comunidades

Cubrepañales o ranitas para recién nacido: Usos y ventajas

Los cubrepañales o ranitas para recién nacido son una prenda interior que llevan los bebés cuyo objetivo es cubrir y mantener sujeto el pañal. Su diseño permite que el pequeño tenga gran movilidad en sus piernecitas.

Hay mucha variedad de ranitas para recién nacido, aunque lo más recomendable es tener colores básicos que puedan combinarse con toda su ropita, para tener diferentes estilismos y poderles llevar de manera conjuntada.

Los cubrepañales se pueden usar tanto fuera de casa como dentro, por lo tanto, les hace una prenda muy cómoda. Además, suelen tener un precio económico, con lo cual es sencillo para poder tener varios diseños y estampados, que puedan adaptarse a nuestros gustos y a la ropita de nuestra hija o hijo.

A continuación, vamos a detallar las ventajas y beneficios que aportan las ranitas o cubre pañales.



 

Cubrepañales o ranitas para recién nacido: Ventajas

Las ranitas para recién nacido son prendas que nunca han pasado de moda y que se utilizan en todas las estaciones del año. Las pueden utilizar tanto niños como niñas, por ello tienen numerosas ventajas. Estas son algunas de las que consideramos más importantes:

Una de las principales ventajas que tienen las ranitas es la de cubrir el pañal. De esta manera van conjuntados con su ropita y el pañal queda oculto de una forma más estética.

Hay ranitas disponibles en muchas tallas, desde que son recién nacidos hasta cuando ya saben caminar. Así que si es una prenda que te gusta mucho para tu hijo o hija, seguro que la tienes disponible en otra talla.

Hay diferentes formas de abrocharlos, ya sea de velcro, corchetes o goma. Por lo tanto, es fácil que encontremos una que se adecúe a nuestro bebé.

Se pueden encontrar en numerosas tiendas, de hecho, muchos vestiditos o conjuntos vienen incluidos con la ranita a juego.

 

Cubrepañales o ranitas para recién nacido: Usos y material

Los cubrepañales se fabrican con diferentes tipos de telas. Algunos están hechos de tela impermeable, para aportar una mayor protección al bebé, pero generalmente lo normal es encontrarlos fabricados en lino, gasa o algodón que son tejidos más tradicionales.

Las ranitas son muy sencillas de combinar. Se usan debajo de vestidos, con jerseys a juego o incluso con camisetas, dependiendo del frío o calor que haga en ese momento.

Sin duda es una prenda muy versátil que hace que podamos llevar a nuestro bebé siempre conjuntado, pudiendo crear infinidad de estilismos.

Lo normal es tener de 4 a 6 cubrepañales cuando el bebé es recién nacido. Aunque depende de la frecuencia con la que lavemos la ropa. Según van creciendo, se puede bajar un poco el número de cubrepañales porque ensuciarán mucho menos. Aproximadamente como de 2 a 4 se puede necesitar.

Los conjuntos suelen venir generalmente con la ranita a juego, así que muchas veces no es necesario comprarlas a parte porque ya las traen incluidas.

Mis peques han tenido cubrepañales los dos. Aunque en algunas ocasiones han sido ranitas con ropita informal para salir a la calle, en algunos casos ha sido para ropa formal, como celebraciones, en los que han ido muy elegantes.

Sin duda considero que es una prenda que siempre viene bien tener.  

Fuente: este post proviene de Hecho para peques, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hoy en día cada vez existen mejores métodos para aprender y enseñar inglés, estas formas, van a hacer que nuestros hijos vayan interiorizando la lengua de forma más natural a cuando la aprendíamos nos ...

Recomendamos