comunidades

Perito judicial quién es, a qué se dedica y para qué sirve

  Para hablar de perito judicial, primero has de tener claro qué es exactamente un perito.

Antiguamente, en la España de antes de la Ley General de Educación, un perito era aquella persona que, habiendo finalizado los estudios de bachiller, cumplía los 4 años de enseñanza superior, lo que después se conoció como diplomado (formación postsecundaria que duraba 3 años).

Te contamos las diferencias entre perito (o experto), especialista y científico

Las 3 cualidades que debe reunir un perito

El perito, para ejercer como tal y como categoría diferenciada del científico y especialista, debe reunir estos 3 requisitos. Toma nota:

Tener un conocimiento en su haber que no esté excedido por el conocimiento del científico.

  Sagacidad: el perito debe ser sagaz, es decir, debe poder emitir juicios de valor que se estimen pertinentes ante un tribunal o entre los intervinientes en el debate o coloquio que precisen de sus servicios y estos juicios deben depender de su experiencia y la integración del espectro de todos sus conocimientos.

  Debe ser una persona con capacidades comunicativas, empáticas y verbales (tanto orales como escritas). En definitiva, un gran comunicador. Debe poseer, asimismo, el don de la asertividad.

Estas tres cualidades deben complementarse entre ellas, si alguien desea iniciar su carrera en este oficio, en los ámbitos judicial, mercantil o de otra índole. Es decir, un perito puede poseer un gran background de conocimientos, pero, si no sabe comunicar, no causará confianza en lo que dice.

Por otro lado, un experto puede poseer unas dotes comunicativas excelentes, pero estas dotes no le pueden servir para camuflar lagunas de su conocimiento como experto, situación que causaría muy mala imagen y desconfianza.

El perito judicial Existen distintas clases de peritos: mercantiles, de caligrafía, de grafología, lingüísticos, de la propiedad intelectual e industrial, informáticos, inmobiliarios, etc.

El perito judicial también tiene varias áreas de especialización, ya que el juez puede solicitar los servicios y el testimonio de un perito para que dictamine si un escrito es original o falsificado o una persona está verdaderamente trastornada o miente… En todo caso, el peritaje judicial está regulado por ley y es una especialidad que tiene mucho peso, pues de su testimonio y valoración dependerá, en gran medida, de en qué sentido oscilará la sentencia del juez y acción de la justicia.

Por lo tanto, un perito judicial es un profesional con conocimientos profundos y reconocidos oficialmente en una materia y que, en virtud de ellos, suministra información al juez, a los magistrados, a los fiscales y a los abogados sobre los puntos en litigio que son materia de los juicios que se desarrollan.

¿Necesitas un perito profesional?
Solicitar información Al perito judicial también se le conoce como perito forense (del latín “forensis”, es decir, de la plaza pública o del foro (forum), que era un recinto sin edificar donde se celebraban los juicios a la vista del público).

Se puede desarrollar la actividad de perito por dos tipos de “llamadas”: la del juez que solicita su opinión y la de cualquiera de las partes en litigio. En cualquier caso, estos últimos deberán contar con la aprobación del juez para testificar.

El perito judicial según la ley y sus funciones La figura del perito judicial está explicada en la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) y Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), recientemente reformadas por el poder judicial en julio de 2015.

De esta manera, la figura del perito judicial está reconocida en el artículo 340.1 de la LEC y establece que son profesionales que “deberán poseer el título oficial objeto del dictamen” y, en el caso de que su profesión no esté regulada u homologada por los títulos profesionales oficiales, tendrán que ser “nombrados por personas entendidas en aquellas materias”.

Asimismo, la LECrim, en su artículo 457, también establece esta dicotomía entre “titulados” y “no titulados”. En todo caso, a aquellos que carezcan de título oficial por razón de su materia, pero tengan conocimientos o prácticas especiales en alguna ciencia o arte se les llamará “personas entendidas” y no peritos.

De ahí la capital importancia de seguir un curso de peritaje y dotarse de la correspondiente certificación académica

Requisitos para ser un perito judicial

En España, la ley establece 5 requisitos para ser perito judicial:

Como primera condición, todo aspirante a perito judicial debe carecer de antecedentes penales. Eso quiere decir que, antes de tomar decisiones que afectan un juicio, uno no puede haberse sentado en el banquillo de los acusados y haber sido declarado culpable por un juez o tribunal.

Los peritos, para poder ejercer como tal, deben de cumplir con una serie de requisitos además que la de tener el título que acredita que tienen conocimientos.

A su vez, los peritos, normalmente, no han de poseer ningún tipo de antecedente.

Atención a la reforma del Código Penal en vigor desde julio de 2015: las faltas quedan englobadas en la categoría de delitos, por lo que, si a alguien le han condenado en un juicio, por ejemplo, por una multa de tráfico y ha sido declarado culpable, sus antecedentes penales prescribirán a los 6 meses (en el caso de un delito leve) o 2 años (en el caso de un delito grave).

  El segundo requisito es el de la titulación. Por ejemplo, si se quiere ser perito judicial inmobiliario, se debe poseer el título de arquitecto y acreditar un curso de perito judicial que faculte para ejercer como perito.

  El tercer requisito es la práctica, es decir, saber peritar. Para ello, se deberá seguir el curso de peritaje judicial ofrecido por las academias, las cuales facilitarán el título que acredita que esta persona puede ejercer el peritaje.

  El cuarto requisito es administrativo: como en las reglas de ingreso para las carreras de la Administración de Justicia, se exige un mínimo de titulación académica para presentarse como perito. Este pasa por poseer la antigua FP2, lo que equivale al actual Ciclo Formativo de Grado Superior.

  El último requisito para ejercer como perito es figurar en las listas de algún colegio profesional. Es un requisito imprescindible para peritar en un juzgado, a petición del juez o de las partes, pues venga la petición de la parte que venga, se acudirá siempre a las listas de los colegios profesionales (nunca se hará el nombramiento al azar, para evitar amiguismos o irregularidades).

Una vez cumplidos los requisitos anteriores, esta es la parte más sencilla, ya que una vez conseguida la titulación del curso que faculta a uno para peritar, solo hay que inscribirse en el colegio profesional pertinente y pagar la cuota.

quieres conocer mas informacion te recomiendo esta web https://peritojudicialweb.com/



¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas:

Recomendamos