Criar en positivo Idea guardada 5 veces
La valoración media de 10 personas es: Excelente

Mi hijo no para quieto un minuto

Mi hijo no para quieto, cuántas veces lo dices al cabo del día ¿verdad?.

¿Mamá, papá, recordáis lo que sentíais por mi cuando era un bebé?.

¿Mamá, recuerdas lo que sentías cuando tu tripa no paraba de moverse y era yo que no paraba dentro de ti?. ¿Recuerdas esa conexión?.

Papa, ¿y tu?, ¿recuerdas esa emoción de tocar la tripa de mamá y sentirme?

¿Mamá, recuerdas cuando estaba dentro y dejabas de sentir que me movía?. ¿Recuerdas lo nerviosa y preocupada que estabas en esos momentos porque tenías la sensación de que algo malo me pasaba?

¿Y ahora? ¿De verdad quieres que me esté quieto?

¿Mamá, recuerdas que te enfadaras y me dijeras durante aquellos días que todavía me tenías dentro de ti  “estate quieto, no te muevas, para ya” cuando no podías dormir por la noche de lo que me movía?

¿Lo recuerdas?, ¿recuerdas todo aquello?.

¿Qué ha cambiado para que a tu hijo con 4 meses o 5 años le pidas constantemente que se esté quieto, que deje de moverse, que se quede a tu lado, que no toque eso o aquello?.

Sigue siendo un niño, se mueve, tira cosas, hace ruidos, salta, chilla, pide constantemente atención. Es un niño. No es un adulto. Los adultos somos nosotros. Y si lo piensas bien, también gritamos, tiramos cosas, hacemos ruidos y les pedimos constantemente atención, incluso mucho más que ellos a nosotros. Nos comportamos igual que lo hacen ellos. Sin embargo ellos, no tienen quejas de nosotros, sus padres. En cambio nosotros, nos pasamos el día quejándonos del poco caso que nos hacen y de lo mal que se portan nuestros hijos. Unos niños.

Somos su ejemplo y un día puede que se parezcan a nosotros. Somos su principal referente.

Sería mucho más bonito y nuestra relación sería mucho mejor, si recuperásemos esa sensación de adoración que sentíamos por nuestros hijos como cuando eran unos bebés. Los mirábamos atolondrados y nos derretíamos a su lado.

¿Añoras esa sensación verdad?

Vamos a hacer un viaje al futuro, ¿me acompañas?.

Imagínate junto a tu hijo dentro de 20 o 30 años, cuando ya sea un adulto.

mi hijo no para


¿Qué crees que recordarás cuando pienses  y vengan a tu memoria los recuerdos de cuando tu hijo solo era un niño?

Será entonces cuando quizás te des cuenta de lo poco que disfrutaste su niñez y su infancia por lo preocupado que estabas por tenerlo todo controlado, porque te hiciera caso, porque no se moviera tanto, porque se portara bien, porque hiciera todos los deberes y aprobara…….

Nos cuesta darnos cuenta del tiempo que perdemos dando más importancia  a las cosas que nos desagradan que por otra parte, lo más  probable es que sean normales y acordes con su edad, en vez de disfrutar de la oportunidad que tenemos y que la vida nos ofrece de conectar y disfrutar con ellos.

¿Somos conscientes de cuantas veces al cabo del día regañamos a nuestros hijos por cosas que de verdad a veces no son para nada importantes y de las pocas veces que nos sentamos a jugar con ellos sin ninguna otra distracción?, ¿o de las que les abrazamos y sonreímos?, ¿o que les decimos te quiero?, ¿o que le dejamos sentirnos como cuando eran bebes?. Nos necesitan igualmente.

mi hijo no para


¿No crees que si en vez de quejarnos tanto  aprovechamos para ver el lado bueno de todo lo que sucede,  las cosas irán mucho mejor?.

Los niños son niños porque deben serlo. ¿Si no son niños y hacen cosas de niños cuando tienen la edad de hacerlo, cuando podrán ser niños? ¿con 30 años?.

Reconozcamos que es complicado con el ritmo de vida que llevamos tener una paciencia infinita, pasarnos con ellos el día jugando y riendo cuando tenemos mil cosas que hacer y mil preocupaciones. Pero es necesario hacerlo, estar con ellos y disfrutar. Si vamos en contra, buscando tener niños estatuas, lo único que conseguimos son niños y padres en continuos conflictos. Niños que luchan con mucha más energía por ser niños y adultos que están mucho más agotados.

Ser padres, entre otras muchas cosas, significa ser compañeros de nuestros hijos.

Sí, compañeros. Creemos como padres que tenemos que tener la sartén por el mango y debemos llevar la batuta y el control, cuando somos exactamente iguales a nuestros hijos.

O es que nosotros como adultos ¿no nos enfadamos, no lloramos, no tenemos una rabieta, no nos descontrolamos y gritamos cuando estamos con más amigos, no rompemos cosas, no nos despistamos y olvidamos nuestras llaves?….. Claro que lo hacemos. Si nuestros hijos nos dijeran todas las  cosas que hacemos mal al cabo del día, no sé quien tendría más cosas que decir a quien.

Tenemos que entender que estamos todos en el mismo equipo y al mismo nivel. Que no somos superiores a ellos. Que cometemos los mismos errores que ellos, o incluso peores. Porque al fin y al cabo los niños gozan de tener esa inocencia que los adultos perdimos hace años.

Para lograr esa conexión de la que hablábamos al principio es necesario entender este principio de igualdad. Ellos aprenden como niños a ser adultos y nosotros como adultos aprendemos a ser padres. Los dos estamos aprendiendo. Es más, no solo les enseñamos nosotros como padres, ellos como niños nos enseñan a nosotros.

¿Qué puede ser más bonito que aprender con tus hijos?

Date la oportunidad de vivir el proceso mientras disfrutas. Da importancia a lo importante. Pon en una balanza lo que de verdad merezca la pena.

Cuando ya esté quieto, cuando se porte bien, cuando no escuches sus saltos y gritos, será adulto y se habrá ido. Disfruta ahora.

Te acompañamos a hacerlo mientras educas a tus hijos con amabilidad y firmeza al mismo tiempo.

Puedes unirte a nuestro grupo de Facebook Educar con Disciplina Positiva

También puedes seguirnos en facebook

La entrada Mi hijo no para quieto un minuto aparece primero en Criar en positivo.

Fuente: este post proviene de Criar en positivo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Crianza responsable y respetuosa

Años atrás, la principal forma de educar a los niños era a través del estilo autoritario y a veces punitivo, los padres y maestros se comportaban de manera arbitraria, controladora, represiva, sin ten ...

El secreto para ser una mamá feliz

Hay momentos en mi vida en que la gratitud se escapa de mi presente. Encontrar gratitud y alegría puede ser difícil cuando estamos constantemente enfrascadas en las luchas de poder en la crianza de nu ...

Recomendamos

Relacionado

Familia disciplina positiva educacion

No hace caso, mi hijo no me escucha

Esta frase la repetimos continuamente entre padres. ”Mi hijo no hace caso y no me escucha, hace lo que quiere”. Estoy casi segura que eso mismo piensan nuestros hijos de nosotros en muchas ocasiones, no me hace caso, no me escucha y hace lo que quiere. ¿Te has parado a pensarlo?, ¿crees que tu hijo puede pensar eso de ti?. Perfectamente pueden pensarlo igual que nosotros. ¿O tu hijo nunca te ha di ...

Artículos

Ayuda a tu hijo a confiar en él

Aparte de los límites y rabietas, una de las grandes consultas que me llegan con frecuencia en las sesiones familiares de los papás y las mamás es: ¿Qué puedo hacer para que mi hijo(a) no se enfade tanto cuando algo no le sale o incluso tire la toalla sin persistir ni siquiera un poquito? Muy a menudo estos comportamientos se ven minimizados cuando el niño/a posee un alto grado de confianza en su ...

Entradas

¡Ayuda!...¡Mi hijo no me comprende!

Pasos para comunicarnos con los chicos (y no tan chicos) en esos momentos de crisis Jane Nelsen, autora de la Disciplina Positiva, escribió sobre los 4 pasos para obtener cooperación de los niños, particularmente los uso para momentos de crisis.Te los planteo de forma sencilla (porque lo son), pero requieren práctica y sobre todo AUTODOMINIO y TIEMPO. Ten en cuenta que si no estás acostumbrada a a ...

embarazo bebes crianza ...

Mi minuto del día...

Hay días en los que no tengo tiempo de grabar, pero a su veces tengo cosas que compartir con el mundo y esos pensamientos me dan vueltas y vueltas en la cabeza hasta que los saco. Siempre fui muy de escribir, en el cole me dieron un premio y todo "sonrisa de orgullo modo On" pero eso que con el tiempo lo vas dejando y cuando te das cuenta no escribes nada....pero nada de nada...creo que ...

Artículos

Mi hijo no quiere ir de colonias

En época de colonias escolares… Me he fijado que cuando se trata de actividades que representan ser divertidas y positivas para nuestros hijos, los adultos tendemos a presuponer que como es algo divertido el pequeño sí o sí va a querer participar. Aveces nos choca mucho cuando no es así y no entendemos el porqué, y hacemos lo posible por convencer incluso aveces obligar al pequeño a realizar ...

Escuela de padres Ser padres

Le pego mucho a mi hijo de 5 años.

“Le pego mucho a mi hijo de 5 años”, es un título llamativo, no he podido evitar que sea así. Es un titular duro, y parecerá a quienes no entren a leerlo una apología del maltrato cuando intenta ser todo lo contrario, la denuncia de una realidad de muchos niños. Una realidad que muchos padres y madres intentan mantener entre las 4 paredes de sus casas y una situación que muchos queremo ...

madresfera Manual de supervivencia MATERNIDAD ...

Mi marido no me ayuda

Mi marido no me ayuda en casa, me cargo yo sola el trabajo de los niños durante todo el día, desayunos, colegios, tardes infinitas, casa, comida, limpieza, médicos... porque cuando él llega ya está "todo hecho", y se limita a tumbarse en el sofá y decirme -¿Qué hay de cena? He tenido un día horrible-, y yo lo miro con cara de pocos amigos mientras tengo al pequeño enganchado a la pierna ...

Crianza Disciplina Positiva

Mi hijo pega ¿qué puedo hacer?

Cuando escucho mi hijo pega, enseguida me llega la desesperación e impotencia que sienten los papás. Se hace muy cuesta arriba abordar la situación con calma, especialmente cuando tu hijo te pega. Cuando un niño te pega una vez y le regañas o le castigas y vuelve a ocurrir, significa que algo estás haciendo mal. Cuando un comportamiento se repite una y otra vez, acaba convirtiéndose en un hábito q ...

General

MI HIJO TIENE PERCENTIL BAJO: MI EXPERIENCIA

Una de las cosas que más preocupa a los padres y madres, sobre todo cuando somos primerizos, es el tema de los percentiles. Nos parece que nuestro hijo tiene que estar en la media y si no es así nos preocupamos, pero ¿hasta qué punto tiene nuestro hijo que estar en la media de la tabla? ¿Cuándo debemos consultar al médico? Os voy a contar mi experiencia con el tema de los percentiles y, en este ca ...

2 a 3 años Bebé Blog ...

Cómo saber si mi hijo necesita lentes

En la mayoría de los casos, los bebés nacen con muy buena vista y así se mantiene por varios años. Pero hay cada vez más casos en que a temprana edad su vista comienza a fallar, situación que puede pasar desapercibida por nosotros los padres si no prestamos suficiente atención. Para los niños más pequeños que todavía no hablan bien o no saben cómo explicar que no ven bien, estas son algunas de la ...