Criar en positivo Idea guardada 27 veces
La valoración media de 105 personas es: Muy buena

Estilos de crianza: padres permisivos

La crianza permisiva es un tipo de estilo de crianza caracterizado por bajas demandas y alta capacidad de respuesta. 

¿Cómo son los padres permisivos?

Los padres permisivos, tienden a ser muy cariñosos, pero proporcionan pocas pautas y ponen pocos límites. Estos padres no esperan un comportamiento maduro por parte de sus hijos y, a menudo, los hijos pueden confundirlo más con un amigo que con una figura parental.

A menudo afirman que “los niños son niños”.  Y si bien es cierto que suelen ser cariñosos y amorosos, hacen poco o ningún intento de controlar o disciplinar a sus hijos.

Debido a que hay pocas reglas, expectativas y límites, los niños criados por padres permisivos tienden a luchar con la autorregulación y el autocontrol.



La crianza permisiva

Diana Baumrind, realizó un estudio con niños en edad preescolar y describió tres estilos principales de crianza. Sin embargo, al pasar de los años, otros investigadores de los diferentes estilos de crianza añadieron un cuarto estilo. La crianza permisiva es uno de los estilos de crianza originales descritos por Diana Baumrind.

La paternidad permisiva también es conocida como paternidad indulgente. Los padres que practican este estilo de crianza hacen relativamente pocas demandas a sus hijos.

Según Baumrind, los padres permisivos “son más receptivos de lo que exigen. No requieren un comportamiento maduro, permiten una considerable autorregulación y evitan la confrontación”.



Características del estilo permisivo de crianza

Los padres permisivos:

Tiene pocas reglas o estándares de comportamiento

Cuando hay reglas, a menudo son muy inconsistentes

Por lo general son muy cariñosos y amorosos con sus hijos

A menudo parece más un amigo, en lugar de un padre

Puede usar sobornos como juguetes, regalos y comida como medio para que el niño tenga un buen comportamiento

En casa no suelen tener horarios, ni rutinas

Da libertad, más no pide responsabilidad

Rara vez hacer cumplir cualquier tipo de consecuencias

Los efectos de la crianza permisiva

Los investigadores han descubierto que el enfoque excesivamente relajado de la paternidad permisiva puede conducir a una serie de resultados negativos. Los niños criados por padres permisivos tienden a carecer de autodisciplina, poseen pobres habilidades sociales, pueden ser auto-involucrados y exigentes, y pueden sentirse inseguros debido a la falta de límites y orientación.

La investigación también ha sugerido que los niños criados por padres permisivos:

Muestran bajo logro en muchas áreas: Debido a que sus padres tienen pocas o ninguna expectativa de ellos, estos niños sienten que no tienen nada por lo que luchar. Además, los estudios han vinculado la crianza permisiva con un menor rendimiento académico.

Toman malas decisiones: Dado que sus padres no establecen ni hacen cumplir ningún tipo de reglas o pautas, estos niños tienen dificultades para aprender buenas habilidades para resolver problemas y tomar decisiones.

Muestran más agresión y menos comprensión emocional: Debido a que no aprenden a manejar sus emociones de manera efectiva, particularmente en situaciones donde no obtienen lo que quieren, los niños con padres permisivos pueden tener dificultades cuando enfrentan situaciones estresantes o emocionalmente difíciles.

Son más propensos a la delincuencia: Los estudios sugieren que los niños criados por padres permisivos son más propensos a participar en actos delictivos, tener mala conducta y a consumir de alcohol o sustancias estupefacientes.

Son incapaces de administrar su tiempo o sus hábitos: Debido a la falta de estructura y reglas en el hogar, estos niños nunca aprenden límites. Esto podría llevar a ver demasiada televisión, pasar demasiado tiempo con los videos juegos y comer demasiado. Estos niños nunca aprenden a limitar su tiempo de pantalla o sus hábitos alimenticios, lo que puede llevar a hábitos poco saludables y obesidad.
 


Debido a que la crianza permisiva implica una falta de demandas y expectativas, los niños criados por padres con este estilo tienden a crecer sin un fuerte sentido de autodisciplina. Pueden ser más ingobernables en la escuela debido a la falta de límites en el hogar, y pueden estar menos motivados académicamente que muchos de sus compañeros.

Dado que estos padres tienen pocos requisitos para el comportamiento maduro, los niños pueden carecer de habilidades en entornos sociales. Si bien pueden ser buenos para la comunicación interpersonal, carecen de otras habilidades importantes.

¿Qué puedes hacer para no caer en un estilo de crianza permisiva?

Si tiendes a ser un presa fácil o te esfuerzas por hacer cumplir las reglas, considera buscar formas en que puedas desarrollar hábitos de crianza más autoritarios. Esto puede ser difícil a veces, porque a menudo significa volverse más estricto, aplicar las reglas y poder sobrellevar el enfado de tu hijo.

Te dejo por aquí algunos tips para poner en práctica:

Elabora una lista de reglas básicas: Para que tus hijos sepan cómo deben comportarse, deben comprender claramente cuáles son tus expectativas.

Asegúrate de que tus hijos comprenden la importancia de cumplir las reglas: Las pautas son inútiles a menos que haya algún tipo de consecuencia por no seguirlas. Los tiempos de espera y la pérdida de privilegios son consecuencias lógicas por romper las reglas del hogar.

Se firme: Esta puede ser la mayor lucha para los padres que tienden a ser permisivos, pero es importante. Intenta ser firme y consistente, pero aún amoroso. Ayuda a tus hijos a comprender por qué dichas reglas son importantes dando las explicaciones adecuadas.
Reflexiona

La crianza permisiva puede conducir a una serie de problemas, por lo que vale la pena tratar conscientemente de utilizar un enfoque más autoritario si reconoces estos signos de permisividad en tu propia crianza.

Si tiendes a ser más un padre permisivo, piensa en formas en que puedas ayudar a tus hijos a comprender sus expectativas y pautas, y debes ser consecuente con el cumplimiento de estas reglas. Al proporcionar a tus hijos el equilibrio adecuado de estructura y apoyo, puedes asegurarte de que crezcan con las habilidades que necesitan para triunfar en la vida.

Fuente: este post proviene de Criar en positivo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Crianza responsable y respetuosa

Años atrás, la principal forma de educar a los niños era a través del estilo autoritario y a veces punitivo, los padres y maestros se comportaban de manera arbitraria, controladora, represiva, sin ten ...

El secreto para ser una mamá feliz

Hay momentos en mi vida en que la gratitud se escapa de mi presente. Encontrar gratitud y alegría puede ser difícil cuando estamos constantemente enfrascadas en las luchas de poder en la crianza de nu ...

Recomendamos