Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mara la Exploradora

 

maraexploradora3.jpg
Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de los drama papás muy desarrollado. Y segundo porque si sigue al mismo ritmo y no cambia, la pequeña saltamontes va a ser un peligro con patas. Tiene alma de aventurera, la bandida. Y le gustan los retos. Y si no los consigue, se enfada. Así es ella. Intentando escalar cada día su propio ochomil. Tanto amor por el riesgo le ha valido un nuevo sobrenombre: Mara la exporadora. Y no es para menos.

Por poneros un ejemplo, os diré que a los cinco meses y medio hemos tenido que prescindir de un utensilio que teóricamente se puede usar hasta los 13 kilos de peso. El cambiador de la cómoda ha sido el primer damnificado por el espíritu indomable de Mara la exploradora. Sobre él, la pequeña saltamontes tenía más peligro que un huracán para un funambulista. Tiene tantas ganas de cogerlo todo (ya sea un peluche, un pañal -nuevo o usado, eso le da igual- o la bolsita de las toallitas) que para conseguirlo no dudaba en medio levantarse y casi salirse del cambiador, por lo que cada vez que la teníamos que cambiar los papás en prácticas nos poníamos más tensos que Marco en ‘Tengo un mensaje para ti’. Cualquier cosa podía pasar. Hasta que Mara encontrase a la madre de Marco en la cesta donde tenemos todos los utensilios necesarios para limpiar pipís y popós…

Pero el ejemplo en mayúsculas, el gran susto, nos lo llevamos el lunes pasado a primera hora de la mañana. Todo pasó en cuestión de segundos, a la misma velocidad a la que mueve las piernas la pequeña saltamontes. El papá en prácticas salió de la habitación al baño a lavarse los dientes. Y mientras, la mamá jefa se intentaba poner una bota (puede llegar a ser una misión imposible) sentada en la cama y con la peque apoyada en su espalda. Todavía no había cogido el cepillo yo ni la mamá jefa había conseguido ponerse la bota cuando Mara la Exploradora se había tirado en su afán por descubrir mundo por el otro extremo de la cama. Recorrió todo el ancho de una cama de matrimonio en cinco segundos. Y cuando la encontramos ya estaba en el suelo, llorando por el susto.

Y solo por el susto, porque conociéndola como la conocemos, los papás en prácticas tenemos forrado el suelo alrededor de la cama con alfombras y cojines. Por suerte. Por si acaso, no obstante, la llevamos a urgencias y allí, tras revisarla con detenimiento y ver que no había sido nada, nos dijeron que es uno de los motivos de consulta más habitual con bebés. Y el dato no es que te tranquilice, pero uno se siente como más acompañado en el trauma. Siempre vamos con la peque en brazos y le ponemos todos los sistemas de seguridad habidos y por haber cuando la sentamos en sillitas y tronas. Pero está claro que con Mara la Exploradora los papás en prácticas no estamos autorizados siquiera a pestañear.

¿Habéis tenido alguna experiencia similar? ¿Cuál fue el primer gran susto que os dio vuestro bebé?

 

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas baby led weaning ...

Los dos filtros gastronómicos de Maramoto

Cómo ya os he comentado en alguna ocasión, nuestra pequeña saltamontes no mostró demasiado interés por la comida en un primer instante. Con el tiempo, su interés ha aumentado y también su capacidad para coger alimentos, sean del tamaño que sean, y tragárselos. No podemos decir que sea una glotona, ni mucho menos. Más bien podríamos decir que come como un pajarito. Pero lo cierto es que podemos afi ...

general andanzas bebés ...

Lactancia alucinógena: Efectos psicotrópicos de la teta

Dicen que la escritura es una buena forma de hacer pervivir los momentos más allá del instante en que suceden. Algo así como la imagen de una foto o de un vídeo, sólo que esa representación se hace con palabras y, por tanto, deja en manos de quien la escribe y quien la lee la posibilidad de modificarla a su antojo. Hoy quiero hacer pervivir uno de esos momentos, para que dentro de unos años, cuand ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

general andanzas bebés ...

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

general andanzas caminantes ...

Tres motivos por los que nuestra familia no sobreviviría en The Walking Dead

The Walking Dead cerró la semana pasada su quinta temporada dejando a todos sus seguidores (entre los que nos incluimos los papás en prácticas de Maramoto) sin aliento y con el corazón en un puño (No, no sufráis que no voy a hacer ningún spoiler). Al finalizar el último capítulo, y mientras hacía apuestas con la mamá jefa sobre los giros que podría dar el guión en la próxima temporada, me dio por ...

general andanzas abuelos ...

El primer viaje: Mara (por fin) en Valencia

La semana pasada el papá en prácticas volvió a su querida Valencia después de ocho meses sin pisarla. Y esta vez fue un retorno especial, porque a la mamá jefa y a un servidor se sumó nuestra pequeña saltamontes. Cuatro meses después de su nacimiento cogió por primera vez un AVE y abandonó su entorno más allá de los 20 kilómetros a la redonda en los que nos solemos mover en Madrid. A 350 kilómetro ...

general colaboraciones bebés ...

Cremas protectoras: Tú me das cremita, yo te doy cremita…

La piel de los bebés es muy delicada. Y la del culete, por su contacto permanente en el pañal con los pipís y los popós, lo es más todavía. De eso los papás en prácticas nos dimos cuenta bien pronto con Mara, que a las pocas semanas de haber nacido empezó a tener granitos y rojeces en la zona. Los expertos recomiendan diferentes formas de evitarlas, como el cambio frecuente de pañal, la limpieza r ...