comunidades

La manera occidental de criar a los hijos es rara

Cuando estaba embarazada de mi hija mayor, vimos un documento con mi marido sobre la forma de criar en América, África y Asia.

Nos dimos cuenta de cómo solemos sobreproteger a los bebés y niños en nuestras sociedades. Cuando nació mi hija, no entendía porque tenía que poner distancia con ella en todo momento:

déjala en la cuna

decía mi suegra déjala en el carrito

decía mi madre dejala en la guardería

decía la sociedad Y mi pequeño corazón sólo me decía:

Quiero cogerla, abrazarla, estar con ella todo el día, como sea

Yo Y me he sentido muy rara, muy infeliz, porque pensaba que no hacía las cosas bien. Hasta que poco a poco, me dí cuenta que la rara no era yo, sino nuestra sociedad que cria a los bebés de forma muy rara.

Me he sentido muy identificada con este artículo La façon occidentale d’élever les enfants est-elle bizarre ? que he traducido aquí:

Ya sea durmiendo en camas separadas de sus hijos o llevándolos en cochecitos, los padres occidentales tienen ideas inusuales sobre cómo criarlos.

¿Ya está en su propia habitación? es una pregunta que suelen hacerse los nuevos padres cuando salen de la niebla de la vida con un recién nacido. Pero dormir separados de nuestros bebés es algo relativamente reciente, y que no se extiende a todo el mundo. En otras culturas, compartir la habitación, y a veces la cama, con el bebé es la norma.

Este no es el único aspecto de la nueva paternidad que los occidentales abordan de forma diferente. Desde las siestas programadas y el entrenamiento para dormir hasta los cochecitos, lo que podríamos considerar prácticas estándar de crianza son a menudo cualquier cosa menos normales.

En EE.UU. y el Reino Unido se aconseja a los padres que sus bebés duerman en la misma habitación que ellos durante al menos los primeros seis meses, pero muchos consideran que se trata de una breve escala en el camino hacia una guardería especializada.

En la mayoría de las sociedades del mundo, los bebés permanecen más tiempo con sus padres. Un estudio de 2016 sobre los niños que comparten no solo una habitación, sino una cama con uno o más de sus padres, encontró una alta prevalencia en muchos países asiáticos: más del 70% en India e Indonesia, por ejemplo, y más del 80% en Sri Lanka y Vietnam. Los estudios sobre las tasas de uso compartido de la cama en los países africanos son irregulares, pero cuando existen sugieren que la práctica es casi universal.

Debmita Dutta, médico y consultor en crianza de niños en Bangalore (India), afirma que, a pesar de las influencias occidentales, compartir la cama sigue siendo una tradición muy arraigada en la India, incluso en los hogares donde los niños tienen su propia habitación. Una familia de cuatro miembros tiene tres dormitorios, uno para cada niño y otro para los padres, y se encuentran los dos niños en la cama de los padres, dice. Eso también es común.

Compartir la cama es una forma de reducir la carga de los bebés que se despiertan por la noche, dice Dutta. Su propia hija tenía una cama plegable junto a la de sus padres, en la que pudo dormir hasta los siete años. Incluso cuando dejó de tomar el pecho, le encantaba dormir con nosotros en la misma habitación, dice.

La idea de que los bebés no deben despertarse por la noche es un mito cultural, según algunos expertos

En cambio, muchos padres de las sociedades occidentales están recurriendo a métodos de entrenamiento del sueño, cuya versión más extrema consiste en dejar al bebé gritar solo, en un esfuerzo por animar a sus bebés a dormir más tiempo para que sus padres puedan obtener un descanso muy necesario. En Australia, hay incluso escuelas residenciales financiadas por el Estado en las que los padres pueden inscribirse para enseñar a sus hijos a dormir.

El fomento de la independencia temprana concuerda con el individualismo típico de la cultura occidental. Por eso, compartir la cama puede parecer a algunos como una rendición ante su hijo, y animarle a seguir dependiendo de sus padres. Pero los padres que, como Dutta, tienen una mentalidad más colectivista, no suelen verlo así. Si les das un poco de confianza en sí mismos y de independencia, se separarán de ti, dice. No se quedarán contigo para siempre.


Los factores culturales no sólo afectan a dónde duermen los bebés, sino también a cuándo y cuánto duermen.

Una investigación realizada por Jun Kohyama, director ejecutivo del Centro Médico Urayasu Ichikawa de la bahía de Tokio, y sus colegas, descubrió que los bebés de Japón tienden a dormir menos la siesta que los de otros países asiáticos una vez que alcanzan los tres meses de edad, quizás, dice, porque el sueño se considera una actitud perezosa en Japón.

Kohyama también descubrió que los niños de los países asiáticos tienden a quedarse despiertos hasta más tarde que sus homólogos de los países predominantemente caucásicos. Cree que los padres que quieren pasar tiempo con sus hijos por la noche son en parte responsables de ello. El hecho de compartir la cama -la norma cultural en Japón- también podría ser un factor. Los padres sienten que su bebé es parte de su propio cuerpo, dice.

Aunque, al igual que en el Reino Unido, la Academia Americana de Pediatría aconseja a los padres compartir la habitación con su bebé para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), advierte del peligro de compartir la cama porque se ha asociado a un mayor riesgo de SMSL.

Sin embargo, Rashmi Das, profesor de pediatría del Instituto Panindio de Ciencias Médicas de Bhubaneswar y autor de un estudio sobre la seguridad de compartir la cama, afirma que la falta de investigaciones de calidad sobre el tema hace difícil decir si compartir la cama por sí mismo aumenta el riesgo de SMSL en ausencia de otros factores de riesgo como el tabaquismo y el consumo de alcohol. No pudimos decir si compartir la cama realmente aumenta el riesgo de SMSL, dice Das.

Los estudios sobre el tema proceden principalmente de países de renta alta, donde compartir la cama es menos habitual. Sin embargo, los países de bajos ingresos, en los que es tradicional compartir la cama, también presentan algunas de las tasas de SMSL más bajas del mundo.

El porteo permite a los padres tener a sus hijos cerca durante el día

No parece ser una simple cuestión de geografía: cuando alguien que vive en Occidente ha importado sus prácticas culturales de otros lugares, trae consigo el menor riesgo de SMSL. Las familias de origen paquistaní que viven en el Reino Unido, por ejemplo, corren menos riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante que las familias británicas blancas, aunque las madres suelen compartir la cama con sus bebés.

Las prácticas culturales se asocian con el menor riesgo de SMSL, afirma Helen Ball, profesora de antropología de la Universidad de Durham y directora del laboratorio de sueño de padres e hijos de esta universidad. Las madres de origen paquistaní de Bradford tienen mayores tasas de lactancia materna y son menos propensas a fumar, beber y poner a sus bebés a dormir en una habitación separada, factores todos ellos que se sabe que reducen el riesgo de SMSL.

Das dice que le gustaría que se fomentara el compartir la cama, pero con una advertencia: las personas que comparten la cama no deben fumar, no deben tomar alcohol, no deben ser muy obesas. La organización benéfica británica para la prevención del SMSL, The Lullaby Trust, ofrece consejos a los padres que quieran hacer de su cama una superficie de descanso segura para su bebé.

De la misma manera que el hecho de compartir la cama mantiene a los bebés cerca durante la noche, el uso del portabebés los mantiene cerca durante el día, cuando los padres están haciendo recados o trabajando en casa. Más que una nueva tendencia, llevar al bebé es algo que el ser humano lleva haciendo desde el principio de los tiempos. No fue hasta que los cochecitos se popularizaron en la época victoriana que los fulares portabebés tradicionales dejaron de ser habituales en algunos sectores de la sociedad occidental. En el resto del mundo, parece que hay casi tantas formas diferentes de llevar a un bebé como culturas.

Incluso los padres que no utilizan una mochila portabebés habrán notado el efecto calmante instantáneo de coger a su bebé y moverse con él. Saben intuitivamente que este tipo de movimiento rítmico, entre 1 y 2 hertzios, tiene cierto poder tranquilizador en un bebé, dice Kumi Kuroda, del Centro Riken de Ciencias del Cerebro, en Japón.

Kuroda empezó a estudiar los efectos fisiológicos de llevar al bebé cuando descubrió que las investigaciones anteriores, que utilizaban los diarios de los padres en lugar de mediciones fisiológicas en tiempo real, no habían encontrado ninguna correlación entre el tiempo que se llevaba a los bebés y cuánto lloraban. No puedo estar de acuerdo con eso, dice.

Su investigación demostró que llevar a un bebé reduce su ritmo cardíaco y sus movimientos, así como la cantidad de llanto que realiza. Dice que investigaciones posteriores demostraron que el movimiento sin sujeción, como llevar al bebé en un cochecito o en una silla de coche, así como la sujeción sin movimiento, también calman al bebé con el tiempo, pero funcionan más rápido en combinación.

El contacto estrecho, día y noche, es lo que esperan los bebés, biológicamente hablando. En sus primeros meses, necesitan ser alimentados con frecuencia, las 24 horas del día. Aunque el ritmo circadiano del bebé se desarrolla y su sueño empieza a consolidarse durante la noche, es normal que se despierte durante la noche al menos durante el primer año.

En Occidente, existe la creencia cultural de que los niños que duermen solos serán más independientes

La biología de los bebés no ha cambiado drásticamente a lo largo de cientos o miles de años, afirma Ball. Pero nuestra cultura ha cambiado drásticamente, y nuestras expectativas sobre los bebés y los padres han cambiado drásticamente en unas pocas décadas.

Pero la idea de que despertarse por la noche es normal no es el mensaje que los nuevos padres occidentales reciben de la familia, los amigos y la cultura en general. Hemos desarrollado una especie de mito cultural según el cual los bebés no deben despertarse por la noche, dice Ball.

Ese mito tiene consecuencias. Los trastornos del sueño en la infancia se han relacionado con la depresión posparto. Pero Ball afirma que intentar arreglar el sueño de un bebé no es llegar al corazón del problema; en cambio, apoyar directamente a los padres es más probable que mejore su salud mental.

Los padres que están deprimidos experimentan los problemas de sueño de su bebé con más intensidad que los demás, dice. Nuestro argumento es que en realidad hay que arreglar lo que pasa por la cabeza de los padres, hay que apoyarlos para que piensen de otra manera. Creó la Fuente de Información sobre el Sueño del Bebé para proporcionar a los nuevos padres información precisa sobre el sueño del bebé.

La idea de que los bebés mayores deberían ser capaces de dormir toda la noche proviene de una investigación realizada en los años 50, que demostró que, de un grupo de 160 bebés que vivían en Londres, el 70% empezaba a dormir toda la noche a los tres meses.

Sin embargo, los investigadores definieron el sueño como el hecho de no despertar a los padres con llantos o alborotos entre la medianoche y las 5 de la mañana -lo que dista mucho del periodo ininterrumpido de ocho horas al que aspiran muchos padres primerizos-, y no como el hecho de que los propios bebés hayan dormido durante ese periodo. En cualquier caso, el 30% de los bebés no habían empezado a dormir más tiempo a esta edad, y la mitad de los bebés que dormían hasta tarde volvieron a despertarse por la noche más tarde en su primer año.

Un estudio reveló que llevar a un bebé en brazos puede reducir su ritmo cardíaco y la cantidad de llanto

Incluso ahora, la mayoría de las investigaciones sobre el sueño infantil se centran en un subconjunto específico de la población mundial. Gran parte de las investigaciones de las últimas décadas se han centrado en los bebés occidentales, afirma Ball.

Si bien es cierto que existen diferencias entre culturas en cuanto a la forma de cuidar a los bebés, también hay muchas diferencias entre los países de cada región. No todos los occidentales piensan que lo ideal es que el bebé duerma en su propia habitación. En un estudio, por ejemplo, los padres italianos describieron esta práctica como indeseable.

Las circunstancias personales desempeñan un papel importante en el cuidado de los bebés, y cada padre encuentra su propia manera de hacer las cosas. Todas las familias son diferentes, por lo que se acepta una gran diversidad, dice Kuroda.

Por su parte, Kuroda ha estado durmiendo con sus cuatro hijos para adaptarse a estar lejos de ellos durante el día. Trabajo a tiempo completo y si estoy separada toda la noche, es muy poco tiempo para el bebé. Podemos comunicarnos intensamente, incluso por la noche. Es una comunicación real y un tiempo juntos.

Pero dice que, como con cualquier opción de crianza, la gente debe encontrar lo que funciona para ellos y su bebé, en lugar de preocuparse demasiado por lo que hacen los demás. Creo que el padre y el bebé pueden adaptarse el uno al otro, dice. Es como un tango.

La clave para pensar de forma diferente es recordar que los bebés no están ahí para manipularnos, por muy tentador que sea verlo así a las 3 de la mañana. Lo que realmente necesitamos con los bebés es dejar de pensar en ellos como jefes difíciles de complacer, dice Dutta. Son pequeños seres indefensos que han venido al mundo, y tenemos que mirarlos con empatía y compasión.

Fuente: este post proviene de Ekobebia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Blog SMSL sueño

Seguro que te estás  preguntas ¿Cómo debo acostar a mi bebé en la cuna? ¿Qué postura es mejor: hacia arriba, de lado, …? Estoy segura que si estás leyendo este artículo es porque tienes curiosidad en conocer la respuesta correcta y tener garantías para acostar a tu bebé en la cuna. Hasta ahora habrás oído un montón de historias y recomendaciones de padres, amigos, abuelos, tíos, vecinos… de cuál e ...

crianza maternidad reflexiones

He escuchado muchas veces de boca de madres añosas, como un tópico, o casi como una verdad irrefutable, que no se cria a dos hijos iguales. Y me planteo muy a menudo cuánto tiene esto de verdad, haciendo repaso de mi maternidad. Ahora que el tercero marcha adelante, que he sobrellevado esta dura tarea de ser madre de tres hijos casi en solitario y la gente que me rodea ha sido testigo de ello, s ...

síndrome de la muerte súbita muerte en la cuna autopsia ...

El Síndrome de la muerte súbita en el lactante, o también llamado "Muerte en la cuna", trata de la muerte repentina de un bebé, un hecho inexplicable que ni la autopsia revela la causa. Sucede aun cuando el bebé está totalmente sano, y sus cuidadores lo encuentran sin vida luego de haberlo acostado. Aún en países desarrollados, es la primera causa de muerte en lactantes de 1 mes a un añ ...

Maternidad Crianza

La eterna pregunta de las neuro-madres (y neuro-padres también). ¿Cómo hago para que mi hij@ sea un adulto feliz, próspero, exitoso? ¿Cómo hago para que mi hij@ desarrolle al 100% sus capacidades? ¿Cómo alimento su potencial, su deseo de crecer? Y es que, hoy por hoy – creo yo – es esto lo que entendemos por éxito: personas felices, desarrollándose plenamente en el camino de vida que han elegido, ...

enfermedades lactante muerte subita ...

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) se define como la muerte súbita de un lactante, que no era esperada por su historia y que se queda sin explicación tras un estudio post mórtem que debe incluir una autopsia completa, la investigación del lugar de la muerte y la revisión de la historia médica. La autopsia resulta fundamental para reconocer las causas naturales de muerte súbita, inesp ...

General

Cuando hablamos de Carlos González muchos papás pensamos rápidamente en el libro Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor “, un referente imprescindible sobre todo cuando somos padres primerizos. Carlos González es Doctor en Pediatría por la Universidad Autónoma de Barcelona y fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna. Además es miembro del Consejo de Asesore ...

Crianza abuelos abuelos explotados ...

Fuente:lamentemaravillosa.com Hace unos días atrás me encontré con unos abuelos que llevaban a la guardería a su nieto, que era compañerito de mi hijo mayor hace dos años atrás. Estuvimos hablando de cómo iban los niños, qué tal la escuela, etc. Pero la mujer de unos setenta y algo años me confesó una cosa que me hizo pensar en escribir este post: ¿hasta qué punto deben los abuelos cuidar de sus n ...

General

Hoy nuestro post invitado viene de mano de Dalia Sthendal, creadora del blog “El estrés de la teta”. En él nos cuenta como ha sobrevivido a la primera fiesta de cumpleaños a la que ha sido invitada su hija Victoria…. En mi corta vida como madre soltera se ha abierto en estos últimos días   un mundo inexplorado hasta entonces para mí que me ha causado verdadero pánico: Las fiestas ...

frederick truby king método truby king sueño ...

No sé si conoceis el método Truby King, pero creo que es interesante que sepáis de su existencia, no porque sea un buen método de crianza, ya que a mi parecer es el método más cruel que existe de criar a un hijo, sino para que veáis que el método Estivill no es nada comparado con éste... y como hay gente sin escrúpulos que en vez de ayudar a los padres a estar más cercanos a sus hijos, lo que hace ...

general bebés conciliación real ...

Hace ya unas semanas que circula por la red la notica de que los bebés de madres en paro son más sanos. Vaya, que va a resultar que ahora para concebir, gestar, parir y criar a un bebé sano y feliz, el estado ideal es del del desempleo. Este bebé tiene un color estupendo, ¿su madre será trabajadora o desempleada? Reconozco que la primera vez que leí dicho titular no quise ni leer la noticia. Es q ...