Educar para el futuro Idea guardada 4 veces
La valoración media de 6 personas es: Muy buena

¿Eres padre y te sientes objeto de todas las críticas?

A veces me siento desanimada cuando veo toda la presión que la sociedad ejerce sobre los padres. Críticas y juicios que vienen de todas partes, desde los medios de comunicación hasta los propios familiares y amigos. Parece como si convertirse en padre te situará en el punto de mira de todas las críticas. ¿Has tenido esa sensación alguna vez? Desde el primer día te conviertes en objeto de conversaciones y juicios sobre todo lo que eliges para tu bebé (que si le das pecho o bibi, que si lo duermes en brazos, que si lo abrigamos mucho o poco….). Después los bebés crecen y entonces  las criticas van hacia tu modo de educar a los niños, a lo que haces o dejas de hacer cuando tu hijo hace algo que no gusta a los demás.

Estoy muy de acuerdo con que la educación en los niños es algo muy importante, en que los padres tenemos una gran responsabilidad, que podemos formarnos y aprender a educar “mejor”, desde luego no tendría un blog de educación si no creyera en todo esto….pero desde qué punto estamos ayudando a los padres a “educar mejor”. ¿Dónde queda la empatía con los padres?Bajo mi punto de vista las críticas y los juicios tan solo nos abocan a una carrera interminable por alcanzar un perfeccionismo que no existe, lo cual nos crea frustración e inseguridad por creer que deberíamos lograr alcanzarlo.

post hiperpaternidad


Hace unas semanas leí en las redes acerca del concepto de “Hiperpaternidad”, que se describía como en una especie de profesionalización de la tarea de ser padres. Sobre este concepto he leído varias cosas: hace referencia a la sobreprotección que los padres podemos tener hacia los niños, el hacer todo por ellos, el llevarlos de un lugar a otro, el apuntar a los niños a muchas actividades extraescolares buscando que tengan un futuro brillante….Muchos de estos artículos me transmiten de nuevo crítica hacia unos padres que intentan hacer lo mejor para sus hijos movidos por la presión de una sociedad por hacerlo todo perfecto. Otros artículos me han parecido más relajados, con intención de ofrecer alternativas a este estilo educativo.

Uno de ellos es este artículo publicado en la Vanguardia, en el que creo que se analiza el concepto de Hiperpaternidad con una cierta “neutralidad” y se exponen alternativas y soluciones para cambiar el enfoque educativo. También se recogen en este artículo todos los “motes” que reciben los padres según su estilo de hiperpaternidad (que si padres helicópteros, padres chófer….) y esto me parece perpetuar los juicios y poner etiquetas a los padres.

Estoy de acuerdo con lo que se expone con este concepto: La sobre protección a los niños no les ayuda a confiar en sí mismo y a sentirse capaces. Su autoestima se va forjando sana y fuerte a medida que van viendo que son capaces de hacer cosas sin ayuda, de resolver conflictos por si mismos, de solucionar sus propios problemas….Gozar de una buena autoestima es disfrutar de un sentimiento de capacidad de resolución de las adversidades que puedan surgir en la vida.

Suelo hacerme muchas preguntas, a medida que pasan los años más todavía, y tengo unas cuantas preguntas sobre este tema….

¿Por qué estos padres renuncian a tantas horas de su vida para dárselas a sus hijos?

¿Por que quieren el perfeccionismo y un futuro brillante para sus hijos?(dicen los expertos)

¿Qué mueve a un padre o una madre a tener una actitud sobreprotectora con su hijo?

¿Para qué una madre o padre apunta a su hijo a muchas actividades extraescolares?

¿Cuál es el motivo por el que un padre termine haciendo los deberes a su hijo? 

¿Que sentimientos y qué necesidades existen detrás de las actitudes que los padres tomamos?

Somos humanos y está claro que lo que nos mueve por dentro son las emociones, y a no ser que pongamos conciencia no solemos darnos cuenta que las actitudes y conductas que adoptamos en la educación de nuestros hijos tienen mucho ver con nuestras emociones y nuestras necesidades.

Lo primero que se me viene a la mente es el estrés. Vivimos metidos en la “carrera de la rata” (como dice Robert Kiyosaki en sus libros de educación financiera), en la sociedad se han vendido unos modelos o patrones de éxito que muchos hemos comprado y que, para pagar su precio, debemos vender nuestro tiempo y, literalmente, nuestra vida. Hay que hacer, y hacer y hacer más en tan solo 24 horas. Los padres vamos ahogados de tiempo y, como es lógico, transmitimos este patrón a los niños.

Y aquí vuelvo a preguntarme (igual que hacen los niños)…..¿Y por qué? Si, ¿por que tantos hemos “comprado” este estilo de vida que ahora nos ahoga y que parece que nos lleva a no lograr un equilibrio en la educación de los niños?

Yo creo que lo que nos conduce a todo esto es EL MIEDO.

El miedo es una emoción primaria que no siempre es sencilla de reconocer. Adquiere muchas otras formas como emociones secundarias como la ansiedad, el nerviosismo, la inquietud….A veces ni siquiera se manifiesta en forma de emoción, pero estoy convencida que hacemos muchísimas cosas movidos por el miedo.

Cuando sobreprotegemos a nuestros hijos (y en sobreprotección incluyo tanto el ponerle las cosas en bandeja como el controlarle y castigarle para lograr que no haga cosas que no queremos) ¿Por qué lo hacemos? POR MIEDO.

Miedo a que a nuestro hijo le pase algo, miedo a que el día de mañana no se gane la vida, miedo a la crítica, miedo a la culpa, miedo a que cuando nuestro hijo sea adulto no sea una “persona de bien”, miedo a ser malos padres, miedo a equivocarnos, miedo a que nuestros hijos no nos quieran, miedo a estar solos….miedo, miedo y más miedo.

¿Y por qué tanto miedo? Pues porque es lo que les ha convenido transmitir desde hace siglos a los que gobiernan el mundo. Cuando el poder estaba en manos de unos pocos, convenía que “los del pueblo” fueran personas dóciles, que no se salieran de las líneas marcadas y no intentaran nada más que sobrevivir. Este paradigma de vida se ha ido transmitiendo generación tras generación y cambiando de forma pero la esencia sigue siendo la misma: El miedo, un miedo modernizado pero al fin y al cabo miedo.

Desde el miedo las personas tomamos decisiones para evitar que pasen “cosas”. Y si nos centramos en evitar que pasen cosas malas perdemos de vista el apostar porque pasen cosas buenas. Nos perdemos cosa muy muy buenas.

Desde el miedo juzgamos y criticamos a los demás y ¡a nosotros mismos! Desde el miedo buscamos el perfeccionismo y transmitimos la competición. Desde el miedo sacrificamos nuestras necesidades. Desde el miedo no confiamos en nosotros mismos y preferimos seguir la corriente. Desde el miedo nos da pánico equivocarnos.

Así que, si mi hipótesis de que el miedo está detrás de la hiperpaternidad fuese cierta… ¿cómo podemos ayudar a los padres a cambiar su estilo? ¿Les juzgamos y señalamos sus errores? O ¿Les ayudamos a salir de ese miedo? ¿Seguimos hablando de todo lo desagradable que ocurre o puede ocurrir (como en la tele)? O ¿Mejor nos enfocamos en todo lo positivo y maravilloso que podemos recibir? Aquí tengo muy claro que igual que con los niños, la Disciplina Positiva es lo que nos va a ayudar a vencer el miedo.

Si crees que puedes estar tomando decisiones siempre desde el miedo, si crees que el ritmo que lleváis tu hijo y tu es demasiado alto, si la relación con tus hijos no es cómo desearías, si te gustaría tener más tiempo para ti y te ves absorbida o absorbido por todo lo que tienes que hacer por tus hij@s, te animo a que te preguntes “por qué lo haces” o “para qué“. Y después vuelvas a preguntarte “por qué“, y luego otra vez, y así tantas veces hasta que encuentres una respuesta profunda con la digas: “¡Éste es el motivo! ¡Lo tengo!”. Y una vez lo sepas lo analices y cuestiones sin miedo y decidas si realmente merece la pena seguir haciéndolo o no.

Hazte preguntas, muchas, y no te conformes con tu primera respuesta….insiste. Puedes estar convencid@ que muchas de las respuestas las tienes dentro de ti.

Espero que este artículo haya sido revelador y útil para ti, y que te haya inspirado amor y ganas de abondar el miedo. Si deseas dar un giro total a la relación con tus hijos, el próximo 28 de Abril empezamos el curso on-line “Atrévete a educar sin castigar”, en el que vamos a aprender a educar con Disciplina Positiva, una filosofía educativa que nos propone educar desde el amor en lugar de desde el miedo, que nos ayuda a los padres a conectar con nuestras necesidades y a estar muy presentes en ellas para estar bien y así, cuidar mejor, y que ayuda a los niños a sentirse capaces y seguros de sí mismos. Si quieres saber más, puedes visitar aquí la página del curso: “Atrévete a educar sin castigar”.

educar sin castigar


La entrada ¿Eres padre y te sientes objeto de todas las críticas? aparece primero en Educar para el futuro.

Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te presento: El Pack Maternity

Si me sigues en el blog, habrás visto que desde hace mucho tiempo puedo escribir personalmente. Debo confesar que tengo mucho trabajo últimamente y que priorizo el tiempo con la familia y el trabajo a ...

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

Recomendamos

Relacionado

Educación respetuosa autoayuda para mamás y papás

Los padres ¿En el punto de mira?

A veces me siento desanimada cuando veo toda la presión que la sociedad se ejerce sobre los padres. Críticas y juicios que vienen de todas partes, desde los medios de comunicación hasta los propios familiares y amigos. Parece como si convertirse en padre te situará en el punto de mira de todas las críticas. Desde el primer día te conviertes en objeto de conversaciones y juicios sobre todo lo que e ...

En Familia crianza autoritaria crianza positiva ...

Estilos de crianza: padres autoritarios

La crianza autoritaria es un estilo de crianza caracterizado por altas demandas y baja capacidad de respuesta. Los padres con un estilo autoritario tienen expectativas muy altas de sus hijos, pero aportan muy poco en cuanto a retroalimentación y nutrición. Cuando los padres son autoritarios, los errores tienden a ser castigados severamente y si hacen algún comentario, suele ser negativo. Gritan en ...

Escuela de padres Opinión

Padres "fundamentalistas"

El término padres “fundamentalistas” define una actitud vital de algunos padres y madres actuales, esos padres tan involucrados en saber y conocer mejor a sus hijos que caen en el error de creer y aplicar a pies juntillas todo aquello que leen sobre alimentación, sueño, temperamento, comportamiento infantil y un sin fin de temas relacionados con la relación entre padres e hijos. El tér ...

Crianza con apego Entrevista crianza con apego ...

Educar sin castigos. Entrevista a Mireia Long

La crianza de los hijos/as es una de las cosas más bonitas que nos pasan en la vida, pero sin duda, nadie dijo que fuera fácil. A menudo, muchas madres y padres, nos encontramos con situaciones que nos desbordan y no siempre sabemos como afrontar. Una de las preocupaciones más comunes de las familias es adquirir herramientas para Educar a nuestros hijos/as sin castigos, amenazas ni gritos. Por ell ...

Escuela de padres Cole Deberes escolares

Pedir los deberes por whatsapp interfiere en el proceso de aprendizaje

Pedir los deberes por Whatsapp no favorece para nada a los niños ya que interfiere en su proceso de aprendizaje. Si bien es una práctica habitual realizada por centenares de padres y madres deberíamos parar máquinas un momento y pensar sobre los efectos a largo plazo que esta conducta derivada de la sobreprotección ejerce sobre nuestros hijos. Hoy quiero tratar este tema para invitaros a la refl ...

MATERNIDAD Y CRIANZA

Por qué elegí la crianza respetuosa para mis hijos?

Aunque la respuesta a la pregunta parezca obvia, para mucha gente no lo es... en muchas familias no se entiende una crianza donde si un niño hace algo que, a nuestro juicio, "está mal" no se le penalice con un castigo o con un sermón... Para muchos, quienes nos decantamos por una disciplina positiva, donde si algo no está bien, se explica al niño el porqué no lo está y que consecuencias ...

En Familia crianza permisiva padres permisivos ...

Estilos de crianza: padres permisivos

La crianza permisiva es un tipo de estilo de crianza caracterizado por bajas demandas y alta capacidad de respuesta.  ¿Cómo son los padres permisivos? Los padres permisivos, tienden a ser muy cariñosos, pero proporcionan pocas pautas y ponen pocos límites. Estos padres no esperan un comportamiento maduro por parte de sus hijos y, a menudo, los hijos pueden confundirlo más con un amigo que con una ...

Desarrollo personal autoayuda para mamás y papás

¿Por qué no te cuidas más?

Si llevas tiempo siguiendo el blog me habrás “escuchado” decir muchas veces que cuidarse es muy importante, que si no estamos bien no podemos educar bien, que cuando estamos emocionalmente mal perdemos más rápido el control, gritamos y reaccionamos en lugar de pararnos a pensar cómo queremos actuar. Seguramente todo esto ya lo sabes, y a lo mejor, no logras hacer un cambio y cuidarte c ...

Maternidad crianza experiencia personal ...

La crianza, un camino nada fácil

En el momento en el que nos convertimos en padres crecen las responsabilidades, un camino a menudo, con muchas dificultades, sobre todo, cuando dejan de ser bebés, y tienes que guiarles y alejarlos de malos hábitos, conductas no adecuadas, y ayudarles a tomar el camino correcto. Todos sabemos que cualquier acto o decisión que tomemos ahora afectará a nuestro hijo el resto de su vida. De ahí la imp ...

General

¿Os habéis sentido juzgados por ir con niños?

Durante estas vacaciones he podido “vivir en mis carnes” la intolerancia de algunas personas (padres incluidos) ante situaciones protagonizadas por niños Sé que muchas personas al leer este post pensarán que algunos niños no tienen educación, que hay que saber comportarse en lugares públicos o que algunos padres no sabemos “mantener a raya” a nuestros hijos, pero también ha ...