Anda si es mamá! Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La crueldad de los cuentos clásicos



A menudo se tiene la creencia generalizada que todo aquello considerado antiguo o clásico es verdad inamovible o incluso mejor que lo actual. En algunas cosas sí que creo que es así, pero en otras tengo mis dudas.

Cuando por las noches leemos uno, dos (o tres) cuentos antes de ir a dormir, los enanos escogen en la amplia librería de cuentos infantiles que tienen y en la que se entremezclan historias clásicas con aventuras de animalillos o muñacos modernos de la más estrambóticos.

La cuestión es que últimamente no sé por qué siempre caen a mis piernas para la lectura nocturna las recopilaciones de los clásicos de toda la vida. Y leyendo algunos de ellos, he caído en la cuenta de lo poco entrañables que son. Cuentos que cuando leía de pequeña me parecían de lo más pero que ahora, releyéndolos con una visión adulta, no me lo parecen tanto.

Por poner algún ejemplo, los padres que abandonan a sus hijos, como los de Hansel y Gretel o Pulgarcito, porque son pobres y no los pueden alimentar y, sin ningún miramientos los dejan solos en un bosque amenazador. Luego está la manía de comerse a los pequeños, bien sea por parte del ogro de Pulgarcito (que, por suerte no lo consigue), la malvada bruja de la casa de chocolate que, encima, se los quiere comer cocinándolos en un horno (ahí es nada) o los recurrentes lobos como el famoso de Caperucita. Aquí entra entonces la visión sanguinaria de los cazadores en este caso o una dulce mamá cabra en el cuento de las Siete Cabritas, abriendo en canal a un animal somnoliento para sacar de dentro, vivitas y coleando a sus víctimas. 

Lo dicho, quizás es que ahora estoy más sensible y la violencia me afecta mucho más que hace años sin poderla tolerar ni siquiera en un, aparentemente, inocente cuento infantil. No me extraña que estos hayan sido inspiración para películas para adultos en las que se muestra el lado más cruel de estas historias leídas, contadas, narradas, infinidad de veces. 

Y, a pesar de que acostumbran a terminar con final feliz, a mí, personalmente, me dan muy mal rollo. De modo que intentaré redirigir el interés de los niños hacia las fábulas de animalillos o a cuentos modernos más inocentes. 

Fuente: este post proviene de Anda si es mamá!, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: generalcuentos

Recomendamos

Relacionado

general

Mis blogs recomendados II

Feliz Lunes a todos mis lectores, hoy comenzamos la semana con mis blogs recomendados. Vamos a empezar con un blog de cocina, y es que después de un fin de semana con nieve, viento, lluvia y frío a tope, lo que apetece es un plato de cuchara y no un plato cualquiera nooooo, algo que realmente nos llene el cuerpo de calor, por eso os traigo un fabuloso puchero, un POTAJE DE ALUBIAS, y es que desde ...

general cuentacuentos cuentos ...

¿POR QUÉ CONTAMOS CUENTOS A NUESTROS HIJOS?

¿Porque contamos cuentos a los niños? ¿Vale la pena hacerlo? ¿Realmente les ayuda tanto como dicen?Contar cuentos, es una tradición que deberíamos continuar. En esta época en que hasta hay aplicaciones de móvil que les cuentan cuentos a los niños, no deberíamos nosotros, sus padres, perder el hábito de narrarles cuentos. Seguramente conoces esta frase: ?Abuelita ¿qué ojos tan grandes que tienes?? ...