comunidades

La profesion de Doula, por Bea Fernández (Ser Doulas)

logo web definitivo


Empezamos el año con una colaboración maravillosa, tengo el placer de contar con Bea de Ser Doulas para ser colaboradora en este blog. En este post nos indica varios puntos sobre una profesión maravillosa, el acompañamiento como Doula en la maternidad.

A estas alturas ya casi todos los que estamos presentes de un modo u otro en las profesiones de cuidado, y más concretamente en las relacionadas con momentos sensibles de los procesos vitales de las personas, nos hemos visto envueltos en eternos debates sobre si hemos de percibir remuneración por nuestra labor o no. Sobre si es ético cobrar por nuestro tiempo, nuestro saber hacer (o en el caso de las Doulas nuestro saber hacer desde el no hacer), nuestra inversión económica y de tiempo en formación y nuestro esfuerzo en general por estar junto a quienes nos reclaman.

Para empezar, posiblemente ese rol femenino tradicional de cuidado ha hecho en gran medida que todas las profesiones relacionadas con el cuidado de otras personas hayan sido poco tomadas en serio y poco o nada valoradas. Desde siempre las mujeres han cuidado a otras personas de su familia y de fuera de su familia, como labor diaria dentro del reparto de tareas de su núcleo familiar y social o como profesión dentro de su sustento o la contribución al de su familia. Y así fueron pasando desapercibidas en gran medida hasta que los hombres han comenzado a ejercer estas labores en el entorno doméstico o profesional en mayor o menor medida y se las ha mirado de un modo más “serio”. Esa ha sido sin duda una de las cuestiones que ha hecho que se mire hacia ellas.

Otra de las claras influencias de la visibilización y reconocimiento de este tipo de profesiones ha sido el que la prestación de estos servicios por personas ajenas al propio núcleo familiar se ha hecho más necesaria debido a las relaciones familiares y sociales actuales, a la distancia que puede mediar con las personas de nuestra familia, al escaso tiempo libre que nos suele dejar nuestra vida laboral y a una visión diferente del cuidado de los familiares, menos tradicional y más integrado en un sistema global de cuidado dentro del marco de una ley de oferta y demanda de servicios y en la autosuficiencia en general.

La realidad es que hay muchas influencias más en esta mirada repentina hacia las profesiones de cuidado pero ambas cuestiones, entre otras, hacen que, sobre todo en los últimos 30 años, muchas profesiones que tradicionalmente estaban menos visibles o incluso apenas existían de forma nombrable y definida salgan a la luz y comiencen a necesitar reconocimiento, delimitaciones y concrección para convertirse en tangibles para la sociedad, en reales, y poder ser ejercidas desde la seguridad que todo ello ofrece tanto a estos profesionales como a quienes reciben sus servicios. Pero esta “materialización”no ha ido exenta en la mayor parte de los casos de debate, el debate de siempre, el que parece rodear a casi todo lo que tratamos de crear en esta sociedad: el dinerario.

Comenzando por esos orígenes femeninos de la mayor parte de las profesiones de cuidado, y pasando por su novedad dentro del mercado laboral, nos encontramos que en casi todas ellas ha estado mal visto el percibir compensación económica por llevarlas a cabo en sus inicios, era casi una obligación que esta entrega de tiempo y este servicio se realizara de modo voluntario y, es más, con inmensa alegría de hacerlo de este modo. Y máxime cuando el convertirse en este tipo de profesional había sido fruto en gran medida de una vocación o una pasión por una etapa vital o un tipo de atención concreta a otras personas. Así, tenemos el caldo de cultivo perfecto para generar un debate que realmente, si somos objetivos, carece de sentido por sí mismo y continúa a día de hoy.

Para empezar, pensando un poco en las diferentes profesiones, podemos encontrar muchas que son de cuidado y que no se cuestiona ya si han de percibir remuneración, sean o no vocacionales. Se sobreentiende ya que han de tener un intercambio entre servicio y pago… Pero, ¿cuales son? Principalmente aquellas que son ocupadas por hombres desde hace más tiempo: las profesiones sanitarias con más antigüedad en el sistema educativo son un claro ejemplo. Es decir, los Médicos. ¿Alguien se cuestiona si los Médicos han de cobrar por una labor que es de cuidado y que en muchas ocasiones es ejercida desde la vocación? La respuesta es que no. Esto en general no se cuestiona y, de hecho, se admira a aquellos profesionales de la medicina que realizan tareas de voluntariado como Médicos.

Y ¿qué diferencia a este profesional de una persona que cuida a otra dentro de otro campo laboral? Por ejemplo, ¿qué diferencia a este profesional de una Asesora de Lactancia o una Doula? Muchos pueden decir que la diferencia es la formación académica. Que por ello es lógico que los Médicos cobren y esas otras profesionales no.

De acuerdo… Pensemos pues cuantas profesiones sin formación académica reconocida podemos recordar. Podemos acordarnos de l@s Teleoperadores, l@s Cuidadores/as de personas a domicilio, l@s Limpiacristales, l@s Repartidores/as, l@s Panaderos/as, l@s Dependientes/as, l@s Taquilleros/as… Y así podemos continuar hasta nombrar gran parte del sector servicios, por ejemplo. En todas estas profesiones se pueden encontrar formaciones que complementan su trabajo diario y que pueden contribuir a que el mismo sea más eficaz, pero en ninguna estas formaciones se exigen siempre a los trabajadores para recibir su pago. Simplemente porque son profesionales sin una formación académica reglada. Y eso no los hace menos profesionales. Nadie se cuestiona que hayan de cobrar por su trabajo ni si realizan un trabajo.

Todo esto y mucho más que podemos exponer deja más que claro que una profesión ni es menos profesión por ser vocacional ni por no tener una formación reglada. Así que nos podemos preguntar… ¿por qué las profesiones de cuidado tienden a ser tan poco tenidas en cuenta? ¿Será porque a estos dos factores se les une el que tradicionalmente han sido ejercidas dentro del ámbito doméstico o social muy cercano y siempre por parte de mujeres? ¿Deseamos que se siga infravalorando a quienes ejercen estas profesiones? ¿Es justo que personas que han dedicado años a formarse reuniendo formaciones, invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo hayan de “mendigar” para que se les pague o hayan de sentirse mal por recibir un pago por su trabajo? Yo digo que no. Ni es justo ni podemos permitir más este tipo de situaciones.

Un profesional que trabaja con conocimientos, con habilidades, con esfuerzo, seriedad, honestidad y dedicación ha de poder establecer una relación de equilibrio con aquellos a quien presta sus servicios. Bien sea a través de un pago dinerario o de otro tipo o de la elección personal y libre de ofrecer su trabajo de modo gratuito. Pero nunca desde la presión y la exigencia de que esto ha de ser así.

Reconozcamos a l@s profesionales del cuidado, a l@s profesionales vocacionales más allá de tabús y mitos. Reconozcamos nuestro valor como profesionales y el valor de lo que recibimos como usuarios. Dejemos los debates sin sentido para poder recibir y ofrecer en libertad.

Bea Fernández

Doula en todas las etapas de la maternidad

especializada en Duelo y Nuevos Caminos Maternales.

Telf: 600218964

serdoulasmadrid@gmail.com

Es una pena que haya debates por este tema la verdad, teniendo en cuenta de que cada profesional tiene su sitio. Espero y deseo que este post sea un punto de reflexión.

Os animo a ver su web donde encontrareis maravillosos post y eventos.

http://www.serdoulas.blogspot.com.es/



suscripcion


Fuente: este post proviene de El Alma y la Lactancia al descubierto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

doula embarazo apoyo crianza bebé ...

Una doula es aquella mujer que acompaña a la mujer embarazada durante su embarazo y, sobre todo, después del parto, durante los primeros días de crianza del bebé. No tienen titulación específica, pero sí una gran experiencia sobre la maternidad, por lo que prestan un importante apoyo emocional para criar al bebé de la mejor forma posible. ¿Es recomendable contar con la ayuda de una doula durante ...

Blog Lactancia

Licenciada en Ciencias de la Familia (Universidad Anáhuac), Certificada en Método Billings (ISEF), Diplomada en Salud Primal (Universidad de Concepción, Doula (Casa AuroraMadre ¿Alguna vez has extrañado a tu menstruación? Te cuento que hace unos años una mamá lactante me confeso que después de casi dos años sin menstruar, ya la extrañaba muchísimo. La menstruación al ser un ciclo nos permite fluir ...

parto doulas embarazo ...

Aunque ya había oído hablar sobre las doulas, antes de llegar a Facilisimo, no tenía una noción completa de lo que significaba este oficio tan bello y aún poco reconocido en nuestro país. Poco a poco, leyéndoos en los foros y conociendo un poquito más sobre la labor tan útil y bonita que hacen estas mujeres, fui sintiendo más interés sobre el tema. Las doulas, generalmente, ya han sido madres y su ...

general curiosidades agrochef ...

Hace unos días leí un artículo sobre cuáles serán las profesiones del futuro. Y me resultó sorprendente por la cantidad de lógica que de él se desprendía. El articulo es de Carlos Manuel Sánchez y habla de cómo evolucionarán los mercados y la sociedad, y por tanto la demanda de empleos. Las próximas generaciones y no hablo de generaciones muy lejanas, van a trabajar en profesiones que aún no exist ...

Blog Lactancia aeped ...

Ayer desde la Plataforma Lactancia informada se emitió y envió a diferentes asociaciones y profesionales de la salud un comunicado. Como compañera y asesora les doy mi total apoyo, por lo cual indico aquí las palabras de su texto en las RRSS: Hemos enviado un escrito a la Asociación Española de Pediatría y a la Comisión de Formación Continuada de las profesiones sanitarias de la Comunidad de Madr ...

Jóvenes Padres en la Red

Mi hija Bea es una joven adolescente que no ha tenido que aprender o memorizar ningún número de teléfono, por supuesto no ha visto nunca una máquina de escribir, ni un cassette, ni tampoco un proyector de Super 8. Bea, cuando quiere, escucha su música favoríta, o ve la serie que más le gusta, traduce automáticamente una palabra del inglés al español, o resuelve una expresión matemática sin problem ...

Embarazo Consciente Doula

Esta semana es la Semana del Parto Respetado, y cómo no, participe en unas Jornadas este sábado en el Centro Saada en Madrid. Allí presenté mi libro, en el que relato nuestro proceso de reproducción asistida, y mis dos partos, el primero con violencia obstétrica teñido de homofobia, y el segundo respetado. Además di una charla sobre el Parto respetado y el posparto como doula. Una charla que disfr ...

Educación educación igualdad ...

Hace 60 años, las niñas jugaban con muñecos a ser mamás.  No había otra opción hasta que tal día como mañana del año 1959 nacía  Barbie, la primera muñeca de plástico con aspecto de adolescente que permitía a las niñas imaginar y entrar en contacto con nuevas profesiones, a las que invitaba a ir un paso más allá a través del juego y a explorar nuevas realidades. Su creadora, Ruth Handler,  ideó a ...

general

A casi dos meses de haberme enterado, que iba a ser mamá: El seis de enero de 2015, recibimos a los reyes con una gran noticia, tan anhelada por mi y por mi pareja, íbamos a ser papas estaba embarazada de 5 semanas.. fue la noticia mas maravillosa de toda mi vida, sentí una mezcla de sensaciones era mi primer bebé, no sabia si estaría preparada no sabia absolutamente nada pero en horas uno se v ...

parto mujer y madre sentirte mujer y madre ...

Leyendo un consultorio sobre el post parto en una conocida revista de mamás, he encontrado un artículo de una experta que seguro que no os deja indiferentes. Habla de cómo hay que conseguir el equilibrio entre tu faceta de madre y la de mujer, la de ser tú misma (pareja, rutina, vida profesional,con las amigas...) A priori, seguro que os parece algo obvio. ''No hay que dejar de ser mujer, para ded ...