Un Papá en Prácticas Idea guardada 7 veces
La valoración media de 6 personas es: Excelente

‘Playa y montaña': Carta para el futuro

carta


Querida Maramoto:

¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma de historias que dan que pensar; en ocasiones, como es el caso, en forma de  corto dirigido por Emilio Aragón para la Fundación Mehuer que te hace derramar lágrimas.

Las mismas lágrimas que se me acumulan cuando exploto de impotencia tras uno de esos días en los que lloras y lloras sin parar, por todo, rabieta tras rabieta, sin razón aparente (para nosotros, porque tú las tendrás seguro, y muy importantes además), y al final pierdo la paciencia. Y los modos. Y grito. Y me dejo llevar por la ira. Y digo cosas que no pienso ni quiero decir, pero que me salen a borbotones de la boca. Y no hay excusa para ello, por mucho que piense que la mente humana no está preparada para escuchar a un niño llorar sin cesar. Y luego cargo con la culpa sobre la espalda, mientras te porteo a ti en el pecho camino de la escuela, pidiéndote perdón a cada paso, besándote en la cabeza, esperando que entiendas que papá soy yo, ése que te besa y se inventa canciones y no el otro que diez minutos antes había sido poseído por el diablo.

Y pese a todos los besos y todas las disculpas, me es inevitable no sentirme el peor padre del mundo cuando me abrazas y me besas como si no hubiese pasado nada antes de entrar a la escuela, con ese amor incondicional y puro de los niños. No quedarme con mal sabor de boca cuando te veo caminar de espaldas cogida de la mano de la profe y te pierdo de vista por el pasillo. No salir con un nudo en la garganta y las lágrimas asomando tímidamente por los ojos cuando camino hacia el trabajo. No hundirme cuando en Facebook, una amiga, mamá también, pone en mi camino el vídeo que te comparto a continuación. Ese ilusionante viaje a la playa que es la paternidad. Un viaje que nos ha permitido a mamá y a mí cargar nuestras maletas de ilusión y ver las mejores calas del mundo, pero también perdernos por senderos poco transitados, caminos de tierra húmeda en los que los pies quedan atrapados en el fango y la espesa vegetación apenas deja pasar la luz. Y aunque en tu caso la paternidad no nos haya cambiado de rumbo para llevarnos a la montaña de una enfermedad rara, también hemos tenido que escalar nuestras propias montañas, esos ochomiles en los que sientes flaquear las fuerzas y te falta la respiración.

Y llegados a este punto me gustaría poder prometeros, a ti y a mamá, que aunque la carretera a la playa se corte, estaré encantado de escalar a vuestro lado la montaña. Que como dice el vídeo, aunque me lleve un tiempo asumirlo, al final comienzas a pensar que la montaña no es un lugar tan horrible, sólo un escenario diferente. Y que si como acostumbro a hacer esos días en que no dejas de llorar, me paso la vida quejándome por no haber llegado a esa cala prometida, jamás tendré la libertad para disfrutar de todo lo especial que tiene la montaña. Sobre todo si es a vuestro lado. Porque como decía Robert Louis Stevenson, al final “lo importante no es llegar, sino ir”, el recorrido por esos caminos del deseo que tú has ido trazando en nuestras vidas y que tengo que aprender a disfrutar por igual, ya sea paseando por la orilla de un mar turquesa o en una árida ascensión camino de otra de nuestras cumbres.

Te quiere,
Papá



Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzaspaternidad

Recomendamos

Relacionado

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

general andanzas

El día del padre imperfecto: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Ahora todavía no eres consciente, pero pronto empezarás a saber que nuestro calendario está plagado de Días Internacionales de, de Días Europeos de y de Días sin más en los que, nadie sabe muy bien el porqué, se celebra algo. Por regla general, comprobarás que los Días Internacionales y Europeos sirven para reivindicar y recordar cosas (enfermedades, acontecimientos, movimientos ...

Andanzas

Dos años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...

Pedacitos de mi #temadelasemana carta a mi yo del futuro ...

Carta a mi Yo del Futuro #temadelasemana

A día de hoy, puede que más que escribirle una carta a mi yo del futuro le mandara unos cuántos whatsapp. Aprovechando el #temadelasemana propuesto por los papas blogueros voy a ver qué tal se me da hablar con mi yo del futuro: A mi yo del futuro le deseo que siga teniendo mucho tiempo para pasar con las niñas, aunque signifique ir de un lado a otro A mi yo del futuro le pido que recuerde qué es l ...

Andanzas

Sobre el miedo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy te voy hablar sobre el miedo, un sentimiento al que quizás aún no hayas puesto nombre (“Susto, papá, susto”, me dices), pero que ya has empezado a experimentar. Miedo a la oscuridad; miedo a ir a sola a una habitación de la casa distinta a la que están papá y mamá (“Papá, mano”, me reclamas); miedo a los ruidos ensordecedores cuya procedencia no logras ...

general coaching infantil niño interior ...

Día 21: Mi Carta a Papá Noel

Hoy es un día muy especial. Ayer aprendimos a superar la insatisfacción. La insatisfacción que tiene mil caras: baja autoestima, orgullo, desagradecimiento, desprecio, soberbia, celos, envidia, competitividad, sentimiento de inferioridad ? en definitiva, Miedo. Y ya vimos también, hace ya unos cuantos días, la importancia de saber gestionar adecuadamente las emociones. Como os decía, hoy es un día ...

niños pensamientos una mama en el mundo ...

CARTA PARA MI ABUELO.

Hoy hace 9 años que te fuiste de mi lado. Aunque cada día te recuerdo, tu presencia me falta y eso duele mucho. Me criaste como una hija e incluso me trataste igual o mejor que a uno de tus hijos. Sé que criar a un hijo no es igual que a un nieto, pero aun así te siento como mi padre, un segundo padre. Tú me enseñaste muchas cosas, contigo pase ratos inolvidables y días especiales. Aún recuerdo cu ...

Andanzas

Nunca dejéis de mirar a ver si puedo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy vengo a hacer una cosa que a los adultos nos cuesta horrores, imagino que por orgullo y vergüenza, por no encontrar las palabras, que es lo que le suele pasar a tu papá en prácticas cuando se da cuenta de que ha metido la pata y ha tocado fondo. O puede ser, como escribía Patxo Unzueta, que nos cueste tanto por esa tragedia que nos supone “la imposibilidad de volver atr ...

general adoptar perro huellas invisibles ...

Carta para Alfredo

Cartagena, 4 de abril de 2015 Querido Alfredo, Te mandamos a Otto, un perrito de menos de 4 meses que encontré hace apenas cinco días en la calle y que me ha robado el corazón. Estaba sólo, perdido y asustado y no quiso comida cuando se la ofrecí. Sólo reaccionó con lametones después de un rato de cogerle en brazos para llevarle al veterinario. El pobre estaba lleno de garrapatas tan grandes ...

general andanzas caminos del deseo ...

Los caminos del deseo: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hace algunos meses, mientras leía (uno de esos placeres para los que cada vez tengo menos tiempo), me topé con una frase que inmediatamente quise guardar marcando la página del libro. Esa frase hablaba de los caminos del deseo. Cuando leas esto quizás aún no hayas oído hablar de ellos, pero te puedo asegurar que desde muy pequeña, antes incluso de empezar a andar, cada día eras c ...