comunidades

Tres motivos por los que nuestra familia no sobreviviría en The Walking Dead

zoc002


The Walking Dead cerró la semana pasada su quinta temporada dejando a todos sus seguidores (entre los que nos incluimos los papás en prácticas de Maramoto) sin aliento y con el corazón en un puño (No, no sufráis que no voy a hacer ningún spoiler). Al finalizar el último capítulo, y mientras hacía apuestas con la mamá jefa sobre los giros que podría dar el guión en la próxima temporada, me dio por pensar en la hija pequeña (o hijastra, porque nunca quedó claro quién es el padre) de Rick Grimes, el protagonista central de una serie coral como pocas.

Judith Grimes es una bebé que yo diría que tiene la edad de nuestra pequeña saltamontes (mes arriba, mes abajo), pero a la que apenas se ve ni se escucha. De hecho, diría que ni siquiera salió en el último capítulo. Es una nenuco en toda regla. "Una niña que no da guerra alguna", que diría mi abuela. Ideal para una vida de sufrimientos en un mundo plagado de zombies.

Entonces miré a Maramoto, una noche más en plena ebullición y sin muchas ganas de querer dormirse, y me fue imposible no pensar qué sería de nosotros en un mundo como el que refleja la serie. A bote pronto se me ocurrieron tres motivos de peso por los que nuestra familia duraría bien poco en The Walking Dead. Seríamos uno de esos personajes que mueren tan rápido que no dejan huella entre los espectadores. Y es una pena, porque seguro que al final acabábamos dando juego y todo, pero está claro que entre zombies nos sería imposible sobrevivir.

El primer motivo por el que nadie nos querría tener en su grupo (y los entiendo, porque seríamos un peligro público con patas), son los gritos y lloros con subwoofer de Maramoto. Imaginaos el percal: Todos los supervivientes haciendo el menor ruido posible para no atraer a los caminantes, usando cuchillos en vez de pistolas para no llamar su atención? Y llega nuestra bebé atrayéndolos a voz en grito, en un concierto sin interrupción 24 horas. Nos pasaríamos la vida acechados por zombies. No tendríamos ni un minuto de paz. No me extrañaría que Daryl nos ahuyentase a golpe de flechazos para que no nos acercásemos a menos de dos kilómetros a la redonda.

El segundo es que en un mundo en el que prima la rapidez de reacción, el salir corriendo a las primeras de cambio ante el peligro de una amenaza, nosotros estaríamos en clara desventaja. ¡Con lo que nos cuesta cada vez que queremos salir de casa, como para salir huyendo durante la madrugada y tener que recoger el campamento en medio minuto?! Y si nos pilla intentando cambiar el pañal o vestir a Maramoto apaga y vámonos. Sentenciados seguro. A los zombies les daría tiempo a echarse una siesta de media hora y cazarnos aún poniéndole el pantalón a la niña. No estamos preparados para vivir con prisas.

Y por último está el afán de nuestra pequeña saltamontes por andar en dirección contraria a la nuestra. Antes aún podíamos portearla, pero ahora que sólo quiere ir andando se nos complicarían mucho las cosas. Me imagino salir todos corriendo porque viene un grupo de zombies y que Mara salga a correr ¡pero hacia ellos! Que además, con lo curiosa que es, seguro que le llamaban la atención. ¿Quién dijo miedo? En una de esas seguro que nos pillaban. Ni siquiera Rick podría hacer nada por salvarnos. Acabaríamos convertidos en otros zombies más. Solo que a Mara, en vez del sonido gutural propio de los caminantes, se le escucharía gritar un terrorífico "Tetaaaaaaaaaaaaaaa".

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas adoslescencia rabietas

Maramoto fue precoz con las rabietas. Con un año recién cumplido tuvo la primera. La primera grande, quiero decir. En los últimos meses, sobrepasados los dos años, atravesamos una racha de aquí te espero, con rabietas que se multiplican a cada minuto y por cualquier motivo. Todo ello aderezado, además, con la intensidad y la urgencia que sólo tienen las emociones puras de los niños. Sabemos que la ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas baby led weaning ...

Cómo ya os he comentado en alguna ocasión, nuestra pequeña saltamontes no mostró demasiado interés por la comida en un primer instante. Con el tiempo, su interés ha aumentado y también su capacidad para coger alimentos, sean del tamaño que sean, y tragárselos. No podemos decir que sea una glotona, ni mucho menos. Más bien podríamos decir que come como un pajarito. Pero lo cierto es que podemos afi ...

general andanzas familia ...

Y no, no es precisamente que seamos once. De momento sólo somos tres, así que como mucho podríamos montar una defensa del Barça de Cruyff (un valiente el tío) o una delantera del Barça de Guardiola. Ala, ya se me han notado los colores? Lo cierto es que es muy raro que en casi dos años de blog, aún no hubiese salido el fútbol a relucir. Con las de relaciones que unen a fútbol y familia, ¿verdad? D ...

Andanzas crianza porteo

He vuelto de las vacaciones con la espalda hecha un ocho tras patearme buena parte de Galicia con una niña de casi tres años en la mochila. O en su defecto en brazos, cuando ella consideraba que hacía demasiado calor para ir tan pegados. Mis camisetas chorreando tras sus siestas dan fe de ese calor. Y lo de las vacaciones, desgraciadamente para mi espalda, no es una novedad, porque aproximadamente ...

general para debatir bebé ...

Hoy, en la sexta entrega de la sección de frases del gran manual de la crianza, vamos a analizar una que muy posiblemente es la más repetida por los abuelos y en general por toda la gente de una o dos generaciones anteriores a la de los papás en prácticas. Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que es LA FRASE. En mayúsculas. Ninguna se repite tanto en los primeros meses de vida de un bebé. Y ...

general andanzas alimentación autorregulada ...

Hace unas semanas que empezamos a introducir poco a poco la alimentación complementaria a la pequeña saltamontes. En nuestro caso hemos optado por el Baby Led Weaning (BLW) o alimentación autorregulada. Para los papás y mamás primerizos y en prácticas a los que esto les suene a chino (como me pasaba a mí hace unos meses), os diré que es un método por el que el bebé aprende a partir de los seis mes ...

general andanzas momentos ...

Querida Maramoto: Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por ...

Andanzas paternidad

Querida Maramoto: ¿Sabes una cosa? A veces tengo la sensación de que la vida me va dejando mensajes cuando más los necesito. Quiero pensar que es porque puntualmente, demasiado a menudo quizás, se da cuenta de que me equivoco y me quiere hacer reaccionar. Por eso me pone esos mensajes en el camino. A veces en forma de frase pintada en una pared o escrita en las páginas de un libro; otras en forma ...

general

Ha costado, pero al fin, llegó el frío del invierno. Y con él, las eternas discusiones madre - hijos sobre la cantidad de capas, más o menos gruesas, que se deben colocar antes de salir de los muros calentitos del hogar. Discusiones cansinas, agotadoras y estresantes que terminan con la claudicación de nosotras, las madres (siempre) sufridoras. "Ok, tu ponte el anorak, y si luego hace calor, ...