Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

Cosas que echo de menos de cuando no era un papá en prácticas

paternidad


Este post me lo ha inspirado Lydia, que en su blog Padres en Pañales ha iniciado una sección tan recomendable como simpática sobre las incompatibilidades de la maternidad/paternidad. Vaya por delante que no cambio por nada del mundo a Maramoto, y a mi situación actual como papá en prácticas, pero que tire la primera piedra aquel padre o madre que en algún momento de debilidad no eche en falta aquellas cosas que hacía y para las que tenía tiempo (ay, el tiempo, ese bien tan escaso y preciado) antes de convertirse en una persona con hijos.

Como digo, no cambio por nada del mundo mi vida actual, aunque a veces sea dura. Ver crecer a nuestra pequeña saltamontes, comértela con la mirada cuando sonríe o te dice “¡Papá!”, correr detrás de ella,  devorarla a besos y a abrazos… Todo eso compensa con creces los momentos malos. Que los hay. Y no pocos (tengo un post pendiente sobre ello). Y hace que cualquier otro momento de tu vida te parezca más vacío. Con menos sentido. Aún así, es inevitable. De vez en cuando uno se ve arrastrado por la nostalgia y echa de menos determinadas cosas que desde que es padre ya no puede disfrutar. O si puede hacerlo, no de la misma manera. Comparto con todos vosotros mi particular listado de cosas que echo de menos de cuando todavía no era un papá en prácticas. El orden en el que aparecen no tiene ningún valor o significado.

1. Salir a bailar salsa cubana: De vez en cuando la mamá jefa y un servidor nos arrancamos con unas vueltas en el salón de casa mientras practicamos el marujismo del domingo. Incluso a veces cojo a Maramoto en mis brazos y me marco con ella unos cuantos pasos y vueltas básicas. La salsa cubana nunca ha dejado de sonar en nuestro piso, pero lejos quedaron ya las clases de salsa, las noches de baile de fin de semana, las cenas con compañeros de clase, los domingos en el puerto de Valencia (qué ganas tengo de llevar a la pequeña saltamontes)… La salsa cubana sigue en nuestras vidas, pero no es lo mismo.

2. Ir al cine y al teatro: Antes de convertirnos en los maravillosos y entrañables padres que hoy somos (En casa no necesitamos abuela :-P), la mamá jefa y el papá en prácticas íbamos prácticamente todas las semanas al cine y diría que, al menos una vez al mes, al teatro. Desde que nació Maramoto no hemos pisado un cine. Y el teatro sí, pero en sesiones para bebés (que también tienen mucho encanto). Y tampoco es que nos hayamos prodigado mucho con el cine en casa o las series. Ya sabéis que la pequeña saltamontes tiene la costumbre de dormirse tarde, así que ver series o pelis mientras ella está en marcha sin perderse en los entresijos del guión resulta a veces complicado.

3. El silencio: Escribí un post sobre ello hace ya bastantes meses. Uno no valora el silencio hasta que lo pierde. Silencio para pensar, silencio para reflexionar, silencio para dejar la mente en blanco… Ya no está. Ya no existe. A veces se presenta en periodos cortos de media hora o una hora, pero cuando de repente escuchas el silencio externo, tienes tanto ruido en tu cabeza que apenas puedes aprovecharlo.

4. Tiempo para no hacer nada: Tiempo para tumbarte en el sofá y no hacer nada, para leer, para ver una serie sin pretensiones, para aburrirte. A mi no me gustaba aburrirme, pero ahora reconozco que a veces pagaría por tener un instante para ello. El día a día se ha convertido en una vorágine de cosas por hacer. Y cuando la peque se duerme y por fin podrías tener esos momentos para el aburrimiento, resulta que tienes tantas cosas pendientes que no te puedes permitir parar. No hay tiempo…que perder.

5. Ver un partido de fútbol con tranquilidad: Yo era un tipo muy futbolero. Y lo sigo siendo (o eso creo), pero ya no tengo argumentos para demostrarlo. Veo mucho menos fútbol (cosa que agradezco), pero desde hace 15 meses cuando lo veo (partidos del Barça única y exclusivamente) lo hago a golpes, con continuas interrupciones, sin poder centrarme en demasía en la pantalla. Nada que ver con la liturgia que seguía antes. Por el camino he perdido hasta la tradición de comer pipas que heredé de mi padre…

6. Salir a tomar algo con los amigos sin pasarme todo el rato corriendo: La mamá jefa y yo nos vamos turnando en la vigilancia de nuestra pequeña Mara la Exploradora, pero aún así las salidas para tomar unas cañas o merendar con los amigos se han convertido en una auténtica carrera de obstáculos. Como es normal, Maramoto disfruta explorando el mundo, correteando de aquí para allá. Nosotros intentamos seguir su ritmo. Y mantener a la vez una conversación interrumpida cada dos minutos. De saborear la cerveza ni hablamos…

7. Más tiempo de calidad con la mamá jefa: Para tumbarnos en el sofá y tirarnos toda la tarde tapados con una manta sin hacer nada, para ganar minutos al despertador dando vueltas en la cama, para abrazarnos y comernos a besos con más asiduidad, para perdernos entre las sábanas. No digo que ahora no tengamos tiempo, pero sí que es cierto que está cronometrado. Es el que hay y hacemos lo posible por aprovecharlo. Cuando podemos.

¿Qué echáis de menos vosotros de vuestros años previos a la maternidad/paternidad?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebé ...

3 cosas para las que nunca imaginaste que serviría tu nariz cuando fueses padre

No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco ...

general andanzas bebé ...

3 cosas para las que nunca imaginaste que serviría tu nariz cuando fueses padre

No sé si es el cansancio acumulado que me invita amablemente a delirar, pero lo cierto es que desde que soy un papá en prácticas mi napia parece tener mucha más utilidad más allá de oler y respirar. Será que tengo una nariz poderosa (por no decir grande), pero lo cierto es que la pequeña saltamontes ha visto en ella una curiosa fuente de entretenimiento. También en la de la mamá jefa, que tampoco ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

general andanzas

Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

De papá a mamá: Bebés con doble personalidad

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

general andanzas baby led weaning ...

Los dos filtros gastronómicos de Maramoto

Cómo ya os he comentado en alguna ocasión, nuestra pequeña saltamontes no mostró demasiado interés por la comida en un primer instante. Con el tiempo, su interés ha aumentado y también su capacidad para coger alimentos, sean del tamaño que sean, y tragárselos. No podemos decir que sea una glotona, ni mucho menos. Más bien podríamos decir que come como un pajarito. Pero lo cierto es que podemos afi ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas bailes bebés ...

Mi bebé baila ‘twerking’

Será que durante el embarazo escuchó mucha música, o que desde recién nacida está acostumbrada a que no falten melodías en casa, o quién sabe, igual ha sacado el alma habanera de su padre… Sea como sea, lo cierto es que Maramoto ha mostrado desde muy pequeña una gran pasión por la música. Una pasión que se ha hecho más evidente si cabe desde que nuestra pequeña saltamontes empezó a controlar ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...