Los juguetes electrónicos para niños no son saludables

juguetes electronicos para niños

Sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar ya descansan en sus palacios. En nuestras casas dejaron ya los regalos y juguetes y hoy, en TUMINIYO, nos fijamos en los llamados juguetes electrónicos para niños. Bueno no lo hacemos nosotros, lo hace la Fundación Oír Es Clave.

Han sido sin duda, el regalo estrella, miles de ‘cacharritos’ que se han convertido en los protagonistas del Día de Reyes. Pues bien, esta fundación aconseja a padres y madres restringir y controlar el uso de dispositivos electrónicos de sus hijos. El objetivo es que estos juguetes no resulten contraproducentes para su salud, según informa la fundación.

Pero esta fundación no es la única que alerta sobre estos juguetes. La Academia Americana de Pediatría ha alertado sobre la sobreexposición de los niños a los medios digitales. Recomienda tiempos máximos según la edad del niño, ya que evitar esta exposición puede beneficiar el desarrollo del cerebro y las conexiones saludables entre padres e hijos.

Por ello, los bebés menores de 18 meses no deberían estar expuestos a estos dispositivos, ya que son los más vulnerables a las pantallas. Por su parte, los niños entre dos y cinco años no deberían pasar más de una hora utilizando juguetes electrónicos y a partir de los seis años los padres deben decidir y controlar sus propios tiempos de uso.

Mejor juguetes tradicionales y pasar tiempo con nuestros niños

La ´Association of the Type of Toy Used During Play With the Quantity and Quality of Parent-Infant Communication´  (¡vaya nombrecito para ponerlo en una tarjeta de visita!) apuesta por el juguete tradicional y los libros. Estos promueven el desarrollo temprano del lenguaje y el tiempo de calidad que comparten padres e hijos, frente a los juguetes sonoros y electrónicos.

Y aunque ya probablemente sea tarde porque los juguetes electrónicos ya llegaron el día 6, los padres y madres tenemos la clave. Debemos priorizar en pasar tiempo de calidad con nuestros hijos, y dedicarlo a la conversación, la lectura de libros infantiles, el paseo o a compartir juegos creativos para la estimulación temprana. Y si hay que usar la tecnología, seamos ejemplo para ellos, enseñándoles la mejor manera de emplearla como herramienta para aprender, crear y descubrir.




.


¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: