comunidades

Cuando tu bebé se hace mayor

bebe se hace mayor


Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la llegada del nuevo piso cuando lo hemos visto definitivamente claro. Nuestra bebé se hace irremediablemente mayor. Y sí, sé que eso es bueno y normal, por supuesto que lo sé, pero a la vez me es inevitable no sentir una mezcla de nostalgia y pena por esa bebé cuyos márgenes se empiezan a diluir y confundir con los de una niña.

En las últimas semanas nuestra pequeña saltamontes ha crecido de forma imparable. Lo hablaba con una compañera de trabajo, también mamá: es increíble lo que pueden dar de sí dos o tres semanas, que para los adultos es un espacio de tiempo relativamente corto, con una bebé-niña de dos años a tu lado. Fascinante. Mara es la misma que hace dos o tres semanas, pero a la vez es otra. Lo aprecias en su lenguaje, que de repente se ha enriquecido con una vocabulario mucho más amplio y unas conversaciones totalmente razonadas que nos dejan a la mamá jefa y a un servidor con la boca abierta, intentando asimilar lo que acaba de decir una renacuaja que no llega aún al metro de altura. Y lo observas también en cómo entiende todo lo que le dices. Y también lo que no le dices directamente a ella. Me pierden especialmente sus “Ah, vale, papá”. Y sus “perdón”, “gracias” y “de nada”, que utiliza a todas horas y siempre con tino. Educada que es una. Y sus “¿un poquito, papá?” que acompaña con un gesto graciosísimo de su mano. También sus “ahora a jugar no, papá, que es de noche y hay que dormir”. O cuando quiere hacer algo y le propones una alternativa y te dice que vale, “pero (que) primero” la suya. Para negociadora ella.

Lo hemos observado también en su independencia. Nos sigue necesitando y siempre quiere estar con nosotros e ir a todos lados junto a sus papás (“papá, mamá y Mara”, que dice ella), pero a la vez se ha vuelto mucho más autónoma (aún) de lo que era. Por primera vez hemos tenido que dejarla por diversos motivos con otras personas y lo hemos pasado nosotros peor que ella, que se ha quedado feliz. La semana pasada, también y sin ir más lejos, nos sorprendió poniéndose ella solita el pijama. Estuvo a un paso de amputarse algún miembro en la maniobra, pero lo logró, que a perserverancia no le gana nadie. Y como esos un sinfín de pequeños gestos cotidianos más, de acciones en apariencia intrascendentes que adquieren una repentina importancia porque denotan madurez y adquisición de nuevas capacidades.

Aunque si os soy sincero, hay un momento sobre todos los demás en que sentí que mi pequeña saltamontes se hacía mayor. Fue ayer, camino de su primer día en la escuela infantil. Tras 28 meses sin separarse de nosotros, Maramoto empezó una nueva experiencia en el cole. Estaba radiante e ilusionada con su chándal y su baby, deseando desde el viernes ir con sus nuevos compañeros. Tan feliz estaba que no nos llevó más de cinco minutos vestirla, cuando la media está en media hora y varias carreras desnuda por el piso. Llegadas las nueve menos cuarto de la mañana se puso su mochila nueva y empezó a bajar las escaleras camino de la calle, cogida de la mano de su mamá. Yo, mirándola desde atrás, sentí que se hacía un poco más mayor si cabe, que con la escuela infantil iniciaba una nueva etapa de su vida a la vez que daba por amortizada la anterior. Al llegar al cole se despidió de nosotros con esa sonrisa tímida que me tiene enamorado y entró en su aula, donde escuché que su profe la recibía por todo lo alto. Fuera a la mamá jefa se le escapaban las lágrimas. Me da la sensación de que tras 28 intensos meses sin apenas separarse(nos),  somos nosotros los que vamos a necesitar la adaptación.

———

PD1: Dos horas después fuimos a recoger a Mara y salió feliz, como con ganas de más. Por delante tiene una semana de adaptación. Puede que nosotros precisemos de alguna más.

PD2: ¡Ya está a vuestra disposición el segundo número de Mama con un montón de contenidos cocinados a fuego lento por la mamá jefa y servidor! Dossier central dedicado a la conciliación, entrevistamos a Sonsoles Ónega y Álvaro Bilbao, charlamos con Carlos González sobre vacunas, os acercamos el drama de los niños refugiados, viajamos a la España de principios del siglo XX a conocer a unas mujeres que rompieron moldes y os recomendamos libros y pelis para padres y para hijos. Todo eso y mucho más a sólo un click de distancia. ¡No te la pierdas!

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

Llegó un día, hace no demasiado tiempo, en que la mamá jefa y un servidor caímos en la cuenta de que se nos había ido la mano con las series. Con las series violentas, quiero decir. Breaking Bad, Narcos, Juegos de Tronos, The Walking Dead, Fear the Walking Dead… Teníamos que esperar a que Maramoto se durmiese para verlas (con lo tarde que suele ser eso y el riesgo de quedarnos sopa viendo un ...

general andanzas bebés ...

Maramoto se hace mayor. Es inevitable, lo sé, pero a veces no puedo evitar tener un sentimiento encontrado al respecto. Una mezcla de alegría y de pena difícil de explicar con palabras sin que me tachéis de bipolar. Noto que se hace mayor por momentos. La mayoría del tiempo me sigue pareciendo una bebé, mi bebé, pero en ocasiones (que últimamente se repiten más a menudo) la veo cada vez más niña y ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

Andanzas crianza nostalgia

El tiempo pasa y lo hace, además, muy rápido. Hay una bloguera y amiga, nuestra querida Paula de Sin Chupete, que tiene poco tiempo para escribir, pero que cuando lo hace consigue que merezca la pena la espera. Hace ya nueve meses, bajo el título “Lengua de trapo”, escribió un post que refleja a la perfección, de forma tan poética que en dos párrafos consigue desarmarte, ese paso del t ...

Andanzas

¡Estamos embarazados! ¡Otra vez! ¡Para qué nos vamos a andar con rodeos! ¡Maramoto espera un hermanito! Porque será chico (salvo que el ginecólogo tenga la vista muy mal, según dijo él mismo) y se llamará Leo, que es el nombre que íbamos a poner a Mara cuando ambos teníamos el presentimiento de que iba a ser un chico. Con este embarazo ha pasado justo al contrario (pensábamos que iba a ser chica), ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general

Dice la Wikipedia que el miedo escénico es “uno de los padecimientos más temibles en el marco de las relaciones personales”. Y puede que no exagere.  Lo cierto es que hay quien al tener que hablar en público se bloquea y sufre lo indecible. También cuando le ponen una cámara delante. Yo soy de ellos (o lo fui, porque hace tanto que no me expongo que desconozco mi estado actual), aunque ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

Andanzas

Querida Maramoto: Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se ...

general

Retomo esta especie de sección en el blog (por llamarla de alguna forma), que hace unas semanas inicié con un post dedicado al colecho. Antes que nada, me gustaría aclarar que lo que escribo aquí no es más que una opinión personal. La forma en que la mamá jefa y el papá becario hemos decidido criar a Mara. En la crianza de los bebés hay miles de alternativas. Tantas como padres. Y todas igual de r ...