comunidades

De la anarquía a una rutina del sueño

rutina-del-sueno


De la anarquía…

Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquella fecha, también, hartos de pasar horas y horas en la cama sin conseguir dormirla, decidimos abortar ese absurdo intento de instaurar una rutina del sueño e instalarnos en la anarquía. Comprobamos que al final Mara se dormía a la misma hora (tarde), siempre en la tetita de su mamá o con ella cerca (ni por asomo conmigo), pero al menos nosotros no nos desesperábamos viendo cómo se nos iban las horas, tumbados en la cama, sin que ella lograse conciliar el sueño.

Alguien me dijo por aquel entonces que cuando nuestra pequeña saltamontes iniciase su andadura escolar, regularía el sueño. Y bueno, yo quise creerle, pero tras cuatro meses de infernal escuela infantil Maramoto siguió durmiéndose como pronto a las 11, así que pensé que eso no funcionaría con nosotros. Sin embargo, ha sido llegar el colegio, donde duerme menos siesta y, al parecer, se agota más, ¡y magia! Sobre las 10 de la noche, como tarde, nuestra hija cae rendida, cosa que agradecemos especialmente ahora que nos levantamos cada mañana a las 6 para empezar a currar y exprimir al máximo el día.

…a una nueva rutina del sueño

Mientras hubo tetita, toda nuestra rutina del sueño se basaba en el poder de ésta para adormecer a Mara. Unos días el efecto tardaba más en llegar que otros, pero al final la lactancia materna siempre cumplía con su misión. Consumado el destete, sin embargo, hubo que encontrar nuevas fórmulas para lograr que la pequeña saltamontes conciliase el sueño. Y ahí, tras casi tres años calentando banquillo, sintiéndome como uno de esos futbolistas que no cuentan para el entrenador y desean que éste les mire y les haga saltar al campo, por fin pude entrar en juego en la dinámica del sueño. Y lo hice con mi mejor herramienta de trabajo, la mochila de porteo.

Este verano, cuando salíamos a pasear por las noches aprovechando la tregua que nos daba el sol, empecé a subirme a Mara en la mochila. Y ella comenzó a quedarse dormida cada noche. Así, sin ningún tipo de premeditación, se fue instaurando poco a poco una nueva rutina del sueño que empezó a hacerse fuerte cuando la peque decidió dejar de dormir siesta y, especialmente, desde que inició su andadura en el cole. Ahora, cada noche, justo después de cenar (que también nos hemos obligado a hacerlo antes), Maramoto dice con voz dulce aquello de “papá, me quiero dormir en la mochila…”. Así que yo me enfundo la Ergobaby Adapt y empiezo a dar paseos por nuestra casa (que salir a la calle con el fresco que hace ya da pereza) hasta que en 10-15 minutos cae rendida. También hay días en los que he estado una hora, no os vayáis a creer, pero afortunadamente para mis lumbares y mis rodillas son los menos.

Y bueno, aunque en esos días me llego a desesperar y me agoto esperando que se duerma tras haber recorrido la casa mil y una veces, tengo que reconocer que me hace feliz haber entrado en la dinámica del sueño de mi hija y que ella piense en mí cuando quiere dormirse. Es algo que me apetecía mucho. Y más si cabe porteando, pudiendo sentir tan de cerca como se van relajando sus músculos y su respiración.

Como escribía Manuel Jabois en ‘Manu’, hace ya tres años aprendí que un padre puede serlo todo para un hijo menos la madre que lo parió durante nueve meses y todos los que vienen después; la madre a la que lo tiran nada más salir para que siga unido a ella unos minutos más y se acostumbre al calor de ella y al frío de fuera, donde todos son forajidos. Y a ese vínculo maravilloso madre-hija como padres nos nos queda más que unirnos, porque partiendo de él se irá formando el nuestro. Y la espera bien merece la pena porque una vez más he podido comprobar que todo llega. Como llegó el día en que quedarse a solas conmigo y salir a comprar juntos, sin la mamá jefa, fue una realidad sin llantos. Como llegó la noche en que me aceptó a su lado para volver a dormirse cuando se desvelaba de madrugada. Como han llegado y llegarán tantos otros pequeños hitos que van dando forma a nuestra relación.

.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas

Y así, de repente, como sucede todo en nuestras vidas desde que Maramoto llegó al mundo, entramos en una nueva fase de la pa(ma)ternidad. Cuando nos creíamos que tras 21 meses de tira y afloja habíamos logrado una cierta estabilidad, la pequeña saltamontes decidió que le aburría la rutina y que había que dar una nueva vuelta de tuerca a nuestro día a día, que las cosas fáciles y apacibles no molan ...

Andanzas porteo

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas bebé ...

No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

Andanzas

¡Estamos embarazados! ¡Otra vez! ¡Para qué nos vamos a andar con rodeos! ¡Maramoto espera un hermanito! Porque será chico (salvo que el ginecólogo tenga la vista muy mal, según dijo él mismo) y se llamará Leo, que es el nombre que íbamos a poner a Mara cuando ambos teníamos el presentimiento de que iba a ser un chico. Con este embarazo ha pasado justo al contrario (pensábamos que iba a ser chica), ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas bebés ...

Si algo ha caracterizado a nuestra pequeña saltamontes desde sus primeros meses de vida es la velocidad a la que mueve sus manos. Tiene las manos más rápidas que una de esas carteristas del clan de las bosnias que se aprovechan de los incautos usuarios del metro de Madrid. Es un visto y no visto. Pasas por un sitio y cuando te quieres dar cuenta ya ha pegado un zarpazo y se ha llevado consigo algo ...