mi vida ...

crianza positiva

Cómo saber si eres buena mamá

Hace calor, y mi hija está dormida en el auto. La bajamos para entrar a un supermercado, pero ella, sin duda muy irritada no quiere. Y empieza la escedna que todo padre teme: El berrinche en público. Pasaron por mi mente infinidad de pensamientos, pues ante todo soy madre. En esta ocasión actué distinto a lo que seguro hubiera hecho en otro momento de mi vida, alejarme un momento emocionalmente, r ...

madre embarazo

La importancia de una madre: razones principales

El Día de la Madre es un día en que le muestra a su madre (o a la madre de sus hijos) cuán agradecido está usted de que ella esté en su vida. No desperdicies la oportunidad. Si no fuera por tu madre, no estarías respirando ahora mismo. Si nada más, deberías agradecerle por eso. Las madres son la columna vertebral emocional de la familia. Proporcionan el lugar de espera para los sentimientos de to ...