comunidades

Más Geometrias

El otoño nos regala una gran oportunidad para el juego y la exploración en la naturaleza. Para reconectar con ella desde un espacio afectivo y a la vez desarrollar competencias formales, clasificando, organizando hojas y colocándolas con cierto acierto estético. Artistas como Andy Goldworthy, Richard Long, Nils Udo entre otros resultan ser nuestras referencias en la escuela. Cada vez más esta forma efímera de representación está más presente en la infancia. Es fácil ver de forma natural a los niños en los patios escolares jugando y creando escenarios geométricos personales. Quizás un cierto gusto por la clasificación en un orden establecido integrado en una decisión personal sea motor de este acción, no lo sé a ciencia cierta. En cualquier caso requiere paciencia, que se impregna de olor de tierra, del placer de sentirla y apreciar los colores del otoño.







Fuente: este post proviene de El camino de la liebre y el erizo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La mirada de la infancia sobre la ciudades cobra especial interés cuando se les permite contar con sus opiniones sobre lo que una ciudad debe ser. Mientras les preguntó voy descubriendo que son consci ...

Un proyecto para compartir y conocer. Consta de varias dimensiones y pretende abordar el conocimiento y el disfrute del entorno natural desde diversos ámbitos. La idea central era utilizar el arte, co ...

Recomendamos