Padres

Idea guardada 19 veces
La valoración media de 29 personas es: Excelente

El cuerpo tras el parto



Nadie me contó cómo sería mi cuerpo tras el parto. Durante el embarazo me pasé semanas observando los cambios que iba sufriendo mi figura, los aceptaba con una sonrisa, me imaginaba como sería con unas semanas más, un trimestre más. Fotografíe cada cambio, cada mes, ilusionada, entusiasmada, radiante. Nunca me sentí tan llena de vida, tan bonita y plena.

Durante 42 largas semanas me dieron todo tipo de consejos, escuche muchas historias de partos, de embarazos, de mujeres que ya eran madres y querían compartir a veces de forma positiva y otras no tanto, como había sido su experiencia. Pero ni una de ellas me habló del cuerpo tras el parto, ni de como cambiamos nosotras como mujeres al convertirnos en madres.

Nunca he sido una persona delgada, siempre me han sobrado kilos, a veces muchos y otras no tantos. Mis primeras estrías aparecieron en la adolescencia, no supe que eran hasta pasados unos años, no me importaban, estaban ahí y formaban parte de mí. En cambio al quedarme embarazada todo el mundo insistía en la importancia de cuidar la piel, comencé los primeros meses a embadurnarme con crema nívea (la de toda la vida) a la cual añadía rosa mosqueta y aceite de almendras. Las últimas dos semanas las estrías hicieron su aparición, tampoco las di importancia.

Hasta semanas después de tener a Vikingo no me planteé quién era esa mujer que se asomaba tras el espejo cuando yo me observaba. Aquella imagen era la de una desconocida, porque nadie me dijo que iba a tener unas ojeras de justicia de forma perpetua, nadie me habló de que por mucho que adelgaces y vuelvas a calzarte los pantalones de siempre ya no quedarían igual. Nadie me dijo que la cicatriz de mi cesárea iba a estar ahí por muy fina que pareciese al principio, ni que lo que parecían pequeñas estrías cuando estaba embarazada iban a llegar casi hasta el ombligo cuando la tripa volviese a su ser ¡si es que vuelve!

Nadie me dijo?.o quizás yo no quise saber. Seguí mirándome al espejo, sin comprender donde estaban mis caderas, o que había pasado con mi cintura. Nadie me explicó que las madres de portada solo están ahí, en las revistas, que el resto del mundo sufre un cambio como el que yo sufría. Las afortunadas vuelven a su ser, el resto de los mortales cambiamos tras el parto. Pero hasta la fecha no me lo planteé, hasta que tuve que lidiar con mi propia imagen, aprender a quererme tal y como era, comprender que tras traer una vida al mundo nada vuelve a ser como antes, todo cambia, hasta el envoltorio.



¿Por qué no quererme así? He tenido que sufrir muchos comentarios durante estos 16 meses desde que nació Vikingo, mujeres que hablan de la prima de la amiga que perdió 20 kilos a las dos semanas de haber parido, de lo estupenda que está la vecina del quinto tras traer cuatrillizos al mundo, de lo fácil que es pasarte horas en un gimnasio y comer lechuga a diario. He llegado a no querer mirarme, a pensar que aquella del espejo no era yo, a intentar seguir las normas marcadas por una sociedad que me dice cómo debo ser, cuanto debo pesar y que color de pelo toca esta temporada.  Y mi respuesta es ¡No me da la gana!

No me da la gana ser como otros esperan que sean, no necesito ser una madre de portada, ni obsesionarme con ponerme una talla de pantalón que en mi vida he llevado. No quiero ocultar las marcas de mi embarazo, no quiero odiar mis estrías, ni la cicatriz de mi cesárea por donde mi hijo vino al mundo. No quiero escuchar hablar de dietas milagro, ni de lo maravilloso que es estar estupenda mientras te mueres de hambre. No quiero que mi hijo crezca al lado de una madre que no se quiere a sí misma, porque la sociedad en la que vivimos no acepta que las mujeres parimos y cambiamos. No quiero que el día de mañana Vikingo juzgue a su pareja o a cualquier otra mujer por "no volver a ser la misma", quiero que ame cada parte de ese ser que ha dado vida, que mire orgulloso a cada una de las mujeres de este mundo que son fieles a sí mismas.

Quiero volver a mirarme al espejo y aceptar quién soy, recordar que mi esencia sigue ahí, que sigo siendo bonita, que puedo comerme el mundo, que poco importa si la báscula sube o baja, si tengo estrías, si ya no me vale ese maldito vestido que tan sexy me hacia?.

Quiero ser yo y punto, con mi cuerpo de ahora, con el cuerpo que me ha dejado el parto, con el cuerpo que tengo tras traer a mi hijo al mundo.

Mami Productions

*Fotografías de Ashlee Wells Jackson y su proyecto ""4th Trimester Bodies Project" 

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Miércoles Mudo: Castillos Abandonados

¡Feliz MM! “Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada ...

¡Los NUEVOS viernes de CineBlogger

Tras unas semanas de virus, trabajo y locuras por fin he conseguido buscar un ratito para poder sentarme y revisar la encuesta que amablemente habéis contestado. ¡Mil gracias! Nos os imagináis lo much ...

Miércoles Mudo: Compañeros

¡Feliz MM! “Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada ...

Recomendamos

Relacionado

Maternidad como aliviar entuertos contracciones dolorosas ...

Entuertos tras el Segundo Parto

Antes de ser madre jamás de los jamases había escuchado la palabra entuerto. Fue tras mi primer parto, cuando ya estaba tan tranquila en la habitación del hospital, cuando mi madre me advirtió que después de las contracciones del parto (que casi no sentí), del trabajo del parto, y de que me cosieran hasta el alma, llegaban los entuertos. Me puse a temblar, porque con la episotomía ya estaba bastan ...

El parto que no fue

Cuando recuerdo el nacimiento de Isabel a menudo lo pienso cómo el parto que no pudo ser... ¿quién diría que puede haber partos tan no planeados, partos que se salen de control?Cuando me embaracé de Isabel, mi segundo embarazo, estaba dispuesta a disfrutar todo lo que no disfrute 10 años atrás, a olvidar los miedos que me apabullaron como primeriza, a gozar a plenitud de un momento tan único y tan ...

Educación respetuosa bienestar emocional en los niños

Las necesidades de los niños

Hemos visto al principio del ebook que cada niño es distinto y que, como las plantas, cada uno tiene sus propias necesidades en mayor o menor medida. Los niños necesitan expresar de alguna manera esas necesidades para que un adulto les ayude y enseñe a satisfacerlas. Mientras que los niños sean dependientes de nosotros necesitan que cubramos sus necesidades (el ser humano es el animal que tiene un ...

Cómo recuperar mí figura tras el parto ¡sin riesgos!

¿Después del parto te sientes inconforme con tu figura y estás pensando en iniciar un programa de ejercicios o retomar tu actividad física favorita, aquella que realizabas antes de quedar embarazada?  Esta es una de las preocupaciones típicas las mujeres que acaban de ser madres, pero para esto, es necesario que conozcas si tu periné y tus abdominales están preparados, ya que de lo contrario puede ...

general perspectivas de la maternidad sexualidad

PERSPECTIVAS SOBRE LA MATERNIDAD: El cambio en la sexualidad tras el parto II

Una vez que os preguntaba cómo había sido ese cambio en la sexualidad tras el parto que para una y otras fue más o menos grande o problemático, me preguntaba qué habíais hecho con vuestras dudas, miedos o problemas físicos que os íbais econtrando. Parece un tema tabú, cuesta hablar de ello pero creo que siempre debemos comunicárselo a nuestra pareja y luego a un especialista (matrona, ginecólogo o ...

general perspectivas de la maternidad

PERSPECTIVAS SOBRE LA MATERNIDAD: EL CAMBIO EN LA SEXUALIDAD TRAS EL PARTO

Hola de nuevo a tod@s!! Qué desaparecida estoy... ¡¡perdonadme!! Estaba poníendome al día con estudios y el trabajo. En unas semanas mis tareas han ascendido considerablemente y si añadimos a esto que Coquito a tenido gripe durante estos días.... pa" morirse!! El caso es que ni he escrito ni me he pasado a leer cosas curiosas de otros blogs. Así que hace falta pondré exámenes sorpresa a los ...

Artículos

MI PARTO PRIVADO

Cuando ha llegado el momento de tener el primer hijo, muchas parejas se plantean si hacer un seguro médico privado a la mujer para así tener un mayor seguimiento del embarazo y saber que es tu ginecólogo quien atenderá tu parto. Nosotros fuimos una de esas parejas y Doña cuchufleta nació en un hospital privado. Lo primero que hice tras hacerme el seguro fue coger el listado de ginecólogos y busca ...

bebés embarazo lactancia ...

Mi segundo embarazo: el día del parto

En el post de hoy os voy a contar cómo fue mi segundo embarazo, concretamente el día del parto. Emma nació el 17 de enero (el 17-01-2017, será difícil no acordarse) un poco antes de las 19.00 de la tarde. Sobre esas horas empezó a nevar en Alcoy, me acuerdo de ver los copos caer por la ventana. Las contracciones empezaron la noche anterior, no eran dolorosas ni seguidas pero estaban ahí. Sobre las ...

familia y niños mujer

Llega el momento. El parto.

El día que nació mi pequeña Alicia. Parto. Incertidumbre y mucha FELICIDAD. Hoy comparto contigo un momento muy especial de mi vida, esta foto la saque hace dos años cuando ingresé en el hospital para dar a luz, la pequeña Alicia por fin se decidía a llegar al mundo. En mi semana 42 y a un día de ingresar para provocarme el parto Alicia quiere nacer. La verdad es que recuerdo esos casi dos días ll ...

vídeo viral video de bebés parto ...

El increíble parto de una madre en un taxi

El parto de una mujer se estima que suceda entre las 37 y 42 semanas de embarazo, pero esto puede variar dependiendo de cada persona. Hay muchos factores que ayudan al parto, estos pueden ir desde el tamaño del bebé hasta las sustancias producidas por la placenta. Pero está claro que cuando sucede, no tiene consideración de lugar y momento. En este caso, una madre colombiana entró en labor en el t ...