comunidades

“Mía, mía, mía” o cómo Mara entró en la fase de querer hacerlo todo…ella solita

mara4
Y así, de repente, como sucede todo en nuestras vidas desde que Maramoto llegó al mundo, entramos en una nueva fase de la pa(ma)ternidad. Cuando nos creíamos que tras 21 meses de tira y afloja habíamos logrado una cierta estabilidad, la pequeña saltamontes decidió que le aburría la rutina y que había que dar una nueva vuelta de tuerca a nuestro día a día, que las cosas fáciles y apacibles no molan.

Y así, en plenas vacaciones, fue cómo entramos en la fase del “mía, mía, mía”, también conocida como la etapa de la independencia y la reafirmación personal o la fase en la que Mara decidió hacerlo todo ella solita, sin ayuda de sus padres. Este verano nuestra pequeña saltamontes nos ha querido decir que ella ya es capaz de hacer muchas cosas sola. O al menos de intentar hacerlas. Y a tesón y perseverancia no le gana nadie. Diría, sin miedo a equivocarme, que a carácter tampoco…

Y oigan, nosotros encantados de verla tan independiente y autónoma, de que quiera medir ella sus posibilidades y ponerse retos diarios, pero hay veces en que las situaciones son más peligrosas y no se le puede dejar hacer sola. O sí, pero bajo una supervisión más estrecha. A raíz de esto hemos tenido durante estas tres semanas de vacaciones consecuencias de dos tipos:

Rabietas

“Esto papá, esto Mamá, esto Mara”, repite una y otra vez nuestra pequeña saltamontes, ya sea para repartir objetos o para colocarnos cuando asume su papel de directora de cine y nos convierte en figurantes. Y si dice “esto Mara”, es que esto es de Mara o lo hace Mara. Y no hay más que hablar. No entender, en un principio, esta nueva necesidad suya, nos ha costado más de una rabieta. Durante las vacaciones las hemos tenido de todos los colores, aunque recuerdo especialmente tres:

La primera tuvo lugar en mitad de la noche, pongamos que a las cuatro de la madrugada. Durante las últimas semanas Maramoto ha cogido la costumbre de, además de tomar teta de mamá, pedir agua cuando se despierta durante la noche. Así que ella pedía y nosotros le dábamos la botella para que bebiese. En una de esas madrugadas, sin embargo, Mara se enfadó porque su mamá le dio la botella y no dejó que fuese ella misma quien la cogiese. Os puedo asegurar, sin exagerar, que estuvo media hora llorando con rabia, inconsolable. Fue tremendo. Desde entonces, como ya hemos captado el mensaje y hemos entendido su necesidad, es ella la que se pone de pie en la cama, coge la botella del cabecero, bebe y se vuelve a tumbar a dormir.

La segunda se ha repetido con bastante asiduidad durante las vacaciones. A Mara le chiflan los escalones, así que si va en brazos, en cuanto ve unos pide bajar para subirlos ella. A veces, si va más despistada, cuando se da cuenta ya estamos a mitad de escalera. Y entonces se enfada porque claro, ella no ha subido los primeros seis escalones o el primer tramo de escaleras mecánicas. Así que para calmarla, para saciar sus ansias de hacerlo todo ella, toca volver a bajar para volver a subir. Con esta pequeña acción que no nos lleva más de 20 segundos hemos conseguido acabar con las rabietas vinculadas a los escalones.

La tercera también ha tenido varias réplicas, aunque la rabieta más fuerte tuvo lugar la primera vez. Estábamos en Valencia e íbamos a pasar el día en el Oceanográfico, felices como una perdiz porque Mara ya fluía en el coche. De repente, sin embargo, tal y como la subimos al coche, rompió a llorar. No entendiamos nada. A los 200 metros tuvimos que parar. Entonces entendimos que lo que pasaba es que ella quería subirse y atarse el cinturón sola. Tremendo. Desde entonces para subirla al coche tenemos que armarnos de paciencia e ir sin prisas, porque subirse ella sola significa que antes va a pasar por los asientos delanteros, va a tocar todos los botones del cuadro de mando del coche y luego va a pedir ir sentada en el asiento de mamá. Es la ruta que ella misma se ha marcado antes de llegar a su sillita.

Heridas de guerra

 La segunda consecuencia de este ansia por hacerlo todo sola ha llegado en forma de caídas, raspones, moratones, chichones y sangre. “Herida, herida”, como dice Maramoto. El parte de guerra vacacional se alarga hasta el infinito. Mara tiene las dos piernas llenas de heridas y moratones. Más en concreto, Maramoto tiene una herida que la lleva acompañando desde hará cosa de mes y medio. Cuando parece que se le está cerrando, otra caída la reabre. Y cada vez que eso ocurre, duchar a Mara se convierte en una odisea. No quiere que le toquemos la herida. Lo normal, imagino. Lo raro es que le estamos lavando el pelo y ya está gritando “¡Herida, herida!” y derramando lágrimas. ¡Y la tiene en la rodilla! Supongo que estará poniendo en práctica aquello de “más vale prevenir que curar”.

Y ojalá lo pusiera también en práctica cuando se lanza a la aventura y saca su lado más kamikaze. No tiene miedo a nada. Hemos llegado a subir al Castelo Dos Mouros (Sintra) en un día de mucho aire que hacía que hasta a nosotros nos diese miedo subir sus escalones, y ella llorando porque no la dejábamos sola. Al resto de castillos ha subido por su propio pie y negándonos la mano, con lo que hemos tenido que ir en un sinvivir, uno por delante y otro al lado de ella, para evitar posibles disgustos y dar vía libre a sus ansias de independencia. Tanto riesgo, como ya os he adelantado, ha terminado en múltiples aterrizajes forzosos y en lágrimas de dolor. Pero tras los besos curativos de rigor de papá y mamá, Maramoto volvía a la acción. No existe el dolor cuando se está descubriendo el mundo y poniendo a prueba los límites.

Y vosotr@s, ¿habéis pasado ya por esta fase de reafirmación personal de nuestros bebés?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas bebés ...

Dicen que la escritura es una buena forma de hacer pervivir los momentos más allá del instante en que suceden. Algo así como la imagen de una foto o de un vídeo, sólo que esa representación se hace con palabras y, por tanto, deja en manos de quien la escribe y quien la lee la posibilidad de modificarla a su antojo. Hoy quiero hacer pervivir uno de esos momentos, para que dentro de unos años, cuand ...

general andanzas

Todos los muñecos y peluches que le regalan a Mara son aparentemente iguales. Algunos le hacen más gracia, otros menos, pero tampoco se muestra especialmente apegada a ninguno de ellos. Luego suceden cosas que no deberían suceder y un peluche normal, como todos los demás, adquiere de repente un valor simbólico y sentimental que lo hace diferente al resto, aunque a sus seis meses de vida nuestra pe ...

Libros La vida imaginaria Mara Torres

Una paranoia tremenda!! Eso es lo que es este libro! Me lo he leído enseguida y me ha encantado, así que tenía que traerlo aquí, a la lista de recomendaciones para que todo el mundo pueda leerlo! El caso es que yo no sabía que Mara Torres tenía una novela publicada, y resulta que no solo la tiene si no que fue premio planeta en el año 2012! Con lo que me gusta a mi Mara Torres! Pero claro… l ...

general andanzas andar a los 11 meses ...

Hace poco más de 15 días, recién cumplidos los 11 meses, Maramoto decidió que era el momento de empezar a andar. Dado el dominio absoluto que tiene del gateo, sus papás en prácticas pensaban que tardaría en dar el paso, pero nada más lejos de la realidad. Como con todo en este primer año de vida, la pequeña saltamontes se ha destapado como una kamikaze sin miedo a nada y con muchas ganas de comers ...

Andanzas porteo

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

Andanzas

En estos últimos meses en los que he tenido menos tiempo del deseado para actualizar el blog han cambiado algunas cosas. La más importante de ellas es mi vínculo con Maramoto. No es que antes no existiese. Diría que ahora, tras un largo proceso, se ha fortalecido y consolidado. Puede que algunos padres y madres, especialmente los primeros, con bebés de características similares a Mara se sientan i ...

general andanzas baby led weaning ...

Cómo ya os he comentado en alguna ocasión, nuestra pequeña saltamontes no mostró demasiado interés por la comida en un primer instante. Con el tiempo, su interés ha aumentado y también su capacidad para coger alimentos, sean del tamaño que sean, y tragárselos. No podemos decir que sea una glotona, ni mucho menos. Más bien podríamos decir que come como un pajarito. Pero lo cierto es que podemos afi ...

general andanzas bebé ...

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...