comunidades

Carta a mi esposo



Querido esposo:

He decidido escribirte esta carta, porque con los años he aprendido que de nada sirve decirte lo que siento, por el contrario, se convierte en el detonante de los gritos y de las peleas, que también he aprendido a evitar.

Me molesté muchísimo esta mañana cuando me llamaste descuidada, y sin embargo no te dije nada, ni siquiera me tomé la molestia de explicarte los hechos. Ahora entiendo que es muy fácil criticar, cuando nunca se ha estado en el lugar del otro, sobre todo, cuando el trabajo del otro se considera un derecho adquirido por naturaleza.

He debido empezar por explicarte que no había papel en el baño, porque anoche, mientras veías en la sala el estreno de la nueva novela, nuestro hijo de dos años y medio, había movido su estómago en unas cantidades casi inverosímiles para su edad y tamaño, y que limpiar su mica me había costado mucho trabajo, para nada agradable, y que mientras lo hacía vi cómo se llevaba el papel del baño para jugar; lo vi salir corriendo con él en las manos, pero que no fui detrás, porque mis manos estaban ocupadas, sucias y estresadas.

No sé si se le pueda llamar descuido al agotamiento represado. Una vez que limpié el desastre, me puse a jugar con él y luego me tendía en la cama abrazándolo mientras veía sus dibujos favoritos, y sin querer, olvidé el papel higiénico y su paradero desconocido. Por supuesto, cuando entraste a nuestra habitación para ver cómo estaba todo, me viste acostada y supusiste que yo no hago nada, como lo piensas a menudo.

No sé si sea justo que me llames descuidada, cuando me levanto tres horas antes que tú cada mañana para organizar la casa: lavar la ropa, los platos, organizar la cocina, hacer el almuerzo, doblar la ropa seca, trapear el piso, sacudir el polvo y limpiar los baños. No creo que te quepa en la cabeza que sea posible hacer tantas tareas en tan poco tiempo, sobre todo porque cuando abro las cortinas y te llevo el desayuno a la cama, el día para ti solo está comenzando.

Quiero recordarte, que de las tres horas menos de sueño que le robo al día para ejecutar mi rol de ama de casa, solo dedico una que otra a la semana para ir al gimnasio: la única indulgencia que le doy a mi vida, pensando en mí y en mi bienestar, y de alguna forma en el tuyo, sé que no te gustaría tener una esposa llena de kilos de más.

También me gustaría que calcularas, que además del bebé, tenemos otros dos hijos, que también comen, duermen y ensucian ropa, lo que puede llegar a significar toneladas de indolente trabajo sin final; y que si por casualidad no encuentras tus pantalones favoritos en el armario cuando te los quieres poner, es porque quizás el día anterior el chiquito no me dio tiempo de plancharlos y almidonarlos como tanto te gusta, y obviamente me duele cuando reclamas su ausencia como si fuera el fin del mundo.

Y como si esto fuera poco, también trabajo, y mientras tú te tomas tu tiempo para afeitarte y ponerte presentable para la oficina, yo tiendo la cama, organizo la lonchera del chiquito y me recojo el pelo lo mejor que puedo, para salir contigo y luego concentrarme en mis tareas de oficina, sin maquillaje y totalmente descuidada por falta de tiempo.

Me gustaría que entendieras que al medio día cuando volvemos al apartamento para almorzar con nuestros hijos; mientras ves el noticiero yo caliento lo que preparé en la mañana, hago el jugo, sirvo la mesa y preparo la última guarnición; y que después cuando te sientas a tomar una pequeña siesta, yo lavo los platos, limpio y organizo la ropa que dejé lavando en la mañana. Por lo tanto, el valor de la hora de almuerzo, es y será diferente para ti y para mí.

Lo mismo sucede al final de la jornada laboral: pasamos por el pequeño a la guardería, lo llevamos a casa y mientras te quitas los zapatos y te sientas en el sofá a ver no sé qué partido de fútbol, yo juego con él, le leo cuentos, corro y río. Y que a veces busco unos minutos de sosiego y lo dejo ver los dibujos que la psicóloga no considera adecuados, con fin de poder escaparme a preparar y servir la cena. Y luego cuando ves tus novelas, series y deportes, yo agoto las últimas horas del día acompañándolo, hablando un poco con los otros hijos para al final, estar al lado del pequeño para ver un poco de televisión y tratar, muchas veces infructuosamente de dormirlo. Por lo tanto, yo no veo más de una hora de televisión a la semana, porque esos dibujos trato de evadir la tortura que es para mí ver sus dibujos animados, leyendo un poco, escuchando algo de música sin dejar de estar a su lado.

Y no es que me esté quejando, nunca lo hago, ni nunca lo haré. Solo quisiera un poco de comprensión y respeto. Me gustaría que comprendieras a que me refiero cuando digo que me siento sola o cansada, porque creo que ese último término no alcanza a caber en tu cabeza con la verdadera magnitud de lo que implica.

Tampoco es que te esté exigiendo que hagas las tareas domésticas por mí, sé muy bien que en el hogar que te criaron no existe cabida para que un hombre aprenda estos deberes. Sé que no sabes nada de cocina y que de ese lugar de la casa solo conoces el lugar en dónde están las cervezas. Pero si me gustaría que criticaras menos lo que te parece que está mal. Que, si descubres que un vaso quedó mal lavado, no corrieras a mostrármelo como si fuera la prueba reina en un juicio. Que, si el domingo me da pereza correr detrás del pequeño para bañarlo, y decido dejarlo así, no asumieras que soy una madre complaciente, sino que entendieras, que creo que todos tenemos derecho a romper nuestras rutinas, pues no deberían ser una cadena.

Perdona si después de tantos años te sigo pareciendo descuidada y mala madre, hago lo que puedo, incluso la mayoría de veces más de lo que está realmente a mi alcance. Doy tanto de mí, que a veces me pierdo a mí misma.

Sobre todo, quisiera que al final de la jornada, cuando por fin se han dormido los niños y se han acabado tus series y novelas, fueras a nuestra habitación para consentirme un rato, para que habláramos, para que fuéramos otra vez una pareja, no dos extraños compartiendo casa y una lista interminable de tareas.

Fuente: este post proviene de Red Mamás Blogueras x El Mundo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Hermosa hija: Puedo empezar diciéndote que seas feliz. Es casi un cliché de los deseos de los padres hacia los hijos. Pero yo te voy a pedir que vivas plenamente. Sí, eso nada mas. Te saco la responsabilidad de ser feliz y el peso que esto trae Viví, hija mía, viví bien. Hacer lo que te gusta es hermoso Pero hacer lo que amas es mágico Rodete de personas que valgan la pena Pero tenes que saber que ...

Mi bebé, mi tercer bebé, hoy hace un año que naciste, que llegaste a nuestra vida, parece que fue ayer y a la vez parece que fue hace mucho tiempo. Hoy hace un año que decidiste llegar para completar nuestra familia. Te estoy escuchando removerte mientras duermes plácidamente, y me parece increíble que estemos aquí, ya, un año después. Creo que nunca tendré palabras suficientes para decirte lo qu ...

Familia

Uno de los motivos más recurrentes de consultas de padres son las peleas entre hermanos. Cuando en una familia a diario y de manera constante hay peleas de forma continua, los padres acabamos perdiendo el control y el ambiente familiar se convierte en un auténtico calvario. Llega el final del día y estás deseando que llegue la hora para que se vayan a dormir y poder descansar de sus gritos y pelea ...

Reflexiones (...en voz alta) aborto bebé ...

Hasta aquí ha llegado este breve, hermoso y doloroso episodio de nuestras vidas. Íbamos a tener un precioso bebé… Y ya no. Hoy nos hemos despedido… ¡Y es algo tan increíble el modo en que te fuiste…! No sé qué decirte, mi pequeño amor sin rostro. No sé qué decirte… Solamente, que jamás te olvidaré. … … … … … … … Y ya está… Eso ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Olivia, las cosas van a cambiar mucho. Te hablo de tu hermana todos los días, sobre todo cuando nos damos nuestro bañito diario y juegas a enjabonarme y mojarme la tripa. Sabes que el bebé está ahí dentro y sabes cómo se llama, “Pema” o “Pelma”, depende del esfuerzo que haga tu lengua de trapo. Hace unos días viste como la tripa se movía y te quedaste con cara de ¿qué ha sido eso?. Yo te expliqué ...

general amor bebe ...

En el momento que decidimos tener un bebé,yo no estaba preparada,y quien lo esta? es una aventura que con el tiempo se aprende, tenia muchos miedos de como seria yo criandolo y como seria mi esposo con el. Mi matrimonio tampoco es el de cuentos de hadas,tenemos nuestros altos y bajos,nuestras temporadas pero aun así hacemos lo posible de ser FAMILIA y de criar y cuidar a nuestro hijo. Mi esposo d ...

niños mi embarazo ...

Querida hija: El día que mamá supo que vendrías a su vida, sintió que era la mujer más feliz del mundo, y desde ese día todo empezó a girar en torno a tí. Aún no sabíamos si serías una niña, ni podíamos imaginar lo buena y lo guapa que serías, pero ya desde ese momento te queríamos con todo el corazón y soñabamos con el día en que te besaríamos por primera vez! Los meses que pasaste dentro d ...

amor carta precioso

Mi precioso Espero que algun dia puedas leer esto y tengas presente que siempre estuve ahi para ti. Desde que nacistes tu papa y yo estuvimos presente en todo,yo estuve cuando nacistes obvio porque de mi salistes,yo fui la primera persona que mirastes aparte de los doctores y las enfermeras,yo fui quien te dio de comer el primer instante y me pase de madrugada alimentandote,tu papa estuvo siempre ...

niños pensamientos una mama en el mundo ...

Hoy hace 9 años que te fuiste de mi lado. Aunque cada día te recuerdo, tu presencia me falta y eso duele mucho. Me criaste como una hija e incluso me trataste igual o mejor que a uno de tus hijos. Sé que criar a un hijo no es igual que a un nieto, pero aun así te siento como mi padre, un segundo padre. Tú me enseñaste muchas cosas, contigo pase ratos inolvidables y días especiales. Aún recuerdo cu ...

general amor dolor ...

No me quites a mi esposo. Estaba en un desayuno cuando de pronto entra una mujer guapa, yo creo que de unos 45 años a lo mucho, se dirigió a una mesa y comenzó a levantarle la voz a otra un poco mas joven, mas arreglada y de aspecto felíz. Le comenzó a decir que era una zorra, basura, que toooodos se enterarían que le estaba quitando a su marido, que iba a dejar sin padre a sus hijos y que esto lo ...