comunidades

3 cosas para las que nunca imaginaste que serviría tu nariz cuando fueses padre

BeFunky_nariz2_233.jpg


No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco anda coja en lo que a nariz se refiere. Digamos que Maramoto está más que bien servida y que sabe sacarle provecho a este excedente que tiene en casa. En su caso podemos reconocer claramente tres usos nuevos. Tres cosas para las que nadie me avisó que podría servir mi nariz cuando me convirtiese en padre. Vamos con ellas.

1. Teta del todo a cien: Aunque sigue dándole este uso, la pequeña saltamontes ha ido aumentado progresivamente su porcentaje de acierto y, por tanto, ha ido disminuyendo sus escapadas a mi nariz en busca de alimento. Ahora tiene más claro donde está la teta de su madre, como demuestra tirándose cual loba hacia ella, aunque de vez en cuando no duda en utilizar mi nariz como teta del todo a cien para calmar por unos instantes sus ansias. Alguna vez, como ve que por más que mame no saca nada, lo ha intentado a continuación con el pómulo. Un visible chupetón en mi cara dio fe de ello durante unos cuantos días.

2. Juguete para el desarrollo de la psicomotricidad fina: Mucho antes de los juguetes y de aprender a coger alimentos, Mara fue desarrollando su psicomotricidad con mi nariz. Supongo que es un avance natural. Antes de coger cosas que se le puedan caer al suelo, la pequeña saltamontes optó por mi nariz. Con ella tenía que atinar para agarrarla (cosa que tampoco es demasiado difícil), pero luego sabía que no se le iba a escapar de las manos. Le gusta ir sobre seguro. Como las uñas (¿O debería llamarlas garras?) le crecen a un ritmo vertiginoso, el estado normal de mi nariz en los últimos seis meses ha sido arañada. Aunque peor fue lo de la mamá jefa, a la que la pequeña saltamontes le hizo sangrar como si no hubiese mañana tras hurgarle con sus uñas en el interior de la nariz. Todo sea por el desarrollo psicomotor de Maramoto…

3. Besos de gnomo como fuente de diversión y conciliación del sueño: Siempre he pensado que para algo debía de servir tener la nariz tan grande. Y ahora lo estoy descubriendo. A veces, con los besos de gnomo, la mamá jefa ha hecho reír a la pequeña saltamontes hasta la extenuación. El pasado domingo por la noche, con esos mismos besos, conseguí dejarla casi KO. Como cada noche, Mara llega a la cama con ganas de fiesta. Pero esa fiesta es el preludio del sueño que está a punto de atraparla. Normalmente basta la tetita de la mamá para conseguirlo, pero el domingo probé con los besos de gnomo y a la peque empezaron a pesarle los ojos y a tener que hacer esfuerzos para mantenerlos abiertos. En el último instante se despertó y tuvo que ser la mamá jefa quien le diese el golpe maestro a base de teta, pero mis besos y caricias de gnomo fueron las que la relajaron.

Bendita nariz. No me sacará de pobre como sumiller, pero al menos hace feliz a mi hija…

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebé ...

3 cosas para las que nunca imaginaste que serviría tu nariz cuando fueses padre

No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general para debatir bebé ...

Frases de manual (#1): “Te está utilizando como chupete”

Hoy me animo a inaugurar una nueva sección en el blog en la que, con un toque de humor e ironía, abordaré frases de manual que suelen escuchar las mamás (y los papás también) durante la crianza de sus hijos. Expresiones que se han convertido ya en clásicos dentro de los múltiples y bienintencionados consejos que reciben todos los padres en prácticas durante los primeros meses (y años) de vida de s ...

general andanzas paternidad ...

Cosas que echo de menos de cuando no era un papá en prácticas

Este post me lo ha inspirado Lydia, que en su blog Padres en Pañales ha iniciado una sección tan recomendable como simpática sobre las incompatibilidades de la maternidad/paternidad. Vaya por delante que no cambio por nada del mundo a Maramoto, y a mi situación actual como papá en prácticas, pero que tire la primera piedra aquel padre o madre que en algún momento de debilidad no eche en falta aque ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

general andanzas bebé ...

Mara la Exploradora

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...

general andanzas bebés ...

“Mamitis” nocturna

Sé que este post va a gustar mucho a los incondicionales de “esa niña lo que está es enmadrada”, la frase de manual que analizamos hace algunas semanas. Lo sé y les voy a dar el gusto. Para que luego tengan algo sobre lo que cuchichear: - ¿No ves? Si ya te lo dije yo. Todo el día con la madre. Esa niña al final va a estar enmadrada. - Se veía venir. Pero bueno, ya se apañarán ellos. No ...

general andanzas bebés ...

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos ...

general para debatir abuelas ...

Frases de Manual (#2): “Esa niña lo que tiene es sueño”

La frase que nos traemos hoy entre manos es uno de los grandes hits del gran manual de la crianza de cualquier abuela que se tercie. También de cualquier bisabuela, tatarabuela y tía-abuela que comparta un rato con nosotros. Si la peque, hace unos minutos alegre y sonriente, se pone de repente inquieta, la causa parece evidente. Al menos para ellas. No digamos si a la comestible bebé le da por toc ...

general andanzas

Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, ...