comunidades

¿Quién es esa que me mira desde el espejo?

Mientras estas embarazada la gente espera y acepta ciertas cosas de ti, que  finalmente tu misma, acabas esperando y aceptando también:

Que tu cuerpo se redondee, que estés mas sensible y cansada, que tu forma de andar cambie, que visites el medico una y mil veces con o sin motivos.

Incluso la gente se vuelve paternalista, condescendiente comprensiva contigo por que estas embarazada.

Sobre todo el último trimestre, no esperaran que te arregles demasiado:

-"Pobrecilla , esta ya que no puede mas"

Pero esta "comprensión" se esfuma poco a poco en cuanto das a luz y a los 4 meses de tener a tu bebé en brazos la gente empieza a dar por supuestas muchas cosas.

Comienzan a esperar  de ti:

-  Que te incorpores a tu antiguo trabajo y a ser posible que lo realices mas eficientemente que antes.
O que te busques un nuevo trabajo si antes no trabajabas

-  Que quepas en tu ropa de antes

-  Que no parezca que has parido

- Que te apuntes al gym.

- Que hagas vida social.

- Que vayas impolutamente vestida y maquillada.

- Que lleves a tu hijo a la guardería para que socialice.

- Que tengas tu casa impecable.

- Que tu relación de pareja esté, no solo mas consolidada, si no que este fortalecida por la experiencia dulce y reciente de la paternidad?.

Y tu te encierras en el baño y te miras en el espejo mientras piensas:

- ?Esta no soy yo.

Esa que me mira es un oso panda con sus oscuras ojeras.




No, no soy yo con esa barriga cervecera que parece que aun este embarazada.




¿Y que les pasa a mis pechos? 

Han crecido dos tallas y juraría que antes apuntaban mas  arriba?



Subes la vista de nuevo, te fijas en tu antes preciosa y leonina cabellera que ahora no brilla, que esta fosca y que se cae a mechones y piensas:

- ?¡¡ Por que no se caerán los de las piernas y el bigote, que no tengo tiempo de quitármelos desde hace 4 meses!!!?


Entonces te hechas a llorar pensando en que esto que te pasa debe ser la maldita depresión post parto.

Llega la noche y te metes sigilosamente en tu cama, con miedo por que sabes que al mas mínimo crujir de las sabanas tu hij@ despertara llorando  y tardaras al menos otras dos horas en lograr que vuelva a dormir.

Te das la vuelta, miras a tu marido que duerme y piensas en lo cómoda y mullida que es tu cama y en lo poco que lo habías apreciado hasta este momento.

Le miras de nuevo e intentas recordar cuando fue la ultima vez que hablasteis de algo y no lo logras.

Te lamentas para tus adentros por que le echas terriblemente de menos aun teniéndole tan cerca, que le sientes respirar, pero decides no invertir mas tiempo en pensar en ello por que queda muy poquito tiempo para poder descansar .

Finalmente cierras los ojos de los que resbalan lagrimas silenciosas mientras piensas en que puede ser lo que estas haciendo mal.

¡¡Y otra vez en la maldita depresión post parto que a tu alrededor nadie parece haber sufrido!!

Menos mal que cada día nuestros bebes nos regalan la mejor de sus sonrisas, gorgoritos de sus bocas, el suave y dulce aroma de su piel nueva y sedosa.

Menos mal que nos llenan de alegría la vida y que con solo mirarlos se nos olvidan todas las penas.

Menos mal que ellos ponen orden a nuestros sentimientos.

Nos posan la cabeza en los hombros y los pies en el suelo.

Nos hacen comprender que por ellos todo vale la pena.

Yo no creo en la depresión post parto "per se", yo creo que la industria nos engaña y manipula.

Que la gente se divide en dos grupos:

Los que ya hacen tiempo que tuvieron hijos y se han olvidado de la experiencia.

Y los que no tienen aun y no lo han experimentado.

Yo creo que no  es de-presión, si no, presión pura y dura + cansancio + miedo + soledad + incomprensión.

Pero ayuda saber que no estas sola, que no eres la única que vive así su estrenada maternidad, que con paciencia todas las piezas van encajando  en su sitio y dentro de poco todo lo negativo habrá ido abriéndole paso a lo positivo.

No busques la perfección, no dejes que te convenzan de que tu sola puedes con todo.

No intentes ser la misma de antes, ahora eres otra versión de ti misma.

No intentes parecerte a nadie.

Conócete. Acéptate.

Y sobre todo: disfruta de esta nueva etapa.
Fuente: este post proviene de De Mi Maternidad Y Otros Demonios, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos