comunidades

Tendencia en moda infantil: futurismo pausado



Una tendencia es el estilo o modelo a seguir en la ropa, accesorios e incluso la forma de pensar. En la industria textil las predicciones de la moda nos marcan los caminos del consumidor, esto se logra mediante el estudio que hacen empresas dedicadas al mercado. Ellas anticipan lo que estará en boga en los meses o días futuros.

Existen cuatro tendencias, que marcarán este 2018. Es por eso que en este post y los próximos te estaré hablando de este tema para que los pequeños de la casa estén siempre a la moda. Y al momento de seleccionar sus prendas busques los detalles con los que los harás destacar.

¡Empecemos! La primer tendencia es “Futuro Pausado” o conocida en inglés como Slow future. Se enfoca en productos prácticos y funcionales de invierno hasta transición de primavera.
 


 
Se trata de recordar el pasado para imaginar el futuro. Este tema o estado mental se enfoca en lo que va a ser el futuro de la humanidad. Se vuelve a valorar los tiempos antiguos en los que las pausas, la tranquilidad y el aburrimiento eran vitales. Estamos viviendo un tiempo en el que las redes sociales parecen ocupar cada hueco de nuestro tiempo libre, la información nos satura y el consumo es abundante.
 
En la moda vamos a ver que cada vez se vuelve más popular el tema del espacio exterior en las colecciones, con estampados de galaxias, naves espaciales, lunas y estrellas.




La paleta de color para el sector de moda infantil son: azul utopía, amarillo nuevo amanecer, verde mármol, verde azufre, arena rosa, rojo crujido, hueso, agua salada y marrón carbón.



 Los metálicos como: verde, gris, rosa y dorado.



En esta tendencia sobresalen los contrastes poderosos entre lo natural y lo sintético. Así como entre lo artesanal y lo tecnológico.



En los textiles destacan los símbolos y figuras geométricas que son usados como estampado de telas.



La tela crepe se inspira en las tierras áridas y terrenos deshidratados.



El lino hace su aparición de forma desgastada.



Los tejidos geológicos representados por los colores degradados resultan clave para los suéteres y cárdigans.



La gamuza calada, algodón aterciopelado y la felpa, asemejan la piel que nos recuerda las primeras prendas usadas por la humanidad cuando éramos nómadas.



Las telas clásicas son usadas para representar la modernidad simple.



Los tejidos metálicos hacen una transición hacia un acabado más suave y plateado que representan la modernidad definida.



Te dejo a continuación looks que te inspirarán al momento de vestir a tus pequeñas fashionistas:





¡Ahora! te toca a ti, vestir a tu pequeña hija mini fashionista, con una de las tendencias de este 2018. Las otras 3 tendencias te las iré contando en los siguientes post ¡seguro te encantarán!  Hasta pronto.
 
Fuente
WGSN
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos