De mi casa al mundo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cómo preparamos la Pascua en casa

actividades con ninos preparar Pascua easter kids


En casa celebramos las fiestas principales del año como la Pascua,  pues todas forman parte del legado cultural que queremos transmitir a Sunflower y para nosotros tienen un sentido importante.

Además, como ya te expliqué en el artículo de Waldorf en casa, para los niños pequeños la preparación de la fiesta es tan importante como la propia celebración.

Por eso hoy voy a contarte cómo preparamos en nuestra familia la Pascua y qué significa para nosotros.

¿Por qué preparamos y celebramos la Pascua?

La preparación para la Pascua es en realidad una preparación para el cambio de estación que acontece en la Tierra con la llegada de la primavera.

Tras el frío y la oscuridad del invierno, la naturaleza resucita; la luz regresa, aparecen brotes en los árboles, las flores comienzan a florecer y aparece vida nueva.

Las aves incuban nidos llenos de huevos y pequeños conejitos y liebres mordisquean la primera hierba verde.

No es de extrañar que la Pascua se simbolice en muchos países con huevos, pollitos, conejos y flores.

Esta imagen que acabo de explicarte de nuevo crecimiento, de renacimiento del mundo,  que también se celebra religiosamente en nuestra cultura católica con la Semana Santa, viene a ser un reflejo de nuestro propio potencial de transformación interior.

Me parece un mensaje espiritual optimista y necesario.

¿Cómo prepararla con niños?

A los niños pequeños no conviene darles sermones sobre el significado de las festividades, además de aburrirse, casi seguro que no van a entendernos.

Tenemos que tener en cuenta que con ellos nuestros actos hablan más claro que nuestras palabras.

Por eso para hacerles vivir la fiesta de Pascua como un acontecimiento maravilloso, es importante ir haciendo preparativos en los que ellos sean partícipes.

A continuación voy a explicarte 5 actividades que nosotros hacemos en casa con Sunflower para que puedan servirte de inspiración con tus hijos.

(1) La Jaia Corema y sus canciones

Es una tradición mallorquina, aunque creo que también se hace en otros lugares.  Desde el primer día de Cuaresma sacamos del armario nuestra Jaia Corema, una anciana de papel o cartón que representaba la Pascua.
jaia corema


Suele llevar un bacalao en una mano y tiene siete piernas, que representan las siete semanas de Cuaresma.

Cada domingo quitamos una pierna de las siete que tiene, hasta Pascua que se queda sin ninguna.
jaia corema 7 pies


Es como una especie de calendario visual que además nos viene muy bien porque así Sunflower sabe que cuando la Jaia Corema se queda sin ningún pie, es cuando nos vamos a Murcia a visitar a los abuelitos porque tenemos vacaciones.

Además, cada día cantamos canciones populares de la Jaia Corema como esta.

(2) El cambio en la mesa de estación

En casa tenemos una mesa muy especial donde guardamos cositas de la naturaleza que nos hacen ser más conscientes de los cambios que ocurren con el paso de las estaciones.
Ya te expliqué aquí qué es una mesa de estación o mesa de la naturaleza Waldorf.

Desde el inicio de la Cuaresma nuestra mesa se ha ido llenando de verde y de vida. 
El Rey Invierno se ha marchado a descansar...
rey invierno mesa estacion Waldorf


...Y ahora ha llegado la Pastora con sus ovejitas. Aunque en otras versiones también puede llegar "la madrecita del rocío", también en forma de pastora, que con su escoba barre la escarcha y el frío y prepara la tierra para la primavera. 


Para decorarla este año además hemos utilizado los tapices de lana que hicimos Sunflower y yo y que te expliqué cómo se hacen aquí y algunas casas de papel que hicimos por Navidad para decorar la ventana del cuarto de Sunflower y que puedes ver aquí. En unos días también la llenaremos de huevitos decorados.

(3) Érase una liebre de Pascua?

Un cuento que nos habla con imágenes sencillas de la fuerza de los obstáculos y de la diligencia de la pequeña liebre para encontrar el camino del medio.
erase una liebre de pascua cuento waldorf


Este cuento de las escuelas Waldorf es uno de mis favoritos. Me encanta contárselo a Sunflower cada noche. Tiene una sonoridad y un ritmo que me gustan mucho. Empezamos a contarlo hace un par de días y la intención es contárselo hasta el domingo de Pascua e incluso continuar después si ella lo pide.

¿Por qué repetir el mismo cuento durante 3 o 4 semanas?



Esto es algo muy Waldorf que puede llamar la atención pero que tiene un sentido.

Para empezar es mucho más saludable para el niño centrarse en una historia donde integra y repite esas imágenes, que la dispersión que provoca escuchar un cuento tras otro. 

Además, repetir una y otra vez el mismo cuento es bueno para su aprendizaje. Una afirmación que además de sostenerla la Pedagogía Waldorf, es una de las conclusiones extraídas en un estudio de la Universidad británica de Sussex, cuyos autores consideran que es esta repetición lo que acelera la adquisición del lenguaje y del vocabulario. Puedes leer la noticia aquí

Si quieres aprenderte el cuento para contárselo a tus pequeños, aquí está resumido por Emma de LoraLora, ¡es precioso!

"Había una vez una familia de liebres de Pascua: papá y mamá liebre y sus siete hijitos. Aquel año papá y mamá liebres no sabían cuál de sus hijos sería la liebre de Pascua. Entonces la mamá liebre cogió una cesta con siete huevos, y el padre liebre llamó a sus siete hijos y dijo al más mayor:

?Coge un huevo de la cesta y llévalo al jardín de la casa donde viven muchos niños.

El mayor cogió el huevo dorado y se fue con él a través del bosque, cruzó el riachuelo, atravesó la pradera y llegó al jardín de la casa de los niños. Entonces quiso saltar por encima de la verja, dio un salto demasiado grande y el huevo se cayó y se rompió. Ésta no era la verdadera liebre de Pascua.

Le llegó el turno al segundo. Éste cogió el huevo plateado, corrió con él a través del bosque, cruzó el riachuelo y llegó a la pradera. Entonces le llamó la urraca:

?Dame tu huevo, dame tu huevo y te regalaré una moneda.

Y sin que la liebre se diera cuenta, ya se había llevado la urraca el huevo a su nido. Ésta tampoco era la verdadera liebre de Pascua.

Le tocó el turno al tercero. Éste escogió el huevo de chocolate, corrió con él a través del bosque, cruzó el riachuelo, llegó a la pradera y justo entonces, llegó saltando de un pino alto una ardilla, puso grandes ojos y preguntó: 

?¿Está rico?

?No lo sé, lo quiero llevar a los niños.

?¿Me dejas probar un poco?

La ardilla chupó un poco y, como le gustó tanto, siguió lamiendo, y la liebre lamió con ella hasta que todo el huevo había desaparecido.

Cuando llegó a casa, la madre liebre de Pascua le tiró de los pelos de su morrito que aún estaban llenos de chocolate y dijo:

?Tú tampoco eres la verdadera liebre de Pascua. 

Ahora le llegó el turno al cuarto. El cuarto cogió el huevo con muchas manchitas. Con este huevo corrió a través del bosque. Cuando estaba cruzando el riachuelo se paró en medio y se vio en el riachuelo como en un espejo. Cuando se estaba mirando, ¡plaf!, se cayó el huevo al agua.Ésta tampoco era la liebre de Pascua. 

Le llegó el turno al quinto. El quinto cogió el huevo amarillo. Con él corrió a través del bosque y antes de llegar al riachuelo se encontró con el zorro.

?Oye, vente conmigo a mi madriguera y enseña a mis hijos el huevo bonito.

Los zorritos empezaron a jugar con el huevo, se cayó encima de una piedra y se rompió. Rápidamente corrió la liebre a casa con las orejas gachas. Ella tampoco era la verdadera liebre de Pascua.

Le llegó el turno al sexto. El sexto escogió el huevo rojo y con él corrió a través del bosque. Entonces se encontró en el camino con otra liebre. Puso su huevo en el camino y empezó a pelearse con ella. Por fin, la otra liebre huyó y cuando la sexta liebre buscó su huevo, lo encontró hecho migas. Ésta tampoco era la verdadera liebre de Pascua. 

Le tocó ya el turno a la séptima, la liebre más joven y pequeña. Ella cogió el huevo azul. Con el huevo azul atravesó el bosque. En el camino se encontró con otra liebre. La dejó pasar y siguió adelante. Entonces vino el zorro. La liebre dio un rodeo y llegó al riachuelo. Con unos saltos ligeros cruzó por encima del tronco. Vino la ardilla pero la liebrecita siguió adelante y llegó a la pradera. Cuando la urraca gritó, simplemente le contestó:

?¡Tengo que seguir!, ¡tengo que seguir!

Por fin, llegó al jardín de la casa. La puerta estaba cerrada. Ella dio un salto, ni demasiado grande, ni demasiado pequeño, y puso el huevo en el nido que le habían construido los niños. Ésta era la verdadera liebre de Pascua".

Si prefieres tenerlo en papel, lo puedes comprar aquí.

(4) El pastel de Pascua

A Sunflower le encantan los muffins, cupcakes o magdalenas. ¡Prepararlas y comérselas!
cupcakes pascua easter


Cada semana suelo hornear alguna cosa rica para merendar y muchas veces cae alguna receta de magdalenas, como las que te enseñé aquí con semillas de chía y limón, todo un superalimento.

Para Pascua es típico en muchos lugares el pastel o mona de pascua pero nosotros hemos hecho nuestra versión magdalena y están riquísimas. Son súper fáciles de preparar.

Ingredientes:

5 huevos
15gr. de levadura
175 g. de azúcar
50 g. de mantequilla
La piel rallada de 1 limón
175 g. de harina
Para decorar: chocolate fondant, huevitos de chocolate, flores de neula (son de Lidl),?

Preparación:

Mezclamos todos los ingredientes menos la levadura: huevos, harina, azúcar, ralladura de limón y mantequilla. Cuando no queden grumos añadimos la levadura, mezclándola con una pala de madera.
mezclar la masa


Dejamos que la masa repose 30 min.

Lo servimos en los moldes y horneamos a 180º hasta que la masa esté bien cocida, unos 20 minutos.

Luego lo adornamos con motivos de Pascua sencillos. ¡A los niños les encanta esta parte!
cupcakes decorar easter pascua


(5) Conejitos DIY

En casa hemos hecho varias versiones de conejitos DIY, muy pronto de hecho te enseñaré cómo hacer un conejito y un gato de punto con el mismo patrón, pues el tutorial para hacer el gallo ha tenido mucho éxito,  pero la forma más sencilla para hacer un conejito con niños es uniendo 2 pompones de lana.
conejito diy pompones


No tengo fotos del proceso, pero no tiene mucho misterio.

Para hacer los pompones hemos utilizado los pomponmakers de Tiger, que van genial. 
pompon


Nuestro conejito solo tiene una oreja, se le cayó la otra, y Sunflower ahora lo prefiere así.

Otra opción es hacer conejitos de diferentes texturas, como éstos que preparé para mi sobrina para su panera de los tesoros.
conejitos arcoiris waldorf


Después el mismo día de Pascua es cuando pintamos los huevos duros, los hacemos rodar y chocar entre ellos, una costumbre escocesa que hemos heredado de la tía de Chicosolitario, y buscamos los huevos de chocolate escondidos por el jardín, pero ya te enseñaré fotos en nuestro Instagram de ese gran día.
Y tú, ¿cómo preparas la Pascua con tus hijos?




<<Había una vez una oruga que quería ser como una flor y adorar el sol. Entonces la Madre Tierra le dijo que la posibilidad de tal transformación existía, aunque sería como morir y volver a nacer con una nueva forma. La oruga, que era muy valiente, estuvo de acuerdo y así se transformó en una flor capaz de volar? - Cuento Waldorf proveniente de Gran Bretaña relacionado también con la Pascua>>




Suscríbete para seguirnos y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Fuente: este post proviene de De mi casa al mundo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos