Padres

Paula Lesina Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mamá concilia: si la culpa se midiera...


Mamá concilia


Mientras redactaba un texto uno de mis post, surgió este enunciado espontáneamente: "Mamá concilia, mi hijo es mi prioridad no mi pasión." . Durante mucho tiempo, además, la maternidad fue el tema principal de mi blog. Es probable que no conozcas esta faceta de mi historia bloguera. Te cuento brevemente. Durante tres años sostuve activo un blog sobre maternidad que tenía el tenor de un diario de experiencias y reflexiones sin ninguna otra pretensión. El crecimiento de Camilo y la paulatina recuperación de mis propios espacios, supuso que otros intereses se equilibraran con mi rol de madre y yo recuperara el entusiasmo por actividades que son pasiones personales. No es fácil, por ejemplo, concentrarse en la lectura de una novela con un hijo intenso de dos años. Sin embargo, con un niño de cinco años que dedica un buen rato al juego de pelota con su padre, leer y escribir son actividades posibles.

​Afortunadamente, hoy no siento que tengo que estar en el arco atajando penales o haciendo de porrista mientras los hombres de la familia se divierten con el deporte nacional. En ese sentido, el crecimiento de mi hijo se acompasa con un ritmo de crecimiento propio, en el cual no me siento miserable cuando pienso que "mamá concilia familia y trabajo". En ese espacio, ser madre no es una misión exclusiva y abnegada. Nunca fui una madre abnegada. Lo pronuncio sin orgullo ni culpa, aunque me la produjo por mucho tiempo, esa es la verdad.
Mamá concilia: Imperio de la madre abnegada.

Sé de lo que hablo porque crecí en un hogar con una madre abnegada. Una mujer que tenía depositada su realización personal en el hecho mismo de ser madre. Para mi madre, nunca existió este dilema de mamá concilia. ¿Querés que te diga la verdad? Como hija, la abnegación materna puede transformarse en una carga. No me malinterpretes; es genial tener cada momento de tu rutina supervisado y suavizado por la mano de una madre. No solo crea un entorno cómodo para un niño sino que consolida su seguridad respecto a los vínculos familiares primarios. Sin embargo, cuando una madre hace de la vida de sus hijos su pasión, madurar es un proceso complejo. Y la autonomía una conquista más compleja aún. En definitiva, la experiencia me dice que la abnegación de una madre te ata a la infancia por más tiempo del que sería deseable. Por otra parte, cuando toda tu energía creativa se deposita en la crianza de los hijos, supongo que debe ser doloroso ver cómo "tus pasiones" crecen y hacen su propio camino. ​Por ese motivo, afirmo que mi hijo no es mi pasión, aunque seguramente es mi prioridad.

Si la culpa se midiera... Mamá concilia menos de lo que cree.

Si la culpa fuera mensurable yo tendría alguna especie de récord universal, imbatible y difícil de igualar. Durante los primeros dos años de vida de Camilo, experimenté una tensión interna que no me permitía disfrutar plenamente ni de la maternidad ni de mis aficiones. Cuando estaba en casa, aún en los momentos compartidos, pensaba en mis deudas personales -seguir estudiando y trabajando al ritmo que lo hacía antes- y cuando estaba en el trabajo lo único que quería era estar en casa con mi bebé.

Como decía mi abuela "ni chicha ni limonada" . La sensación era de fracaso. Para mí, que no se hacer nada a medias, estaba fallando en cada uno de mis roles: como madre mucho que desear. Como profesional, ni te cuento.

​Realmente esa tensión me provocaba mucha impotencia, porque aunque amo a mi hijo con locura, nunca pude centrarme exclusivamente en él sin sentir que estaba relegando mi propio crecimiento (no necesariamente laboral). Sin embargo, tomé la decisión de privilegiar mi rol de madre sin dudarlo. Por que claro, una es desmesurada y la búsqueda de los equilibrios le lleva mucho tiempo.

​Si me vas a decir que es posible conciliar una vida laboral enriquecedora y estimulante con el cumplimiento de los deberes maternos, yo te escucho con respeto y admiración. Sincera admiración. A mí me llevó más de cinco años y una profunda revisión de expectativas decir mamá concilia medianamente su vida familiar con los intereses que la movilizan. Tampoco voy a mentirte. No esperes que cuando tu bebé llegue a la edad escolar, mágicamente las piezas retomen su posición y armonía. Especialmente, porque con cinco años tu bebé se expresa y reclama. ¿Te imaginás qué sucede cuando está habituado a la atención prioritaria de su madre? Eso mismo.

Sí, mamá concilia: ellos crecen, nosotras también deberíamos.

La perspectiva del tiempo me permite observar mi vínculo con Camilo desde otro lugar. Todavía me siento incómoda cuando tengo que "salir" por muchas horas (este verano llegaron a ser dos días) pero manejo con mayor naturalidad mis espacios de soledad. Ya no tengo tantos reparos en dejarlo con la abuela para ir al teatro (aunque me lo pierde de consentido, pero ése. es otro tema) o en pedirle que juegue solo mientras termino de escribir un post.cPor que sí, mamá concilia y es blogger.

​En general, lo involucro en los proyectos personales acordes a sus posibilidades de participación o le cuento por qué me gusta tanto escribir y leer, pintar u organizar fiestas. Tengo la fortuna de disponer de mucho tiempo para compartir con él pero no por eso, soy un modelo de abnegación. Y de hecho, mi experiencia es que estar presente en el mismo espacio físico no siempre significa compartir mejor calidad de tiempo con mi hijo.

​Me reservo el derecho a considerar con egoísmo algunas horas de mi tiempo. Supongo que esta es otra faceta de la conciliación a la que me sumo desde mi lugar desmesurado porque si Camilo no existiera, yo tampoco.
Fuente: este post proviene de Paula Lesina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La magia del orden: desintoxicar la casa

Durante las últimas semanas, mi proyecto personal fue aplicar la magia del orden para desintoxicar mi casa de objetos en desuso, replicados, innecesarios o poco funcionales. No vayamos a decir que es ...

Familia feliz: educar para la felicidad

Hacía semanas que le debía a mi conciencia materna este post. Sin embargo, no escribir no implica no reflexionar sobre lo que significa una familia feliz. Masticando como un rumiante sobre la forma en ...

Bendita autonomía: ser, hacer y decir

Las madres queremos y necesitamos hijos que resuelvan las circunstancias de la vida cotidiana en la medida de sus posibilidades. Que disfruten de autonomía de acuerdo a su edad y a los rasgos propios ...

Educar para la felicidad.

Quiero educar para la felicidad a mi hijo, un ser humano lleno de energía que se despierta con la adrenalina de un maratonista profesional y se duerme en plena carrera. Su mente acompaña al cuerpo en ...

Etiquetas: featuredsoy madre

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

educación maternidad reflexión ...

¿Y si dejamos de poner la venda antes de que se haga la herida?

Este verano he sido muy crítica conmigo misma. Sobre todo he criticado, y mucho, una faceta de mi papel como madre. Pero el mío y de casi todos los padres que me rodean. Quizá es que he tenido tiempo para reflexionar o quizá es porque ya estoy un poquito hartita de niños tiranos, exigentes y egoístas. Y no estoy descalificando a ningún niño ajeno. Son adjetivos descalificativos (me vas a permitir ...

general conciliación familia ...

Papi Concilia

Hace unos meses, gracias al grupo de España al que pertenezco, me llego un correo preguntando si me gustaría colaborar con un testimonio para la segunda publicación de un libro electrónico, un libro que se llama #PapiConcilia, donde se ven reflejadas diferentes realidades de conciliación entre el tiempo dedicado a la familia versus el tiempo que se le dedica al trabajo. Este es un tema muy importa ...

Entradas

Cuando la psicóloga se convierte en mamá

Siempre pensé que uno de los más grandes desafíos como psicóloga era sin duda mi propio crecimiento personal, sin embargo cuando la maternidad llegó a mi vida el convertirme en una mamá modelo se volvió mi preocupación. Me preguntaba a mi misma si era demasiado flexible o si era demasiado rígida, si convenía enseñarle a mis hijos ejercicios de respiración o quizá de relajación, si debía administr ...

Crianza respetuosa Historias en primera persona criando con respeto ...

¿Cómo llegué a ser mamá bloguera y emprendedora? – La historia de Ely

Mi nombre es Ely y quizá me conozcáis por Educar en calma, mi proyecto profesional con el que he emprendido desde hace unos meses. En él, intento facilitar recursos y herramientas para familias y educadores con el fin de aplicar el concepto slow life al mundo de la educación. Sin embargo, también es posible que me conozcas como Mamá de día y de noche, un blog de maternidad que lleva en funcionamie ...

Maternidad Familia Post-parto ...

Si tu bebé no duerme, es tu culpa

O, Porqué el método de Ferber es mucho mejor de lo que piensas A continuación reproduzco una carta que me llegó hace unos días a propósito del tan de moda “colecho”. En la mayoría de blogs y revistas de maternidad las madres y especialistas abogan por el colecho y alientan el dormir todos juntos en la misma cama. De igual manera se oponen drásticamente al popular método del Dr. Ferber. A continuac ...

soy madre

Soy una mamá bloguera

Te cuento los dramas de una mamá bloguera para definir su profesión con una anécdota. Antes de que Camilo iniciara el curso en su nueva escuela, tuvimos una entrevista personal con la maestra. Este encuentro es una formalidad. Tenía como objetivo que conociéramos el espacio físico en el cual va a permanecer por horas nuestro hijo e intercambiáramos con la docente algunos datos específicos sobre n ...

Estrategias Positivas como soltar la culpa sentimiento de culpa

¿Cómo soltar la culpa?

¡Soltar la culpa! ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste culpable por algo que ha pasado con tus hijos? ¿Hace un año? ¿La semana pasada? ¿Esta mañana? Todos nos hemos sentido así más de una vez. Tu adolescente no está feliz, y piensas que es por tu culpa… Tu hijo pequeño siente que no tiene amigos. Y piensas, si solo hubise estado atento y dedicado más tiempo en llevarle al parque… ...

crianza positiva

Cómo saber si eres buena mamá

Hace calor, y mi hija está dormida en el auto. La bajamos para entrar a un supermercado, pero ella, sin duda muy irritada no quiere. Y empieza la escedna que todo padre teme: El berrinche en público. Pasaron por mi mente infinidad de pensamientos, pues ante todo soy madre. En esta ocasión actué distinto a lo que seguro hubiera hecho en otro momento de mi vida, alejarme un momento emocionalmente, r ...

embarazo apego crianza ...

Mamá leona, mamá osa

Hace unos días mi esposo me decía que había cambiado de mamá leona a mamá osa, la verdad es que su explicación fue tan científica y a la vez tan compleja, que no supe muy bien como encajarlo, me quería hacer una halago pero no se explicó muy bien. En ocasiones, muchas personas quieren hacernos algún comentario sobre la lactancia, crianza o maternidad, pero carecen de tacto, sensibilidad, o son de ...

maternidad reflexiones de mamá

Reflexiones varias de mamá…

Pasó el larguíiiiisimo lunes  y hoy, en plena siesta, cuando mis pequeñas terremotos deciden que ya no pueden más y consiguen dormirse, por mi cabeza pasan varios temas que me apetece contaros relacionados con mi maternidad y lactancia. Lo primero de todo es una simple anécdota pero que casi me hace enloquecer el otro día. Como ya he comentado alguna vez, llevo desde el 2012 dando teta sin pausa, ...