Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

1+1 son 4

¡Estamos embarazados! ¡Otra vez! ¡Para qué nos vamos a andar con rodeos! ¡Maramoto espera un hermanito! Porque será chico (salvo que el ginecólogo tenga la vista muy mal, según dijo él mismo) y se llamará Leo, que es el nombre que íbamos a poner a Mara cuando ambos teníamos el presentimiento de que iba a ser un chico. Con este embarazo ha pasado justo al contrario (pensábamos que iba a ser chica), así que ha quedado claro que los presentimientos y los vaticinios no son lo nuestro. Ni cuando tenemos un 50% de probabilidades. Imagino que por eso no echamos el Euromillón…

Y estamos felices, como no podía ser de otra forma. Aunque bien es cierto que con una felicidad distinta a la primera vez, supongo que porque el cansancio, el estrés y las rabietas no nos dejan pensar tanto en el futuro y nos tienen más atados al presente, a esa pequeña saltamontes que se ha vuelto literalmente loca con la noticia, dejándonos pasmados con su generosidad y su amor por un hermano que de momento solo intuye, porque como ella misma dice, “toavía no ha nasío“. Mientras llega ese momento, para Mara, Leo ya es uno más de la familia. La cuarta pata del banco. Tanto es así que ha cambiado su tradicional “vamos papá, mama, Mara y la tetita” por un “vamos papá, mamá, Mara y el bebé”. Tanto es así que ahora, cuando la recoge Diana de la escuela infantil, Maramoto abraza primero a su mamá, y luego al bebé (la barriga de la mamá jefa). Tanto es así que ya está ejerciendo de hermana porque, como repite últimamente a menudo, “yo ya soy mayor”.

Nos quedamos embarazados hace trece semanas. Luego llegaron los primeros síntomas. Y la confirmación del embarazo, que nos pilló en una racha de aquí te espero que nos hizo plantearnos si estábamos locos, si realmente éramos conscientes de lo que habíamos hecho, si íbamos a poder salir adelante, sólos como estamos y con una situación económica que no es la más halagüeña. Pero sé que sí, que juntos lo conseguiremos; que 1+1 son 4 y 4 ya forman una gran familia; que ya nos buscaremos las castañas para llegar a fin de mes, como lo hemos hecho siempre; que vendrán días malos y agotadores, pero que valdrá la pena. Siempre vale la pena; que bendita locura la nuestra si es por sumar un nuevo miembro a la familia; que aunque nos vamos a quedar sin más tiempo aún, no hay tiempo mejor invertido que el que dedicamos a nuestros hijos; que bienvenido sea el cansancio si Leo multiplica por dos el amor y la felicidad que cada día nos regala Mara.

La semana pasada, tras la visita al obstetra, la mamá jefa y un servidor nos fuimos a comer juntos. Y solos. Creo que era la primera vez en dos años y medio. Y se nos hizo raro poder hablar con tanta tranquilidad, comer sin tener que estar en estado de alerta. Fue la primera vez desde que tuvimos noticia del embarazo que miramos al futuro, a lo que se nos viene encima, al reto apasionante que nos espera a partir de noviembre. Fue una conversación reparadora, de las que cargan las pilas. Luego fuimos paseando cogidos de la mano.  Felices por volver a ser papis. Con la seguridad de que mientras esas manos sigan unidas, no hay barrera que juntos no podamos saltar. Así llegamos a la escuela infantil a recoger a  Mara. Salía contándole a una de sus profes que iba a ver a su bebé. Le dijimos entonces que va a ser un niño y que se llamará Leo. Ella lo abrazó con fuerza en la barriga de su mamá. Dentro de seis meses será una hermana maravillosa. Definitivamente, ella ya es mayor.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas

“Mía, mía, mía” o cómo Mara entró en la fase de querer hacerlo todo…ella solita

Y así, de repente, como sucede todo en nuestras vidas desde que Maramoto llegó al mundo, entramos en una nueva fase de la pa(ma)ternidad. Cuando nos creíamos que tras 21 meses de tira y afloja habíamos logrado una cierta estabilidad, la pequeña saltamontes decidió que le aburría la rutina y que había que dar una nueva vuelta de tuerca a nuestro día a día, que las cosas fáciles y apacibles no molan ...

Andanzas

Paternidad y vínculo: Una cuestión de tiempo

En estos últimos meses en los que he tenido menos tiempo del deseado para actualizar el blog han cambiado algunas cosas. La más importante de ellas es mi vínculo con Maramoto. No es que antes no existiese. Diría que ahora, tras un largo proceso, se ha fortalecido y consolidado. Puede que algunos padres y madres, especialmente los primeros, con bebés de características similares a Mara se sientan i ...

Andanzas porteo

De cómo portear nos sigue ayudando día a día

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

general andanzas bebés ...

Lactancia alucinógena: Efectos psicotrópicos de la teta

Dicen que la escritura es una buena forma de hacer pervivir los momentos más allá del instante en que suceden. Algo así como la imagen de una foto o de un vídeo, sólo que esa representación se hace con palabras y, por tanto, deja en manos de quien la escribe y quien la lee la posibilidad de modificarla a su antojo. Hoy quiero hacer pervivir uno de esos momentos, para que dentro de unos años, cuand ...

Andanzas

A Leo

A Leo lo tenemos olvidado, absorbidos como estamos por el día a día, por Maramoto, por las tareas del hogar, por el trabajo, por Tacatá, por todo en general. Apenas tenemos tiempo para reparar en él, para sentir cómo se mueve la barriga de mamá, para pensar en cómo será nuestra vida en apenas unos meses, cuando seamos cuatro; para pensar en ello, en definitiva, y hacerlo sin ahogarnos sin remedio ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

Pequeños lectores libros para bebés literatura infantil

Pequeños lectores: ‘Operación Frankenstein’, de Fermín Solís

A la pequeña editorial madrileña Narval, nacida en 2010 y especializada en literatura ilustrada infantil, la conocimos en la última Feria del Libro de Madrid. Íbamos paseando por el Retiro cuando nos topamos con su caseta, donde una mujer dibujaba con trazo rápido y ágil una preciosa ilustración mientras un niño de no más de 10 años atendía el ímpetu de Mara por tanto libro a su alcance y nos cobr ...

general andanzas bebé ...

Mara la Exploradora

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...