comunidades

Caos y familia

Como es arriba es abajo.
Como es adentro es afuera.
Tabla de Esmeralda

Muchos padres se quejan en consulta del "mal comportamiento" de sus hijos. De que son desordenados, desobedientes, no respetan, tienden a hacer siempre lo que les da la gana... Pero, con sólo unas pocas preguntas, en la mayoría de casos descubro que en estas familias hay muy pocas costumbres, apenas hay hábitos ni horarios establecidos, nadie se encarga de nada en particular, se improvisa continuamente... Y si los padres carecen de un mínimo sentido del orden y la organización (no sólo en casa, sino también fuera de ella), ¿cómo lograrán que sus hijos sean distintos? Muchos niños lo ven claramente y, cuando sus padres los riñen, replican dolidos: "¿Y tú qué?"

Los niños son, como sabemos, grandes esponjas. Absorben, interiorizan, reproducen conciente o inconscientemente mucho de lo que ven, sobre todo en sus seres queridos, en sus personas de referencia. (A los adultos también nos pasa). Tienen además un profundo sentido de la equidad, de la justicia, de modo que no pueden obedecer sin dolor las órdenes que no comprenden, que son arbitrarias o abusivas, dadas "porque sí" y con autoritarismo. Y mucho menos si se las dan personas que no son un ejemplo de lo que mandan. A diferencia de los adultos y los políticos, los niños no soportan las injusticias. Las dobles varas de medir. Los dobles raseros.

Por esta la misma razón, cuando los padres abusan demasiado de estos "atropellos", sus hijos acaban perdiéndoles la confianza, el respeto. Incluso su amor y gratitud inconsciente. De este modo, su tendencia a desobedecer, incluso a rebelarse, crece. Y si los padres insisten en aumentar sus presiones y castigos, la bola de nieve seguirá creciendo y los conflictos se multiplicarán. El problema es que muy pocos padres se dan cuenta, sin ayuda externa, de que fueron ellos mismos los que iniciaron este círculo vicioso con su propia forma de vivir, con sus malos ejemplos.

Para que los niños maduren felices la familia necesita, obviamente, además de amor, cierto orden, ciertas rutinas, pautas, hábitos, límites, horarios... Resulta muy perturbador andar discutiendo a cada paso (con agotadoras negociaciones, reproches, gritos, amenazas, castigos) todo lo relativo a la vida diaria: compras, comidas, sueño, higiene, juegos, quién hará qué, tareas escolares y demás asuntos domésticos. Las costumbres, las rutinas del entorno, junto con el amor, proporcionan seguridad y orden interno al corazón de los niños; los cuales, más tarde, podrán aportar lo mismo a otras personas y ambientes. O dicho de otro modo, la previsibilidad es indispensable para la maduración. Después, a partir de la adolescencia, ya habrá ocasión de prescindir de los límites ya innecesarios.

Ningún ser vivo (plantas, animales o personas) podemos crecer con salud, ni tampoco convivir, en condiciones de inestabilidad y caos. La Naturaleza entera es más o menos cíclica, pautada, ordenada. Los niños, más que nadie, necesitan lo mismo. Y la única forma de proporcionárselo es dándoles ejemplo. Ofreciéndoles el modelo de unos padres capaces de sustraerse en lo posible al caos ambiental de nuestro tiempo (estrés, hiperactividad, dispersión general) y de aliviar, por supuesto, sus propios "desórdenes" emocionales. Cuando lo consiguen, descubren con sorpresa que ¡todo fue siempre más fácil con sus hijos de lo que pensaban!

Fuente: este post proviene de Viaje Interior, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

NOTA: En este artículo entenderemos por "madre" a la figura de apego principal del niño, ya sea la madre biológica o adoptiva, o cualquier otra persona maternante, sea hombre o mujer. El TLP ...

El ser humano está hecho para vivir al aire libre, bajo el sol, para relacionarse, tocarse, sentir y disfrutar de la vida. Pero con las medidas sanitarias para luchar contra la pandemia, todo esto, de ...

por CKS Siempre me he sentido poco. Mis padres no tenían tiempo para mí, tenían otros problemas. En el colegio me pegaban. Mis amistades eran superficiales, me peleaba con la gente, rabiaba por tener ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

crianza neurosis niños

Actualmente existe la creencia de que los padres tienen que ser "amigos" de sus hijos. Y quienes lo consiguen presumen de ser familias "democráticas", de tratarse de igual a igual... Pero muchos sabemos que esto no es lo adecuado. Que los niños necesitan, además de afecto y cuidados, normas, límites, adultos de referencia capaces de ofrecer seguridad, contención y guía. Pero ho ...

alice miller crianza familia ...

A los que tienen padres que no aceptan ni corrigen sus errores. Leyendo algunos blogs de crianza y terapias para madres inspiradas en las teorías de Alice Miller y/o Laura Gutman, etc., leo muy a menudo cómo nos aconsejan "revivir la infancia", "dar voz a nuestra niña herida", "concienciar los introyectos recibidos", etc. Pero a continuación también leo que es impresc ...

educación en casa escuela colegio ...

Saludos queridos padres y madres! La mayoría de los padres se preocupan bastante por la educación de sus hijos. Sin embargo, no todos tienen la misma opinión en cuanto a cómo debe ser su aprendizaje. Resulta sorprendente que, aunque, actualmente, casi todos los adultos que viven en los países desarrollados han recibido su educación en las aulas de un colegio, muchos rechazan ahora esa forma de apr ...

Crianza con apego Entrevista crianza con apego ...

La crianza de los hijos/as es una de las cosas más bonitas que nos pasan en la vida, pero sin duda, nadie dijo que fuera fácil. A menudo, muchas madres y padres, nos encontramos con situaciones que nos desbordan y no siempre sabemos como afrontar. Una de las preocupaciones más comunes de las familias es adquirir herramientas para Educar a nuestros hijos/as sin castigos, amenazas ni gritos. Por ell ...

Disciplina Escuela de padres Psicología Infantil ...

Reforzar y castigar a nuestros hijos es el tema del que nos ocupamos hoy, en el que trataremos cuáles son las mejores formas de premiar o qué conductas deberíamos castigar. Veremos también por qué es mejor incentivar la repetición de una conducta que castigar o de qué modo es posible hacer desaparecer aquellos comportamientos que nos disgustan sin necesidad de castigar. Éste es el tema principal ...

ser madre ser padres general ...

¿De qué sirve sentirme culpable? Esta es una pregunta que me hago justo después de todas y cada una de las veces que me siento culpable, y suelo llegar a la conclusión de que he perdido el tiempo. Me siento culpable por muchas cosas, incluso por cosas que ni siquiera he hecho yo. No sé cómo lo hago pero siempre acabo encontrando la conexión entre el hecho en si y yo misma, y acabo pensando en ...

disciplina positiva crianza crianza positiva ...

Conforme los niños crecen, los padres siempre buscan las maneras de educarlos y criarlos de la mejor manera, no hay un manual de como disciplinar a tus hijos y es normal a veces tener dudas o no saber como guiarlos. Hoy te quiero hablar un poco sobre un método para formar a tus pequeños en base a el respeto y amor, me refiero a la disciplina positiva. Si quieres conocer un poco más continua leyend ...

psicología infantil adolescencia familia ...

"No existe familia perfecta. No tenemos padres perfectos, no somos perfectos, no nos casamos con una persona perfecta ni tenemos hijos perfectos. Tenemos quejas de unos a otros. Nos decepcionamos los unos a los otros. Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin ...

abierta

Este post puede herir la sensibilidad de algunos lectores. Porque cualquiera que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá. Levítico, 20:9 Porque Dios dijo: "honra a tu padre y a tu madre", y "quien hable mal de su padre o de su madre, que muera". Mateo, 15:4 Psicosis (A.Hitchcock,1960) Cuanto más viejo me hago, menos me acostumbro al dolor de mis pacientes. Má ...