Blog de mamagolondrina Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Ruido. Ruido. Ruido.

Ruido. Pasito. Paro. Ruido. Pasito. Paro. ¿Ruido? ¿Ruido? ¿Estás ahí? ¿Qué hago? Escuchando al ruido para despedirlo.
¿Para qué?
Para que el silencio me traiga nuevos sonidos o me permita escuchar lo que ya suena y a lo que no presto atención.
Quiero estar sorda como una tapia para centrar y desarrollar mis otros sentidos.
De veras!
Es muy productivo y revelador!
¿Cómo?
Primero, asumiendo que una gripe o estado de salud malo es una pu**** pero tiene una gran parte emocional por detrás y que, la mayoría de las veces, echamos la culpa al tiempo.
Segundo, asumiendo que hay que cambiar el formato “acelere” por el formato “calma” y eso no es sinónimo de ir a paso de tortuga. Que no! Desacelerar es avanzar con ritmillo sin empujones de prisa o bocinazos de estrés. Que noooo. Sé constante y consciente. Descubrirás que avanzas incluso más rápido que cuando vas acelerada y bajo presión.
Y tercero, si las personas que te rodean, te dicen todo lo contrario a lo que sienten o no son coherentes con tu forma de ser, pensar o incluso, tus valores, no hagas tuyas sus carencias ya que, lo único que lograrás será, agotarte, estresarte y dejar de escucharte a ti misma.
pasos
20
La entrada Ruido. Ruido. Ruido. aparece primero en Yolanda Fortes.

Fuente: este post proviene de Blog de mamagolondrina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos