Padres

La Familia Pingüino Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Loca, pero funcional: mi parto – Primera parte

Así podría resumir mi estado: “Hace tres meses que nació Pingüinito. Y desde que lo parí estoy como una cabra”.

El parto fue divertido pero también muy duro, ¡menos mal que tuve un matrón que me lo hizo bastante llevadero! Además estuve charlando por twitter con algunos de vosotros

Bueno, no todo el rato: se me acabó la batería y con los nervios y la emoción no había llevado el cargador del móvil, que estaba en la habitación.

A partir de ahí me fue muy difícil conectarme, porque de golpe tuve que hacer mogollón de cosas y (ahí, si eres madre probablemente me entenderás) la manera en la que me afectaron ciertos acontecimientos (no todo fue bien) bloqueó mi capacidad de comunicarme eficientemente.

Sinceramente, me invadió cierto tipo de locura. Pero para que lo entiendas tengo que hacer un flashback y empezar desde el principio

Es el día 21 de marzo de 2017. Sobre las diez de la noche Papá Pingu y yo vamos al hospital para que me provoquen el parto.

Las enfermeras me monitorizan para ver si tengo contracciones. Las tengo, así que me dicen que no hará falta provocarme el parto. Que mañana veremos si he dilatado.

La noche anterior al parto.
Esa soy yo muy poco favorecida mientras me monitorizan
Nos suben a la habitación. Intento dormir durante un buen rato, estoy nerviosa pero el cansancio hace mella y acabo cayendo en un profundo sueño.

El 22 por la mañana

Me ducho y me siento a esperar el desayuno. En vez de eso viene un chico con una silla de ruedas y me dice que me va a bajar ya, que coja lo necesario para nosotros y el bebé.

Le digo que no he desayunado (ahora en retrospectiva me suena raro, ¡en ese momento pensaba más en el desayuno que en parir!)

Pero a pesar de mi exigente estómago me siento en la silla de ruedas y, seguida de Papá Pingu que carga las cuatro cosas que llevábamos, empezamos la aventura.

Me tumbo en una camilla para que me monitoricen las contracciones. Las hay, pero no las noto. Se oye el corazón de Pingüinito, estamos todos emocionados.

Papá Pingu me expresa su preocupación sobre nuestros perros. Mi hermano se ha puesto enfermo, y no puede ir a cuidarlos como habíamos pactado.

El matrón mira mi dilatación y me dice que aún hay para rato. Le digo a Papá Pingu que vaya a casa a cuidar de los perros.

Me miran el azúcar y estoy a 60, ¡muy bajo! Me ponen un gotero con glucosa. Pienso en el desayuno que no he tomado y me hago a la idea de que lo he perdido, es un desayuno que se ha ido, que no volverá pero que siempre estará en mi corazón

Con la vía en la mano
Yo con la vía en la mano y las raíces sin teñir
Empiezo a notar las contracciones, me hace ilusión. Son molestas, pero no dolorosas. Y significa que se acerca el momento crucial.

De vez en cuanto el matrón entra y ve cómo va la cosa. Es un hombre simpático, que irradia pasión por su trabajo. Mientras, como tengo el móvil a mano, me dedico a twittear y a leer blogs para ponerme al día.

En un momento dado, el matrón viene a romperme las aguas. Cuando eso ocurre siento que lo estoy inundando todo con un líquido caliente. Me dice que las aguas son claras, buena señal. Cuando se va, yo sigo mojando la camilla. Me siento algo incómoda.

De repente, siento una contracción y muero de dolor. Cuando vuelve el matrón me pide que aguante, que va a pedir que vengan a ponerme la epidural.

Me cuesta mantenerme quieta cuando tengo una contracción, así que me concentro mucho para no moverme mientras me clavan la aguja. Se me hace eterno, pero en realidad son unos segundos, y ahora ya tengo otra vía que me sale de la espalda.

Siento un cosquilleo caliente por las piernas. La anestesia hace efecto prácticamente de inmediato. La sensación es muy agradable. De repente, viene una contracción, pero ya no siento dolor. Doy las gracias por vivir en el primer mundo, y en el siglo XXI.

A la vez, pienso en todas aquellas que, por necesidad o por convicción, paren sin anestesia y me parecen mujeres muy valientes.

A partir de este momento vendrán a sacarme la orina, ya no soy capaz de controlar la micción. De vez en cuando me cambian la compresa, ya que aún expulso líquido amniótico. Aún me sorprende: ¡Cuánto líquido había ahí dentro!

Hablo con Papá Pingu por teléfono. Le explico la situación, él aprovechará que está en casa para comer, volverá a sacar a los perros, y volverá a primera hora de la tarde.

Yo voy dilatando un centímetro por hora. Según el matrón es normal, al ser primeriza será un parto lento.

En algún momento se me pasa el efecto de la anestesia. Lo digo y vienen a ponerme más, esta vez a través de la vía. Las contracciones son muy dolorosas.

Papá Pingu ha llegado, me explica lo que ha hecho, le pregunto sobre el paseo con los perros. Charlamos un poco, intento mantener el optimismo, todo parece ir bien, aunque lentamente.

Papá Pingu
Por fin llega Papá Pingu
Papá Pingu sale a por un café y a fumar. Yo preferiría que no lo hiciera pero pienso que es mejor que esté fresco que a que se agote mentalmente y le entre ansiedad. Porque lo voy a necesitar al máximo en unos momentos.

Vuelve a pasarse el efecto de la epidural, si antes moría de dolor pues ahora moría de un dolor más fuerte. ¡Increíble! Yo que había dado por hecho que ya había sentido el máximo de dolor

Papá Pingu flipa de verme así. Se me acaba la batería del móvil, él se ofrece a ir a buscar el cargador a la habitación, una voz gutural sale de mí: “¡Ni se te ocurra irte ahora!” y la verdad es que no tiro el móvil contra la pared porque me contengo.

Así que a partir de este momento estoy desconectada de las redes sociales.

Vuelven a ponerme la epidural. Es algo que ocurre cuatro o cinco veces, cada hora y media aproximadamente. Cada vez que se me pasa el efecto de la anestesia siento el dolor más fuerte que antes.

Tengo que pujar en las contracciones, lo hago aproximadamente durante un par de horas.

El tacto indica que estoy dilatada, sin embargo hay que corregir la posición del bebé, parece que está inclinado de manera que la cabeza choca con el hueso. Me pide que me tumbe de lado para que la gravedad ayude.

La anestesia ha pasado y noto un dolor muy intenso en el pubis.  El matrón intenta ayudarme con la gestión del dolor, me indica que haga respiraciones profundas, pero la verdad es que me cuesta mucho seguir instrucciones con este dolor.

Estoy agotada. Física y mentalmente. Pienso en tirar la toalla y pedir una cesárea pero hay algo dentro de mí que me hace seguir intentándolo. Aun así cada vez me es más complicado.

Viene el doctor y me dice que me renuevan la epidural y que pronto pasaremos a la sala de partos.

Estoy emocionada pero también acojonada: no me siento capaz.

(Continuará)

.

Fuente: este post proviene de La Familia Pingüino, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Maternidad

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Embarazo Maternidad

Loca pero funcional: mi parto – Segunda parte

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada Al fin llega lo bueno, me trasladan a la zona de partos. Paso de una camilla a otra arrastrándome con los codos y me viene la imagen de una ballena varada. Ser trasladada en camilla tiene sus cosas buenas y malas, por un lado tengo una maravillosa vista del techo y por el otro, pues eso, una maravillosa vista del techo Me traslada el ...

Maternidad

Loca pero funcional: mi postparto

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada Cuando ya has parido sientes que has hecho la parte más difícil. Pero luego viene el postparto y tu vida acaba patas arriba. Estoy en la habitación con Papá Pingu y Pingüinito. Llegan visitas: mi suegro y mi cuñada. Están muy contentos, les explicamos todo. Yo estoy en una nube, aunque me piden que descanse, que debo estar agotada, no ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Primera parte

Tenía pendiente publicar esta entrada hace ya días, pero la verdad es que entre que me cuesta ponerme delante del ordenador y que no me quiero dejar nada… ¡pues aquí estoy! Casi tres semanas después… En fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Voy a copiar a algunas compañeras blogueras y voy a explicar mi parto en dos partes, para no hacerme pesada (y para no dejarme detalle). Allá v ...

general madre parto ...

Mi parto express

MI PARTO EXPRESS Cuando estamos embarazadas siempre llega la grandiosa pregunta ¿cómo será mi parto? y no viene sola, la acompañan sus amigas ¿me va a doler? ¿Será noche o día? ¿Llegaré a tiempo? y muchas más. Pues yo al igual que todas las mamis me las hice y entre más pasa el tiempo más miedo e incertidumbre tenemos y aun cuando ya se lo que es dar a luz, hoy a mi segundo bebé sigo preguntándom ...

general otros

Me parto con mi parto

Voy a contar mi parto por si puede servir a alguna embarazada para hacerse una idea, aunque cada parto es diferente. Rompí aguas a las 7.40 de la mañana, había pasado muy mala noche con los ardores y sentí como que se me salía el pis, fui al baño y vi un flujo trasparente y viscoso con alguna traza verde en mis braguitas, acto seguido tuve mi primera contracción, un dolor fuerte como de regla, a l ...

bebés hospital parto

El PARTO ( 2º parte)

Ingresamos a las 8 de la mañana en Puerta de Hierro, animadísimos a pesar de que nos hubiera gustado no tener que llegar a la inducción; pero teníamos ganas ya de verle la cara al cachorrito. Yo iba feliz, preparada y dispuestísima ,habían desaparecido todos los temores sobre el parto que en algún momento habían rondado mi cabeza. A por ello!!!! Llegamos a urgencias; y me metieron en una sala con ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Segunda parte

Como te explicaba la semana pasada en la primera parte de mi parto, este fue totalmente por sorpresa. Me quedé en el momento en el que Manu decidió irse a dormir ya que yo no hacía caso y así no se me iba a pasar el dolor. ¿Qué no hacía caso? ¡Si estaba de parto!  A todo esto, serían ya las ocho de la mañana. Aguanté un par de horas más y a las diez le dije a Manu que no aguantaba más. Que no sé s ...

bebés inducción parto

EL PARTO ( 1º parte)

Era la semana 38; nos tocaba revisión en la consulta de alto riesgo, el cachorrito había cogido poco peso en las ultimas revisiones y ya habían amenazado tener que provocarnos el parto si esto seguía igual. Ingenua de mi estas semanas comí por dos ( algo más le llegara pensaba yo....) y solo conseguí coger yo unos kilitos extra y que ella en esta revisión siguiera pesando prácticamente lo mismo 2 ...

embarazos y partos parto

Mi primer parto: Indira

El parto de mi niña fue el más largo de los 4. Nació con 3 días de retraso. Días antes, bueno para qué os voy a mentir, semanas antes tenía a todo el mundo en alerta jajaja. Al ser la primera con cada cosa que sentía y que no estaba segura ya pensaba que me iba a poner de parto jajaja, ains...ahora me río pero a mi marido (por entonces novio) lo tenía en vilo. "Cari, ay cari, que tengo contra ...

general amor bebe ...

La verdad sobre mi parto!

Cuando me entere que estaba embarazada comence a leer muchos artículos sobre partos,lactancia y crianza, estaba convencida que daria de lactar desde un principio a mi hijo hasta donde el desee,tambien muy segura que seria parto natural. Yo fui a mis clases de estimulacion y clases de psicoprofilaxis donde te decian como dar a luz,las respiraciones y varias pautas. Cuando llego el gran momento me s ...