comunidades

La primera vez que me llamaste “papá”: Carta para el futuro

papa.jpg
Querida Maramoto:

Esto que te voy a contar hoy sucedió hace ya algún tiempo. Digamos que a inicios/mediados de octubre, porque recuerdo que íbamos paseando por la calle en manga corta junto a la mamá jefa, consecuencia de un verano inesperado que nos regalaba el otoño. Desde que pasó tenía claro que quería dejártelo por escrito. Aunque sólo sea para retener en palabras (por si la memoria algún día me falla) un instante que me pareció mágico. Aunque solo sea para que tú, pequeña saltamontes mía, tengas algún día consciencia de este momento especial que vivimos juntos. Ya sabes que la vida se ha llenado de momentos especiales y únicos contigo, pero los mayores siempre tendemos a darle más importancia a unos que a otros. Ya te darás cuenta de que somos así. Nos gusta jerarquizar. Quizás como una forma de poner orden en nuestras caóticas vidas.

Como te digo, esto que te cuento hoy, ya tiene dos meses de antigüedad, pero si te soy sincero te diré que hasta ahora no había tenido tiempo de sentarme a plasmarlo en palabras. He revivido el instante muchas veces en mi memoria, pero aún no le había dado forma de texto. Tú tampoco has colaborado mucho, que lo sepas. Desde entonces apenas lo has repetido una vez. Pero no te lo tendré en cuenta. De todas formas, cuando seas un poquito más mayor, te darás cuenta de que las primeras veces siempre son especiales e irrepetibles. Seguramente porque muchas veces suceden de forma inesperada. Sorprenden. Y esa primera vez en que me llamaste “paaaaa-paaaaa” no la voy a olvidar nunca.

Vaya por delante que hasta ese día nunca habías dicho “Pa-pá”. “Mamá”, “Cacá”, “Tatá” y un largo etcétera sí. Hasta tú mamá y yo llegamos a pensar que te dirigías a mi como “Ca”. No era lo soñado, pero uno lo aceptaba porque veía que te dirigías a mí con todo el amor del mundo. Y con ese amor de por medio, a uno lo puedes llamar como quieras, porque seguro que le parecerá el nombre más precioso del mundo. Espero que nunca pierdas ese amor, esa dulzura, esa intensidad. Con ellos te comerás el mundo. Te lo aseguro.

En fin, que el papá se lía y se pone poético. Como te decía, íbamos por la calle andando. Y caía la tarde. Tu ibas en brazos de mamá. Por aquel entonces ya caminabas. Torpemente todavía. Pero era una delicia verte. Aunque como te digo, en aquel momento ibas en brazos. Yo caminaba a vuestro lado. Y de repente, decidiste que podías parar el tiempo a nuestro alrededor. La gente y los coches que deambulaban por nuestro lado se quedaron parados como estatuas de sal esperando a que tú rompieses el hechizo para seguir con sus caminos. Y mientras, tú me miraste fijamente a los ojos con ese amor que desprendes y acompañándolo con tu sonrisa de pícara me dijiste por primera vez “paaaaaaa-paaaaaaa”.

Lo hiciste como queriendo dejarme claro que sabías perfectamente lo que decías. Y yo no tuve otra opción que derretirme en vida y comerte a besos. No se me ocurría mejor forma de agradecerte todas las emociones que me habías hecho sentir con solo pronunciar una palabra. “Papá”. Dirán que es una palabra de lo más común, pero te puedo asegurar que aquella tarde, saliendo por tus labios, fue la palabra más bonita que se escuchó sobre la faz de la tierra.

Después de aquello el mundo se volvió a poner en marcha y la gente siguió con sus vidas. Como si nada. Pero te garantizo que ya nada era lo mismo. Tú lo habías cambiado todo a nuestro alrededor con una sola palabra.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

Querida Maramoto: Hoy te voy hablar sobre el miedo, un sentimiento al que quizás aún no hayas puesto nombre (“Susto, papá, susto”, me dices), pero que ya has empezado a experimentar. Miedo a la oscuridad; miedo a ir a sola a una habitación de la casa distinta a la que están papá y mamá (“Papá, mano”, me reclamas); miedo a los ruidos ensordecedores cuya procedencia no logras ...

general andanzas

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

Andanzas

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa, pequeña? Durante las últimas semanas le he dicho a la mamá jefa que tengo la sensación de que me he vuelto un poco Paco Umbral y que parece que sólo me paso por el blog para hablar de mi libro (revista, sorteo…). Y la verdad es que no me gusta, te voy a ser sincero, porque si este espacio tenía alguna característica destacada ésa era su carácter personal,  ...

Andanzas paternidad

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma ...

Andanzas

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...

Andanzas

Querida Maramoto: Hoy vengo a hacer una cosa que a los adultos nos cuesta horrores, imagino que por orgullo y vergüenza, por no encontrar las palabras, que es lo que le suele pasar a tu papá en prácticas cuando se da cuenta de que ha metido la pata y ha tocado fondo. O puede ser, como escribía Patxo Unzueta, que nos cueste tanto por esa tragedia que nos supone “la imposibilidad de volver atr ...

Andanzas

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

niños mi embarazo ...

Querida hija: El día que mamá supo que vendrías a su vida, sintió que era la mujer más feliz del mundo, y desde ese día todo empezó a girar en torno a tí. Aún no sabíamos si serías una niña, ni podíamos imaginar lo buena y lo guapa que serías, pero ya desde ese momento te queríamos con todo el corazón y soñabamos con el día en que te besaríamos por primera vez! Los meses que pasaste dentro d ...

Andanzas

Con Diana, la mamá jefa, me pasa un cosa. Leo historias, escucho canciones, oigo recitar poemas… e inevitablemente todas esas historias, todas esas letras, me recuerdan a ella. Me refiero a las bonitas, a aquellas que contadas con sensibilidad o crudeza (eso es lo de menos), son capaces de meterse dentro de ti y de navegar por tu interior hasta rozarte el alma con la yema de los dedos. Me pa ...

niños fiesta temática

Como todos los viernes estamos otra vez aquí en la #fiestatematica. como ya sabéis hoy la fiesta trata sobre "Mi primera vez" "La primera vez que..." y que no se te ha olvidado. Esa primera experiencia buena, mala, anecdótica o que simplemente te pusiste a experimentar por ver que pasaba si hacías tal o cual cosa. Para darte ideas: esa primera vez que decidiste maquillarte, met ...