comunidades

1, 4 y 6 años hablándonos en inglés

inglés en familia


Como me han dicho varias personas: Si no lo estuviera viendo no me lo creería.

Esta aventura empezó con grandes incertidumbres y muchas dudas sobre si mis hijos hablarían bien inglés y español, si no sería mucho lio, si familiarmente tenía sentido... y ahora estamos en el momento en el que nos hablamos en inglés como algo normal, y claro, en español también con papá y el resto de la familia.El mayor de casi 6 años habla inglés de maravilla, con una variedad de vocabulario fabulosa y una corrección gramatical que me asombra. Él lo tiene claro, dice que habla inglés y español y cuando está con niños nativos en cualquiera de estas lenguas no parece sentir que él tenga un dominio de las lenguas diferente, ni es consciente de la particularidad de que su madre no sea nativa en inglés.

Todavía hay cosas que mezcla y que le crean interferencias como tidy uping o palabras como pullgar para decir estirar, pero cada vez son menos. Es genial comprobar como le he dado la herramienta de una lengua nueva y ahora puede ir mejorando él sólo con nuevos inputs de dibujos, canciones y amigos. De hecho, hay palabras de partes de coches o juegos que yo desconozco y ya le he tenido que preguntar un par de veces cómo se dicen. No me puedo creer que ya el alumno enseña al maestro.

El mediano de casi 4, está en un momento en el que mezcla el español y el inglés todavía un poco en las frases, está desarrollando vocabulario básico y me pregunta cómo se llaman las cosas, pero, aunque sabe lo que está en inglés o castellano, por ejemplo, en los dibujos, todavía no habla sobre esas diferencias ni está teniendo ninguna preferencia por una u otra lengua. Entre los hermanos suelen hablar en inglés, aunque después de este verano en el que tuvimos inmersión total con abuelos, tíos y primos, el español también está mucho en sus juegos, incluso al dirigirse a mí a veces.

El peque de un año dice hola bye y la primera sílaba de bottle, bo, y pa para pacifier. Creo que es con el más he mezclado las lenguas de todos mis hijos. Con el mayor, le hablaba todo en inglés desde los dos meses; con el mediano, todo en inglés desde los 8 meses; y con este peque es ahora, con un año. cuando siento que es el momento de dirigirme a él sólo en inglés.

No sé cómo verán mis hijos mayores que al peque le haya estado diciendo palabras en español que a ellos les digo en inglés, por ejemplo, le digo al peque ¿quieres leche? y a uno de los mayores le digo Give me his milk, please. No parece que les llame la atención, ni afecta en que se sigan dirigiendo a mí en inglés. Supongo que ahora que les hable a todos igual, tendrá más sentido. Dentro de las diferentes maneras como se suele explicar que las familias abordamos el hablar a nuestros hijos en inglés, la mía a lo largo de los años ha ido variando un poco y ha ido siendo un pequeño mix según he sido sintiendo que necesitaba vivir mi maternidad. Quizás sería criar a mis hijos en inglés al 90% dándome un margen de español de pequeñitos.

En cuanto a mí, es curioso que aunque mi inglés de mamá es más que suficiente y ya no me falta nada básico porque he ido aprendiendo y mejorando mucho estos años, sigo leyendo alguno de los capítulos del libro Mejora tu inglés y haz que tu hijo sea bilingüe para refrescar frases que me señalé como interesantes y ampliar vocabulario que sé que les va a venir bien a mis hijos. También leo y escucho audiolibros en inglés para seguir manteniendo un buen nivel de adultos que creo que es importante.

Verles jugar juntos, ver cómo son capaces de relacionarse con niños y adultos de cualquier parte del mundo que hablan inglés, tener conversaciones típicas sobre el cole y cosas familiares, inventar canciones con ellos... Es una maravilla.

Conozco casos en los que los padres y los niños, siendo españoles, tienen incluso un acento súper inglés o americano. En nuestro caso no es así, se nota fácilmente que somos españoles hablando inglés, un inglés muy bueno pero sin duda es sencillo ver que no somos nativos. El otro día, por ejemplo, en la biblioteca estaba una mamá americana con dos niñas hablando y nosotros al lado, y me hacía gracia cuán diferentes eran nuestros acentos. Quiso venirme un sentimiento de inferioridad, pero rápidamente lo quité de mi mente, nuestra situación no tenía nada de menos sino de más, mis hijos podían hablar con ellas perfectamente e íbamos a buscar los mismos libros.

Recuerdo cómo hace años me daba vergüenza a veces hablarle a mi pequeñín en inglés delante de la gente, incluso de familiares y cómo alguna vez también tuve que explicar por qué lo hacía y que confiaba en que no iba a ser un problema para los peques sino una ventaja. Pues bien, unos poquitos años después aquí estamos, contentísimos de nuestra decisión y constancia.

Fuente: este post proviene de Lanonativa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos