Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

sillita coche bebe


Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos. Si la semana pasada os contaba como, de repente y sin esperarlo, nuestra pequeña saltamontes se puso a comer un día en un restaurante poniendo en práctica todo lo aprendido en 10 meses de continuas frustraciones con el Baby Led Weaning, hoy vengo a narraros el MILAGRO en mayúsculas. La historia de un imposible que perdió por el camino el prefijo (im-) y mutó a posible. He esperado dos meses para contaros esto, os lo confieso. La experiencia me ha hecho precavido. Con los bebés se confirma más que nunca una máxima periodística que los plumillas ponen cada vez menos en práctica: Confirmar y contrastar antes de contar y publicar. Creo que dos meses es tiempo suficiente para confirmar el milagro. Aunque sé que, posiblemente, Maramoto me deje mal mañana. Aunque sólo sea por fastidiar a su papá en prácticas. Eso es así. Cuento con ello.

Recordaréis que os hablé en su momento de nuestras odiseas al volante y que, en mi inocencia, tras dos días tranquilos, hasta me atreví a daros nuestra receta para lograr que Mara aceptase la sillita del coche. Qué atrevido era entonces. Me venía arriba a las primeras de cambio. Aquellos pseudoconsejos están fechados el 28 de abril. Desde entonces, hasta poco antes de fin de año, seguimos viviendo odiseas cada vez que subíamos al coche. Daba igual que fuese en el viaje de nuestras vacaciones (lo que es más comprensible) que en el desplazamiento obligado de cinco minutos hasta el supermercado. Los lloros y las rabietas de Mara estaban garantizadas cada vez que la sillita del coche se ponía de por medio. La situación llegó a tal punto que empezamos a utilizar el coche sólo para lo estrictamente necesario. Preferíamos evitar a toda costa el trauma que el coche suponía para nuestra pequeña saltamontes y, por ende, para nosotros.

Hará cosa de dos meses, o puede que algo más, un día, viendo el interés de Maramoto por los smartphones y las tablets, decidimos bajarnos nuestra Tablet al coche con sus dos canciones y videoclips favoritos descargados de YouTube. Como era habitual, subimos a la peque al coche entre lloros y gritos, pero en esta ocasión fue ver la Tableta y calmarse. Se pasó todo el corto viaje “tranquila” aporreando la pantalla y cambiando de canción al más puro estilo DJ Mara. Alucinamos. En los siguientes viajes repetimos la jugada con el mismo éxito. ¡Tras 14 meses habíamos dado con la fórmula secreta! ¡Aleluya!

Nuestra sorpresa, el milagro en mayúsculas, fue darnos cuenta, con el tiempo, que la tableta era prescindible. Llegó un momento en el que al llegar a la puerta del coche, en vez de ponerse a llorar como era costumbre, Maramoto empezó a tirarnos los brazos para que la subiésemos. De repente podíamos sentarla sin forcejear durante minutos con ella y el cinturón de seguridad. Podíamos desplazarnos sin lágrimas. Hasta yo, en una acción que hasta hace no tanto me parecía imposible, podía irme sólo con la peque en coche, parar en el súper, volverla a subir e ir al parque y volver al coche por tercer vez para regresar a casa. ¡Y todo sin lloros ni berrinches! Es más, con Mara riéndose conmigo cada vez que nos parábamos en un semáforo y me giraba para decirle tres tonterías. Creo que ver a Paco Marhuenda criticar a un político del PP me habría parecido menos milagroso. No exagero. Con lo de Paco Marhuenda, quiero decir.

Como no todo podía ser de color rosa, Maramoto ha empezado ahora a enfadarse y enrabietarse cada vez que subimos al ascensor y, en vez de ir a la calle, bajamos al garaje. A ver si nos creíamos que todo iba a ser tan fácil. Así que ahora, si vamos la familia al completo, la mamá jefa o un servidor tenemos que salir a la calle con la pequeña saltamontes mientras el otro baja al garaje a por el coche. Y si voy yo sólo y no quiero ver llorar a Mara, no me queda otra que bajar a la calle, dar una vuelta y luego bajar al garaje desde la calle (nunca desde el ascensor). Todo tiene solución. Ésta será más fácil o más difícil, pero todo tiene solución

¿Cómo van esos otros papis y mamis que también vivían sus particulares odiseas en el coche? ¿Lo van aceptando vuestros peques? ¿Se ha obrado el milagro?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas caminantes ...

Tres motivos por los que nuestra familia no sobreviviría en The Walking Dead

The Walking Dead cerró la semana pasada su quinta temporada dejando a todos sus seguidores (entre los que nos incluimos los papás en prácticas de Maramoto) sin aliento y con el corazón en un puño (No, no sufráis que no voy a hacer ningún spoiler). Al finalizar el último capítulo, y mientras hacía apuestas con la mamá jefa sobre los giros que podría dar el guión en la próxima temporada, me dio por ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas bebés ...

La sillita del coche (y de la tortura)

Hace unas cuantas semanas, si no me fallan las cuentas (cosa que tampoco sería extraña…), en Planeando ser padres  nos hablaban de los diferentes tipos de llanto de su bichilla. Llantos que más o menos todos tenemos controlados. Aunque no estaría más resaltar que este dominio depende un poco de la destreza de cada padre para entender el siempre complicado lenguaje de los llantos, tan abierto ...

A Debate cachetes a los hijos maltrato infantil ...

Frases de manual (#17): “Por pegarle un cachete tampoco pasa nada”

Lo que más me gusta de las frases del gran manual de la crianza es ver cómo evolucionan al mismo ritmo que lo hace nuestra pequeña saltamontes. Las frases que nos decían hace un año van cayendo poco a poco por su propio peso y en su lugar aparecen otras que se ajustan más al momento vital que atravesamos en casa. Sumergidos de lleno como estamos en la fase de reafirmación del “yo” y de las rabieta ...

general andanzas bebé ...

Mara la Exploradora

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...

general andanzas celebración cumpleaños bebé ...

Un instante mágico

El pasado sábado celebramos en casa el cumpleaños de Mara. Y lo hicimos en dos tandas. Primero con una comida con los abuelos y otros familiares cercanos. Y luego, ya con sus globos y su vela (¡Su primera vela!), con una merienda a la que se sumaron algunos amigos que no quisieron perderse el primer cumple de nuestra pequeña saltamontes. Somos plenamente conscientes de que a esta edad aún se enter ...

general andanzas a contr

Klippan Triofix, la nueva sillita a contramarcha de Maramoto

Con todos los datos que os comenté en el post anterior sobre los beneficios de que los bebés viajen a contramarcha sobre la mesa, hace aproximadamente tres semanas decidimos ponernos a buscar una sillita para Maramoto para jubilar la maxi-cosi. Y lo primero que percibimos cuando nos pusimos manos a la obra es que no es fácil encontrarlas. Verlas por internet sí, pero si quieres tener la posibilida ...

general andanzas

Le hablaremos de ti

Todos los muñecos y peluches que le regalan a Mara son aparentemente iguales. Algunos le hacen más gracia, otros menos, pero tampoco se muestra especialmente apegada a ninguno de ellos. Luego suceden cosas que no deberían suceder y un peluche normal, como todos los demás, adquiere de repente un valor simbólico y sentimental que lo hace diferente al resto, aunque a sus seis meses de vida nuestra pe ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...