comunidades

Cantando 'Aunque me des veinte duros'

Dentro de las actividades de verano estamos intentando aprender a tocar los instrumentos de percusión tradicionales castellanos y a cantar algunas jotas, fandangos y seguidillas. Ayer disfrutamos con este fandango castellano. "Aunque me des veinte duros". Son nuestros primeros ensayos así que tenemos que mejorar mucho.
Cuando aprendemos a cantar, bailar y tocar canciones tradicionales estamos trabajando varios aspectos educativos.
La memoria: Aprendemos las canciones por repetición, por lo que ejercitamos la memoria.
La motricidad: El aprendizaje de instrumentos ayuda a desarrollar la motricidad y la sincronización.
La tradición cultural: Este tipo de canciones permite enlazar generaciones y transmitir de manera sencilla y divertida la tradición cultural para que se siga manteniendo y divulgando.
La audición: Un ejercicio recomendable es escuchar las canciones a modo de dictado e ir sacando la letra. de esta manera trabajamos la audición y el escribimos con los pequeños las canciones. Sin contar las risas que nos podemos echar porque cada uno entienda una cosa.
Este es el vídeo, espero que os guste.


Fuente: este post proviene de CreoEduco, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Día 1: Proyecto 123

Mi primer día en el Proyecto 123 ¡fuera plástico! Hoy a sido un día mas de reflexión que de acción. Y os cuento porqué. En el mes de julio intenté deshacerme del plástico de golpe, cambiar mi forma de ...

Libros con muchas vidas

Imagen de Marisa Sias Reconozco que tengo pasión por los libros, sigo prefiriendo los libros en papel. No se si es nostalgia, costumbre o lo fácil que me resulta no tener que estar dependiendo de u ...

ACTUALIZANDO.....

Estamos actualizando nuestra web. Disculpar el caos. Podéis poneros en contacto con nosotros en creoeduco@gmail.com

Recomendamos

Relacionado

Alicia pintora de sueños

Desde que empezó el colegio Alicia nunca había estado apuntado a ninguna clase extraescolar, lo cierto que aún la veía un poco pequeña para meterla en esos trajines de venir del cole, comer y sin dormir siesta( al comenzar el cole seguía durmiendo siesta, aunque la dejó a los 4 meses de empezar) llevarla a alguna clase ya fuera de las que ofertan en el colegio, que francamente me gustaban unas cua ...