Cómo tratar a un bebé con reflujos



Los reflujos en los bebés son un problema bastante habitual, pero por ello no dejan de ser muy molestos para los peques y debemos intentar evitarlos.

Causas de los reflujos en bebés

Las causas más habituales son:
- Expulsar la leche sobrante cuando han tomado de más.
- Sistema digestivo poco maduro. Es la causa más común en bebés de menos de seis meses.
- Pared abdominal con más tensión de la normal, comprimiendo el estómago.

¿Cuándo debemos preocuparnos por los reflujos?

Como hemos dicho, es algo habitual, pero debemos tomar acción cuando:
- Es mucha cantidad
- Se produce entre toma y toma, no en el momento que acaba de tomar.
- Tiene color amarillento y olor ácido.
- El bebé arquea el cuerpo y se retuerce por el dolor.

Reflujo oculto en bebés

Puede ser que no veamos expulsión de leche, pero sí exista reflujo. Debemos alertarnos si:
- El bebé muestra síntomas de ansia a la hora de mamar
- Tiene hipo o tos frecuente

Consejos para evitar el reflujo en los peques

- Que el bebé coma estando vertical.
- No esperes a que llore para darle la toma, que no la tome desesperado.
- Hacer pausas en la toma para expulsar los gases.
- Procurar que no coma demasiado.
- Mantenerlo vertical, o al menos incorporado, tras la toma. Durante 15-20 minutos no lo tumbes.
- si ves que es habitual en él, intenta que duerma con un poco de inclinación. Pon en la cuna un alza en la parte del cabecero de unos 30 cm.



Por supuesto, ante cualquier síntoma acude al médico.

Un resumen de los consejos:
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: